30 de septiembre de 2013

Tarta súperchocolateada con helado

Hoy es un día muuuy especial, cumplen años mi novio y mi prima (que para mi es como mi hermana mayor postiza), así que para celebrarlo les he hecho una tarta riquérrima, de esas de chocolate con chocolate con la que triunfas sí o sí.
De esas tartas que a ellos les gustan... Son unos dulceros empedernidos.

Llevaba con ganas de hacer una tarta así desde que la vi por primera vez, y la verdad que es muy fácil de hacer y a la vista queda espectacular!

Y ni que decir tiene que al hacerla y entregarla por sorpresa a los cumpleañeros... El mejor regalo ha sido para mi al ver sus caras.

¡Espero que os guste!








(10 raciones)
INGREDIENTES:


Para el bizcocho:

  • 1/2 Tableta de chocolate para postres
  • 50 g de cacao puro en polvo
  • 3 Huevos
  • 125 g de mantequilla
  • 200 ml de leche
  • 6 Cdas de azúcar granillo
  • 160 g de harina
  • 1 Sobre de levadura química



Para el relleno y decoración:

  • 1 Litro de helado de vainilla
  • 450 g de lacasitos de colores
  • 24 Barritas de KitKat




PREPARACIÓN:


El bizcocho:

En un bol poner la harina, la levadura, el cacao en polvo y el azúcar.
Calentar la leche con la tableta de chocolate y la mantequilla hasta que todo se haya unido. En ese momento, sacar del fuego, verter los huevos y remover para que no cuajen con el calor. Echar esta mezcla en el bol y remover hasta obtener una masa.

Poner en un molde ajustable engrasado con mantequilla y meter en el horno precalentado a 170º C durante 30 minutos.

Yo me he apropiado de un palo de metal de los de hacer pinchos morunos, y lo uso como aguja para calcular si los bizcochos están hechos. Si al pincharlo en el bizcocho el palo sale limpio, está perfecto.
Ha quedado un bizcocho muy esponjoso.




Dejamos templar el bizcocho y cortamos en dos.

Un poco antes, sacar a descongelar el helado para que tenga mejor untuosidad.
Yo he decidido ponerle helado por dentro para hacerlo en versión tarta helada y conservarla hasta la hora del postre en el congelador; pero se podría hacer con cualquier otro relleno, nata, trufa, crema... dependiendo del gusto!
Extendemos 3/4 partes del helado con la ayuda de una lengua, le ponemos la tapa al bizcocho y lo metemos en el congelador.

Abrimos el molde ajustable, y vamos poniendo en el borde las barritas de kit kat

Extendemos el helado que habríamos reservado, y tiramos los lacasitos por encima haciendo que lo cubra toda la base de la tarta.

Este es el resultado final del corte de la tarta, buenísima!
¡Qué aproveche!
¡¡Y que cumplan muuuchos más!! ;)



Si te gusta ésta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto  mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para poder ver lo bien que te ha quedado 😊.

Seguir con la receta

26 de septiembre de 2013

Pizza de tomates de temporada, atún y mozzarella

Qué rico es cenar pizza, y más rico es si lo haces tú, a tu gusto y con productos totalmente naturales.
Pues hoy a tocado, ya que es algo muy fácil y divertido de hacer... y a la vez nos encanta degustar!

Ésta es una de las pizzas más sencillas y ricas que suelo hacer en casa.
No necesita más que unos tomates maduros, que en mi caso son tomates del huerto de mi padre, por lo que no hace falta explicar que el aroma y sabor es brutal, un buen queso para fundir y migas de atún en conserva de calidad... Y no sólo eso, la masa de tipo fina que suelo preparar siempre y que a nosotros nos encanta.
Unos pocos minutos y ya tenemos lista la cena.

¡Espero que os guste!







(3 pax)
INGREDIENTES:


Para la masa:

  • 300 g de harina
  • 3 Cdas de AOVE
  • 150 ml de agua
  • 1 Cdita de sal
  • 1 Cdita de azúcar



Para el relleno:

  • 5 Rodajas de mozzarella
  • 20 g de queso curado
  • 1 Tomate maduro
  • 2 Cdas de tomate frito casero
  • 100 g de atún
  • C/s de orégano




PREPARACIÓN:


La masa:

Yo la he hecho sin levadura, por que no nos gusta la masa con mucha miga, de hecho cada vez que pedimos pizza, la pedimos con la masa finisíma.
En un bol disponer el azúcar, la sal, el aceite y el agua.

