26 de junio de 2015

Ensalada mixta

La verdad, no tenía claro si subir al blog esta receta, o no. Por que bueno, me pongo a pensar que ¿Quién no va a saber hacer una ensalada como ésta?
Pero meditándolo, puede que alguien no sepa que es lo que lleva usualmente, y sencillamente a mi me apetecía un montón abrir una nueva etiqueta en la de ensaladas, y como todo en ésta vida, hay que empezar desde abajo, por la más sencilla. Ya habrá tiempo de hacer las variedades y versiones de los grandes chefs.
Tengo la grandísima suerte de que nuestra familia en el pueblo, ya sea por una parte, o por la otra, tienen huertos y con ellos nos surten de verduras y hortalizas durante todo el año.
Así que cuando mi tia me dio unas lechugas, que llamaban la atención nada más verlas me dio una gula terrible.
Debo de decir que yo no soy especialmente de ensaladas, enseguida me saturo de ellas. Pero las del principio del buen tiempo, que están hechas con las primeras lechugas de la temporada, tan tiernas y crujientes... mmmm Me encantan.

¡Espero que os guste!







(2 pax)
INGREDIENTES:
  • 1/2 Lechuga tierna
  • 1 Tomate maduro
  • 1/2 Cebolleta
  • 1 Bote pequeño de espárragos blancos
  • 1 Lata pequea de atún
  • 1 Huevo cocido
  • C/s de aceitunas verdes 
  • Sal
  • Vinagre
  • AOVE




PREPARACIÓN:

Antes que nada, ponemos a cocer en una tartera con un poco de sal, un chorro de vinagre y agua, el huevo.
Con ayuda de una centrifugadora para ensaladas, limpiamos las hojas de la lechuga.

Una vez la lechuga esté limpia, la cortamos en trozos medios.

Cortamos la cebolleta en juliana fina.

Cortamos el tomate en gajos.

Cortamos las yemas de los espárragos en dos partes, y los agregamos a la ensalada.

Agregamos atún previamente  escurrido del aceite.

Pelamos el huevo cocido y lo cortamos en cuartos. Lo colocamos en la ensalada.

Echamos aceitunas al gusto.

Salamos, y aliñamos la ensalada. Primero el vinagre.

Después el aceite. La cantidad suele ser siempre el doble de aceite por una parte de vinagre.

 Éste es el resultado final de nuestra ensalada más común, la ensalada mixta.

Para el verano, súper apetecible.

¡Qué aproveche!



Si te gusta esta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para así poder ver lo bien que te ha quedado😊

Seguir con la receta

24 de junio de 2015

Daiquiri de fresas

Hoy es un día festivo en mi ciudad, es San Juan. 
Se celebra el solsticio de verano, que es cuando la noche deja paso al día, y con fuegos artificiales y hogueras, intentamos quemar todo lo malo, y que venga a nosotros lo bueno.
Así que no se me ocurre una receta mejor para celebrar que el verano ya ha llegado, que éste estupendísimo daiquiri de fresas, que resulta refrescante, sorprendente y sobre todo ¡Es perfecto para estos calores!
Y es que no sólo de comidas se alimenta éste blog, sobre todo ¡A partir de comprar mi magnífico robot de cocina! Como os contaba en la anterior entrada, trae un montón de utensilios para hacer la vida en la cocina mucho más sencilla, y desde que la tengo, le doy un uso increíble.
Cómo sabéis, vivo en la capital de la provincia, pero en cuanto se presenta el fin de semana, nos escapamos al pueblo (sobre todo en verano... que es cuando la gente está más animada para hacer planes). Aquí, la familia de mi chico tiene un huertito donde sobre todo, hay fresas. 
¡Hay fresas a porrón! Tantísimas como para ir y coger en una hora 3 cestas cargadas para repartirlas con la familia.
Así que ya sabéis que cuando algo abunda, la cabeza empieza a maquinar... 
(Por cierto, disculpar las fotos de hoy, están hechas con el teléfono... No tengo costumbre de llevarme el camarón al pueblo jeje)

¡Espero que os guste!






