31 de enero de 2020

Pastel de cebolla caramelizada y queso

Hoy vengo con un aperitivo que no dejará indiferente a nadie.
Y es que hay que ver, el amplio abanico de posibilidades que se te abren en la cocina al tener un queso en la despensa.

Nosotros somos muuuuuuuuy queseros, y cuanto más potente sea, más nos gusta. Es por ello que siempre tengamos distintos quesos para encontrar la textura y el sabor diferente para cualquier receta que vayamos a hacer con ellos.
Como por ejemplo este magnífico pastel, que combina a la perfección dos delicatessen caseras como son la cebolla caramelizada y la salsa de queso.

Al hacerse con hojaldre, la masa queda crujiente en sus bordes pero más suave en el interior, con esa mezcla fundente rebosando... Un tentempié sencillo que podemos hacer a nuestro gusto, variando las cantidades de cada ingrediente hasta dar con la fórmula ideal.


¡Espero que os guste!




Ésta es mi primera aportación al reto:

Hoy me estreno en el reto tus recetas, dónde hacemos un plato usando como norma principal, un ingrediente elegido a votación que haya pasado por un proceso de elaboración y envasado, como pueden ser los encurtidos, los panes, los embutidos... O los quesos, como éste mes.
Yo, que soy quesera a más no poder, estoy encantada de haber desembarcado en el reto éste mes y no perderme todas las recetas con queso.
Si vosotros queréis echarle un vistazo, podéis hacerlo en el recopilatorio Reto tus recetas: Queso.





(2 pax)
INGREDIENTES:



PREPARACIÓN:


 En una sartén hacemos la cebolla caramelizada, como hicimos en la receta de la hamburguesa M30.
Aunque ésta vez he decidido no dejarla tan oscura.
Una vez acabada, reposamos para que temple.

En un cazo aparte, hacemos una salsa de queso a vuestro gusto.
En mi caso, siendo fiel a mi tierra me he decidido hacer la  salsa de queso Valdeón.

Para ésta receta buscamos que quede una salsa muy espesa, prácticamente una crema.
Para ello, lo mantenemos al fuego bajo, pero en ebullición constante hasta que sea la consistencia que buscamos.

Mientras tanto, en un papel vegetal, extendemos la placa de hojaldre.
Con ayuda de un molde de cocina con forma de círculo de 1 cm de diámetro, hacemos unos cuantos círculos, que colocaremos superpuestos para hacer el borde de nuestro pastel.

Enseguida, incorporamos la salsa de queso.

Y sobre ésta, la cebolla caramelizada.

Pintamos los bordes con un poco de clara de huevo, que le aportará brillo.

 Metemos en el horno precalentado a 180ºC, y cocinamos durante 20 minutos aproximadamente, para que nuestra masa se haga por completo.

En los últimos minutos, hay que estar constantemente atento para que el dorado no pase a quemado.
Pasamos al plato de presentación.

Y dejamos templar para consumirlo.
Éste es el resultado final de nuestro pastel de cebolla caramelizada y queso.

Llevamos a la mesa, y para que sea más sencillo, llevamos el cortapizzas.

Y así se ve tras el corte.
¡Qué aproveche!



Si te gusta esta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para así poder ver lo bien que te ha quedado 😊
Seguir con la receta

28 de enero de 2020

Chuletillas de cordero al horno

Me encanta la carne de cordero, y como la comemos muy de vez en cuando, cuando la preparo es toda una fiesta en casa.
Y tomaroslo al pie de la letra. Porque siempre suele coincidir un festivo o una celebración cuando solemos hacerlo, y estoy segura de que esto no sólo pasa en mi casa ¿A que no?

Pues quizás esta receta sea la idónea para prepararlo un poco más a menudo, ya que en media hora más o menos y de una forma limpia y sin los potentes olores que caracterizan a esta carne, podremos disfrutar de un delicioso bocado de esta carne tan valorada por su delicioso sabor, su increíble terneza y su excelente jugosidad.

Además, se hacen en un momento, pudiéndose preparar varias raciones a la vez sin necesidad de ir haciendo varias tandas en la sartén, y quedando con una textura crujiente y muy jugosa a la vez que nada tiene que envidiarle a la plancha.


¡Espero que os guste!







(2 Pax)
INGREDIENTES:
  • 8 Chuletillas de cordero
  • 25 ml de vino blanco
  • 1 Diente de ajo
  • 10 Pimientos del piquillo
  • C/s de Puré de patata
  • 1 Cdita de AOVE
  • Sal
  • Especias y hierbas aromáticas: C/s de romero, C/s de perejil fresco



PREPARACIÓN:


Precalentamos el horno a 220ºC.
Disponemos las chuletillas de cordero en la bandeja del horno con papel sulfurizado.

