25 de marzo de 2022

Polvorosa de pollo

Hoy cruzamos el charco para disfrutar de un clásico de la cocina venezolana y del recetario de Armando Scanonne en concreto, adaptándola a mí cocina y a las circunstancias... Y es que tal y como están las cosas ahí fuera ahora mismo, me ha costado hacerme con algún ingrediente, pero merecerá la pena 💪🏻.



Una especie de empanada que se compone  de una masa quebrada rellena de un jugoso guiso de pollo al estilo utilizado en la cocina criolla, siempre cuidando esa proporción dulce - salado que es adictiva.


No es un pastel de pollo cualquiera, es una fiesta de texturas, aromas y sabores, que tiene algo especial y hace que la gente en Caracas quiera comerlo una, y otra, y otra vez y seguro que si lo pruebas, tu también.


¡Espero que os guste!





Con esta receta participo en el reto:

.En el reto tus recetas, dónde hacemos un plato usando como norma principal, un ingrediente elegido a votación que haya pasado por un proceso de elaboración y envasado, tal y como lo es la masa quebrada, que para su obtención se mezcla, bolea, da forma y envasa a niveles de supermercado.
Podéis ver todas las recetas en las que la hemos utilizado en el recopilatorio Reto Tus recetas: Masa quebrada o brisa.





INGREDIENTES:
  • 2 Placas de pasta quebrada
  • 1 Pechuga de pollo
  • 2 Dientes de ajo
  • 1/2 Cebolla
  • 1/2 Pimiento rojo
  • 1/2 Pimiento verde
  • 50 ml de concentrado de tomate
  • 75 ml de vino blanco
  • C/s de aceitunas verdes 
  • C/s de olivas negras
  • C/s de alcaparras
  • 1 Clara de huevo
  • AOVE
  • Sal
  • Especias y hierbas aromáticas: C/s de orégano, pimienta negra




PREPARACIÓN:

En una sartén disponemos un buen chorro de AOVE, echamos los ajos machacados y doramos.

Una vez hayan cogido color, agregamos la cebolla y los pimientos cortados en brunoise.

Cuando estén pochados, agregamos la pechuga de pollo cortada en trozos no muy grandes, y dejamos que se cocine por completo.

Entonces, apagamos el fuego, sacamos la pechuga y con ayuda de un tenedor y un cuchillo, desmigamos la carne del pollo.

La llevamos de nuevo a la sartén con las verduras, ponemos a fuego medio y salpimentamos al gusto.

Echamos las olivas y las aceitunas cortadas en rodajas.

Y añadimos entonces el tomate, el orégano y las alcaparras.

Mezclamos, añadimos el vino, o vinagre balsámico que también le da un punto de acidez muy interesante y dejamos cocinar durante 15 minutos aproximadamente.

Disponemos una de las placas en la base del molde que vayamos a usar, en mi caso una fuente de 26cm de diámetro con los bordes ondulados. Picamos con ayuda de un tenedor la base, y agregamos el relleno.

Tapamos con la otra base y damos la forma que queramos a los bordes y a la decoración.
Pintamos con la clara de huevo y llevamos al horno precalentado a 200 º C durante 35 minutos aproximadamente

Pasado el tiempo, dejamos templar antes de desmoldar, y al hacerlo pasamos directamente nuestra polvorosa al plato de presentación.

Éste es el resultado final de nuestra polvorosa de pollo.

Y éste es su aspecto al corte.

¡Qué aproveche!



Déjate embriagar por el espectacular sabor de esta empanada caraqueña.

Si te gusta esta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para así poder ver lo bien que te ha quedado 😊

Seguir con la receta

20 de marzo de 2022

Hamburguesa de sepia

En estos años os he mostrado las diferentes versiones que hago en casa de las hamburguesas. 

Algunas muy clásicas y otras con un toque diferente, aunque la que traigo hoy llevaba mucho tiempo con ganas de prepararla en casa ya que al empezar a trabajar tras los estudios de Cocina y Gastronomía hice muuuchas de estas. Una hamburguesa que resalta entre todas ya que no es la opción más común.


Comenzando por el tierno pan que resalta por su color y nos anuncia cuál va a ser el ingrediente principal: La sepia, que no siempre tiene que ser a la plancha o como parte de un refrito, si no que combinado con otros ingredientes, se le da forma y se convierte en la base de esta fast food gourmet.


Así que deja a un lado lo convencional, y llena de color tu dieta con estas hamburguesas de sepia que resalta también por lo riquísimas que están.

 


¡Espero que os guste!




