29 de diciembre de 2013

Tarta de trufa y nata con cakepops

Hacer una tarta de cumpleaños siempre es importante, significa que alguien te ha dado el honor de hacerle el pastel en el que ellos pongan la guinda y soplen las velas para que se cumplan sus deseos.

Pero hoy, aún si cabe es mucho más importante, por que el que va a inflar sus mofletes para soltar de una todo el aire (y todas las babas) y apagar sus 2 velas es mi primo Agustín.

Yo siempre he dicho que no soy cocinera de postres, lo de calcular al milímetro cantidades y tiempos no es lo mío, pero cuando me piden una tarta no me puedo negar, y la verdad es que siempre salgo airosa! (Más o menos).

Ésta tarta la hicimos entre mi prima Patricia y yo, y como cuando estábamos con el tema decoración no estaba quedando como yo quería.. decidimos ponerla a su nombre! En cuanto la sacamos a la gente le encantó... A veces nos obsesionamos tanto con que las cosas salgan como las habíamos previsto que nos damos cuenta de que lo bonito está en los pequeños detalles!

¡Espero que os guste!






INGREDIENTES:


Para el bizcocho de yogurth:
  • 2 Yogures naturales
  • 3 Huevos
  • 2 Medidas de yogurth de azúcar
  • 5 Medidas de yogurth de harina
  • 1 Sobre de levadura química



Para los cakepops:
  • 400 g de bizcocho de chocolate
  • 100 g de mascarpone
  • C/s de chocolate blanco
  • C/s de chocolate negro
  • Fideos de colores y de chocolate negro al gusto



Para el relleno y la decoración:
  • 1/2 Litro de nata para montar
  • 50 g de azúcar granillo
  • C/s de cacao en polvo
  • Fideos de chocolate al gusto




PREPARACIÓN:


El bizcocho:

En una fuente disponemos los dos yogures, y guardamos los envases que nos servirán como medida.

Agregamos tres huevos.

Agregamos dos medidas del yogurth de azúcar.

También incorporamos cinco medidas de yogurth de harina especial para repostería.

  Mezclamos un poco, y agregamos el sobre de levadura.

Mezclamos todo hasta que quede una masa densa y homogénea.
Hay que mezclar con fuerza ya que ésta receta no tiene aceite, leche u otro líquido y es muy dura.

Engrasamos el molde con mantequilla.

Vertemos la mezcla en el molde.
Yo le he puesto un muro de papel vegetal por si crecía demasiado para que no se sobresaliera del molde y obtuviera una forma rara.

Lo metemos en el horno precalentado a 210ºC (Al máximo en mi caso).

Horneamos durante 45 minutos, dejamos que enfríe, enfilmamos y lo metemos en el frigorífico hasta el momento de su uso.


Para los cakepops:

Se puede utilizar el bizcocho que más os guste, o con galletas como las oreo también queda muy bien.
Yo lo he hecho con la coca de chocolate que venden en el Mercadona, que está muy tierna.
Se desmiga el bizcocho.

Y se mete en la trituradora. Lo bueno que tiene este bizcocho es que las pepitas de chocolate no se van a deshacer del todo y la textura en boca va a ser muy agradable.

Mezclamos en la trituradora el bizcocho con el queso mascarpone.
Hay quien usa mantequilla, leche condensada... pero a mi me parece que para que no quede demasiado empalagoso ésta es la mejor manera.

Cuando esté mezclado y tenga una textura lisa pero a la vez que se desquebraja, lo metemos en el frigorífico durante 20 minutos aproximadamente .

Hacemos bolas del tamaño de un chupachups. (Yo, es la primera vez que los hago y los hice demasiado grandes, tamaño albóndiga... y fué un desastre, se desquebrajaban todos y se caían encima de la tarta.)

Hacemos las bolas y las disponemos separadas unas de otras sobre un papel de aluminio, y las dejamos que endurezcan durante quince minutos.

Pasado este tiempo, cogemos los lollipop sticks (Palos de piruleta, aunque también se pueden hacer con los típicos palos de madera de los pinchos morunos) y lo pasamos por el chocolate previamente fundido.

Lo metemos en las bolas de bizcocho. Éste paso es importante, por que hará que el chocolate endurezca al entrar y no quede por una parte el palo y por otra la bola.

Bañamos la bola en el chocolate y dejamos que endurezca lo suficiente para que al ponerle los fideos éstos se peguen.
Yo los he distribuido de forma que una parte de los cakepops van bañados en chocolate blanco y decorados con fideos de chocolate negro, y la otra parte va bañada en chocolate negro y decorada con fideos de colores. 
De ésta manera las piruletas de bizcocho serán muy coloridas y llamarán la atención sobre los niños.


Para el relleno:

Sacamos el bizcocho del frigorífico y lo abrimos a la mitad.



