30 de octubre de 2020

Trigueros envueltos en jamón

 Estaréis de acuerdo conmigo en que el jamón tiene un poder, y es que todo lo que toca, lo mejora por mil.

Un filete de lomo de cerdo y jamón, se convierte en el flamenquín perfecto. Un filete de ternera y jamón, se convierte en un super cachopo, un huevo frito con jamón, se convierte en una sartenuca de huevos rotos que quitan el "sentío", una mezcla de verduras con jamón, hacen una espectacular menestra... Y así, prácticamente con todo.


Hay pocos ingredientes que sean tan versátiles y ricos como el jamón.

Un producto que tiene mucha historia en España, y quizás por ello dependiendo de la zona de producción, hay distintas denominaciones de origen, como son Guijuelo, Jabugo o Teruel, entre otras, y varias maneras de elaborarlo y categorizarlo, principalmente diferenciándolos entre Jamón Ibérico (del cerdo ibérico), o jamón serrano (del cerdo blanco).



¡Espero que os guste!





Con esta receta participo en:


En el reto tus recetas, dónde hacemos un plato usando como norma principal, un ingrediente elegido a votación que haya pasado por un proceso de elaboración y envasado, y en esta ocasión nos hemos venido arriba con un ingrediente muy español, el jamón.
Podéis ver la cantidad de variadas recetas que hemos preparado en el Reto tus recetas: Jamón serrano.





INGREDIENTES:
  • 1 Paquete de espárragos trigueros gruesos
  • 7 Lonchas de jamón serrano
  • AOVE



PREPARACIÓN:

Limpiamos los trigueros y cortamos cada una de las lonchas de jamón serrano en tres partes por el lado ancho de la loncha.

Envolvemos cada triguero con esas tres partes, de manera que cada espárrago esté cubierto con una loncha completa.

Empezando de arriba hacia abajo, y con la parte de la grasa hacia afuera, para que actúe como grasa a la hora de freírlos.

En una sartén antiadherente, echamos un chorro de AOVE, y cuando esté bien caliente agregamos los trigueros. Dejamos que se tuesten por todos lados, y entonces, bajamos el fuego a temperatura media, tapamos y cocinamos de manera que el vapor del cocinado se quede en el interior de la sartén y se haga con sus propios jugos y así los espárragos queden bien tiernos en su interior.

Pasado el tiempo, los espárragos han de quedar con esta tonalidad.

Servimos en un plato de presentación y llevamos de inmediato a la mesa.

Éste es el resultado final de nuestros trigueros envueltos en jamón.

La pinta es ideal, ¿Verdad?

¡Qué aproveche!



Un entrante magnífico con dos productos de categoría. Si te gusta esta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para así poder ver lo bien que te ha quedado 😊

Seguir con la receta

25 de octubre de 2020

Merluza en salsa mallorquina

 Por su nombre y por el color tan llamativo que tiene, muchos podrían pensar que esta salsa lleva uno de los elementos más identificativos de la cocina balear, la sobrasada. Pero nada más lejos de la realidad.


Es una salsa tradicional en las Islas Baleares, está riquísima, es muy sencilla y sana, y con el pescado pega de maravilla. 

Allí se le suele incorporar almendras, ya que el toque granulado de los frutos secos le aporta un sabor y textura inconfundibles, y se aromatiza con orujo, y es que en el archipiélago balear la destilación de los aguardientes tiene mucha solera.


A mi me ha recordado un poco a otra salsa que me apasiona, la romescu. Si como a mi, te encanta el pescado y a medida que pasan las semanas te quedas sin ideas de como prepararlo, te aconsejo a que la pruebes.



¡Espero que os guste!




Con esta receta participo en el reto:


El Reto #Asaltablogs es una divertida manera de conocer blogs ajenos, y tras urgar  por todas sus recetas, cocinar una de ellas dándole nuestra propia versión.
La afortunada de este mes ha sido Hirma, del blog Sopa y pilla que tiene su blog llenito de cosas ricas y yo que sigo en mis trece de traer platos lo más saludables posible, me he decantado por su pescado en salsa mallorquina que es una pura maravilla.