Con esta receta participo en el reto:

En el reto Desafío en la cocina, se nos da un ingrediente o una receta y nosotros tenemos que hacer nuestra propia versión intercalando platos dulces y salados.
Esta vez la propuesta ha sido muy sencilla y riquísima, del agrado de todos, porque existen tantas versiones como se le quieran dar.
Podéis ver todas las recetas que han hecho mis compañeros en: Desafío en la cocina: Nuggets y hamburguesas.




(2 pax)
INGREDIENTES:


Para los panes:
  • 250 g de harina de fuerza
  • 5 g de levadura de panadería
  • 1 Huevo
  • 100 ml de leche
  • 15 ml de AOVE
  • 2 Sobres de tinta de calamar
  • 10 g de azúcar
  • 5 g de sal
  • C/s de semillas de sésamo


Para las hamburguesas:
  • 360 g de sepia
  • 30 g de pan rallado
  • 25 ml de leche
  • C/s de perejil
  • AOVE
  • Sal


Para el alioli:
  • 4 Dientes de ajo
  • 1 Huevo
  • C/s de aceite de girasol
  • Sal
  • C/s de tinta de calamar


  • 1 Patata grande
  • C/s de lechuga de roble



PREPARACIÓN:

Primeramente hacemos el alioli, tal y como hicimos en ésta receta. En el vaso de la batidoraa de mano disponemos los ajos, la sal, el huevo y la tinta de calamar en éste caso. Echamos poco a poco el aceite de girasol mientras batimos a velocidad máxima, primero sin mover la batidora de la parte de abajo, después hacemos unos cuantos movimientos por todo el vaso hasta que la salsa quede bien espesa.


Para los panes:

En el vaso del robot de cocina (o en cualquier bol amplio si vamos a hacerlo a mano), disponemos la harina junto con la levadura de panadería seca, si esta es prensada, disolver en parte de la leche de la receta.

Disponemos el resto de ingredientes y comenzamos a mezclar.

Una vez que comience a amasarse agregamos la tinta de calamar y mezclamos unos minutos hasta formar una masa homogénea y pegajosa. 

Engrasamos un molde con AOVE, voleamos la masa y dejamos reposar hasta que doble su volumen, aproximadamente 90 minutos.

Pasado el tiempo, el aspecto de la masa será este.

Trabajamos de nuevo la masa, racionamos la masa en dos partes iguales.

Remetemos las masas y boleamos

Disponemos en la bandeja del horno con papel sulfurizado y un paño limpio por encima, y dejamos levar de nuevo durante 1 hora.

Pasado el tiempo cuando la masa haya fermentado de nuevo, pintamos la superficie con agua, y espolvoreamos semillas de sésamo al gusto.

Metemos en el horno precalentado a 220ºC durante unos 12 - 15 minutos.

Pasado el tiempo, sacamos del horno y dejamos que temple antes de cortarlo por la mitad horizontalmente para poder rellenarlas.


Para las hamburguesas:

Disponemos la sepia fresca y troceada en el robot de cocina o vaso batidor.

Añadimos el pan rallado, la leche la sal y el perejil.

Trituramos a máxima potencia dando pequeños golpes para no obtener una masa completamente triturada, si no que se noten pequeños tropezones.

Hacemos cuatro bolas de igual tamaño, aplastamos para formar las hamburguesas, y cocinamos en una sartén con AOVE a fuego medio, unos 4 minutos aproximadamente por cada lado


Lavamos y pelamos la patata, cortamos con el cuchillo ondulador. Freímos en abundante aceite de oliva, al hacerse, dejamos reposar en un plato con papel absorbente.

Montamos las hamburguesas en los platos de presentación, las patatas a un lado y en el pan disponemos unas hojas de lechuga de roble, y las hamburguesas de sepia.

Echamos una cantidad generosa de alioli en cada hamburguesa y tapamos.

Éste es el resultado final de nuestras hamburguesas de sepia.

Y éste es el aspecto que tiene al morder.

¡Qué aproveche!



Por que no siempre las hamburguesas tienen que ser iguales.

Si te gusta esta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para así poder ver lo bien que te ha quedado 😊

Seguir con la receta

17 de marzo de 2022

Tarta Guinness {St Patrick´s day}

 A estas alturas, ya todos sabemos como somos aquí en España, y lo que nos gusta un buen sarao, así que a nadie le extrañará que el día del patrón de la isla esmeralda, nosotros nos sintamos irlandeses y nos unamos a la celebración.


Vestidos de color verde, con tréboles y sombreros de duende o con una pinta de cerveza, cada 17 de marzo se conmemora la muerte de san Patricio en el siglo V en prácticamente todos los lugares del mundo donde haya una colonia irlandesa.



