29 de junio de 2018

Empedrat catalán

Y con esto y un  bizcocho, Junio se nos escapa de las manos.
Es increíble como corren los días, como pasan sin que nosotros nos percatemos. Cada vez me doy más cuenta de las conversaciones con mis padres cuando era pequeña y sentía que el tiempo no avanzaba, y me decían: "A partir de los 18 el tiempo vuela". Cuánta razón.
Yo creo que en realidad es cuando dejas de estudiar y te enfocas en lo que verdaderamente te gusta. Entonces la monotonía no es tan aburrida por que te encanta lo que haces y lo pasas bien.

Éste es uno de los platos más conocidos y típicos de la cocina catalana.

Se trata de una ensalada (normalmente fría) hecha con alubias, bacalao y verduras aliñada.
¡Espero que os guste!






(2 pax)
INGREDIENTES:

- 1 Bote de alubias blancas cocidas
- 1/2 Pimiento rojo
- 1/2 Pimiento verde
- 1 Cebolleta
- 180 g de bacalao
- 80 g de olivas negras
- 1 Huevo
- C/s de perejil
- C/s de sal
- C/s de pimienta
- AOVE
- Vinagre



PREPARACIÓN:

Primeramente, en un cazo con agua, sal y un chorro de vinagre, ponemos a cocer el huevo durante 12 minutos desde la ebullición.
Abrimos el bote de alubias cocidas y las lavamos en un escurridor bajo el chorro de agua fría.
Si queremos, podemos cocer nosotros mismos las alubias con una hojita de laurel, pero así es mucho más rápido y cómodo.

Picamos los pimientos verde y rojo y la cebolleta en brunoise.
Hay quien también le agrega un tomate pelado y troceado finamente, lo dejo a vuestra elección.
Disponemos en un bol donde podamos mezclar bien todos los ingredientes.

Agregamos las olivas negras cortadas en rodajas.

Vertemos sobre las verduras troceadas las alubias bien escurridas.

Echamos el perejil y añadimos el huevo duro previamente pelado cortado en trozos desiguales.

Cocemos al vapor el bacalao, disponiéndolo en el aplique de la vaporera de una cazuela.
Tapamos y una vez que empiece a salir el vapor por los lados de la tapa, retiramos del fuego.
Sacamos al la tabla de cortar y dejamos que el bacalao enfríe, entonces le retiramos la piel, y separamos las lascas del pescado.

Agregamos al resto de ingredientes de la ensalada.

Salpimentamos al gusto y agregamos un chorro de AOVE.

Con ayuda de una lengua de cocina, revolvemos todos los ingredientes hasta que estén bien mezclados.
Tapamos y refrigeramos hasta el momento de su consumición.

Entonces, servimos en un plato.

Éste es el resultado final de nuestro empedrat catalán.

¡Qué aproveche!



Si te gusta ésta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto  mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para poder ver lo bien que te ha quedado 😊.

Seguir con la receta

26 de junio de 2018

Canelas de León

Estamos en plenas fiestas de San Juan y San Pedro en León, con unas temperaturas excesivamente buenas lo que nos lleva a que la ciudad esté abarrotada de gente con ganas de disfrutar de las muchas actividades que hay programadas para éstos días.

Y además, como sabéis este año somos capital gastronómica, por lo que los restaurantes, bares y confiterías pondrán aún más empeño si cabe, en que los clientes se vayan satisfechos habiendo probado una de las ciudades donde mejor se come en España, que no lo digo yo, que lo dicen aquí.

El mes de Junio ha sido el mes de los manjares dulces, de las confiterías y pastelerías. 
30 días para rendir homenaje al mimo que ponen los leoneses en sus creaciones reposteras. Y es que aquí sabemos bien como finalizar una comida placentera y felizmente.
Uniendo la afamada repostería típica como las mantecadas y hojaldres de Astorga, los Nicanores y la tarta de truchas de Boñar, los lazos de San Guillermo de Cistierna, los imperiales y las yemas de La Bañeza, los amarguillos de Sahagún... con la repostería monacal, las mieles, el chocolate y muchos dulces tales como las Rosquillas de San Froilán o las canelas.

