31 de enero de 2017

Solomillo de cerdo a la sidra

Éste fin de semana hemos estado todos juntos en casa, para celebrar el cumpleaños de mi hermana.
Como se os podrá hacer a la idea, muchas ganas de celebrar no tenemos, pero ¿Qué otra cosa podemos hacer?
El sábado cuando acabé de prepararle la tarta, nos fuimos a tomar algo, y corriendo para llegar a tiempo al supermercado por una botella de sidra para hacer unos chorizos a la hora de la cena.
Gasté la mitad, y al día siguiente, al abrir la nevera y verla ahí, recordé esta receta que hice ya hace bastante tiempo (Muchísimo, aún está la otra batidora jajaja) 
Y se lo comenté a mi hermana, lo que nos había gustado, lo buenísimo que quedó éste solomillo con la salsa de manzana y sidra, con ese toque de acidez... 
Ésta receta no se merecía quedar en el olvido, y como ésta, otras tantas, esperando que les llegue el día. Me he propuesto ir sacando poco a poco las recetas que están cogiendo polvo en la carpeta del ordenador.
¡Espero que os guste!







INGREDIENTES:

- 1 Solomillo de cerdo de 400 g aprox.
- 2 Manzanas
- 1/2 Botella de sidra
- 1/2 Puerro
- 1 Patata
- Sal
- Pimienta recién molida



PREPARACIÓN:

En una olla con un chorro de aceite bien caliente doramos el solomillo por todos sus lados, haciendo que forme una capa por su superficie pero que por dentro no se haga lo más mínimo.

Pelamos y descorazonamos las manzanas. Reservamos media.
El resto, las troceamos y en la misma olla donde hemos hecho el solomillo, las doramos.

Mientras las manzanas se van haciendo, abrimos la botella de sidra.
Ésta debe ser natural, sin burbujas. 

Entonces, agregamos la mitad del contenido de la botella sobre las manzanas.
Al echarla con la olla bien caliente, el caldo cogerá éste tono dorado por el "requemado"del fondo del solomillo.

Echamos también el puerro troceado y dejamos cocer hasta que esté todo bien tierno.

 Pasados 20 minutos aproximadamente, el aspecto es éste.

Con ayuda de una batidora trituramos bien hasta obtener una salsa ligada y espesa.

Limpiamos una patata y la cortamos en panadera.
Las freímos un poquito, hasta que comiencen a dorarse, y las disponemos en la fuente donde vayamos a hornear nuestro plato.

Salpimentamos el solomillo de cerdo.

Lo colocamos en la fuente, sobre las patatas.

Salseamos el fondo de nuestra fuente, cubriendo las patatas.
Sobre el solomillo, disponemos la media manzana que habíamos reservado, cortada en gajos superpuestos.

Horneamos a 200ºC durante 30 minutos.
Así se ve tras salir del horno.

Servimos en la mesa, acompañado de la sidra para beber.

Éste es el resultado final de nuestro solomillo a la sidra.

 Servimos en un plato con un par de patatas y napamos con la salsa.
El solomillo se habrá hecho a la perfección, pero sin secarse.

¡Qué aproveche!



Si te gusta ésta o cualquiera de mis recetas, y la preparas, sube una foto a las redes sociales para poder ver lo bien que te ha quedado.
Etiquétame en Facebook, Twitter, Google + , Pinterest, o Instagram, bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo.
Seguir con la receta

25 de enero de 2017

Tortitas americanas

Os pongo en situación, hace un par de semanas, Domingo a las siete de la mañana, como cada noche de éstos últimos tiempos, no puedo dormir. 
Cojo mi móvil, ojeo Pinterest, y le echo el vistazo a unas cuantas recetas... 
Poco a poco me va entrando el apetito, qué cosa tan rara viendo los pines que yo sigo en ésta red social 😏.
Mi chico sigue dormido a mi lado, ya son las ocho y media y no resisto más en la cama, así que me decido a preparar un suculento desayuno.
¡Tortitas! Nunca las he hecho en casa, aunque han sido muchas las veces que me he visto tentada a prepararlas, ya que me encantan.
Exprimo unas cuantas naranjas para hacer un zumo, preparo los ingredientes de las tortitas y me dispongo a hacerlas. Mientras la masa reposa y preparo el café pienso en la alegría que se llevará mi chico cuando vaya a despertarlo con el olor al rico desayuno invadiendo toda la casa.
Café hecho, mantequilla derretida en la sartén, y él se asoma por la puerta. Jo! 
Me he quedado sin poder sorprenderle, aunque el hecho de verme en la cocina tan temprano ya le sorprende y le alegra, últimamente no tengo ganas de meterme en la cocina.
Doy forma a las tortitas, el pone la mesa, calentamos la leche, servimos los cafés humeantes, el mío en la taza que me regalaron por el cumple mis amigos, que me encanta, colamos los zumos de naranja y sirvo las tortitas.
Un poco de nata, mermelada de fresa, un bocado, otro, otro... Un desayuno espectacular para empezar el día con fuerza. Creo que no sean las últimas que haga!
¡Espero que os gusten!