En un mortero, disponemos el ajo junto con el perejil y el romero. Machacamos muy bien hasta obtener una pasta bastante fina.
Agregamos entonces el AOVE, mezclamos. Echamos el vino blanco y mezclamos hasta que sea homogéneo.
Vertemos un poco de éste mejunje en cada una de las chuletillas.
Salamos al gusto.

Metemos entonces en el horno a una altura intermedia.

Y dejamos que se cocinen durante 5 minutos.
Apagamos el horno, y subimos la bandeja lo más cerca posible del grill y dejamos otros 5 minutos más para que se acaben de cocinar con el calor residual.

Hacemos mientras tanto un puré de patata, especiado con romero que combina muy bien con éste tipo de carne tan potente.

Hay que vigilar para que en éste tiempo, las chuletillas no se quemen o se resequen en exceso.

Pasado el tiempo las chuletillas habrán adquirido una tonalidad dorada súper apetecible.

Inmediatamente, servimos en un plato.
Yo lo he acompañado con el puré de patata y unos cuantos pimientos del piquillo.

Éste es el resultado final de nuestras chuletillas de cordero al horno.

¡Qué aproveche!



Si te gusta esta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para así poder ver lo bien que te ha quedado 😊
Seguir con la receta

26 de enero de 2020

Hamburguesas de legumbres

Lo que me gustan a mi las hamburguesas caseras.
Para mi es una gozada adaptar un plato tan socorrido y popular a nuestros propios gustos. Haciendo de un plato "fast food" toda una "delicatessen".

La gracia está en probar la combinación de distintas salsas, jugar con los componentes como la ensalada, la cebolla, los quesos... Y ya, si haces tu propio pan de hamburguesa americano... ¡Para qué más!
Aunque ésta vez, he querido experimentar con la base de una hamburgues: La carne.
Y es que, aunque sea lo primero que se nos viene a la cabeza, no tiene porqué ser siempre de ternera.
Ahora está en auge la carne de Kobe y Angus, que combinan perfectamente en la definición de hamburguesas gourmet. También de forma más popular, la carne de cerdo, de pollo o de pescado, y, con la expansión del vegetarianismo y veganismo, las hamburguesas veggies, donde la carne no tiene origen animal, si no que se preparan con alimentos de origen vegetal como la soja, los vegetales o las legumbres.

En éste caso yo las he hecho con alubias rojas, y dan completamente el pego. De hecho hasta que no dices de que son, los comensales no lo sabrán.

¡Espero que os guste!



Con ésta receta participo en el reto:

El Reto #Asaltablogs es una divertida manera de conocer blogs ajenos, y tras hurgar  por todas sus recetas, cocinar una de ellas dándole nuestra propia versión.
En Enero, nos ha tocado asaltar la cocina de Maribel, del blog Picoteando ideas.
Después de dar muchas vueltas por su índice de recetas, y de simplificar mi lista a unas 10 finales, acabé por hacer estas Hamburguesitas de legumbre, ideales para un viernes noche sin remordimientos. Nos han encantado y seguramente las repita en más ocasiones.





(4 pax)
INGREDIENTES:

  • 4 Panes de hamburguesa
  • 400 g de alubias rojas cocidas
  • 1/4 Cebolla morada
  • 1/4 Cebolla dulce
  • 1 Zanahoria mediana
  • 10 Nueces peladas
  • C/s de pan rallado
  • 1 Tomate
  • C/s de pepinillos
  • 4 Hojas de lechuga
  • 4 Lonchas de queso semicurado
  • AOVE
  • Sal y pimienta
  • Especias y hierbas aromáticas: Romero seco y perejil



PREPARACIÓN:

Escurrimos las alubias del agua de la cocción.


En el vaso del robot de cocina, agregamos las cebollas y la zanahoria.

Las picamos en pequeños golpes, para que queden trozos que se puedan palpar, no una papilla.

Agregamos las alubias, y de igual modo, trituramos.

Hasta que la mezcla sea semejante a una masa.
Reservamos en un bol.

Hacemos una picada con las nueces peladas, el romero y el perejil.

Agregamos el pan rallado y la sal.
Yo he incorporado el pan rallado en la propia masa, pero también, como dice la receta inicial, se puede hacer empanando las hamburguesas una vez formadas antes de su fritura.
Mezclamos con las legumbres y vegetales triturados.

