31 de julio de 2020

Curry de garbanzos con verduras

Amo los currys. De pollo, de gambones, en lentejas o éste que os traigo hoy, de garbanzos entre otros muchos.

Recuerdo que de pequeña era muy reticente a la hora de hacer mezclas en las comidas, los sabores fuertes y el picante no iban conmigo. Y hoy en día me encanta preparar y sobre todo degustar todo tipo de elaboraciones en las que hay un juego importante de ingredientes principales y de especias.

Eso sin duda es algo que te lo enseña el viajar, el salir de tu zona de confort y dejarte guiar por lo culturalmente típico en cada sitio en el que te encuentres.
Y eso te lo digo yo, sin haber viajado demasiado, por desgracia, fuera de nuestras fronteras. Aunque siendo del todo francos, en nuestro país también hay una gran diferencia gastronómica dependiendo del sitio en el que te encuentres.

Así que comienza a arriesgar y a probar cosas nuevas hasta ahora, te puedes llevar una grata sorpresa.
Yo lo hice al probar una receta semejante a ésta que te traigo hoy en uno de los mejores restaurantes indios de Madrid el pasado invierno.


¡Espero que os guste!




Con ésta receta participo en:

En el reto tus recetas, dónde hacemos un plato usando como norma principal, un ingrediente elegido a votación que haya pasado por un proceso de elaboración y envasado, como lo es la leche de coco.
Un ingrediente que recientemente se ha ido haciendo un hueco en nuestras alacenas.
Podéis ver las exquisitas recetas que hemos preparado en: Reto tus recetas: Leche de coco.





(2 pax)
INGREDIENTES:
  • 40 ml de aceite de coco
  • 1/2 Cebolla
  • 1 Tomate 
  • 1/2 Pimiento rojo
  • 1/2 Calabacín
  • 200 g de ramilletes de brócoli
  • 100 g de ramilletes de coliflor
  • 60 g de maíz dulce
  • 200 ml de leche de coco
  • 300 g de garbanzos cocidos
  • Especias y hierbas aromáticas: 1 cda de curry, 1 cdita de cúrcuma, 1 cdita de jengibre molido, 1 cda de pimentón, 1 cdita de nuez moscada, c/s de cilantro y  c/s de hierba de limón molida.
  • Sal y pimienta



PREPARACIÓN:

Primeramente cocemos unos garbanzos en agua con sal y una hojita de laurel, también podemos usar garbanzos en conserva si lo preferimos, aunque yo me hago mis propios tarros con legumbre cocida en casa.
En una cazuela amplia, en la que podamos preparar todo el guiso, disponemos la cebolla cortada en brunoise junto con el aceite de coco.

A fuego suave dejamos que ésta tome color y transparente a la vez.

Sobre la cebolla añadimos el curry, la cúrcuma, el jengibre, la nuez moscada y el pimentón.
Sofreímos todo junto durante 1 minuto, bajando el fuego al mínimo para que ninguna especia se queme.

Entonces, agregamos el tomate pelado cortado en trozos pequeños, cocinamos el conjunto cinco minutos, hasta que el tomate comience a deshacerse y soltar su agua.

Entonces, agregamos el pimiento y el calabacín cortado en dados.

Y también agregamos el brócoli y la coliflor.

Mezclamos bien todo el conjunto para que las verduras se impregnen con las especias.
Agregamos entonces la leche de coco.

De nuevo mezclamos para que todo se integre, y llevamos a ebullición. Cocinamos las verduras durante 10 minutos a temperatura media.

Pasado el tiempo, agregamos los garbanzos y cocinamos a fuego suave durante 10 minutos más.

Salpimentamos al gusto.

Por último agregamos un poco de maíz dulce.
Mezclamos todo bien.

Servimos en el plato de presentación, y espolvoreamos el cilantro y la hierba limón que le aportará un toque cítrico.

Éste es el resultado final de nuestro curry de garbanzos con verduras.