Con la harina hacer un volcán e ir agregando la mezcla anterior mientras vamos integrando todo. Estará perfecta cuando forme una masa homogénea y al tirar sea quebradiza.

Estirar la masa de la pizza, manualmente o con un rodillo y colocar en la placa del horno sobre un trocito de papel de aluminio o vegetal.
Echar encima de la masa el tomate frito y con una cuchara extenderla.

Espolvorear con orégano, el nuestro es casero, y da un gusto... buenísimo!

Cortar el queso en trozos grandes y colocarlos en la masa de forma que al gratinarse se extienda.

A nosotros nos dan unos cuantos tomates de esos recién cogidos de la planta, que saben a tomate!
Coger uno y cortarlo en finas lonchas, y añadir el atún desmigajado por toda la pizza.

Meter en el horno previamente calentado a máxima temperatura, y dejar que se haga durante 20 minutos.
Éste es el resultado final.

Al morderla la masa será crujiente pero a la vez tierna por dentro,el queso se estirará muchísimo y el sabor del relleno es súper suave... Rico rico!
¡Qué aproveche!



Si te gusta ésta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto  mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para poder ver lo bien que te ha quedado 😊.




Seguir con la receta

23 de septiembre de 2013

Paella con cangrejos

Hace unas semanas nos fuimos a las orillas del río Órbigo por unos cangrejos, y la verdad es que nos salió bastante bien, por que conseguimos llevarnos a casa unos 3kg.

Ese día por la noche los capamos, es decir; desprendimos a los cangrejos de sus intestinos para que éstos no amarguen el sabor. Se coge el cangrejo poniéndolo boca arriba y haciendo un poco de presión con los dedos al principio de las patas para que sean incapaces de moverse y pinzar. Con la otra mano se sujeta la aleta central de la cola, se gira y se tira de ella hasta llevarte con ello el intestino también.

Después los repartimos y los cocimos en agua con sal y laurel durante veinte minutos. Después los dejamos templar, guardamos únicamente las colas, reservamos el agua de la cocción y lo metimos todo al congelador.

Pues hoy que nos reunimos la familia en casa fué el momento ideal para aprovechar esto, y cocinando al aire libre en el jardín de mis padres hacer una estupenda paella.

¡Espero que os guste!







(8 pax)
INGREDIENTES:

  • 1 Cebolla
  • 1 Pimiento verde
  • 1 Paquete de preparado de paella (Pota, trocitos de pescado, berberechos, almejas, mejillones y langostinos)
  • C/s de cangrejos de río
  • 12 Muslitos de pollo
  • 3 Tomates maduros
  • 4 Medidas de arroz bomba
  • 8 Medidas de agua de la cocción de los cangrejos
  • 2 Medidas de agua
  • Colorante alimentario al gusto
  • Sal




PREPARACIÓN:

Cortar en trocitos la cebolla y el pimiento.
En una paellera con aceite bien caliente rehogar la cebolla y añadir el pimiento verde hasta que poche.

Agregar la pota y rehogar hasta que adquiera un color dorado.

En este momento nosotros retiramos la verdurita y añadimos los muslitos de pollo.

Cuando estos hayan dorado, agregar las almejas abiertas, los berberechos y los trocitos de pescado.

Seguidamente, incorporamos los tres tomates partidos en cuartos y reducir hasta obtener una salsa.

Agregar los langostinos, los mejillones y los cangrejos ya cocidos y mantener al calor durante unos cinco minutos.

Después echar el arroz, (4 vasos de 150g) extendiéndolo por toda la paella. E incorporar la verdura que habíamos reservado. Dejar al calor unos minutos, removiendo para que se mezcle todo bien.


Midiendo por el mismo vaso por el que echamos el arroz, añadir el caldo de la cocción de los cangrejos y agua hasta hacer la fórmula de doble cantidad de agua que de arroz. También colorante alimentario al gusto, hasta obtener el color deseado.