(6 Tortitas)
INGREDIENTES:

- 1 Huevo
- 30 g de mantequilla
- 100 g de harina de trigo
- 1 Cdita de levadura química
- 30 g de azúcar
- 80 ml de leche entera



PREPARACIÓN:

En el bol del robot de cocina, disponemos el huevo.
Agregamos una pizca de sal, para que suba mejor, y con las varillas de batir, subimos hasta que triplique su volumen, primero a velocidad baja, hasta alcanzar la máxima.

En un bol aparte, disponemosla harina junto con la cucharadita de levadura.

Derretimos la mantequilla.

 Una vez que el huevo haya triplicado su volumen, agregamos el azúcar.

Mezclamos la leche con la mantequilla.

Agregamos la anterior mezcla en el bol del robot de cocina.

Por último, agregamos los ingredientes sólidos, la harina y la levadura, y mezclamos hasta que no quede ningún grumo.
Entonces, reposamos la masa durante 10 minutos aproximadamente.

En una sartén antiadherente, derretimos un poquito de mantequilla.
Vamos echando masa hasta formar un circulo de aproximadamente 15 cm de diámetro.

Dejamos cocinar hasta que la masa empiece a estar hecha.
Cuando se aprecien los agujeros que se forman debido al aire que les produce la levadura, le damos la vuelta, y cocinamos del mismo modo por el otro lado, aproximadamente 1 minuto por cada lado.
Es interesante que las tortitas se doren.

A medida que las vayamos haciendo, las colocamos en un plato, apilándolas unas sobre otras para formar una torre.

Éste es el resultado de nuestras tortitas.
Acompañándolas con un poco de nata, mermelada de fresa, chocolate, o al más puro estilo americano, con sirope de arce, de cualquier modo estarán riquísimas.

 ¡Qué aproveche!



Si te gusta ésta o cualquiera de mis recetas, y la preparas, sube una foto a las redes sociales para poder ver lo bien que te ha quedado.
Etiquétame en Facebook, Twitter, Google + , Pinterest, o Instagram, bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo.
Seguir con la receta

20 de enero de 2017

Truchas escabechadas

Alguna que otra vez os he hablado de mi tío, y es que además de ser micólogo, pintor, poeta, de profesión profesor... También es pescador.
Se ha proclamado 3 veces campeón de Castilla y León en la pesca de salmónidos.
Así que como os imaginaréis, las truchas usadas para ésta receta fueron pescadas por él.
Un Domingo nos plantamos en Zamora, quedamos con ellos en las orillas del río Tera ya que allí estaban pescando, y allí estuvimos un rato. 
Cogimos unas cuantas truchas y nos fuimos a casa a preparar unas Sopas de trucha... Aunque la historia acabo de otra manera por que se olvidaron las llaves de casa y acabamos cenando a las once de la noche, una pizza de compra, jajaja.
El caso es que al día siguiente, ya en mi casa y con unas truchas que nos habían dado, me marqué este escabeche.
Bien es verdad, que no es la forma en la que yo suelo hacer los escabeches, si no que es la que utilizábamos en el último restaurante dónde trabajé.
Para mi gusto ésta es una elaboración más de verano, y será entonces cuando os muestre la receta que yo siempre sigo.
Con caballas, chicharros o truchas, como en éste caso... Los escabeches apañan las cenas, y le aportan un toque excepcional a las ensaladas. Os animo a que lo probéis.
¡Espero que os guste!


Ésta es mi aportación al reto:

Ha tocado volver también a los retos en los que participaba.
A pesar de que éstos meses no he estado aquí al pie del cañón, yo seguía jugando con las pistas cada mes, y con unas ganas locas de regresar. Y es que éste no es un reto cualquiera, compartimos mucho más que una publicación cada día 20... 
Gracias chicas, y sobre todo muy especialmente gracias bosses por permitirme éste parón, por estar tan pendientes de mi y de mi familia. Gracias de corazón.
Si queréis ver el resto de recetas de escabeches salados que han hecho el resto de compañeros de desafío, sólo tenéis que ir a Desafío en la cocina. Escabeches.





