28 de abril de 2019

Pipirrana andaluza

Hoy ha sido uno de esos días primaverales que se disfrutan de cabo a rabo.
Una comida copiosa, siesta al sol, el primer helado de cucurucho de la temporada y un agradable paseo. No ha hecho falta mucho más.
A veces las cosas más simples y pequeñas son las que más se disfrutan.

Como ésta ensalada simple de origen andaluz, que está buenísima y es un gran acompañamiento de cualquier segundo plato.
Varía mucho de un lugar a otro, pudiendo añadirle pepino, y culminarla con atún , mojama, embutido o huevos, como en mi caso.
Perfecta para estos días en los que los rayos del sol nos llevan a una temperatura muy agradable que por fin anima a ella.

Elaborada con las típicas hortalizas del gazpacho, cortadas en trocitos muy pequeños para que suelten sus propios jugos, y se mezclen, concentrándose y formando una sana y fresca ensalada.

¡Espero que os guste!


Con esta receta participo en el reto:

El Reto #Asaltablogs es una divertida manera de conocer blogs ajenos, y tras hurgar  por todas sus recetas, cocinar una de ellas dándole nuestra propia versión.
Estoy cogiendo por costumbre el robar bien prontito las recetas de los blogs de mis compañeras. 
En éste caso, y como la primavera ya es más que palpable, me apetecía una ensaladita, y de entre todas las que tiene Eva en su blog Pekando con Eva, me he quedado con su Pipirrana andaluza.





(2 pax)
INGREDIENTES:

  • 1 Diente de ajo
  • 2 Pimientos verdes
  • 4 Tomates maduros
  • 1 Cebolleta
  • 2 Huevos cocidos
  • C/s de atún en conserva
  • C/s de aceitunas machacadas
  • Hierbas aromáticas al gusto: Perejil y comino.
  • AOVE
  • Vinagre al gusto



PREPARACIÓN:

Primeramente, ponemos a cocer en un cazo con agua, unas gotas de vinagre y sal, los huevos.
Cocinamos durante 12 minutos. Una vez cocidos, dejamos en agua fría.


Hacemos unos cortes en forma de cruz en la parte del tallo y en la de abajo de los tomates.
Escaldamos durante un par de minutos en agua hirviendo, para poder retirarles bien la piel.

Cortamos el pimiento verde en mirepoix y disponemos en una ensaladera.

Hacemos lo mismo con la cebolla.

En el mortero, machacamos el diente de ajo, el perejil y el comino.


Agregamos el aceite de oliva y las gotas de vinagre.

Agregamos los huevos cocidos previamente pelados y cortados en mirepoix.

Una vez que los tomates hayan templado, les retiramos la piel.

Cortamos los tomates en trocitos pequeños irregulares y agregamos a la ensaladera también.

Aliñamos la ensalada.

Echamos unas cuantas aceitunas machacadas.
Servimos inmediatamente.

Éste es el resultado final de nuestra pipirrana.

Una ensalada ideal.
¡Qué aproveche!



Si te gusta esta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para así poder ver lo bien que te ha quedado 😊

Seguir con la receta

22 de abril de 2019

Petit-Suisse de fresa

Primerita vez que hago éstos típicos yogures de la infancia en casa.
Pero me temo que no será la última, por que están buenísimos y son súper fáciles de hacer.
Además sé que ésta receta la van a aprovechar muy mucho mi hermana y mi cuñada, para darles la merienda a Omar y Lucía, mis sobrinos.

Es que las fresas son una de las frutas que más les gusta a los niños.
Lo sé por que yo también he sido pequeña, y recuerdo las comidas en casa de mi abuela cuando nos decía que era obligatorio tomar al menos una pieza de fruta después de comer, y yo cogía una uva.
Nunca colaba, eso sí.
Pero el día que había fresas... ¡Ese día no había parada con la fruta! jajaja

Éstos yogures son uno de los míticos que nunca faltaron en casa a la hora de la merienda, recuerdo que nos encantaban, quizás fuera el sabor a fresa, quizás el sabor a queso, no lo sé.
Pero tampoco sé decir por qué hace que no como uno... años. Y caseros menos.
Como siempre, la opción de prepararlos en casa es acertada, sabiendo exactamente qué es lo que echas y adaptándolo a tu gusto.