Estas son un dulce típico de León, que se hacen a demanda en todas las confiterías de la ciudad. 
Un pastel con un sabor delicioso y textura crujiente por fuera ya que está elaborado con una masa de hojaldre frito, y delicado por dentro gracias a la suave crema interior, que se cubre con azúcar glass y canela.
Seguro que se os ha hecho la boca agua, no es para menos.

¡Espero que os guste!






(2 uds)
INGREDIENTES:

- 1/4 de masa de hojaldre
- Crema diplomática
- Azúcar glass
- Canela molida
- 1/2 Litro de aceite de girasol para la fritura



PREPARACIÓN:

Primeramente hacemos la crema diplomática, al igual que la hicimos para la Tarta decorada: Tendencia 2018. En éste caso como sólo vamos a hacer dos canelas, haremos la receta empleando 1/4 de la cantidad de cada ingrediente. Una vez la tengamos hecha, refrigeramos hasta su uso.
Conseguimos hojaldre. Lo mejor sería hacerlo en casa, o acercarnos a alguna confitería dónde nos puedan vender uno de calidad.
Cortamos la masa en dos rectángulos, de 5 x 13 cm aproximadamente.

Ponemos el aceite de girasol en una sartén, que sea el suficiente para que la masa flote en él.
Calentamos el aceite y cuando esté bien caliente sin que llegue a humear, agregamos las porciones de masa.

Inmediatamente las echemos en la sartén se insuflarán , al calentarse las láminas de grasa del hojaldre, dejando la parte interior hueca, prácticamente.
Dejamos que se doren por ese lado.

Y le damos la vuelta para que se haga también por el otro.

Una vez hayan adquirido un tono dorado, retiramos del fuego con ayuda de una espátila escurridora, ya que soltará mucho aceite de su interior.

Pasamos a un plato con papel de cocina absorbente para que chupe los restos de aceite.
Dejamos enfríar por completo.

Entonces, abrimos a la mitad horizontalmente con un cuchillo de sierra, hasta obtener de una pieza dos partes iguales de hojaldre: Una será la base y otra la tapa.
Si queréis podéis espolvorear un poquito de canela molida en la parte de la base.

Rellenamos con la crema diplomática que habíamos hecho con anterioridad.

Tampamos con la otra parte del hojaldre frito, sin aplastarlo sobre la crema, ya que podría resquebrajarse.

Espolvoreamos azúcar glass tamizándolo.

Y por último, echamos la canela en polvo, al gusto.

Servimos en el plato de presentación.

Y ya podemos degustar.
Éste es el resultado de este exquisito dulce leonés.

¡Qué aproveche!



Si te gusta ésta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto  mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para poder ver lo bien que te ha quedado 😊.

Seguir con la receta

22 de junio de 2018

Ensalada de melocotón con aliño de cítricos

El verano ya llegó, ya llegó, ya llegó...
Y con el la caló, la caló, la caló... jijijiji
En León ha llegado y con fuerza, ya que pese a ser una de las provincias más frías durante el invierno, los veranos aquí son sofocantes, sobre todo en las zonas del páramo hacia Castilla, donde todo es llanura y ese calor seco te aplana.

Ahora es tiempo de disfrutar de los platos frescos que durante el resto del año, al menos aquí no apetecen tanto.
Cremas frías de verduras, dips, ensaladas... Todo es válido en éstas épocas con tal de refrigerar un poco.