(10 copas)
INGREDIENTES:

  • 100 ml de ron blanco
  • 12 Fresas 
  • C/s de azúcar granillo
  • C/s de hielo picado
  • 1/2 Limón
  • C/s de hierbabuena



PREPARACIÓN:

Recogemos las fresas, las limpiamos quitándoles el rabo y pasándolas por agua para quitarles la tierra que puedan tener.
Al pasarlas por agua las fresas se ponen chuchurrías, así que es importante hacerlo inmediatamente antes de procesar el producto, ya sea para cortarlas y comerlas con nata, para hacer mermelada o como en éste caso para triturarlas.
Reservamos alguna de las fresas para la decoración.

Cogemos hielo picado en el vaso de la batidora del robot de cocina.
Si no tenéis esa opción, se cogen aproximadamente 15 piedras de hielo, para picarlas.

Disponemos el vaso de la batidora con el hielo picado en el robot de cocina.

Agregamos las fresas.

Echamos azúcar al gusto. Con 4 cucharaditas de postre para ésta cantidad, será suficiente.

Exprimimos el limón sobre las fresas, que hará que saquen su jugo, y aportará al preparado un toque ácido.

Echamos el ron.

 Mezclamos todos los ingredientes triturándolos en el vaso de batidora del robot de cocina.
Lo hacemos a velocidad baja ya que el hielo que yo he cogido está previamente picado. Tiene que quedar con una textura de granizado.

Servimos nuestro daiquiri en una copa de cóctel ancha.
Cortamos una fresa para ponerla en el lateral de la copa, y si se quiere se agrega una hoja de hierbabuena. Ésta sobre todo es para la decoración, pero le aportará un poquito de sabor también al preparado.

Éste es el resultado final de nuestro daiquiri de fresas, perfecto para abrir boca mientras se prepara una barbacoa, o para después... ;)

 ¡Que aproveche! ¡A vuestra salud! 



Si te gusta esta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para así poder ver lo bien que te ha quedado😊

Seguir con la receta

22 de junio de 2015

Polos de melocotón

Hacía un montón de meses que había comprado los moldes para polos, pero creo que fue un cúmulo de cosas el que me llevó a hacer ésta receta... No se si sólo me pasa a mi, pero cuando llega la época de un producto que te gusta, te vuelves loca y sólo quieres comer de eso, jajaja. 
Pues ésta era la primera vez del año que conseguí melocotones, ¡Mmmmm con lo que a mi me gustan! Así que imaginaros lo que duraron los polos, con la gula de melocotones de todo el año...
Y es que además, hace unas semanas me he comprado una maravilla de robot de cocina multifunción, que tiene mandolina, picadora de carne, picadora para hielo, batidora, amasadora, mezcladora y muchas cosas más, entre las que está una batidora de vaso, capricho para mi chico.
Llevaba mucho tiempo diciéndome que le encantaría tener una batidora así para hacerse distintos smoothies caseros, ya que él es muy fan de esas cosas. Y cuando se me estropeó el antiguo robot de cocina, no vi una oportunidad mejor para hacerme con uno que en el pack viniera ésta batidora.
Aunque al final he sido yo la que con los polos la ha estrenado, jeje.
Es una receta muy sencilla, con ingredientes de andar por casa, y que cualquiera que los pruebe va a querer repetir.
Quedan muy suaves, pero con un sabor a melocotón ¡Buenísimo! Y además para estos calores que nos van a venir éste verano, perfecto, son súper refrescantes.

¡Espero que os guste! 



Ésta es mi quinta aportación al reto:

En el reto Color y sabor de temporada Pilar Monge es la encargada de seleccionar una fruta y una verdura de temporada, que es la qué está en su época de recolección y es su mejor época de consumo ya que se aprovechan al 100% sus cualidades organolépticas. Además es cuando más fáciles son de encontrar los productos, y salen más ecomómicos.
Entonces, todos los participamos elegimos entre una de ellas, y hacemos una nueva receta dulce, o salada.
Éste mes se nos dió a elegir:
- Fruta: Los melocotones.
- Verdura: El nabo.

