27 de mayo de 2022

Tarta de Toblerone

El problema que tiene ser un goloso empedernido es que a muy pocas cosas le dices que no... Pero es que si eres fan de las chocolatinas Toblerone, y por consiguiente te chifla el chocolate, ¡Sí o sí, tienes que probar ésta tarta que te llevará directamente al paraíso!


Ésta chocolatina con miel, nueces y almendras con forma de prisma triangular en una barra dentada, es inconfundible y resulta una combinación perfecta que hace que te puedas comer una barrita del tirón, aunque una vez que comas un pedazo de esta tarta, no te vas a conformar de ninguna forma que no sea esta.

La receta consta de tres preparaciones muy sencillas que no te costarán nada hacer, y el resultado en boca es indescriptible. Un bizcocho súper húmedo, tierno y aireado con una crema de queso y Toblerone que es cremosa y ligera, con un sabor a chocolate brutal. En definitiva, el capricho ideal para el fin de semana.


¡Espero que os guste!




Con esta receta participo en el reto:

En el reto tus recetas, dónde hacemos un plato usando como norma principal, un ingrediente elegido a votación que haya pasado por un proceso de elaboración y envasado, tal y como lo es el chocolate.
Para conseguir su producto final éste pasa por las fases de tostado, molienda, mezcla, molido fino, conchado, templado, moldeado y envasado.
Podéis ver el resto de recetas que han hecho mis compañeras en Reto Tus recetas: Chocolate.






INGREDIENTES:


Para el bizcocho:
  • 40 ml de aceite de girasol
  • 180 g de harina
  • 15 g de levadura química
  • 4 Huevos M
  • 100 g de azúcar
  • 250 ml de nata
  • 250 g de Toblerone fundido
  • C/s de almíbar txt


Para la crema de Toblerone:
  • 250 g de queso crema
  • 120 g de mantequilla
  • 6 g de azúcar glass
  • 250 g de Toblerone fundido
  • 1 Chocolatina Toblerone 



PREPARACIÓN:


Para el bizcocho:

Tamizamos la harina junto con la levadura.
Ponemos a calentar el horno a 170ºC.

Echamos el azúcar y la nata, y con ayuda de unas varillas comenzamos a mezclar.

Una vez que esté incorporado, agregamos los huevos.

También el aceite de girasol.

Y por último el toblerone fundido a tramos en el microondas a potencia media, hasta que el chocolate esté derretido y los cachitos se noten aún.

Lo incorporamos a la mezcla.

E integramos con las varillas.

Vertemos en un molde desmoldable (20 cm de diámetro) con los laterales engrasados y el suelo cubierto con papel sulfurizado, y metemos al horno durante aproximadamente 50 minutos.


Para el relleno:

Mientras tanto, nos dará tiempo a hacer el relleno, por lo que en el robot de cocina disponemos la mantequilla a temperatura ambiente junto con el azúcar glass y batimos hasta blanquear.

 Entonces, incorporamos el queso crema y continuamos mezclando hasta que quede bien integrado.

Añadimos entonces el toblerone fundido de la misma manera que lo hicimos para el bizcocho.

Mezclamos todo muy bien y reservamos hasta su uso en la nevera, para que tome cuerpo.

Mientras tanto, el bizcocho habrá acabado de cocerse. Sacamos del horno y dejamos reposar hasta que enfríe por completo antes de desmoldarlo.

Pasado el tiempo, cortamos el bizcocho retirándole la parte superior que suele quedar abombada. Cortamos en dos placas de grosor semejante.
Disponemos la primera de ellas en el plato de presentación justo encima de un pegote del relleno que hará las veces de pegamento y evitará que se mueva.
Pintamos para humedecer el bizcocho con el almíbar txt.

Añadimos una capa generosa del relleno, y disponemos la otra parte del bizcocho con la parte más lisa cara arriba y humedecemos de igual manera.

Cubrimos la tarta con el relleno de queso crema y toblerone, forramos los laterales y alineamos en la parte superior.
Disponemos el relleno sobrante en una manga pastelera con boquilla rizada del nº8.

Hacemos la decoración que creamos oportuna, en mi caso una corona en el borde.

Separamos los prismas de la chocolatina, y decoramos la tarta al gusto.

Mantenemos refrigerada hasta su consumición.
Este es el resultado final de nuestra tarta de Toblerone.

Y con un candelabro enorme para celebrar el (pre-)cumpleaños de mi hermano, servimos en la mesa.

¡Qué aproveche!



Si eres amante de las icónicas chocolatinas, ésta es tu tarta.