¡Espero que os guste!


Mi receta un mes más para:

En el reto Color y Sabor de Temporada seleccionamos mediante votación una fruta o fruto seco y una verdura, o semilla, de temporada, que está en su época de recolección y es el mejor momento para cosumirlas, ya que se aprovechan al 100% sus cualidades organolépticas.
Además es cuando más fáciles son de encontrar los productos y salen mas económicos. 
Entonces todos los participantes elegimos entre una de ellas, y hacemos una receta dulce o salada.

En esta ocasión me ha tocado a mi elegir uno de los productos: Las fresas. Y dejar a mis compañeros decidir entre otras cuantas proposiciones, de las cuales han elegido las espinacas.

Yo siendo fiel a mi elección, me he quedado con las fresas haciendo una receta a la que le tenía muchas ganas.





(4 Uds)
INGREDIENTES:

  • 175 g de fresas
  • 50 ml de leche
  • 1 Sobre de cuajada
  • 50 g de azúcar
  • 250 ml de nata de montar
  • 175 g de queso mascarpone



PREPARACIÓN:

Ponemos las fresas previamente limpias y sin el tallo, en la batidora de vaso.


En un recipiente mezclamos la leche junto con el sobre de cuajada.
Diluimos un poco.

Vertemos la mezcla de la cuajada y la leche sobre las fresas.
Trituramos hasta que las fresas sean prácticamente impalpables.

En un cazo disponemos el azúcar.

Agregamos la nata.

Y el queso mascarpone.
Ponemos al fuego suave removiendo para que no se pegue.

 Echamos la mezcla de las fresas que teníamos en la batidora.

Removemos manteniendo al fuego hasta que rompa a hervir de nuevo.

Vertemos en los vasos para yogur que tenemos preparados.

Dejamos templar antes de meter en la nevera.
Refrigeramos durante 12 horas antes de su consumición.

Pasado el tiempo sacamos de la nevera.

 Éste es el resultado final de nuestros pettit suisse de fresa.

Preparado para el ataque.

 Ésta es la espectacular textura que tiene.

¡Qué aproveche!



Si te gusta esta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para así poder ver lo bien que te ha quedado 😊

Seguir con la receta

20 de abril de 2019

Galletas saladas de anchoas y aceitunas

Y después de muchas visitas turísticas, muchas procesiones con su olor a incienso en las calles... Llega el final de las vacaciones de Semana Santa.
Pero como siempre, hay tiempo para todo, y nosotros este año más que nunca las hemos aprovechado para descansar, para disfrutar de nosotros juntos y prepararnos de nuevo para todo lo que está por llegar.

Aunque no es de eso de lo que vengo a hablaros. Y es que otra vez me he metido en harina (literalmente) y he preparado éstas galletas saladas.
Nada tienen que ver con las galletas de queso o con las snackers.
Éstas son unas galletas sublimes, de textura entre hojaldrada y abizcochada, con un sabor muy potente ya que al estan hechas con AOVE como única grasa añadida.
El toque de sabor que le dan las anchoas y las aceitunas es muy potente, y atrevido, buenísimo cómo no podía ser de otra manera.

¡Espero que os guste!


Mi aportación de éste mes al reto:

Éste mes le tocó a MLuz del blog Trasteando en mi cocina darnos las pistas y decidir qué cocinaríamos éste mes.
Sin duda nos sorprendió, y vamos a ver un montón de distintas y deliciosas recetas en Desafío en la cocina: Galletas saladas.





INGREDIENTES:
  • 100 g de harina
  • 1/2 Cdita de levadura química en polvo
  • 15 g de hierbas provenzales (Tomillo, orégano, romero, estragón y albahaca)
  • 30 g de aceitunas machacadas deshuesadas
  • 3 Anchoas
  • 30 ml de AOVE
  • 1 Yema de huevo
  • 1 Cda de agua
  • 5 g de sal



PREPARACIÓN:

Primeramente deshuesamos las aceitunas, y las cortamos en cachitos pequeños, pero que sean notables.
En el bol del robot, disponemos la harina tamizada, la levadura, la sal, las hierbas aromáticas y las aceitunas.


