28 de junio de 2020

Pastel de carne

Seguro que a todos nos suena, de una manera u otra, ésta preparación. Todos hemos crecido con ésta receta en la mesa, en las tierras británicas y fuera de sus fronteras.

Y es que el pastel de carne inglés, o cottage pie es una de las preparaciones clásicas más socorridas, ya que se puede preparar de cero, o aprovechando cualquier tipo de carne que nos haya sobrado de otros guisos. Es decir, que para las madres es una magnífica manera de servir un nuevo plato camuflando la comida preparada anteriormente.

Sólo necesitamos un cremoso puré de patata y la sabrosa salsa boloñesa, y con eso ya pinta muy muy bien. Para mi, como último toque, un poquito de pan rallado y queso, para darle ese toque gratinado que me obsesiona.


¡Espero que os guste!



Con ésta receta participo en el último:

El Reto #Asaltablogs es una divertida manera de conocer blogs ajenos, y tras urgar  por todas sus recetas, cocinar una de ellas dándole nuestra propia versión.
Aunque fué lo que os dije el mes pasado, éste sí que sí es el último reto del "curso". Con este asalto invisible nos despedimos hasta septiembre... Pero ésta vez de verdad de la buena, es que nos gusta más un robo que a un tonto un lápiz.
La receta que traigo hoy fue un flechazo a primera vista al pasear por el recetario de María de In my little kitchen. Yo, que soy la loca de las cremas y purés, no he podido negarme a la tentación de su Pastel de carne.





(2 pax)
INGREDIENTES:



PREPARACIÓN:

Primeramente hacemos nuestro puré de patata (Receta vinculada en el listado de los ingredientes).
En ésta ocasión buscamos que nos quede un puré muy fino, sin grumos, por lo que lo pasamos por un pasapurés, e incorporamos con ayuda de unas varillas de cocina.

Disponemos  la mitad del puré en el plato de presentación, apto para horno y hondo.

Sobre el puré, agregamos la salsa boloñesa, preferiblemente hecha del día anterior.

Esparcimos bien, de manera que cubra todo el puré, y llegue a las paredes del plato.

Por último, agregamos la otra parte del puré de patata, y de igual manera, repartimos hasta que llegue a los bordes del plato.

Llega el momento de decorar nuestro pastel. 
Podemos hacer unas hendiduras con ayuda de un tenedor y meterlo al horno para que se dore, pero yo he preferido crear una costra crujiente, espolvoreando un poco de pan rallado por encima.

Y sobre éste, un puñado de nuestro queso rallado favorito.

Metemos en el horno precalentado a 200ºC con la función grill.

Horneamos durante 10 minutos.

Pasado el tiempo, sacamos del horno y llevamos a la mesa para tomarlo bien caliente.

Así se ve la costra crujiente.

Éste es el resultado final de nuestro pastel de carne.

Y así es su interior al fraccionarlo.

¡Qué aproveche!



Si te gusta esta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para así poder ver lo bien que te ha quedado 😊
Seguir con la receta

26 de junio de 2020

Conejo a las dos cervezas

Muy pocas son las recetas con conejo que forman parte de éste blog y es que no es uno de mis ingredientes favoritos, precisamente.

De pequeña criábamos estos animales en casa, y desde entonces es superior a mi.
Ya no va tanto el tema con lo de que al final te lo tomas como un animal doméstico, siempre he tenido muy claro que éste tipo de animales se mantenían en casa con un sólo fin, y matar a un animal para comer por supervivencia no lo veo del todo mal.
Pero es que los conejos son bastante vulnerables y con el paso de los meses les entra una enfermedad en los ojos llamada mixotomatosis que hace que sus ojos se hinchen, lloren y tengan un color rojo potente.
Resulta horrible para ellos, y a la vez, hace que la carne no se pueda aprovechar.

Yo me encargaba junto con mi madre de darles de comer y cuando veías que se empezaban a poner malitos... Sabías que el fin estaba cerca, en definitiva.

A día de hoy aún me cuesta un montón comerlo aunque con esta receta se camufla muy bien debido al potente sabor del macerado y la salsa.


¡Espero que os guste!



Con esta receta participo en:


En el reto tus recetas, dónde hacemos un plato usando como norma principal, un ingrediente elegido a votación que haya pasado por un proceso de elaboración y envasado, como lo es la cerveza.
Ese ingrediente que no falta en ninguna casa, si no es porque te la bebes fresquita, es porque, como en éste caso va perfecta para los guisos.
Podéis ver el magnífico recopilatorio de recetas que hemos hecho en Reto tus recetas: Cerveza.





(2 pax)
INGREDIENTES:
  • 1/2 Conejo
  • 15 ml de vinagre de Jerez
  • 100 ml de AOVE
  • 50 ml de cerveza rubia
  • 1/2 Pimiento rojo
  • 1 Puerro
  • 3 Dientes de ajo
  • 75 ml de cerveza negra
  • 150 ml de agua
  • Especias y hierbas aromáticas: 15 g de ajo en polvo, 1 cdita de comino, 1 cdita de pimentón dulce, c/s de orégano, c/s de tomillo, c/s de romero, 2 hojas de laurel
  • Sal y pimienta



PREPARACIÓN:

Comenzamos por el adobo del conejo.
Disponemos en el mortero el ajo en polvo, el comino, el pimentón, la sal, el orégano, el tomillo y el romero, mezclamos.