Si te gusta esta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para así poder ver lo bien que te ha quedado 😊

Seguir con la receta

23 de mayo de 2022

Ensalada de garbanzos con pimientos asados

 Para mi esta es una de mis comidas veraniegas preferidas, y como ya os dije cuando os mostré mi receta de ensalada de garbanzos tradicional, admite tantas variaciones como ingredientes quieras añadirle, por lo que es muy probable que se convierta en una de las vuestras también 🥰.

Y en ésta ocasión, y por cambiar, he decidido combinarlos con huevo, melva y los deliciosos pimientos asados picantes de Ibsa bierzo con el auténtico sabor de los pimientos seleccionados en la huerta, recién asados con aceite de oliva y un toque picante que ¡Son deliciosos!


De una manera súper sencilla puedes tener una ensalada de 10 en lo que tardes en cortar las verduras y mezclar con el resto de ingredientes, y lo mejor de todo es que la puedes preparar con antelación para que de esta manera llegue a la mesa bien fresquita, cero complicaciones.


¡Espero que os guste!









INGREDIENTES:
  • 1 Bote de garbanzos cocidos
  • 1 Cebolleta pequeña
  • C/s de aceitunas machacadas
  • 1 Bote de pimientos asados picantes
  • 2 Huevos duros
  • 1 Lata de melva en aceite de oliva
  • Sal
  • Especias y hierbas aromáticas: C/s de pimienta negra, perejil al gusto



PREPARACIÓN:

Escurrimos los garbanzos y los limpiamos bajo el chorro de agua fría. Los trasladamos dejando que escurra todo el agua del lavado, a una fuente amplia donde poder mezclar después todos los ingredientes.

Cortamos la cebolleta en brunoise.

La añadimos a la fuente de los garbanzos junto con las aceitunas machacadas.

Disponemos los pimientos junto con su jugo y cortamos en mirepoix.

Lo añadimos todo a la fuente.

Pelamos y cortamos los huevos al gusto

Añadimos a la ensalada junto con la melva previamente escurrida.

Salpimentamos y añadimos perejil al gusto.
Aliñamos con un poquito de AOVE y vinagre. Mezclamos todo hasta que esté bien integrado.

Servimos de inmediato.

Éste es el resultado final de nuestra ensalada de garbanzos con pimientos asados.

¡Qué aproveche!



Una manera sublime de tomar los garbanzos bien fresquitos en verano. 

Si te gusta esta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para así poder ver lo bien que te ha quedado 😊

Seguir con la receta

20 de mayo de 2022

Tarta al whisky {Cavity cake}

 Hoy traigo una tarta que forma parte de los postres de toda la vida, y que a pesar de haber perdido mucho fuelle una vez que las calidades de su preparación bajaron debido a la industrialización de la misma, te la sigues encontrando en las cartas de helados de tooodos los restaurantes.

 Así que mi intención no es ni más ni menos que volverla a poner de moda y reivindicar como siempre, que lo hecho en casa en casa, con ingredientes de calidad se nota, y mucho, en el resultado final.


Aunque no os voy a engañar, hacerla resulta un poquito laborioso ya que son varias elaboraciones y procesos, pero de una dificultad mínima, así que cualquier persona con un poquito de maña que se proponga hacerla, lo conseguirá.


Mi tarta está hecha de la manera tradicional, en forma de pastel y no de helado, por lo que no requiere una congelación previa. Pero para darle un toque actual, he jugado con el modo de presentación, y la he hecho una cavity cake, que se trata de presentar el relleno de la tarta en un  bizcocho cavado.



¡Espero que os guste!




Con ésta receta participo en el décimo aniversario del reto:

En el reto Desafío en la cocina, se nos da un ingrediente o una receta y nosotros tenemos que hacer nuestra propia versión intercalando platos dulces y salados.
Y con esto y una cavity cake, llega el momento de decir adiós para siempre a este divertido reto.
Me da muchísima pena, y es que tengo un cariño especial a todas y cada una de las bosses que lo han defendido y por supuesto a los demás integrantes del grupo.
Aunque yo no llegué de las primeras, fue mi primer reto en el blog y me han visto crecer durante estos años en los que hemos formado un grupo muy ameno en el que nos hemos ayudado con un montón de cosas, y no sólo con lo relacionado con la cocina; Pero todo tiene su final, y cuando el pasado mes fue la entrada número 100 y este mes se cumplen 10 años desde el inicio de la andadura, toca despedirnos con lágrimas en los ojos, una sonrisa y una buena tarta. Nos seguimos viendo, chicas.
Podéis ver las diferentes versiones que hemos hecho en Desafío en la cocina: Cavity cake.





