27 de marzo de 2014

Botillo del Bierzo

El Oeste de la provincia de León es el reino del Botillo.
Es un plato sustancioso en el que preside éste embutido berciano acompañado de una buena guarnición de berza y patata, que no falta en ninguna celebración y fiesta de la comarca, especialmente en época de invierno.

Éste producto cárnico se elabora en las tan conocidas matanzas, desarrollándose en distintas etapas que se completan cuando el botillo adquiere su consistencia.
Primeramente, se seleccionan y trocean las carnes frescas: costillas, espinazo, rabo, carrillera, paleta y lengua del cerdo, que después se adoban con sal, pimentón, ajo y especias y se embuten en el ciego, una tripa que forma la primera parte del intestino grueso que también está adobada.
Después pasa a ahumarse, como prácticamente todos los embutidos de nuestra provincia. De ésta manera el producto adquiere ese sabor particular producido al quemar leña de encina o roble durante al menos un día.
Por último, se somete a unos días de secado para eliminar el agua, haciendo que el embutido quede prieto y firme.
Estos pasos tienen una duración mínima de 5 días, aunque pueden llegar a los 9 días.

Ésta es posiblemente una de las IGP más reconocidas debido a su popularidad en éstas tierras, puesto que no es muy común encontrarlo en muchos otros sitios de España, y en la comarca del Bierzo se producen 300.000 kg de botillo al año.

En mi casa nunca ha faltado un buen plato de botillo, a todos nos encanta, y aunque últimamente lo consumimos más en Arroz caldoso, no podemos decir que no a un plato de éste auténtico manjar de reyes 😉

¡Espero que os guste!







(4 pax)
INGREDIENTES:
  • 1 Botillo del Bierzo IGP
  • 1´5 Litros de agua
  • 2 Patatas
  • 400 g de repollo
  • 50 g de zanahorias
  • Sal




PREPARACIÓN:

El botillo es un producto cárnico típico leonés, exactamente de la región del Bierzo, elaborado con distintas partes del despiece del cerdo, que se condimentan y embuten en el ciego para luego ahumarlo y secarlo. Es típico de la zona de el Bierzo, donde tiene una de la Indicación Geográfica Protegida más reconocida de España, aunque también se encuentra en ciertas partes de Galicia.
Disponemos el botillo sobre un paño limpio de cocina.
Lo enrollamos sobre éste de manera que quede en el interior del mismo. Con un hilo bramante, le hacemos unos cuantos nudos para que quede bien prieto.

Metemos el botillo en la olla a presión y llenamos con agua hasta su capacidad máxima, de manera que quede cubierto.
Ponemos a hervir y una vez llegue a ebullición, tapamos la olla y cocemos a presión baja durante 40 minutos.
La manera en la que se hace tradicionalmente el botillo, es cociéndolo en una olla a fuego lento durante 3 horas aproximadamente, ya que el promedio de tiempo para un botillo de 1kg es de 2 horas.
45 minutos antes de la cocción agregamos las verduras, y 15 minutos después añadimos los chorizos y las patatas.
Nosotros lo adaptaremos a las cocinas caseras de hoy en día y lo haremos en olla a presión pero bien podréis hacerlo siempre así.

Pasados los 40 minutos de cocción, una vez que la olla haya perdido toda la presión, abrimos. Así es como se ve, el agua ha cogido toda la sustancia de la carne.

Sacamos el botillo de la olla, agarrándolo por los hilos, reservamos en una tabla de cocina hasta que temple un poco y podamos manejarlo.

En el caldo de la cocción del botillo, agregamos las zanahorias, el repollo (En Galicia suelen ser grelos) y las patatas chascadas en trozos grandes.
Yo he decidido no meterle chorizo, aunque es lo usual.

 Subimos el fuego, y una vez llegue a ebullición, tapamos la olla y cocemos las verduras durante 10 minutos.

Con ayuda de unas tijeras, cortamos el hilo bramante para proceder a desenvolver el botillo.

 Retiramos los hilos y descubrimos la carne.
El botillo permanecerá intacto gracias a la cocción con el paño. Si no se hace de esta manera, se corre el riesgo de que se abra durante la cocción.

Retiramos el cordel del propio botillo y lo abrimos en cuatro trozos grandes.

Pasado el tiempo, tras la cocción de las verduras, servimos en el plato.
Las patatas, junto con las zanahorias y el repollo por un lado, acompañando el botillo.
También se puede regar con un poquito de la salsa roja impregnada por la sustancia y los aromas del embutido y las verduras.

Aquí se aprecia mejor el interior del botillo, con rabo, costilla, espinazo, paleta... Bien adobado.