INGREDIENTES:
  • 2 Filete de lomo de merluza
  • 2 Dientes de ajo
  • 5 Tomates muy maduros
  • 70 ml de vino blanco
  • AOVE
  • Sal y pimienta
  • Especias y hierbas aromáticas: 1 Hoja de laurel, c/s de eneldo, perejil al gusto



PREPARACIÓN:

En una sartén, ponemos un chorro de aceite con los ajos cortados a la mitad y perejil.

Mientras los ajos se doran, escogemos los tomates más pequeños y maduros, con ayuda de un cuchillo de sierra les quitamos la piel.

Entonces, agregamos el vino en la sartén y dejamos que el alcohol se evapore, incorporando a su vez la hoja de laurel.

Trituramos los tomates pelados, y los agregamos una vez hayan pasado dos minutos desde que añadimos el vino.

Cocinamos a fuego lento manteniendo el hervor constante durante 30 minutos.

Para entonces, nuestra salsa habrá espesado por completo. Retiramos la hoja de laurel.

En un grill, hacemos nuestros filetes de merluza salpimentados con un chorrito de AOVE.

Una vez este listo, presentamos en un plato y añadimos eneldo al gusto.

Acompañamos con nuestra salsa.

Éste es el resultado final de nuestra merluza en salsa mallorquina.

Un plato magnífico con un sabor brutal.

¡Qué aproveche!



La salsa resulta exquisita acompañando el pescado. Si te gusta esta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para así poder ver lo bien que te ha quedado 😊

Seguir con la receta

22 de octubre de 2020

Arrocinas con champiñones

El otoño ya es completamente patente aquí, puesto que llevamos un par de días con el cielo gris y tardes de lluvias interminables... Y no es ninguna queja, ¿eh? Ya sabéis que los meses invernales son sin duda mis favoritos.


Es todo un gustazo preparar guisos calientes con los que poder reconfortarnos al llegar a casa después del trabajo. Para mi todos los platos de legumbres, ya sean garbanzoslentejas o alubias - habas son super apetecibles. Aunque en realidad, las últimas son las que más me cuestan y por eso estoy tratando de trabajarlo probando un montón de recetas distintas hasta dar con la clave.


Y así es como he descubierto este guiso de alubias arrocinas con champiñones. 

Estas son unas pequeñas alubias de color blanco, con un tamaño reducido (500 uds por 100g) y un sabor delicado, textura mantecosa y piel suave, lo que hace que sea muy digestiva por su poco contenido en fécula. Mezcladas con setas son un plato exquisito, a tope de proteínas y sin rastro de carne.



¡Espero que os guste!




Con esta receta participo en:


En el reto Color y Sabor de Temporada seleccionamos mediante votación una fruta o fruto seco y una verdura, o semilla, de temporada, que está en su época de recolección y es el mejor momento para consumirlas, ya que se aprovechan al 100% sus cualidades organolépticas.
Además es cuando más fáciles son de encontrar los productos y salen mas económicos. 
Entonces todos los participantes elegimos entre una de ellas, y hacemos una receta dulce o salada.
Este mes la decisión estaba entre las castañas o los hongos, dos ingredientes muy otoñales y que en casa nos encantan. Aunque la verdad es que nos decantamos por las setas, en este caso, champiñones.





(4 pax)
INGREDIENTES:
  • 250 g de alubia arrocina
  • 200 g de champiñones
  • 1 Diente de ajo
  • 60 g de cebolla
  • 30 ml de vino blanco
  • 750 ml de caldo de verduras
  • AOVE
  • Especias y hierbas aromáticas: Perejil al gusto
  • Sal y pimienta



PREPARACIÓN:

La noche antes, ponemos a remojo las alubias arrocinas, partiendo de agua fría.
Dejamos que se hidraten durante 12 horas, pasado el tiempo, las lavamos bien y escurrimos.

En una cazuela con un chorro de AOVE, disponemos el ajo picado.

Una vez que comience a tomar color, agregamos la cebolla y rehogamos hasta que ésta comience a transparentar.

Agregamos los champiñones, previamente pelados y cortados en rodajas, y rompemos el hervor con el vino blanco.