Para el relleno:

Yo he decidido hacer una trufa con textura de buttercream que es bastante más consistente.
Ésto se hace de igual manera que la trufa del relleno de la Tarta de trufa y frutos rojos, únicamente que al montar la nata con el cacao puro, se pase un poco y adquiera una cosistencia un poquito más dura.
Lo extendemos sobre todo el bizcocho.

Ponemos la tapa del bizcocho.


Para la decoración:

Montamos nata montada y la disponemos en una manga pastelera.

 Con una boquilla rizada del nº 6 vamos decorando en forma de espiral la superficie del bizcocho.
Yo el los lados he dispuesto nata montada y la he distribuido con una espátula.


Para la decoración:

Disponemos encima de la tarta las cakepops, y se añaden fideos de chocolate por la superficie.

 Éste es el resultado final de la tarta de cumpleaños, muy vistosa para los niños.

Y así era al corte. A los niños les gustó mucho (sobre todo las cakepops) y a las madres también!
¡Qué aproveche!


Feliz cumpleaños Agustín, desde hace dos años haces que nuestros días sean más bonitos y divertidos! Que cumplas muchíííííííííííííííííííííííííííííííísimos más!



Si te gusta ésta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto  mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para poder ver lo bien que te ha quedado 😊.

Seguir con la receta

23 de diciembre de 2013

Turrón de chocolate casero

Lo que marca el inicio de la temporada navideña, es permitirte comer un trocito de turrón (cosa que en mi casa no pasa, por que mi chico se abastece y come turrón durante todo el año, que le encanta).
De haber sabido que era tan fácil hacerlo haría mucho tiempo que se los fabricaría yo misma.

Una receta fácil, rápida...igual no más barata que las tabletas de los supermercados, pero está hecho con tus propias manos. La verdad que el resultado es sorprendente, por que está incluso más sabroso que el de la marca que se comercializa desde hace más de cincuenta años.

Estas fechas son para compartir, y aunque te cueste desprenderte de alguna de estas delicias, puedes envolverla y sorprender a los tuyos en alguna de las numerosas cenas navideñas, verás lo que presta que triunfe más que los de compra jejeje ;)

¡Espero que os guste!






(3 u.)
INGREDIENTES:
  • 400 g de chocolate con leche
  • 100 g de chocolate negro
  • 250 g de crema de cacao y avellanas
  • 120 g de arroz inflado
  • 12 gotas de agua salada




PREPARACIÓN:

Esta receta además es muy entretenida, ya que tiene una parte de manualidades.
Para conseguir un par de moldes para nuestro turrón, sólo necesitas un cartón de leche vacío y unas tijeras.

Cortar el brick de leche en sentido longitudinal dejando al menos un cm de grosor. Además lo bueno de hacerlo con este material, es que está hecho con plástico y es muy fácil desmoldar.

Pesamos el chocolate con leche.

Pesamos el chocolate negro.

Pesamos el arroz inflado. Éste se puede encontrar en la sección de cereales de vuestros supermercados, chocolateados o no. Yo he decidido usarlos con chocolate ya que al mezclarlo después va a tener más sabor.

Hacer el agua salada. Mezclar en 100 ml de agua una cucharadita de sal.

En un cuenco de vidrio al baño María, derretimos los chocolates.

Éste paso se puede hacer en el microondas (El templado del chocolate es complicado y en el micro puedes estropearlo) pero a mi no me gusta por que tienes que ponerlo a mínima potencia y sacarlo y revolverlo para que no se queme. Conclusión: el microondas no es nuestro amigo.

Además te perderías el maravilloso placer que es templar el chocolate, ver como se mezclan los colores de los distintos chocolates, como cambia la textura, el brillo que tiene...

 Me apasiona fundir chocolate. (Y lo bueno que tiene es que me gusta el paso pero para nada me apetece meter el dedo!)

Cuando los chocolates negro y extrafino se hayan fundido, agregamos el bote de la crema de cacao.

Mezclamos hasta que esté homogéneo.

Entonces agregamos 12 gotitas del agua salada. Éste paso hará que al mezclarlo con el arroz inflado, el chocolate quede unido y no solidifique tan pronto, además le aporta brillo.

Rápidamente, agregamos el arroz inflado.

Con la ayuda de la lengua, mezclamos hasta que todos los granos de arroz inflado estén bañados por chocolate de igual manera.

En ese momento lo vertemos en nuestros moldes y cubrimos toda la superficie.

Dejamos lo más aplanado posible la parte superior.

Ponemos nuestras tabletas en una bandeja, y dejamos enfriar como mínimo durante dos horas en la nevera, para que solidifique perfectamente.


Pasado el tiempo, ya tendremos listas nuestras tabletas.

Las desmoldamos. (Se puede hacer dibujos en el molde para que quede impreso en el turrón, porque el molde es súper liso)

Éste es el resultado final de nuestro turrón casero.

Aprovecho para desearos unas fiestas de rechupete, y que el 2014 esté lleno de ricos festines.

¡Qué aproveche!



Si te gusta ésta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto  mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para poder ver lo bien que te ha quedado 😊.

Seguir con la receta

© Andreíta come de todo