29 de diciembre de 2021

Sopa de picadillo

 Pocas cosas me prestan más en invierno, que preparar un cocido para poder tomar una sopita rica y reconfortante a la hora de la cena.

Bien es cierto, que la sopa de cocido que nosotros solemos hacer por León dista mucho de la que os presento hoy aquí (Podéis verlo en ésta receta) Y es que la sopa de picadillo aprovecha el caldo y los componentes del puchero del sur, resultando aún así bastante más escueta en lo que a sabor se refiere, pero con todos los tropezones que vienen después, la cosa cambia...

Huevo cocido, pan frito y jamoncito rico y como colofón un toque de hierbabuena que le va de maravilla y te traslada directamente a Sevilla o Almería, donde es típica esta preparación.



¡Espero que os guste!




Con esta receta participo en:

El Reto #Asaltablogs es una divertida manera de conocer blogs ajenos, y tras urgar  por todas sus recetas, cocinar una de ellas dándole nuestra propia versión.
En un mes tan especial en el que nos pillan las fiestas de por medio, toca asalto invisible, o lo que es lo mismo, un asalto masivo aleatorio en el que por sorteo cada cual que es asaltado, asalta a otro compañero de manera que todos somos robados.
Como nos pilla en épocas muy especiales, el asalto de este mes es invisible, por lo que todos asaltamos y somos asaltados. Yo he invadido las cocinas de Noemí de Todo cooking y me he llevado su riquísima Sopa de picadillo con cuscurritos.





INGREDIENTES:
  • 1 Litro de caldo de cocido con algunos garbanzos
  • 100 g de fideos
  • 80 g de jamón serrano
  • 40 g de chorizo
  • 2 Huevos duros
  • C/s de pan duro
  • Especias y hierbas aromáticas: C/s de hierbabuena



PREPARACIÓN:

De un cocido preparado el dia anterior apartamos un litro del caldo de la cocción, previamente desgrasado, junto con una cacetada de garbanzos, disponemos en una cazuela.

Calentamos a fuego medio hasta que rompa a hervir, en ese momento agregamos el chorizo cortado en taquitos pequeños.

Y agregamos igualmente el jamón serrano.

Echamos los fideos y cocinamos a fuego medio durante 6 minutos o el tiempo indicado para que los fideos queden bien cocidos.

Pasado el tiempo, agregamos los huevos cocidos picados.

Una vez echa, apagamos el fuego, dejamos que se corte la ebullición.
Mientras tanto podemos tostar unos picatostes para acompañar la sopa.

Servimos de inmediato, acompañando de los picatostes y unas hojitas de hierbabuena.

Éste es el resultado final de nuestra sopa de picadillo.

¡Qué aproveche!



De lo más reconfortante para las cenas de invierno. Si te gusta esta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para así poder ver lo bien que te ha quedado 😊

Seguir con la receta

24 de diciembre de 2021

Salami de chocolate

Es sorprendente como nos damos cuenta de lo rápido qué pasa en los años y lo que nos hacen cambiar. 

Recuerdo las navidades cuando era niña en las que los primos nos peleábamos por coger más langostinos, o cuando llegaba la sobremesa y dejábamos que las bandejas de frutos secos pasaran por delante de nosotros de manera indiferente, aunque no pasaba lo mismo con el turrón de chocolate... Nuestras madres tenían que hacerse con unas cuantas tabletas porque acaparaba toda nuestra atención y nos lanzábamos a por él, de pura gula.

Y van pasando los años, y los langostinos se convierten en una comida ocasional, los frutos secos son diarios, y con una tableta de chocolate te valen para todas las fiestas.


Así que viendo que no me llevan mucho, intento hacer los turrones de chocolate en casa, y este año he probado con este salami de chocolate tan vistoso, que llama mucho la atención y que es delicioso.




¡Espero que os guste!




Con esta receta participo un mes más en:

En el reto tus recetas, dónde hacemos un plato usando como norma principal, un ingrediente elegido a votación que haya pasado por un proceso de elaboración y envasado, y esta vez tendremos que usar azúcar moreno para hacer nuestras elaboraciones.
Podéis ver las recetas que han hecho mis compañer@s en Reto tus recetas: Azúcar moreno.





INGREDIENTES:
  • 200 g de chocolate negro
  • 85 g de mantequilla
  • 60 g de azúcar moreno
  • 1 Huevo
  • 100 g de galletas doradas trituradas
  • 100 g de frutos secos variados (Avellanas, almendras y pistachos)
  • 1 Cdita de extracto de vainilla
  • C/s de azúcar glass



PREPARACIÓN:

En un cazo con agua al fuego colocamos una fuente con el chocolate y la mantequilla, que fundiremos al baño María.

En un bol aparte mezclamos el azúcar con la vainilla y el huevo (Si se desea se puede agregar un chorro de ron).
Agregar todo a la mezcla de chocolate, revolviendo rápidamente para que el huevo no se cuaje.
Añadir las galletas troceadas, que no trituradas, para que al morderlo se noten los pedacitos.

En el mortero machacamos un poco los frutos secos.

Y los añadimos también a la mezcla de chocolate.
Apagamos el fuego, dejamos enfriar un poco para que la mezcla espese.

Entonces, verter la mezcla sobre papel film, enrollar sobre si misma hasta obtener una forma cilíndrica.
Dejamos enfriar toda la noche.

Pasado el tiempo, con ayuda de una cuerda de cocina, hacemos unos nudos para simular el embuchado de la chacina.

Disponemos azúcar glass en un plato, y untamos nuestro turrón con ella, para que parezca aún más un embutido.

Finalmente así queda nuestro salami de chocolate.

Éste es el resultado final de nuestro salami de chocolate.