Agregamos la mitad de la cantidad de AOVE.

Y añadimos también el vinagre de Jerez.

Incorporamos la cerveza rubia y mezclamos bien.

Cortamos en porciones nuestro conejo.

Lo disponemos en una fuente, y agregamos el adobo que preparamos anteriormente.
Dejamos macerar en el frigorífico durante 3 horas.

Pasado el tiempo, en el estuche hermético de cocina al vapor, disponemos un chorro de cerveza en el fondo.

Y colocamos las piezas de conejo en la malla del estuche hermético, tapamos.
Reservamos el adobo sobrante.
Metemos el conejo en el microondas y cocinamos a máxima potencia durante 8 minutos por cada lado, en total 16 minutos.

Mientras tanto, comenzaremos con la salsa.
En una tartera disponemos el AOVE sobrante. Agregamos el puerro previamente cortado en brunoise y doramos a fuego medio.

Agregamos el pimiento rojo cortado en mirepoix y dejamos que se poche 10 minutos.

Incorporamos entonces el adobo que había sobrado previamente.

E incorporamos la cerveza negra junto con el agua.
Salpimentamos al gusto.

Pasado el tiempo, éste será el aspecto de nuestro conejo al vapor.

Lo introducimos en la tartera con la salsa y le damos un par de meneos para que se integre.

Disponemos todo de nuevo en la fuente apta para horno, y metemos en el horno precalentado a 200ºC, durante 15 minutos.

Pasado el tiempo, sacamos del horno y llevamos a la mesa.

Éste es el resultado final de nuestro conejo a las dos cervezas.

Un guiso excepcional.

Y así de tierno se ven las piezas de conejo.
¡Qué aproveche!



Si te gusta esta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para así poder ver lo bien que te ha quedado 😊
Seguir con la receta

22 de junio de 2020

Fritos de calabacín con queso

¿No os pasa a vosotros, que a veces tenéis la sensación de caer siempre, una y otra vez en la misma rutina, (alimentariamente hablando) y que siempre preparáis los mismos platos?
A mi también me pasa, aunque os parezca mentira y a pesar de las 560 recetas que forman mi blog.

Obviamente, la mayoría de los días cuando cocino no estoy cámara en mano, y de hecho, como todo hijo de vecino, no me libro de preparar comida de un día para otro y de tirar de tupper a la mínima de cambio.
Ensaladillas varias, cremas y pisto, son las favoritas del ranking.
Y precisamente en todas ellas hay un ingrediente que no puede faltar: el calabacín. Y con el que prácticamente nunca salgo de mi zona de confort.

Nunca, y cuando digo nunca, es nunca había hecho el calabacín frito, ¡Y vaya descubrimiento!
Así preparado está buenísimo, y con el relleno de queso es una verdadera delicia. Me sigue sirviendo para salvarme del apuro y por fin he añadido una nuevo modo de prepararlo en mi recetario, ¡Todo ventajas!

¡Espero que os guste!



Con esta receta participo en el reto:

En el reto Color y Sabor de Temporada seleccionamos mediante votación una fruta o fruto seco y una verdura, o semilla, de temporada, que está en su época de recolección y es el mejor momento para consumirlas, ya que se aprovechan al 100% sus cualidades organolépticas.
Además es cuando más fáciles son de encontrar los productos y salen mas económicos. 
Entonces todos los participantes elegimos entre una de ellas, y hacemos una receta dulce o salada.
Este mes hemos tenido que elegir entre los arándanos y el calabacín, para mi difícil decisión ya que ambos ingredientes me encantan... 





(2 pax)
INGREDIENTES:
  • 1 Calabacín 
  • 100 g de queso fresco o queso feta
  • 15 ml de nata para cocinar
  • 2 Huevos
  • C/s de harina normal
  • C/s de pan rallado
  • Especias y hierbas aromáticas: C/s de eneldo, perejil al gusto.
  • Sal y pimienta negra
  • Aceite para la fritura



PREPARACIÓN:

Disponemos en un plato hondo el queso feta, o en su defecto, queso fresco.

Lo machacamos muy bien con ayuda de un tenedor, añadimos la nata y mezclamos de manera que podamos formar una especie de masa con él.

Salpimentamos e incorporamos el eneldo.
Mezclamos.

Cortamos el calabacín en rodajas de algo menos de 1 cm de grosor.

Y vamos formando nuestros sandwiches con ellos.
Repartimos el relleno de queso sobre la mitad de la cantidad total de rodajas de calabacín.

Tapamos cada una de las bases de calabacín con queso con otra rodaja de calabacín.

Repetimos la operación hasta acabar el relleno.

Pasamos por harina.

Después por huevo batido.

Y por último por pan rallado.

Entonces, pasamos a freír en abundante aceite de oliva bien caliente.

Doramos por ambos lados a fuego fuerte y después bajamos un poco el fuego para que se acabe de cocinar por dentro.

Una vez estén listos, pasamos a un plato con papel absorbente, para que recoja todo el aceite sobrante.

Entonces, pasamos a un plato de presentación y espolvoreamos un poquito de perejil por encima.

Servimos de inmediato.

Éste es el resultado final de nuestros fritos de calabacín con queso.

Y así es como se ven por dentro, al primer mordisco.

¡Qué aproveche!



Si te gusta esta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para así poder ver lo bien que te ha quedado 😊
Seguir con la receta

© Andreíta come de todo