25 de septiembre de 2015

Ensalada de fideuá

El calendario nos marca que ya estamos en otoño, pero lo cierto es que según las temperaturas y el hombre del tiempo, estamos viviendo el veranillo...
Tanto es así que siguen apeteciendo platos poco contundentes, aunque vale... también van apeteciendo sopitas y cremas. 

Pero ¿Qué queréis que os diga? Llevo todo el verano deseando que llegara éste momento y ahora que ya ésta aquí me agarro a las ensaladas como loca.

Así soy yo, tan difícil de entender como la vida misma, jajaja.

Ésta ensalada me la descubrió la que el verano pasado fué mi jefa, y es que en su restaurante era una receta casi semanal debido al triunfo que tenía.

A mi desde luego me encantó y desde entonces la hago en casa siempre que me apetece, ya que se puede consumir en frío, o en caliente.
Probad a hacerla, seguro que repetís.

¡Espero que os guste!






(2 pax)
INGREDIENTES:

  • 200 g de fideo fideuá
  • 150 g de gamba pelada congelada
  • 6 Palitos de surimi
  • 2 Dientes de ajo
  • 600 ml de fumet de pescado
  • 1 Huevo duro
  • Mayonesa al gusto
  • Hierbas aromáticas al gusto: 1 Hoja de laurel, perejil.




PREPARACIÓN:

En un cazo con agua, sal y vinagre ponemos a cocer el huevo.
Disponemos el fumet de pescado con la hoja de laurel en una cazuela, y la ponemos al fuego hasta que comience a hervir.
  
Cuando el fumet comience a hervir, agregamos la fideuá y dejamos cocer durante aproximadamente 10 minutos.

En una sartén con muy poquito aceite, salteamos las gambas peladas congeladas.
También se puede hacer con langostinos, de manera que la ensalada quedará con un gusto mucho más potente. En el caso de hacerlo con langostinos, los pelaremos, y con las cabezas y las cáscaras haremos el fumet, usando la carne para el salteado.

Cuando comiencen a tener color, agregamos el surimi cortado en pequeñas rodajas de 1 cm de grosor, aproximadamente.

Agregamos el ajo picado.

Cuando el ajo haya dorado, retiramos del fuego y espolvoreamos un poco de perejil picado.

Pasado el tiempo, la fideuá habrá consumido el caldo y estará perfectamente hecha.
Retiramos del fuego.

Agregamos el salteado de la sartén sobre el fideuá.

Mezclamos hasta que el salteado quede bien repartido por la fideuá.

Agregamos también el huevo cocido previamente pasado por el rallador.

Mezclamos y disponemos en una fuente.
En éste momento podemos hacer dos cosas, dejar enfríar la ensalada o servirlo tal cuál.

En el caso de dejarlo enfriar como he hecho yo, agregamos la mayonesa y mezclamos. Si lo hacemos en caliente hay que tener cuidado para que no se corte.

A mi la versión que más me gusta es en frío, pero como siempre digo, esto depende de los gustos de cada uno.
Servimos.
Éste es el resultado final de nuestra ensalada de fideuá.

¡Qué aproveche!



Si te gusta esta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para así poder ver lo bien que te ha quedado 😊

Seguir con la receta

22 de septiembre de 2015

Copa de compota de ciruela Santa Rosa con crema de mascarpone

He de decir que no soy muy fan de las ciruelas... Tal vez me pasa lo mismo que con las cerezas; al tenerlas por montones ha llegado un momento en el que las aborrezco. O también puede ser por que es comer una sola y tener que ir al baño urgentemente, jajaja. Para mi no hay laxante más efectivo que éste.
Sea como sea, finalmente he decidido que después de todo éste tiempo, no hay ni una sola receta con ciruelas en mi blog, y ya va siendo hora.

Quería hacer un postre que de dulce tuviera más bien poco, pero que sólo con su presencia den ganas de cucharada a cucharada, irlo zampando.
Y así encontre ésta receta de Because blog, que me encandiló desde el principio, por el simple hecho de ir acompañada de una deliciosa crema de queso mascarpone, el mismo queso que se utiliza para hacer mi postre favorito por excelencia, el tiramisú.

Al grano, éste postre es ideal para éstos días de transición, en los que el verano dice que estamos en verano, pero el cielo nos dice que el otoño acecha, (Por fin!) ya que con él te transportarás a los días de calor de hace apenas unas semanas.