(12 raciones)
INGREDIENTES:


Para el almíbar:
  • 25 g de azúcar
  • 50 ml de agua
  • 25 ml de whisky


Para el bizcocho:
  • 200 g de harina
  • 150 g de azúcar
  • 115 g de mantequilla
  • 115 ml de leche
  • 2 Huevos
  • 8 g de levadura química
  • 1 Cdita de extracto de vainilla
  • C/s de sal


Para el relleno:
  • 75 g de azúcar
  • 50 g de azúcar glass
  • 60 ml de leche
  • 8 g de gelatina neutra en polvo
  • 40 ml de whisky
  • 400 ml de nata 35% mg
  • 2 Huevos


Para la decoración:
  • C/s de yema pastelera
  • C/s de azúcar granillo
  • 250 ml de nata 35% mg
  • C/s de almendra en granillo



PREPARACIÓN:


Para el almíbar:

En un vaso mezclamos el azúcar con el agua y el whisky. Calentamos a la potencia alta en el microondas, durante 3 minutos, hasta que el azúcar se disuelva y la mezcla hierva para que el alcohol se condense.


Para el bizcocho:

Tamizamos la harina y la levadura en un bol.

Mientras tanto con ayuda del robot de cocina, mezclamos la mantequilla a temperatura ambiente junto con el azúcar, hasta blanquear.

Añadimos los huevos de uno en uno mientras continuamos mezclando.

Incorporamos la esencia de vainilla y bajamos los ingredientes de los laterales del vaso del robot de cocina, para que se incorporen también a la mezcla.

Seguimos añadiendo la harina mientras continuamos mezclando.

Y también la leche, alternando una cucharada de cada para que quede muy bien integrado el conjunto.

Pasado el tiempo, engrasamos el molde elegido, en mi caso es un aro que se agranda a medida que requieras mayor tamaño y va desde los 16 a los 40 cm de diámetro. No tiene vaso por lo que lo hago poniéndolo sobre un molde mayor en la bandeja del horno con el fondo cubierto con papel sulfurizado.

Vertemos la masa en el interior, damos unos pequeños golpes para quitar los huecos de aire que puedan tener.

Alisamos la parte superior y metemos en el horno precalentado a 180ºC.

Pasados 35 minutos aproximadamente, pinchamos con un  palillo para comprobar que esté bien cocido.
Sacamos del horno y dejamos enfriar por completo antes de desmoldar.


Para el relleno:

Montamos la nata junto con el azúcar glass.

Una vez que lo tengamos, pasamos a un recipiente y mantenemos refrigerado hasta su uso.

Hidratamos la gelatina con el whisky.

En un cazo disponemos al fuego la leche junto con el azúcar.
Una vez que comience a hervir, apartamos del fuego y añadimos las yemas, junto con la mezcla de la gelatina y el whisky. Sin parar de remover a fuego medio, integramos todo hasta formar una crema bien ligada y espesa.
Dejamos enfriar por completo hasta su uso.

Tras haber lavado el vaso del robot de cocina, separamos las yemas de las claras de los dos huevos necesarios para el relleno, y montamos las claras a punto de nieve con una pizca de sal y vinagre justo antes de mezclarlo con los demás ingredientes del relleno para que no se baje.

Una vez que la crema está fría mezclamos con las claras montadas a punto de nieve y con la nata montada que teníamos reservadas, con movimientos envolventes.


Montaje y decorado:

Para hacer la forma de la cavity cake, es necesario cortar el bizcocho con ayuda de un aro o con un cuchillo, de manera que se vacía su parte central.

De lo que sacamos cortamos un disco que hará las veces de base, rellenaremos y decoraremos.

Con ayuda de un pincel de silicona, humedecemos todo el bizcocho de la base y los bordes con el almíbar de whisky que habíamos preparado con anterioridad.

Vertemos el relleno dentro de la cavidad del bizcocho.

En éste caso el bizcocho queda más alto que el propio relleno, pero al solidificarse éste, podremos dejarlo alineado.
Reposamos en la nevera una noche entera para que tome cuerpo.

Pasado el tiempo, cortamos el bizcocho sobrante, echamos por encima la yema pastelera que haremos de igual manera que para la tarta San Marcos.

Echamos un poco de azúcar por encima y con ayuda de un soplete, quemamos.

Hasta que quede bien dorada.

Montamos la nata de la decoración junto con el azúcar hasta que quede bien firme.
Metemos en una manga pastelera con boquilla rizada y subimos los lados.

Hasta acabar toda la nata.

Por último acabamos con almendras en granillo.

Porcionamos y servimos.

Éste es el resultado final de nuestra tarta al whisky.

Y aquí se aprecia perfectamente la forma de la cavity cake.

¡Qué aproveche!




Un postre clásico con una presentación de lo más novedosa.
Si te gusta esta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para así poder ver lo bien que te ha quedado 😊
Seguir con la receta

© Andreíta come de todo