Como os he contado alguna vez, a mi me cuestan mucho las ensaladas.
Creo que es más el tema de prepararlas, ya que una vez están en la mesa me prestan muchísimo.
Mi favorita es la Ensalada mixta, pero juego mucho con las variedades para probar cosas nuevas y ver nuevos modos de incluirla en mi dieta sin que me lleguen a aburrir.
Otra buena técnica para ello, es jugar con los aliños, salir del clásico AOVE y vinagre. Yo tengo siempre un biberón con mi aliño especial de mostaza y miel, que aunque no es el más sano del mundo, en casa nos encanta. Y también suelo aromatizar los aceites con ajo, tomillo, cayena... Cualquier cosa es válida.

Pero el que he hecho para ésta ensalada es jugar en otra liga. Combina muy bien con los demás ingredientes, y si eres fan del sabor ácido, no puedes dudarlo más, ¡Pruébalo!

¡Espero que os guste!


Ésta es mi participación para:


En el reto Color y sabor de temporada Pilar Monge es la encargada de seleccionar una fruta y una verdura de temporada, que es la qué está en su época de recolección y es su mejor época de consumo ya que se aprovechan al 100% sus cualidades organolépticas. Además es cuando más fáciles son de encontrar los productos, y salen más económicos.
Entonces, todos los participantes elegimos entre una de ellas, y hacemos una nueva receta dulce o salada.
Éste mes se nos dió a elegir:
- Fruta: Melocotón
- Verdura/Especia/Legumbres: Remolacha





(2 pax)
INGREDIENTES:


Para la ensalada: 

- 70g de mezcla de brotes de lechuga verde y roja con rúcula
- 6 Tomates secos
- 30 g de queso fresco para ensalada
- 1 Melocotón


Para el aliño de cítricos:

- 1/2 Cdita de mostaza antigua molida
- 1 Chorro de AOVE
- 30 ml de zumo de naranja
- 20 ml de zumo de limón
- Pimienta
- Sal



PREPARACIÓN:

Empezamos elaborando nuestra ensalada.
Para ello disponemos los brotes tiernos en un bol.

Agregamos los tomates secos.
Podéis usar cualquier otra variedad de tomates, como cherry o kumato, pero el sabor que aporta el tomate seco es inigualable.

Agregamos también el queso fresco en daditos para ensaladas, previamente escurrido.

Cogemos un melocotón, lo partimos a la mitad y le retiramos el hueso. Lo pelamos.
No es necesario que el melocotón esté muy maduro, de hecho podemos aprovechar los que están algo duros para esto, ya que al ir cortado tan pequeño no se percibirá y podemos reservar los maduros para el postre.

Cortamos el melocotón en daditos y los echamos por toda la ensalada.
Salamos.

Hacemos ahora nuestro aliño.
En un vaso donde podamos mezclar los ingredientes, disponemos la mostaza, la pimienta y el AOVE.

Agregamos el zumo de limón.

Y por último el zumo de naranja.

Mezclamos con ayuda de una cuchara.

Echamos justo antes de servir en la mesa, el aliño de cítricos.

Y así se vería, éste es el resultado final de nuestra ensalada.

¿Me diréis que no es apetecible...?

¡Qué aproveche!



Si te gusta ésta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto  mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para poder ver lo bien que te ha quedado 😊.

Seguir con la receta

20 de junio de 2018

Dip de baba ganoush con snackers

Aunque se ha resistido, podemos afirmar que el verano ya está a la vuelta de la esquina, vamos que lo tenemos encima.
Mañana comienza la estación más deseada por todo el mundo, con ella llega el calor, las vacaciones, los días de playa, las barbacoas, las tardes en la piscina, las cervecitas heladas, las noches de verbena mojito en mano...

Comienzan los meses de disfrute para todos, de quedadas con los amigos, y este año con más razón... Ya que seas futbolero o no, seguro que animando a la roja te vas a ver en más de una ocasión este verano, empezando por ésta misma noche.