¡Espero que os guste!


Ésta es mi octava aportación al reto:

En el reto Color y sabor de temporada Pilar Monge es la encargada de seleccionar una fruta y una verdura de temporada, que es la qué está en su época de recolección y es su mejor época de consumo ya que se aprovechan al 100% sus cualidades organolépticas. Además es cuando más fáciles son de encontrar los productos, y salen más económicos.
Entonces, todos los participantes elegimos entre una de ellas, y hacemos una nueva receta dulce o salada.
Éste mes se nos dió a elegir:
- Fruta: Las ciruelas
- Verdura: El ajo 

En ésta ocasión, casi desde el primer día que se nos dijeron la fruta y la verdura a elegir lo tuve claro.
Si que es verdad que en mi tierra el consumo del ajo es muy extenso, de hecho en dos municipios cercanos al mío se celebran en el mes de Julio ferias en su honor... Pero tal vez fuera precisamente por eso, por lo que me incliné a favor de la ciruela.
Tengo la gran suerte de que mi familia tiene una finca con frutales, y entre ellos hay varios ciruelos.
Así que el pasado sábado, caldero en mano, me fui con mi madre a atropar ciruelas y tras muchas vueltas, me he decantado por ésta receta dulce, ¡Que harán vuestras delicias!





(4 pax)
INGREDIENTES:


Para la compota de ciruelas:
  • 500 g de ciruelas variedad Santa Rosa
  • 1 Cda de azúcar
  • 1 Cda de canela molida



Para la crema de queso mascarpone:
  • 2 Yogures griegos
  • 150 g de queso mascarpone
  • 1 Cda de azúcar




PREPARACIÓN:


Para la compota de ciruela: 

Éstas son la variedad de ciruelas que hay en los frutales de mi familia. Se trata de la tan famosa variedad Claudia, y la Santa Rosa.

Para éste postre usaremos la variedad Santa Rosa.
Son frutos de tamaño grande, redondeado y con forma acorazonada. Tienen la piel de un color rojo intenso y su carne, de color ámbar, es muy jugosa, dulce y perfumada.
En nuestro país se vende muy poco, debido a que es muy delicada y se estropea con facilidad, así que yo tengo la suerte de tener un ciruelo de ésta clase en los frutales de mi familia, jeje.
Las cortamos a la mitad, les quitamos el endocarpo (o la pepita), y las pelamos con la ayuda de un cuchillo.

Las traspasamos a un cazo.

Le agregamos el azúcar y la canela.
Lo llevamos al fuego y dejamos que se cueza durante 10 minutos.

Una vez que la compota tome color, y la fruta esté ablandada, rectificamos de dulzor.
Retiramos del fuego y reservamos.


Para la crema de mascarpone:

Vaciamos los yogures griegos en una fuente con ayuda de una lengua de cocina.

Agregamos el queso mascarpone.

 Incorporamos el azúcar.

Con ayuda de unas varillas, mezclamos hasta que tome cuerpo.
Si lo que queremos es una consistencia más compacta, lo disponemos en el bol del robot de cocina, y con ayuda de las varillas de montar, envolvemos a gran velocidad.



Servimos la crema de queso en una copa.

Por encima agregamos un chorro de compota de ciruela.

Para decorar, ponemos un palo de canela.
 Lo ideal es que la crema de queso mascarpone esté muy fresquita, y la compota se agregue caliente. La diferencia térmica hará que éste postre sea más especial aún.

Éste es el resultado final de nuestra copa.

¡Qué aproveche!



Si te gusta esta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para así poder ver lo bien que te ha quedado 😊

Seguir con la receta

20 de septiembre de 2015

Nuggets de pollo

Que Estados Unidos es un hervidero de ideas, (gastronómicas o no) es por todos sabido.
Ellos lo inventan, lo difunden, y nosotros tarde o temprano les seguimos la corriente y hacemos que todo eso forme parte de nuestra vida. Para ejemplo, un nugget, jajaja.
Éstos pequeños trozos de pollo triturado rebozados con huevo y pan rallado, y después fritos en abundante aceite, no faltan en la carta de ningún restaurante de comida basura.
Eso sí, los nuestros nada tienen que ver con esos, ya que en un estudio realizado a los nuggets comercializados dió como resultado que menos del 50% de la composición, era carne de pollo... Los que nosotros vamos a hacer son completamente naturales. 
Hechos con ingredientes frescos, que hacen que queden crujientes en el exterior pero súper jugosos por dentro...
No tienen nada que envidiar a los de las grandes cadenas de comida rápida.
Además es un buen modo de meter a los niños en la cocina, ya que es una receta muy sencilla, y como a ellos les encantan, no les supondrá ninguna molestia ponerse manos a la obra.