Éste es el resultado final de nuestro botillo del Bierzo.

¡Qué aproveche!



Si te gusta ésta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto  mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para poder ver lo bien que te ha quedado 😊.

Seguir con la receta

25 de marzo de 2014

Rollitos de primavera con salsa agridulce

Una de las ventajas que tiene vivir en la capital (No es que León sea el centro del mundo, pero desde luego en mi pueblo no tenemos éstos privilegios jejeje) es que cuando no sabes que hacer para cenar, no "tienes nada en casa" o simplemente no te apetece cocinar, llamas al restaurante que más te apetezca y te lo llevan a domicilio.
Nosotros es algo que solemos hacer de vez en cuando, y casi siempre al chino.
Tenía ganas de aprender a hacer los rollitos de primavera que tanto me gustan, y cuando vi la receta en Mi Adorable Cocina, decidí que tenía que hacerla cuanto antes!
El resultado es buenísimo, con muy buen sabor y muy crujientes, como debe ser,

¡Espero que os guste!







(6 unidades)
INGREDIENTES:


Para la Salsa agridulce:

  • 1 Cda de vinagre de manzana
  • 1´5 Cdas de kétchup
  • 2 Cditas de azúcar
  • 1 Cda de AOVE
  • Sal
  • Pimienta



Para los rollitos de primavera:

  • 3 Hojas de pasta philo
  • 100 g de cebolla
  • 300 g de repollo
  • 2 Zanahorias
  • C/s de brotes de soja
  • 1 Filete de lomo de cerdo
  • C/s de vinagre de módena




PREPARACIÓN:


La salsa agridulce:

Disponemos en un bol el vinagre

Agregamos el aceite. Yo lo usé de oliva para potenciar más el sabor, pero se puede usar de girasol.

Agregamos la sal y la pimienta.

Incorporamos el azúcar.

Agregamos el ketchup.

Mezclamos todo hasta que forme una salsa homogénea.
Hay quién también le agrega salsa de soja para que le aporte un punto más de acidez.

Reservamos la salsa agridulce en el frigorífico durante al menos, una hora para que se impregnen todos los sabores.
Obviamente, esta salsa no tendrá nada que ver con la que hay en los restaurantes chinos muy líquida, rosa y con el punto justo de dulce para que contraste con el ácido, pero el resultado, no está mal.



Los rollitos de primavera:

En una sartén con un chorro de aceite de oliva, agregamos la cebolla cortada en juliana y dejamos que tome color.

Cuando la cebolla haya dorado, agregamos la zanahoria cortada en juliana muy fina.

Tras unos minutos, cuando la zanahoria haya reblandecido un poquito, agregamos el repollo cortado en tiras.

Salteamos las verduras hasta que la berza se haya cocinado todo lo posible para que esté hecha pero al morder tenga un punto de crujiente.

Retiramos el salteado y lo disponemos en una fuente. agregamos brotes de soja al gusto.

Mientras tanto, en una sartén antiadherente con muy poco aceite, agregamos el filete de cerdo cortado en taquitos muy finos.
Es importante que tanto las verduras como el lomo de cerdo se haga con la mínima cantidad de aceite, ya que al freír los rollitos éstos ya adqieren excesiva grasa.

Incorporamos la carne al salteado.

Mezclamos todo y agregamos un toque de vinagre de módena.

La pasta brick es una lámina finísima de masa, una oblea de gran tamaño (suelen venir con un diámetro de 23 cm) muy similar a la pasta filo. Hoy en día se encuentran en todos los supermercados.
Como os digo, la oblea es grande. Yo la corto a la mitad, y con un poco de maña, de una oblea saco dos rollitos. (Si se hace con una sola oblea, introducir más cantidad de relleno para hacerlo de mayor tamaño ya que si no la cantidad de masa y su crujiente sería excesivo)

Colocamos la cantidad deseada de relleno en un extremo de la media oblea de pasta brick.

Disponemos el relleno un poco más hacia el centro, de manera que la pasta sobrante lo pueda cubrir.

Con el extremo cubrimos el relleno y pillamos la punta para que no se salga.
Si es necesario, "pegar" con un poco de agua para que se mantenga fija.

Doblamos los bordes por encima del rollito

Comenzamos a enrollar. Humedecemos con un poquito de agua el extremo final del rollito, seguimos rodando y finalizamos el rollito.
En algunos sitios he leído que hacen una especie de lechada a base de agua y harina para pegar los extremos de la pasta brick. No es necesario, con agua es suficiente.

Cuando acabemos de hacer los rollitos, los dejamos reposar en la nevera durante mínimo 30 minutos para que la pasta brick se pegue y se seque sellando los dobleces para que al freír nada se salga.