Éste mes la elección fue rápida. No es que el nabo sea un producto de mi devoción, pero aunque tampoco me disguste sabía que iba a resultarme complicado encontrarlo.
Así que decidí tirarme a lo fácil e ir por los melocotones, que ahora ya están en todas las fruterias, y hacer una receta totalmente de verano.



(6 unidades)
INGREDIENTES:
  • 2 Yogurths griegos sin azucarar
  • 2 Melocotones maduros
  • 75 g de azúcar granillo




PREPARACIÓN:

Cortamos los melocotones. Después los pelamos, ya que su piel al ser peluda y muy gruesa no es precisamente buena para consumir.
Éstos deben estar perfectamente maduros, pero sin estar pasados. Para saber bien si están maduros, estos debes estar enrojecidos y con manchas amarillentas, nada de tonos verdes.

Los cortamos en pequeños gajos.

Disponemos los melocotones en el vaso batidor del robot de cocina.

Tritura la pulpa de los melocotones  hasta que queden pedacitos muy pequeños.

Sobre la pulpa de los melocotones agregamos el azúcar y los yogures griegos.
Lo oportuno es que sean este tipo de yogures ya que son muy cremosos.

Trituramos a velocidad media.

Cuando sea un preparado homogéneo estará listo.

Repartimos el preparado en unos moldes para polos.
Éstos moldes se encuentran en cualquier tipo de bazar, o en tiendas de cocina.

Los llenamos hasta el borde.

Ponemos las tapas y metemos en el congelador durante 5 horas como mínimo.

Pasado el tiempo, desmoldamos.
Para hacerlo más facilmente, disponemos el molde de los polos bajo el grifo con agua caliente durante unos segundos.

Éste es el resultado final de nuestros polos de melocotón.

Un sabor suave, a melocotón muy rico y refrescante.
¡Qué aproveche!



Si te gusta esta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para así poder ver lo bien que te ha quedado😊



Seguir con la receta

20 de junio de 2015

Pastel de carne

En éste desafío en el que la carne picada es el ingrediente común, a mi me ha tocado la receta de meat pie o pastel de carne.
Aunque a la traducción son lo mismo, en la realidad son algo diferente. Meat pie es una especie de empanada de carne, mientras que el pastel de carne únicamente la carne forma parte de sus ingredientes.
Son unos platos típicos del continente de Oceanía, donde es común que formen parte del fast food o comida callejera, aunque hoy dia en cualquier lugar del mundo se puede encontrar una derivación de la receta.
Meat pie hace referencia a un pastel o empanada rellena de carne y otros sabrosos ingredientes como el tocino de la carne, distintas verduras y bien salseado, a veces incluso con distintos tipos de cerveza.
El pastel de carne es un plato elaborado principalmente por carne picada normalmente de ternera, cerdo, cordero, o una combinación de ellas, aderezadas con hierbas aromáticas.
Suele tener forma compacta rectangular, que se consigue haciéndolo ahumado o al horno.
Se sirve por regla general caliente como base de la comida, aunque también es común servirse frío como fiambre, o dependiendo de la textura que tenga, como paté.
Yo nunca lo había hecho, y a partir de ahora será un usual en mi cocina. ¡Nos encantó!

¡Espero que os guste!


El pastel de carne es mi quinta aportación al reto:

¡Nos vamos de vacaciones! Sí sí... Las bosses nos dan un respiro, y no tendremos desafío hasta Septiembre.
Así que esta entrada tenía que ser especial, ésta vez las bosses nos engañaron, y no fueron ellas si no las veteranas del grupo las que eligieron de que trataría este desafío especial fin de curso.
Tras darnos pistas en las que se podía intuir (que no acertar...) que el ingrediente denominador en todas las recetas sería la carne picada, y que habría una receta con éste ingrediente por cada continente mundial... Llegó el turno de elegir, y a mí me tocó el meat pie, o pastel de carne.
¡Genial! Nunca lo había hecho, pero tenía varias recetas en marcadores del pastel de carne por si alguna vez me decidia. Así que ¡Enseguida me puse al lio!
Las otras opciones que había era mousaka griega, empanada criolla, bobotie o gyoza. Si queréis ver cómo se lo han currado el resto de compañeros de desafío, no dudéis en visitar la entrada del blog Desafío en la cocina. (Especial fin de curso).