Echamos entonces las arrocinas.

Y por último agregamos el caldo de verduras, subiendo la temperatura del fuego al máximo.

Una vez que comience el hervor agregamos el perejil, tapamos la olla a presión y una vez empiece a salir el vapor bajamos la temperatura a la mitad.

Cocinamos durante 20 minutos.

Pasado el tiempo, nuestro guiso se ve así.

Servimos en un plato sopero.

Éste es el resultado final de nuestras arrocinas con champiñones.

¡Qué aproveche!



Un magnífico modo de comer esta peculiar legumbre. Si te gusta esta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para así poder ver lo bien que te ha quedado 😊

Seguir con la receta

20 de octubre de 2020

Papillote de salmón al limón

El papillote es una técnica muy usada que consiste en colocar los alimentos en unos paquetitos de papel sulfurizado o de aluminio plegados sobre si mismos, en bolsas herméticas especiales resistentes a las altas temperaturas, o en las funcionales cazuelas de silicona que tan a la moda están; con el fin de cocinar los alimentos en sus propios jugos, al vapor en su paquete sobre una fuente de calor, de manera que se realza su sabor, como os contaba cuando preparé la Lubina con verduras en papillote, la primera receta que subí al blog y que me trae tantos y tan buenos recuerdos.

Además este tipo de elaboración cuenta con la ventaja de que no hace falta agregar ningún tipo de grasa o aceite, por lo que es la forma idónea para preparar platos más sanos y aromáticos, en los que aprovechas todos los nutrientes de los alimentos.


Yo lo preparo mucho con pescados blancos al horno, pero aprovechando que el salmón estaba de oferta, me he decidido con ésta versión.


¡Espero que os guste!




Con esta receta participo en:


En el reto Desafío en la cocina, se nos da un ingrediente o una receta y nosotros tenemos que hacer nuestra propia versión intercalando platos dulces y salados.
Esta vez nos toca reto salado de la mano de Rocío del blog Chismes y cacharros, a la que se le ha ocurrido retarnos con una de las preparaciones más básicas de las técnicas de cocina.
Quedaros para ver la recopilación de recetas en Desafío en la cocina: Papillote.





INGREDIENTES:
  • 4 Espárragos trigueros gruesos
  • 2 Escalopes de salmón fresco
  • 2 Rodajas de limón
  • Especias y hierbas aromáticas: C/s de eneldo, c/s de tomillo, c/s de romero, c/s de orégano, c/s de mejorana, perejil al gusto.
  • AOVE
  • Sal y pimienta



PREPARACIÓN:

Comenzamos poniendo los trigueros previamente lavados y a los que le hemos cortado la parte dura en un papel sulfurizado, de horno.

Sobre ellos, ponemos los escalopes de salmón y salpimentamos al gusto.

Sazonamos con las especias y le ponemos dos rodajas de limón por encima.

Cerramos el papel sulfurizado uniendo dos de los extremos y haciendo varios pliegues  hasta que quede bien ajustado y cerrado.

Repetimos la operación con los otros dos extremos y de esta manera conseguimos un paquete totalmente hermético.

El papillote se puede hacer tanto al calor del horno, como en sartén (aunque este modo es menos común) y al vapor. En esta ocasión, lo haré al vapor de mi TM6.
Ponemos 1/2 L de agua en el vaso.

Disponemos el paquete en el recipiente varoma y cocinamos 25 minutos temperatura varoma velocidad 1.
Por supuesto se puede hacer de igual manera en una cazuela, sobre una rejilla que nos permita que el vapor llegue al salmón.

Pasado el tiempo, nuestro paquete se verá así.

Servimos en un plato de presentación y llevamos a la mesa con el papel de horno.

La gracia es descubrir la sorpresa abriendo el paquete en la mesa.

Éste es el resultado final de nuestro papillote (al vapor) de salmón al limón.

Una presencia exquisita.

Y con una textura ideal.
¡Qué aproveche!





Un plato de 10 con el que comer sano y muy rico. Si te gusta esta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para así poder ver lo bien que te ha quedado 😊

Seguir con la receta

© Andreíta come de todo