3 de agosto de 2020

Poutine

El mundo es una mezcla de sabores, y muchos de ellos quedan patentes en los platos versión "street food".
Están los hot dog en NY, los fish and chips en Reino Unido, las arepas en Colombia y Venezuela, los bao en China, el falafel en los países de Oriente medio, nuestros populares churros... Y en Canadá, más concretamente en Quebec, se dan las Poutine fries que traigo hoy.

Consiste en una ración de patatas fritas cubiertas con un gravy, o salsa espesa de carne, más una cantidad bastante prominente de cheese curds, una delicada especialidad de queso fresco hecho con las partes sólidas de la leche cuajada.

Yo he seguido la receta de Natalia del blog Poesía culinaria para continuar con el juego del #AsaltablogsImPrevisible, y de ésta manera he conseguido aligerar un poco la receta restando kcal a la hora de cocinar las patatas.


¡Espero que os guste!








INGREDIENTES:
  • 700 g de patata nueva pequeña
  • 20 g de mantequilla
  • 15 g de harina
  • 1/2 Cebolla picada
  • 1 Diente de ajo
  • 60 ml de caldo de carne
  • 150 g de quesos rallados: Emmental, cheddar y Edam
  • Sal y pimienta
  • Especias y hierbas aromáticas: C/s de perejil, cebollino



PREPARACIÓN:

En una sartén amplia, derretimos a fuego suave la mantequilla.

Doramos en ella el ajo picado y agregamos la cebolla en brunoise.

Una vez que esté bien pochadita, agregamos  la harina.

Y con ayuda de una lengua de cocina, mezclamos formando un roux bien dorado.

Rompemos la cocción con el caldo de carne y mezclamos bien.

Seguimos cocinando sin parar de remover hasta diluir y formar una salsa.

En la versión original de la receta, las patatas se freirían e irían regadas con ésta salsa, pero nosotros al hacer una versión "más sana" las meteremos en el horno.
Continuamos agregando entonces las patatas pequeñas limpias y con piel, cortadas en gajitos de bocado. Podemos como en mi caso, utilizar patatas ultracongeladas.
Mezclamos bien para que la salsa impregne todas las patatas.

Volcamos en una fuente apta para horno engrasada, y echamos los quesos por encima.

Llevamos al horno precalentado a 220ºC y cocinamos durante 15 minutos aproximadamente, hasta que los quesos se hayan fundido un poco.

Sacamos del horno, espolvoreamos un poquito de perejil, y cebollino por encima, y llevamos de inmediato a la mesa.

Éste es el resultado final de nuestras poutine fries, listas para degustar.

¡Qué aproveche!



Uno de los platos de comida callejera con los que más he disfrutado.
Si te gusta esta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para así poder ver lo bien que te ha quedado 😊

2 comentarios:

  1. Andrea estas son las horas en que vengo a verte!!!!, que me he llenado de cosas y ahora que estoy a punto de ir a dormir, la campanita de las cosas que hice en el día, me recordó tu receta y mi visita 🤦🏻‍♀️. Pero ya estoy acá, me gusta mucho tu versión con patatas pequeñitas se ven muy buenas. Tendré que probar de esta manera tu receta, que las pones congeladas y luego 15 minutos al horno. En mi caso las asé primero y luego hice el resto de preparación. Te ha quedado una adaptación estupenda con sus quesos, sin duda me derrito con este plato es demasiado bueno. Muchas gracias por pasarte por mi cocina 😘😘😘💛

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, haciendolas de bocado quedan muy buenas, de hecho las he probado cocinándolas (yo al vapor) y después cortándolas como tu dices, y me quedo con mi primera versión, nos resulta más sencillas a la hora de comer, y la salsita se adhiere mejor a cada rincón de la patata!!! jejeje Más golosos no podemos ser. Gracias por descubrirme esta receta tan buena!!! Un beso

      Eliminar

¿Quieres preguntarme algo o dejarme algún comentario? ¡Éste es el lugar!
¿Tienes alguna duda, consulta o sugerencia? Puedes hacerlo en cualquiera de mis redes sociales: google+, facebook y twitter.
Me encantará leerte, y te responderé lo antes posible.

Muchas gracias por visitarme! :)

© Andreíta come de todo