Yo llevaba mucho tiempo queriendo hacer ésta tarta que, a pesar de lo que pueda parecer, es muy suave y no sabe a cerveza, aunque ésta aporta una densidad y una textura húmeda al pastel y realza aún más el sabor del chocolate. Es típica en este día debido a que simula una pinta de cerveza Guinness, el cuerpo negro con el bizcocho, y el frosting de azúcar, mantequilla y mascarpone hace las veces de espuma blanca.


Es ideal para tomar recién hecha pero a medida que pasan las horas va adquiriendo una textura más pesada, como si fuera un brownie, y con el contrapunto del frosting se hace brutal a cada bocado, sin resultar empalagoso.



¡Espero que os guste!









INGREDIENTES:


Para los bizcochos:
  • 215 g de harina de trigo
  • 200 g de mantequilla
  • 325 g de azúcar 
  • 70 g de cacao en polvo
  • 200 ml de cerveza negra Guinness
  • 100 ml de leche
  • 2 Huevos
  • 2 Cditas de levadura química en polvo
  • 1 Cdita de zumo de limón
  • 1 Cdita de extracto de vainilla


Para el relleno: 
  • 240 g de mantequilla
  • 250 g de queso mascarpone
  • 400 g de azúcar glass
  • 2 Cdas de leche



PREPARACIÓN:


Para los bizcochos:

Comenzamos mezclando la leche con el zumo de limón. Reposamos 10 minutos para que la mezcla haga su efecto y la leche se corte.

En un cazo ponemos la mantequilla cortada en trocitos medianos y agregamos la cerveza.
Disponemos en el fuego a baja temperatura para que se derrita sin llegar a ebullición.

Mientras tanto tamizamos la harina junto con la levadura. Reservamos hasta su uso.

Para entonces, nuestra mantequilla junto con la cerveza estará derretida; Retiramos del fuego.

Agregamos el azúcar junto con el cacao. Disolver con ayuda de unas varillas de cocina.

Disponemos la mezcla en el bol del robot amasador, agregamos los huevos.

Comenzamos a batir, fuerte al inicio para que los huevos se mezclen bien, y después a velocidad lenta.

Que nos permita ir agregándole la harina junto con la levadura tamizada a cucharadas sin que se desborde por el giro de la pala mezcladora.

Agregamos entonces la leche cortada que tendrá este aspecto junto con el extracto de vainilla.

Y batimos de nuevo hasta formar una masa homogénea.

Distribuimos en moldes (En mi caso en cuatro moldes para layer cake de 15 cm de diámetro) previamente engrasados para que su desmoldado sea perfecto.
Metemos en el horno precalentado a 180ºC y cocemos durante 15 minutos aproximadamente.

Pasado el tiempo, reposamos durante 15 minutos sobre una rejilla para que enfríen uniformemente por todos los lados, quitamos el capote de los bizcochos con ayuda de un cuchillo de sierra para dejarlos lo más rectos posible y reservamos hasta su uso.


Para el relleno:

Disponemos la mantequilla a temperatura ambiente desde un par de horas antes en un bol junto con la leche.

Añadimos el azúcar también.

Con la pala de mezclar, batimos a velocidad media hasta que esté todo bien integrado. Entonces, añadimos el queso mascarpone.        

Batimos hasta formar una crema esponjosa, suave y aireada.
Disponemos la mezcla en una manga pastelera con boquilla redonda grande (12).

En el plato de presentación disponemos un puntito del relleno para pegar el primer bizcocho y que no se tambalee.

Comenzamos a montar nuestra tarta disponiendo el primer bizcocho sobre el centro del plato de presentación. Después el relleno, y otro bizcocho, tantas veces como sea necesario hasta acabar con los bizcochos.

Para el relleno hacemos un circulo por el perímetro del bizcocho de manera que quede bien presentable hacia fuera. Intentamos que nos queden los nexos de unión del relleno en cada capa, siempre en el mismo lado.

Con ayuda de una lengua de cocina, agregamos una cantidad generosa en cada capa del relleno.

Y con ayuda de una espátula de cocina, alisamos y rellenamos hasta los bordes.

En la última capa, echamos un poco del relleno por los laterales, y rellenamos y alisamos los laterales de la tarta, por último añadimos todo el relleno por encima y con la misma espátula le damos la forma que deseamos.

Llevamos a la mesa.

Éste es el resultado final de nuestra Tarta Guinness para el día de San Patricio.

¡Qué aproveche!



Un pedacito de esta tarta y te transportas a Irlanda.

Si te gusta esta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para así poder ver lo bien que te ha quedado 😊

Seguir con la receta

© Andreíta come de todo