INGREDIENTES:

- 2 Truchas medianas (400 g cada una aprox.)
- 75 ml de aceite de oliva
- C/s de harina
- 1/2 Puerro
- 1 Cebolla pequeña
- 1/2 Pimiento rojo
- 1/2 Pimiento verde
- 100 ml de vino blanco
- 400 ml de vinagre blanco
- 1 Hoja de laurel
- 2 Dientes de ajo
- Sal
- Pimienta molida



PREPARACIÓN:

Salamos las truchas por el interior.
Pasamos por harina, para rebozarlas.
En una tartera, donde vayamos a realizar el escabeche, disponemos un buen chorro de aceite y freímos las truchas, a las que le hemos quitado el exceso de harina dándoles pequeños golpes.

Una vez se les haya creado una corteza crujiente y dorada, estarán listas.
No buscamos que las truchas se hagan por completo, ya que las someteremos a una cocción.

Agregamos la cebolla, los pimientos y los puerros picados en juliana.

Entonces agregamos el vino blanco.

Y por último, el vinagre blanco.

Una vez que rompa a hervir, bajamos el fuego, agregamos los dientes de ajo, y la hoja de laurel.
Salpimentamos al gusto.

Pasados unos 20 minutos aproximadamente, cuando las truchas floten en la superficie, nuestro escabeche estará listo.

Sacamos del fuego y lo disponemos en un tupper.
Éste es el resultado final de nuestro escabeche de truchas.

Así se ve más de cerca la trucha escabechada.



Si te gusta ésta o cualquiera de mis recetas, y la preparas, sube una foto a las redes sociales para poder ver lo bien que te ha quedado.
Etiquétame en Facebook, Twitter, Google + , Pinterest, o Instagram, bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo.
Seguir con la receta

18 de enero de 2017

Patatas duquesa

Entre el trabajo, las visitas al hospital y demás, no doy a basto.
Después de mucho tiempo, hoy ha sido la primera tarde que he estado en casa relajada. 
En silencio leyendo un libro, aprendiendo los primeros pasos para hacer crochet y continuar con la última "obra" de mi madre, con una mascarilla en la cara, me he dado un baño con sales y bombas de jabón efervescentes y por último he preparado la comida de mañana y ésta riquísima receta para la cena.
Con una pechuga de pollo a la plancha van ideales.
Bueno... Para ser sinceros éstas patatas duquesa van ideales con cualquier cosa.
Son suaves y cremosas por dentro, con una ligera y fina corteza dorada... Además el toque que le aporta el queso rallado que se funde por dentro es riquísimo.
Y si encima está hecho con puré de patata que nos ha sobrado de otras ocasiones, puede ser una receta de aprovechamiento genial.
Y, aunque no hace falta que lo diga, ya que a la vista está, es que entran por los ojos.
Al tirarlas con la manga tienen un aspecto de pastel que hace que las comamos con más ganas, veréis que no queda ni una en el plato.
¡Espero que os gusten!







(60 uds)
INGREDIENTES:

- 500 g de patata 
- 1 Yema de huevo
- C/s de nuez moscada
- Sal
- Pimienta
- 50 g de queso rallado
- 1 Huevo



PREPARACIÓN:

Lavamos las patatas quitandoles el excedente de tierra que pudieran tener.
Las ponemos en una cazuela con agua, y dejamos que hiervan durante 30 minutos.
Para ésta receta es interesante usar una patata harinosa, especial para cocer, como es, en este caso la patata red pontiac, que es la que se siembra en mi zona.

Pasado el tiempo, pelamos las patatas.

Con ayuda de un rallador, las machacamos.

 Salpimentamos y añadimos la nuez moscada al gusto.

Añadimos también la yema de huevo.

 Mezclamos, y añadimos por último el queso rallado.

Con ayuda de una lengua de cocina, mezclamos hasta obtener una masa espesa.

Rellenamos la manga pastelera con boquilla rizada del nº 12.

En la bandeja grill del horno, disponemos un papel sulfurizado, y entre barrote y barrote, vamos haciendo pequeños montoncitos intercalados de la masa.

Así, hasta que acabemos con la masa.

Batimos el huevo, y con ayuda de un pincel de cocina, pintamos la superficie de los montoncitos.

En el horno precalentado a 180ºC cocemos las patatas.

Pasados 20 minutos, cuando empiecen a dorarse las curvas, sacamos del horno.

 Y ahora solo nos queda dejarlas que templen.
Son un acompañamiento ideal para carnes asadas, o a la plancha. Al tener esta forma tan apetitosa las comemos con más gula.

Éste es el resultado final de nuestras patatas duquesa.

Y así es como se ven al morderlas.
Súper apetitosas.



Si te gusta ésta o cualquiera de mis recetas, y la preparas, sube una foto a las redes sociales para poder ver lo bien que te ha quedado.
Etiquétame en Facebook, Twitter, Google + , Pinterest, o Instagram, bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo.
Seguir con la receta

© Andreíta come de todo