Agregamos el AOVE y la yema de huevo.

Y por último agregamos las anchoas cortadas en trocitos pequeños.

Con la varilla de mezclar, comenzamos a amasar bien.
Si la masa es muy dura y no se une bien, agregamos el agua.

Aún así la masa no se unirá del todo si no que quedará en forma de pequeñas bolas.

Amasamos con las manos hasta unir todo.

Estiramos la masa con ayuda de un rodillo, dejándola con un grosor de más o menos 1/2 cm.
Con un cortados rectangular, damos la forma a nuestras galletas.
Metemos en el horno precalentado a 190ºC.

Horneamos durante 12 minutos, o hasta que la masa comience a dorarse por los laterales.

Reposamos en una rejilla para que enfríe por arriba y por abajo.

Servimos junto con un poquito de salsa: Tártara en éste caso.

Éste es el resultado final de nuestras galletas saladas de anchoas, aceitunas y hierbas provenzales, con un sabor muy potente pero delicioso.

Son unas galletas deliciosas con un toque abizcochado en su interior.
¡Qué aproveche!



Si te gusta esta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para así poder ver lo bien que te ha quedado 😊

Seguir con la receta

17 de abril de 2019

Roscas de pascua de Benavides

Hoy sí que sí, comienza la Semana Santa.
Mañana es Jueves Santo y la ciudad se llenará aún más de turistas, para disfrutar de los maravillosos pasos de imágenes que recorren las calles.

Es tiempo de potajes de vigiliatorrijas y lo que más nos gusta por aquí: la limonada leonesa.
Y es que nosotros damos el pistoletazo de salida a estas fechas cuando tomamos ese refresco hecho con agua, vino, azúcar y trozos de frutas.
Bueno, y si eres de mi misma zona, también lo das si llega tu abuela a casa con las típicas roscas de pascua, esas de las que te traigo la receta hoy.

Como bien dice su nombre, son unas roscas duras, hechas con masa de pasta de mantequilla, aromatizadas con anís que están buenísimas.

¡Espero que os guste!






INGREDIENTES:

  • 1 Huevo
  • 1 Yema de huevo
  • 110 g de azúcar granillo
  • 235 g de harina
  • 90 g de mantequilla a temperatura ambiente
  • 5 g de canela molida
  • C/s de anís



PREPARACIÓN:

En el bol del robot disponemos los huevos con el azúcar.
Con la varilla de montar comenzamos a batir aumentando gradualmente la potencia.


Agregamos la mantequilla a temperatura ambiente cortada en trocitos pequeños.

Echamos la canela y el anís, y seguimos mezclando hasta que esté todo bien integrado.

Agregamos la harina y seguimos mezclando, agregando tanta cantidad como sea necesario para que la masa no se pegue en las manos en su manejo.

Entre dos papeles sulfurizados estiramos con ayuda de un rodillo dándole a la masa un grosor de 1/2 cm aproximadamente.

Entonces, comenzamos a cortar las roscas, de la misma manera que haríamos con la masa de belinas o donuts.
Primero con un molde redondo de 13 cm de diámetro.

Y después, ayudándonos con la parte gruesa de una boquilla para manga pastelera, hacemos el agujero central de la rosca.

Disponemos las roscas bien colocadas sobre una bandeja de horno con papel sulfurizado.
Con ayuda de un par de tenedores hacemos las marcas representativas de éste tipo de dulce.

Metemos en el horno precalentado a 200ºC.

Y horneamos durante 12 minutos, cuando sus bordes comiencen a dorarse.

Dejamos que enfríen en una rejilla.

Movemos a un plato de presentación.

Éste es el resultado final de nuestras roscas de pascua.

Muy crujientes y ricas.
A mi me gustan más de un día para otro de manera que estén más reblandecidas.

¡Qué aproveche!



Si te gusta esta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para así poder ver lo bien que te ha quedado 😊
Seguir con la receta

© Andreíta come de todo