Pasado ese tiempo, y en una sartén con abundante aceite caliente freímos los rollitos.

Vemos como al entrar en calor con el aceite la masa se infla y se vuelve crujiente

Pasado unos minutos, cuando los vbordes empiecen a dorarse, les damos la vuelta.
Dejamos que se hagan por el otro lado.

Al sacarlo lo disponemos en un plato con papel absorvente para que recoja todo el aceite sobrante, que será mucho, por que esta pasta "chupa" mucho.

Servimos los rollitos de primavera  acompañados de nuestra salsa agridulce casera.

Éste es el resultado final de nuestros rollitos de primavera.

Así quedan al corte.

¡Qué aproveche!



Si te gusta esta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para así poder ver lo bien que te ha quedado😊

Seguir con la receta

23 de marzo de 2014

Paella de Domingo

Sin duda, el Domingo es el día nacional de la paella en muchas de nuestras casas.
El día en el que se reunen las familias, se invitan a amigos y los cocinillas quieren mostrar al mundo como cocinan este manjar. Cada persona tiene una manera de hacerlo, por supuesto a cada cual mejor.
Lo que si hay que decir, es que éstos platos, no son paellas, o al menos no las famosas Paellas valencianas ya que ésta receta tiene una elaboración exacta y unos ingredientes muy concretos.
Ya que cada uno le aporta su toque especial, el pasado año se propuso la idea de un sitio en el que juntar todas las recetas de la comunidad valenciana, para conocer los cambios de una a otra y defender la auténtica paella valenciana. Es la wikipaella.
Mi manera de hacerla es ésta, para nada tiene que ver con la auténtica pero a mi me encanta!
Espero que os guste!



(3 pax)
INGREDIENTES:
  • 1 Puerro
  • 1/2 Pimiento verde
  • 1/2 Pimiento rojo
  • 100 g de guisantes
  • 50 ml de tomate frito casero
  • 300 g de chipirones
  • 6 Anillas de calamar
  • 3 Mejillones
  • 6 Almejas
  • 3 Trozos medianos de congrio
  • 3 Trozos medianos de merluza
  • 6 Gambas arroceras
  • 3 Medidas de arroz
  • 750 ml de agua
  • 1 Rodaja de limón
  • Sal
  • AOVE




PREPARACIÓN:

En una paellera parisien con un chorro de aceite, pochamos el puerro cortado en cuartos y después en tirás, para que apenas se note.
Para la paella, yo suelo echarle puerro en vez de cebolla ya que con la cebolla el sabor se dulcifica un poco para mi gusto.

Cuando el puerro comience a pocharse, agregamos los pimientos cortados a la jardinera, en cuadrados de 1 cm por 1 cm, para que al hacerse, los trozos se sigan viendo.

Agregamos los guisantes. Los mios están congelados.
Les damos un par de meneos para que se integren con el resto del sofrito.

Agregamos el tomate frito.

Mezclamos el refrito, y dejamos que el tomate se consuma durante unos 7 minutos que es el tiempo que tardarán en hacerse los guisantes.

Pasado ese tiempo, agregamos los chipirones.
En este caso han sido los pulpitos y las aletas de los chipirones, además de unos cuantos de pequeño tamaño que no valían para rellenar cortados en rodajas.

Tras unos minutos, cuando los chipirones comiencen a hacerse, agregamos los calamares.

Después agregamos el resto del pescado.

Dejamos al fuego hasta que las almejas se abran.

En ese momento, agregamos el caldo de pescado y el paellador. (Yo ya lo he disuelto en el caldo para que se disperse por igual en toda la paella)

Agregamos el agua y lo ponemos al fuego hasta que comience a hervir.
Mi cantidad para echar agua, es dos veces y media la cantidad de arroz.

Cuando comience a hervir, agregamos el arroz.

Lo ponemos a fuego fuerte y dejamos cocer hasta que el arroz se haga, aproximadamente, 20 minutos.

Es importante no remover el arroz para que ésta quede seca y suelta.
Yo meto una cuchara para controlar cuando comienza a pegarse el fondo del arroz, en ese momento bajo el fuego y dejo que se tueste consumiendo todo el caldo.
Agregamos los langostinos.

Cuando hayan pasado los 20 minutos, agregamos el limón y dejamos reposar tapado con un paño.

Tras los cinco minutos de reposo, se sirve.

Éste es el resultado final de mi paella.
 

A mi me encanta el toque de la acidez del limón.

Y más con  el socarrat (El quemado de la paella que hemos conseguido)
Espero que os guste.





Si te gusta ésta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto  mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para poder ver lo bien que te ha quedado 😊.
Seguir con la receta

© Andreíta come de todo