Repartimos la mezcla en 4 partes iguales y con cada una de ellas, formamos las hamburguesas, haciendo inicialmente unas bolas, y después aplastándolas entre las manos.

Doramos los panes en la plancha.

E inmediatamente después, pasamos las hamburguesas por la plancha, el tiempo justo para que doren por ambos lados y se caliente en su interior.

Disponemos en la base de los panes las hojas de lechuga y la rodaja de tomate fresco.

Sobre esto, el queso, para que al colocar la hamburguesa encima se derrita.

Disponemos sobre ella la "carne" de legumbres.

Y cortamos el pepinillo en tiras, y lo disponemos encima.

Por último regamos con un chorro de salsa César.

Y colocamos el pan encima.
Servimos de inmediato.

Éste es el resultado final de nuestras hamburguesas de legumbres.

Una deliciosa y sorprendente manera de comer legumbres.
¡Qué aproveche!



Si te gusta esta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para así poder ver lo bien que te ha quedado 😊
Seguir con la receta

22 de enero de 2020

Ensalada de escarola y granada

La escarola o achicoria rizada es un fruto de la familia de las endivias, que tiene su temporada en invierno y se consume en ensaladas, como si de una lechuga se tratase. La granada, por su parte, también suele darse en los meses fríos del año y bajo su corteza dura tiene unas semillas jugosas de sabor agridulce y en tonalidades rojas.
Recuerdo como en el colegio, en mi infancia, cuando llegaba el otoño la profesora nos traía unos cuantos de éstos frutos y nos poníamos las botas. Por aquel entonces, aún no llegaban a la frutería ambulante de mi pueblo y para nosotros era novedad y por qué no decirlo, un gran manjar.

Cualquiera lo diría, pero el conjunto de estos dos ingredientes hace una ensalada perfecta, y con unos trocitos de manzana, para aportar el toque dulce, y las nueces que hace el efecto crujiente, la cosa solo mejora.
Ideal en invierno, cuando los platos fríos quedan un poco en el olvido. Insuperable para complementar una comida copiosa, tanto de diario como en fiestas Navideñas, por ejemplo.

¡Espero que os guste!



Con ésta receta participo un mes más en:


En el reto Color y Sabor de Temporada seleccionamos mediante votación una fruta o fruto seco y una verdura, o semilla, de temporada, que está en su época de recolección y es el mejor momento para consumirlas, ya que se aprovechan al 100% sus cualidades organolépticas.
Además es cuando más fáciles son de encontrar los productos y salen mas económicos. 
Entonces todos los participantes elegimos entre una de ellas, y hacemos una receta dulce o salada.

En ésta ocasión, la decisión estaba entre la escarola o el plátano, y yo, que soy super escarolera, no me costó decidirme. Aquí traigo una de las ensaladas que más nos gustan.





INGREDIENTES:
  • 200 g de escarola
  • 1/4 de granada
  • 1/2 Manzana golden
  • 1 Puñado de nueces
  • C/s de ajo molido
  • AOVE
  • Vinagre de sidra
  • Sal



PREPARACIÓN:


Cortamos un tallo de la escarola, pasamos por el grifo y escurrimos.
Con tijeras, cortamos las hojas en trozos de más o menos 3 cm de longitud y las disponemos en el plato de presentación.

Cortamos la manzana, en mi caso, he hecho bolitas con ayuda de un sacabolas y las he partido en rodajitas.
La agregamos a la ensalada.

Ahora vamos a proceder a abrir correctamente una granada, con ayuda de un cuchillo de filo liso, cortamos la corteza por la zona del tallo, más o menos un cm más abajo, para llegar a la parte interior donde se encuentran las pepitas.

Entonces, quedará al descubierto la zona, hacemos un par de cortes siguiendo la forma de la membrana.

Y tiramos fuerte de ella, para sacar con cuidado esa parte.

Comenzamos a retirar las semillas sobre la ensalada.

Entonces, agregamos sal y el ajo molido.

Y por último, para darle el toque crujiente a la ensalada, agregamos un puñado de nueces.

Aliñamos, agregando primero el vinagre.

 Y después el aceite, de manera que al ser más sólida y soluble, se disuelva en el vinagre y no pringue la parte superficial.

 Servimos.
Éste es el resultado final de nuestra ensalada de escarola y granada.

 Una exquisita ensalada que llama la atención por sus colores y contraste de sabores.

¡Qué aproveche!



Si te gusta esta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para así poder ver lo bien que te ha quedado 😊
Seguir con la receta

© Andreíta come de todo