Dejar que reduzca el caldo y después de un cuarto de hora, el arroz estará hecho.

El arroz ha conseguido un sabor espectacular del caldo y ha quedado súper suelta. Ya estamos pensando en volver a por cangrejos para hacer una de estas pronto!
Éste es el resultado final. ¡Qué aproveche!



Si te gusta ésta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto  mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para poder ver lo bien que te ha quedado 😊.

Seguir con la receta

20 de septiembre de 2013

Sopas de trucha al estilo del Órbigo

Ahora que ya va empezando el fresquito, que mejor para cenar que unas sopinas!
Son muy típicas en todo León, desde los bares del Barrio Húmedo en forma de tapa, como en las casas de toda la provincia.
Pero no vamos a cenar unas cualquiera, si no las sopas de ajo con trucha que se dan en mi zona, la cuenca del río Órbigo que son súper ricas y fáciles.
La característica principal de esta sopa es que en la cocción se incorporan las truchas, algo que le aporta un toque diferente; un sabor a pescado buenísimo y una textura muy suave.

En mi pueblin, cuando llega el primer fin de semana de Agosto se celebra la fiesta de los Cazadores. Nosotros vamos y les compramos unas cazuelinas de barro (Algo mítico de nuestras casas es encontrar las cazuelas de todos los años a modo de exhibición) y ellos nos dan para cenar sopas de trucha, con un trocito o no.. dependiendo del gusto! Un acontecimiento que nosotros esperamos con muchas ganas, por que cada año se superan, así que espero con esta receta que me queden por lo menos como a ellos.

¡Espero que os guste!






(2 pax)
INGREDIENTES:

  • 1 Trucha mediana
  • 3 Dientes de ajo
  • 1/2 Pimiento verde
  • 1 Cda de pimentón dulce
  • 1 Hoja de laurel
  • 250 g de pan de hogaza del día anterior
  • AOVE
  • Sal




PREPARACIÓN:

Cortar el pan en láminas. Hay que hacer incapié en que el pan debe estar del día anterior, para que al empaparse absorba perfectamente el caldo; y si para encima os podéis hacer con un pan de pueblo o rústico mucho mejor. Nosotros lo cortamos gordito y bastante por que nos gustan que queden espesas.

En una cazuela con aceite ponemos la cebolla bien picada y la pochamos.

Cuando adquiera un tono dorado agregamos el pimiento y dejamos que dore un poquito también. Estos ingredientes no vienen en la receta inicial, pero gracias a ellos el caldo coge más sabor.

Ponemos un pellizquito de sal y el laurel, y después agregamos la trucha.
Lo mejor es poner la trucha cortada en el menos número de trozos posibles, para que la gente que quiera comer las sopas sin pescado, no se encuentre ninguna traza.

Echamos el agua,al gusto dependiendo de lo caldosas que nos gusten las sopas, y dejamos que hierva durante unos 7 minutos, para que la trucha no se deshaga.

Entonces colamos el caldo y dejamos que enfrie la trucha para después desmenuzarla.

Pelamos y machacamos los ajos en el mortero.

Aparte, en una sartén calentamos un poquito de aceite y le agregamos el pimentón, removiendo para que no se queme y amargue.

Verter en el mortero con los ajos reservados, y después todo ello bien mezclado al caldo de la trucha.

Añadimos al caldo la trucha ya desmenuzada y lo ponemos a fuego suave durante unos minutos.

Un poquito antes de servir cuando ya hemos quitado del fuego el caldo, agregar el pan y dejar que se empape durante unos minutos.
Otra forma de hacerlo que le gusta mucho a mi novio, es disponer en la cazuela las láminas de pan y la trucha, alternándolos en capas... Y por encima echar el caldo hirviendo hasta que empape todas las capas. Al sacar cada cuchara, se verá una especie de milhojas de pan y de trucha, una delicia!

Entonces,aún estando bien caliente lo servimos en nuestras cazuelitas.
                                          

Antes de meterlo en la boca, no os olvidéis de soplar... Éste es el resultado, por supuesto en nuestras cazuelitas de los Cazadores del año 2012 y 2013
¡Qué aproveche!