Y así se ve al abrirlo por dentro.

¡Qué aproveche!

Os deseo una feliz Navidad y una noche mágica rodeados de los que más queréis, disfrutando (Sin dejar de extremar las precauciones) de su compañía aunque sean tiempos difíciles.



Un turrón de chocolate de lo más vistoso y delicioso. Si te gusta esta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para así poder ver lo bien que te ha quedado 😊

Seguir con la receta

20 de diciembre de 2021

Cinnamon rolls de Kinder

A punto de agotar los calendarios de adviento y sus chocolatinas, para dar paso a un sinfín de dulces navideños que nos harán salivar al máximo.


En mi casa es muy típico en estas fechas aparte de los polvorones y los turrones (sobre todo del duro y de chocolate) las rocas a los tres chocolates, los bastones de canela (que son unos bizcochitos con mucha canela, y secados al horno con una glasa alrededor que están terribles y que sin duda alguna vez traeré al blog); y sobre todo y ante todo el que para mi es el mejor dulce de todo el año: el Roscón de reyes.

En esta ocasión he querido tentar a la suerte para empezar una nueva tradición y añadir a esta lista los rollitos de canela que tanto me gustan, como sabéis de la primera vez que los hice.

Aunque esta vez la receta es un poco más compleja, o al menos para mi que nunca me había embarcado en el mundo de la masa madre y debo admitir que ha sido todo un reto ya que yo no me considero especialmente "panarra", y sobre todo una satisfacción ver lo bonitos que han quedado y lo ricos que están, con ese glaseado de Kinder.



¡Espero que os guste!







Con esta receta participo en el reto:

En el reto Desafío en la cocina, se nos da un ingrediente o una receta y nosotros tenemos que hacer nuestra propia versión intercalando platos dulces y salados.
Éste mes tan especial como es el de las Navidades, y para un desafío tan especial como es el dulce, hemos tenido que hacer rollitos de canela, aunque no precisamente rellenos de canela. Seguro que vemos muchas y muy buenas versiones en Desafío en la cocina: Rolls dulces.





INGREDIENTES:


Para el prefermento:
  • 30 g de Masa madre
  • 60 ml de leche
  • 40 ml de agua
Para la masa:
  • 400 g de harina de trigo
  • 150 ml de leche tibia
  • 1 Huevo
  • 50 g de mantequilla
  • 60 g de azúcar
  • C/s de sal

Para el relleno:
  • 40 g de mantequilla
  • 100 g de azúcar
  • 1 Cda de canela molida

Para el glaseado de Kinder:
  • 100 g de avellanas tostadas
  • 200 g de chocolate blanco
  • 140 ml de nata para montar 35% mg



PREPARACIÓN:


Para la masa:

Unos cinco días antes, comenzamos preparando la Masa madre de Ibán Yarza. En caso de tener una MM en reposo en la nevera, tan solo tendremos que refrescarla para volver a activarla y poder darle uso.

Disponemos los ingredientes del prefermento, mezclamos y reposamos durante 6 horas.


Para la masa y relleno:

Disponemos el prefermento y todos los ingredientes de la masa en el robot de cocina.
Mezclamos bien hasta que sea una masa elástica y homogénea. Colocamos en un molde engrasado cubierto por un paño de cocina y dejamos reposar durante 4 horas aproximadamente.

Pasado el tiempo, espolvoreamos un poco de harina en la superficie de trabajo y con ayuda de un rodillo estiramos intentando darle una forma lo más rectangular posible para que sea más fácil de maniobrar a la hora de enrollarlo.

Mezclamos la canela molida junto con el azúcar del relleno.

Con ayuda de un pincel de cocina, untamos por toda la superficie de la masa la mantequilla previamente fundida.

Espolvoreamos con la canela y el azúcar.

Y comenzamos a enrollar.

Cortamos los rollitos dándoles unos 3 cm de grosor aproximadamente.

Disponemos en un molde previamente engrasado.
Se le puede dar la forma que queramos, aunque lo más común es disponerlos pegados unos a otros como hice en la receta de rollitos de canela simples en esta ocasión a mi me apetecía darle forma de rosco para simular un roscón para comer con las manos. 

Dejamos reposar de nuevo, tapado con un paño durante 2 horas aproximadamente. Pasado el tiempo nuestra masa habrá doblado su volumen.

Llevamos al horno precalentado a 180ºC.

Y dejamos cocinar durante 30 minutos, hasta que estén bien doraditos en la superficie.

Sacamos del horno, y dejamos reposar en el molde durante 10 minutos antes de desmoldar.


Para el glaseado:

Disponemos las avellanas en el robot de cocina, y trituramos al máximo.

Derretimos el chocolate blanco.

Y mezclamos junto con la nata semimontada.

Agregamos la pasta de avellanas poco a poco hasta obtener una crema uniforme y brillante.
Otra opción es montar todo en el robot de cocina y hacer un relleno más esponjoso, como si de una nata montada se tratase.

Con ayuda de un plato, damos la vuelta al molde con los cinnamon rolls. Una vez desmoldado, damos la vuelta sobre el plato de presentación.

Vertemos bien del glaseado por encima, que se fundirá con el calor residual de la masa recién hecha.

Llevamos a la mesa y dejamos que reposen o podemos comerlos calentitos, eso al gusto del consumidor 😊.

Éste es el resultado final de nuestros cinnamon rolls de Kinder.

Y así de tiernos es como se ven por dentro.

¡Qué aproveche!



En cualquier época los cinnamon rolls molan, pero en Navidad mucho más. Si te gusta esta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para así poder ver lo bien que te ha quedado 😊

Seguir con la receta

© Andreíta come de todo