Y pensando en ésto mismo traigo este dip, perfecto para llevar a esas reuniones y quedar como un rey.
El baba ganoush es otra de las muchas recetas de la cocina árabe hechas en base a una crema de verduras y legumbres especiadas, que te sorprenderá por su sabor. Ésta a base de berenjenas resulta una crema ligera, suave y exótica que gustará a todo el mundo.
Yo la he acompañado por las típicas galletas saladas y ha resultado un acierto total.
Os invito a que probéis a hacerlo en casa.

¡Espero que os guste!



Con éste dip participo en:

El último desafío del curso... Y es que los que nos vayáis siguiendo sabéis que todos los veranos nos tomamos un respiro para volver con las pilas cargadas tras las vacaciones.
En esta ocasión, todas las bosses en consenso han pensado que esta propuesta puede ser muy útil en las noches de verano que tenemos por delante. No os perdáis el recopilatorio de Desafío en la cocina: Dips y acompañamientos variados.





(2 pax)
INGREDIENTES:


Para los crackers:

- 1/4 cdita de levadura química
- 60 g de harina de trigo
- 25 g de mantequilla
- 15 ml de agua
- C/s de sal
- Saborizantes al gusto


Para el baba ganoush:

- 1 Berenjena grande
- 1 Diente de ajo
- 2 Cdas de tahine
- C/s de cominos en grano
- 20 ml de zumo de limón
- AOVE
- Perejil al gusto



PREPARACIÓN:

Empezamos asando las berenjenas: La pasamos por agua y quitamos la parte del tallo, la abrimos a la mitad y les hacemos unos cuantos cortes hondos para que se hagan bien por dentro.
Cubrimos con papel de aluminio y metemos al horno a 180º durante 30 minutos aproximadamente.

Mientras tanto, empezamos a hacer nuestras galletas saladas.
En un bol amplio disponemos la harina junto con la levadura química.

Agregamos nuestra mantequilla en dados.

Con las manos, mezclamos formando una masa arenosa.

Agregamos un poquito de sal.

Y por último el agua.

Con las manos comenzamos a mezclar, amasando hasta obtener una masa lisa, con los ingredientes bien mezclados.

En una superficie enharinada, estiramos la masa con un rodillo dándole forma rectangular, hasta darle un grosor de 4mm.

Cortamos cuadrados con ayuda de un cuchillo de hoja grande.

Con ayuda de un tenedor le hacemos los agujeros representativos de estas galletitas.
En éste momento podemos agregar por encima el saborizante que queramos: ajo en polvo, orégano, queso rallado... Yo no le he metido nada.
Disponemos en una bandeja de horno con papel sulfurizado de manera ordenada y separadas entre sí.
Bajamos la temperatura del horno a 170ºC y metemos las galletas durante 8-10 minutos.

Mientras tanto sacamos del horno la berenjena que estará tierna.

La volcamos en el vaso batidor del robot de cocina, junto con el ajo pelado.

Añadimos el tahine.
Nosotros agregamos 2 cdas ya que nos gusta bastante, pero recomiendo  echar sólo una e ir comprobando su sabor una vez esté hecho el puré, siempre estaréis a tiempo de agregar más cantidad.

Echamos también el comino en grano, que también puede ser en polvo.

Por último el zumo de limón.

Trituramos todo el conjunto, ayudándonos de una lengua de cocina con la batidora pausada para ir bajando los ingredientes hacia las cuchillas.

Batimos hasta que esté bien integrado.

Y disponemos en un recipiente.
Reservamos hasta el momento de su uso.

Sacamos las galletitas del horno y dejamos enfríar.

Disponemos en un plato el recipiente con el baba ganoush en el centro, y alrededor las galletitas.

Servimos nuestro dip espolvoreándole un poquito de perejil picado y unas gotas de AOVE en la superficie.

Éste es el resultado final de nuestro baba ganoush con snackers.

Listo para dippear.

¡Qué aproveche!





Si te gusta ésta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto  mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para poder ver lo bien que te ha quedado 😊.

Seguir con la receta

© Andreíta come de todo