¡Espero que os gusten!


Éstos nuggets de pollo son mi sexta aportación al reto:

De nuevo, estamos al pie del cañón tras las vacaciones, y empezamos la temporada con una noticia triste, muy muy triste, como es la marcha del grupo de una de las boss, de una de las creadoras del desafío... Mabel del magnífico blog A nadie le amarga un dulce.
Como en muchos casos, la razón es la falta de tiempo, y jo... 
No sabe lo que la vamos a echar de menos. Yo he llegado hace muy poquito, y apenas he tenido la oportunidad de conocerla, pero aunque sólo sea por aguantar a toda esta panda de loc@s, ya tiene el cielo ganado :P
Así que éste mes, como no podía ser de otra forma el desafío va por y para ella.
Hemos tenido total libertad para escoger entre todas las recetas de su blog, y yo, me he decantado por esos nuggets ricos, ricos.
No se vosotros, pero yo estoy deseando saber que recetas han escogido el resto de mis compañeros de desafío. Para verlo, no dudéis en visitar la entrada del blog Desafío en la cocina (Homenaje a Mabel).





(15 Unidades)
INGREDIENTES:
  • 400 g de pechuga de pollo
  • 50 g de miga de pan
  • 50 ml de leche
  • 50 g de queso crema
  • 1 Diente de ajo
  • 2 Huevos
  • Pan rallado
  • Aceite para freír
  • Sal
  • Pimienta negra




PREPARACIÓN:

Limpiamos los 400g de pechuga de pollo, que en éste caso son dos de tamaño medio, y les quitamos la grasa y los huesos que puedan tener.

Lo cortamos de un tamaño pequeño, para que al pasarlo por la picadora de carne, entre sin problemas.

Metemos la carne por el tubo de la picadora y la prensamos con la maza hasta que salga por el sinfín picada.
Como sabéis, hace unos meses me autoregalé el robot de cocina Bosch Mum 4880 que venía con un montón de accesorios, entre ellos, el picador de carne, al que os lo creáis o no, le he dado mucho uso.

Una vez pasado por el sinfín, la carne queda así.
Si no disponéis de una máquina de picar carne, siempre podréis hacerlo a cuchillo, eso sí... Armándoos de paciencia, hasta que quede muy fino.
(Al ir a comprar las pechugas de pollo, pregunte a mi carnicera de confianza, y desde hace un par de años, el control de sanidad no les permite picar este tipo de carne en los establecimientos)

Disponemos la carne en un bol de cocina, salpimentamos y agregamos la miga de pan.

Echamos la leche, intentando que caiga sobre la miga de pan para ablandarla.

Agregamos también, el queso crema.

Picamos en brunoise el diente de ajo y lo agregamos a la mezcla.

Con la mano, deshacemos el pan y mezclamos con el resto de ingredientes.

Tiene que quedar una farsa homogénea en la que todos los ingredientes estén perfectamente impregnados.

Cogemos pequeñas porciones del preparado y boleamos, como si fuéramos a hacer albóndigas y después aplastamos, para hacer unas pequeñas hamburguesas.
Yo para hacer este tipo de trabajos, siempre me pongo guantes de látex, de esta manera no me embadurno las manos.

Pasamos las hamburguesitas por harina, las ponemos en un recipiente separadas unas de otras y metemos en el congelador durante al menos 3 horas.

Pasado ese tiempo, los nuggets estarán firmes y no se les deshará la forma.
Los rebozamos en huevo.

Después los pasamos por pan rallado.

En una sartén con abundante aceite caliente, los freímos.
Primero por un lado...

...Y cuando haya dorado, les damos la vuelta.

 Pasamos los nuggets por papel absorbente para que chupe el aceite excesivo y después los servimos en un plato.
Éste es el resultado final de nuestros nuggets.

Así es como se ven por dentro... ¡Increíbles!

Si lo acompañamos con un poco de ketchup, o salsa barbacoa, no quedará ni uno.
¡Qué aproveche!



Si te gusta esta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para así poder ver lo bien que te ha quedado 😊

Seguir con la receta

© Andreíta come de todo