Y así se ve de cerca, impresionante.
¡Qué aproveche!



Si te gusta esta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para así poder ver lo bien que te ha quedado 😊

Seguir con la receta

29 de julio de 2020

Quesadillas de pollo barbacoa

Con estos días calurosos muchas veces pienso en ir al cine, para disfrutar de una peli, del (bendito) aire acondicionado, y de las cenas que suelen acompañarlo.
Sí, sí, el cine y las cenas de después. Y es que aquí en León frente a las salas cinematográficas hay uno de los restaurantes franquicia que a mí más me gustan, y en el que siempre, vayas cuando vayas sales con el corazón contento y la panza llena de cositas ricas al más puro estilo mexicano.
Pero ahora, con el tema del covid 19, las salidas sociales shay que minorizarlas para lo prioritario y es por ello que, siguiendo el ejemplo del confinamiento, intento hacer muchas más cosas en casa.

El otro día me apetecía probar con una de esas recetas que solo he probado allí, y no será por lo difícil que es... Creo que haya pocas recetas tan sencillas y sobre todo que queden tan buenas como una quesadilla, y aunque debido al picante no sea una cena precisamente apta para combatir los calores, ¡Bien merece la pena!

Yo he seguido la receta de La cocina de Catina para el #AsaltablogsImPrevisible, en el que no hay piedad y asaltamos a cualquiera de nuestras compañeras tantas veces como queramos durante éste verano. 


¡Espero que os guste!







INGREDIENTES:
  • 8 Tortillas de harina (Pan de fajitas)
  • 2 Pechugas de pollo
  • 1 Cebolla
  • C/s de salsa barbacoa
  • C/s de queso mozzarella
  • C/s de queso cheddar blanco
  • AOVE
  • Especias y hierbas aromáticas: C/s de sazonador tex mex, perejil al gusto, cayena molida al gusto.
  • Sal y pimienta



PREPARACIÓN:

Picamos la cebolla en brunoise, pochamos en una sartén con un chorro de AOVE hasta que comience a transparentar.

Añadimos el pollo troceado muy fino.

Y cocinamos hasta que lo veamos hecho.

Entonces agregamos la salsa barbacoa al gusto, es decir, tanta cantidad como veas suficiente.

Yo he añadido también un poco de variedad de especias tex mex que lleva: Pimentón, chile, cúrcuma, comino, jengibre, cilantro y laurel.
Salpimentamos y agregamos el perejil y la cayena que le aportará el toque de fuego.

Mezclamos todo y dejamos que se cocine hasta que se concentren los sabores durante 2 minutos más.

En una sartén aparte, disponemos las tortillas de harina una a una, para dorarlas por ambos lados.

Una vez que un lado tome color, echamos el queso rallado por encima.

Agregamos una cucharada de la mezcla del pollo.
(Con la cantidad que yo he hecho me ha dado para cuatro quesadillas). 

Por encima rallamos un poquito de queso cheddar blanco.

E inmediatamente colocamos otra tortilla por encima, a modo de sandwich.
Presionamos para que se fije bien en el relleno, y con ayuda de una pala, le damos la vuelta y dejamos que se cocine por el otro lado.
La idea es que los panes se doren y el relleno se mezcle al fundirse los dos tipos de queso.
También podemos hacerlo al horno.

Servimos de inmediato, y podemos acompañarlo con una salsa guacamole.

Éste es el resultado final de nuestras quesadillas de pollo bbq.
Como veis es una fantasía el queso derretido, con el sabor del pollo y el crujiente de las tortillas.

Porcionamos cortando cada quesadilla en cuartos.

¡Qué aproveche!



Una cena estilo mexicano que sorprende por su sencillez y su sabor.
Si te gusta esta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para así poder ver lo bien que te ha quedado 😊
Seguir con la receta

27 de julio de 2020

Tortilla de atún y cebolla

Ésta es una de las recetas salvavidas que seguro que al igual que yo, más veces hacéis en casa.