Si te gusta ésta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto  mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para poder ver lo bien que te ha quedado 😊.

Seguir con la receta

19 de septiembre de 2013

Leche frita

Había dicho que la primera receta que subiría sería una dulce, al final ha sido la segunda, aunque lleva hecha desde ayer. Así que prácticamente cuenta como tal jajaja

Esto es por que prefiero asegurarme de que la masa quede consistente y la guardo en la nevera durante un día entero.
 Nunca había probado a hacer leche frita de verdad (Una vez la hicimos en la escuela de cocina y en medio de un servicio la tuvimos que quitar de la carta por que no fuimos capaces de sacarla adelante jajajaja) hasta la semana pasada, que probé con una receta de internet y aunque el resultado fué bueno, cuando le llevé la prueba a mi suegra, la reina de la leche frita jejeje... Me dió su receta para asegurarme que le iba a gustar a todo aquel que lo probara!
Y aquí está su receta.

¡Espero que os guste!






(13-15 unidades)
INGREDIENTES:

  • 1/2 Litro de leche entera
  • 2 Cdas colmadas de harina
  • 2 Cdas colmadas de maizena
  • 5 Cdas de azúcar granillo
  • 2 Yemas de huevo
  • 1 Cda de mantequilla




PREPARACIÓN:

En una cazuela nueva, que te asegure que la leche frita no se va a pegar; echar la mantequilla y a fuego suave para que no humee, dejar que se derrita.

Aparte, en un bol mezclar todos los demás ingredientes removiendo hasta que todo esté completamente disuelto.

Incorporar la mezcla anterior en la cazuela con la mantequilla derretida, poner al fuego suave y espesar sin parar de remover para que no se pegue la parte de abajo y quede una textura grumosa.

Cuando la masa tenga éste aspecto, retirar del fuego y con una lengua verter en un molde con el grosor deseado. En mi caso, lo dispongo de ésta manera para que no quede con forma curvada, y al hacer los cortes sean más o menos iguales.

Cuando la masa haya templado ponerle papel film a piel, es decir que toque la parte superior de la mezcla, para que a la hora de meterlo en el frigorífico no se cree una corteza dura en la masa. Como ya he dicho antes, yo que soy novata en este postre prefiero asegurarme que la masa sea consistente y no se rompa a la hora de rebozar y freír, así que la dejo en el frigorífico durante 24 horas.

Al día siguiente, la masa habrá tomado la consistencia idónea para cortar los trozos con el tamaño deseado y que al sacarlos mantengan su forma. Como veís yo hago unas piezas relativamente grandes, de aproximadamente dos mordiscos, así que con estas cantidades me han salido 17 piezas.
Entonces, disponemos de harina y dos huevos batidos para rebozar.

Pasamos cada pieza por harina, y después por huevo.

A continuación meter en aceite bien caliente las piezas, y en cuanto forme una pequeña costra por debajo, poner a fuego suave durante unos minutos hasta que tome un color dorado. Se les da la vuelta y se sigue el mismo proceso.

Disponerlas en un plato con un par de trozos de papel absorvente para que éste coja toda la grasa sobrante de cada pieza, y después con unas tijeras recortar los bigotes que les hayan quedado por la fritura.
Éste paso no es imprescindible, pero estéticamente quedan mucho mejor cuando tienen la forma perfectamente definida.


Aunque también es por que no me puedo resistir a probar la leche frita recién sacada de la sartén, aún caliente... quería mostraros lo bien que queda; tiene una cortecita crujiente y por dentro sin embargo queda súper cremosa.

A la hora de servirlas se les puede espolvorear canela y azúcar o sólo azúcar.. dependiendo del gusto! Yo para estas cuatro que serán las que tomemos de postre a la hora de comer sí que les echo canela, pero a las demás que he guardado no, que si no mi madre no me las come! jeje
Este es el resultado final, para chuparse los dedos.
¡Qué aproveche!
                                                   



Si te gusta ésta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto  mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para poder ver lo bien que te ha quedado 😊.

Seguir con la receta

© Andreíta come de todo