(4 pax)
INGREDIENTES:
  • 3 Patatas grandes
  • 2 Dientes de ajo
  • 2 Zanahorias
  • 1 Puerro
  • 1/2 Kg de carne picada magra de ternera
  • 200 ml de vino blanco
  • 100 ml de tomate frito casero
  • C/s de queso rallado
  • 8 Lonchas de bacon
  • Orégano al gusto
  • Sal
  • AOVE




PREPARACIÓN:

En una cazuela con agua al fuego, ponemos a cocer las patatas con piel.
Yo he usado patata roja, de la variedad "red pontiac", que son especialmente buenas para cocer, ya que tienen un sabor a tierra especial y no se deshacen  tras la cocción.

Mientras tanto, en una sartén con aceite, sofreimos los dientes de ajo previamente pelados y picados en brunoise.

Limpiamos las zanahorias y cortamos en brunoise.
Cuando el ajo empiece a tomar color, las agregamos.

Echamos también el puerro cortado en brunoise, y dejamos pochar a fuego medio durante 10 minutos.

Salpimentamos la carne picada.

Y la añadimos a la sartén.

Con ayuda de dos paletas de madera, vamos deshaciendo la carne para que no queden trozos excesivamente grandes y juntándola con las verduras para que adquiera todo su sabor.

Cuando la carne vaya tomando color, agregamos el vino blanco.
Dejamos a fuego medio durante 10 minutos, hasta que el vino se evapore.

Echamos el tomate frito.
Lo ideal, como en mi caso es usar tomate frito casero. El sabor será mucho más potente y se notará mucho en la calidad del plato final.

Bajamos el fuego, y al chup, chup dejamos que el tomate se vaya reduciendo y espese la salsa durante aproximadamente 10 minutos.

Una vez que las patatas estén cocidas, dejamos reposar durante unos minutos para que atemperen y podamos manejarlas con facilidad.

Cortamos las patatas en gajos pequeños, salpimentamos y echamos orégano al gusto.

Con ayuda de un tenedor, machacamos las patatas hasta que tengamos un puré de patatas homogéneo y sin grumos, pero que no tenga la textura que tiene al pasarla por el pasapurés.

Elegimos un molde apto para el horno con un mínimo de 6 cm de altura, y lo cubrimos con papel sulfurizado.
Ponemos el horno a calentar a 200ºC mientras hacemos las capas con el puré y la carne picada.

Disponemos las lonchas de bacon sobre el papel sulfurizado, de manera que queden encadenadas unas sobre otras.

Cubrimos el  fondo del molde, por encima del bacon con el puré de patata.
Lo estiramos de tal manera que quede una fina capa, pero cubra todos los huecos.

Ahora hacemos lo mismo con la carne picada.

Dividimos lo que nos quede de puré de patata en dos.
Echamos la primera parte y extendemos.
Sobre ella, ponemos queso rallado, y agregamos la carne picada sobrante.

Después, añadimos el puré de patata y estiramos.
Ponemos sobre él los pliegues del bacon que sobresalen de las paredes del pastel.

Colocamos el molde en la bandeja central del horno, y cocinamos durante unos 10 minutos.
Pasado el tiempo, sacamos del horno, y dejamos que asiente el pastel, para que al cortar no se desmorone.

Sobre una bandeja, le damos la vuelta a nuestro pastel.

Éste es el resultado final de nuestro pastel de carne.

Y asi es cómo se ve al cortar las porciones.

¡Qué aproveche!



Si te gusta esta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para así poder ver lo bien que te ha quedado😊

Seguir con la receta

© Andreíta come de todo