Para mi hay pocas cosas tan buenas como una tortilla de atún, y por eso, me saca especialmente de quicio cuando mi novio dice que para él es demasiado seca, y saca su artillería de mayonesa, ketchup, salsa sriracha y demás mejunjes que le apasionan y a mi me ponen de los nervios.

Y la verdad, nunca se me hubiera ocurrido subirla a mi rincón de recetas de no ser por el truco que he averiguado para que a él le entusiasme casi tanto como a mi: Echarle cebolla.
Bien picadita y sobre todo muy bien frita para que aporte bien de sabor y jugosidad extra.
Os aseguro que el cambio es brutal, sobre todo al paladar de mi chico, jejeje.

Y te lo debo a ti Mavi, del blog Mandarinas y miel. He seguido tu receta para el #AsaltablogsImPrevisible, en el que podemos asaltar a cualquiera de nuestras compañeras tantas veces como queramos durante éste verano.


¡Espero que os guste!







INGREDIENTES:
  • 1 Cebolleta
  • 2 Latas de atún en conserva al natural
  • 4 Huevos
  • AOVE
  • Especias y hierbas aromáticas: C/s de perejil
  • Sal y pimienta



PREPARACIÓN:

Picamos la cebolleta en brunoise, agregamos a la sartén caliente con un chorro de AOVE.
Yo he usado cebolleta ya que las tenemos tiernas del huerto, pero podemos usar una cebolla normal, igualmente.

Pochamos a fuego medio hasta que la cebolla comience a transparentarse en su interior y a adquirir un tono dorado por fuera.

Mientras tanto, en un bol aparte, batimos los huevos con una pizca de sal, pimienta y perejil que le aportará un poquito de color.

Agregamos el atún previamente escurrido del jugo de su conserva.
Yo he usado un atún en conserva casero.
Desmenuzamos con ayuda del tenedor con el que hemos batido los huevos, sin apretar mucho para que se noten bien los pedazos del pescado.

Entonces, agregamos la cebolla bien escurrida del aceite en el que la hemos sofrito.

Mezclamos todo bien con movimientos envolventes.

Y procedemos a hacer nuestra tortilla.
Ponemos una sartén al fuego con un chorro de AOVE, y dejamos hasta que se caliente bastante.
Entonces vertemos la mezcla de nuestra tortilla. Es importante que la sartén esté bien caliente, para que desde el principio salga esa película alrededor de huevo cuajado.

Con ayuda de una lengua de cocina, revolvemos un poquito, dando siempre la forma redonda.
Una vez que el aspecto sea éste, y la mayoría del huevo esté cuajado, es momento de dar la vuelta a la tortilla.

Ponemos un plato más grande que el diámetro de la sartén sobre la misma, y damos la vuelta.

Regresamos la tortilla a la sartén, en la que hemos agregado más aceite si fuera necesario.

Con la misma lengua de cocina, atusamos los bordes de la tortilla.

Dejamos que dore un poquito.
Yo desde hace algún tiempo, al darle la vuelta, apago el fuego y coloco el mismo plato sobre la sartén a modo de tapadera, y reposo durante un minuto aproximadamente.
De esta manera nuestra tortilla acabará haciéndose en su propio vapor, quedando si cabe, aún más jugosa. 

Damos la vuelta de nuevo.

Y por último servimos en el plato de presentación, dejando el lado más "bonito" de la tortilla para que se vea.

Llevamos a la mesa y cortamos en porciones.

Éste es el resultado final de nuestra tortilla de atún y cebolla.

Así de jugosa se ve en su interior.

¡Qué aproveche!



Una riquísima tortilla, que queda espectacularmente jugosa con el toque de la cebolla.
Si te gusta esta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para así poder ver lo bien que te ha quedado 😊
Seguir con la receta

© Andreíta come de todo