30 de julio de 2015

Contramuslos de pollo asados al Gin Xoriguer

Por fin ya me estoy haciendo por completo a la nueva vida laboral, que es muy diferente a lo que he vivido hasta ahora.
Poco a poco van pasando los nervios iniciales, y ya me voy sintiendo como en casa. Aunque eso no quita que a la hora de los servicios los nervios se me pongan a flor de piel... Y es que lo mire por donde lo mire, estar sola en cocina es una gran responsabilidad.
Pero bueno, los comienzos nunca son fáciles, y eso es para todos ¿O no?
Como lo tengo todo (más o menos) controlado, ya hago tiempo para pasear y plantarme delante del ordenador a continuar con el blog, que últimamente lo tengo muy abandonado.
Ésta es una receta fácil y sencilla, muy rápida de hacer y lo mejor de todo, es que está ¡Espectacular!
Tan solo hay que contar con una botellita de la deliciosa Gin Xoriguer, y dejarlo preparado un par de horitas antes para que el pollo quede macerado.

¡Espero que os guste!






(2 pax)
INGREDIENTES:
  • 2 Contramuslos de pollo
  • 3 Patatas pequeñas
  • 4 Dientes de ajo
  • C/s de romero y perejil
  • 1/2 Limón
  • C/s de Gin Xoriguer
  • Sal
  • AOVE




PREPARACIÓN:

Conseguimos unos contramuslos de pollo de tamaño grande.
Yo lo que hago es comprar el pollo, y cortarlos a mi gusto, más o menos grande, y así saco las pechugas, y el resto de las piezas hasta dejar la carcasa, de esta manera aprovecho todo.
Limpiamos los trozos quitándoles las plumas y la grasa de más que pueda tener.

En el mortero ponemos los ajos cortados.

Añadimos el perejil y machacamos.

Agregamos romero al gusto.
Ya sabéis que yo soy fan de las hierbas aromáticas, así que le echo bastante.

Exprimimos el zumo del limón.

Lo echamos sobre la mezcla del mortero y revolvemos.

Salamos los contramuslos de pollo.

Los adobamos con el majado.

La empresa menorquina Gin Xoriguer me envió una de sus majestuosas ginebras para probarla.
Ésta ginebra es el resultado de la destilación de alcohol vínico de alta calidad junto con bayas de enebro selectas procedentes de las montañas de diversas zonas del Mediterráneo y otras secretas hierbas aromáticas.
Tienen otro dos tipos de envasado, aparte del éste, que es el que a mi me han mandado, pero en todos se intenta reservar el respeto de la evolución del envasado, cambiando los productos de fabricación de las botellas típicas de los aguardientes.
Gracias a su carácter único, con la destilación 100% natural, ésta ginebra está libre de aditivos, y resulta muy agradable al tomarlo, con un gran sabor a enebro.

Echamos un buen chorro de gin Xoriguer.

Dejamos macerar durante al menos dos horas, para que la carne se reblandezca y adquiera todo el sabor de los ingredientes.

Engrasamos la fuente donde vayamos a asar el pollo.

Limpiamos y cortamos en gajos las patatas.
Las ponemos en la fuente, y salpimentamos.

Colocamos sobre las patatas los contramuslos de pollo, e intentamos dispersar todo el jugo del macerado sobre las patatas.

Metemos en horno precalentado a 190ºC y dejamos cocer durante 1 hora.
Cuando hayan pasado los primeros 25 minutos, sacamos el pollo que ya habrá empezado a coger color, y le damos la vuelta.

Regamos la parte volteada con el jugo de la maceración.

Metemos de nuevo al horno y cocemos otros 25 minutos.

Pasado ese tiempo, ponemos la opción grill en el horno, y subimos la bandeja a la balda superior, para que el pollo se dore.
Sacamos y servimos.

Éste es el resultado final de nuestros contramuslos al Xoriguer.

Las patatas estarán perfectamente tiernas.

Y el pollo súper jugoso y con un gran sabor.
¡Qué aproveche!



Si te gusta esta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para así poder ver lo bien que te ha quedado😊

Seguir con la receta

28 de julio de 2015

Naked cake de bizcocho de vainilla, nata y fresas

Ésta es una receta que por una razón o por otra, lleva redactada en borradores desde hace cinco meses... Las que estáis en éste mundillo lo comprenderéis. 
Se van haciendo recetas, con productos nuevos, más apropiados con la temporada, y al final hay algunas que se van quedando atrás, casi olvidadas.
Pero hoy es un día perfecto para publicarla, y digo perfecto por que se juntan varios factores...Ésta es una tarta que hice para el cumpleaños de mi amiga Sara.
Ella es como se diría my BFF jajajaja. Nuestras madres son muy amigas, y como somos del mismo pueblo y nos llevamos exactamente 1 año, 1 mes y 10 días ha sido la persona con la que he vivido aventuras desde pequeña, así que como os imaginaréis me encanta pasar el tiempo con ella.
Y es que, desde que trabajo apenas veo a los amigos, y hoy hemos quedado ¡Por fin! Así que es como un pequeño homenaje... jaja
Además, hoy es el día del chocolate con leche, y no se me ha ocurrido mejor forma de darle honor que con ésta súper tarta, que me parece súper chula, y por supuesto riquísima.
Hace tiempo que la hice, pero recuerdo muy bien la cara de mi amiga al verla... Y es que la decoración con esos detalles es muy simple pero es una pasada.

¡Espero que os guste!






(12 pax)
INGREDIENTES:


Para el bizcocho de vainilla:
  •  Yogurth natural
  • 2 Medidas del mismo yogurth de azúcar moreno 
  • 3 Medidas de harina
  • 1 Medida de AOVE
  • 1/2 Medida de nata líquida
  • 4 Huevos
  • 1 Sobre de levadura química
  • C/s de extracto de vainilla



Para el almíbar TPT:
  • 100 ml de agua
  • 100 g de azúcar granillo



Para el relleno y decoración:
  • 1/2 Litro de nata para montar
  • 50 g de azúcar
  • 1/2 Kg de fresas
  • 150 g de chocolate con leche




PREPARACIÓN:


Para el bizcocho:

En un bol, ponemos el yogourth natural.

Agregamos el azúcar moreno.

Echamos después la harina.

Echamos el aceite de oliva y mezclamos un poquito.

Cuando el preparado esté a medio mezclar, agregamos la nata.

Con las varillas mezclamos hasta que el preparado no tenga grumos.
Agregamos la levadura en polvo.

Cascamos los huevos uno a uno y con cuidado de que no caiga en el preparado ninguna traza de cáscara, mezclamos.

Por último, agregamos el extracto de vainilla.
Mezclamos para que llegue el aroma y sabor de éste por toda la masa.

Echamos el preparado en un molde previamente engrasado y llenamos 3/4 partes de él.
Metemos en el horno precalentado a 180ºC y cocemos durante 45 minutos, hasta que el bizcocho esté bien hecho, y al pinchar con un palillo éste salga limpio.

En cuanto el bizcocho salga del horno, dejamos que temple para poder manejarlo con soltura.


 Para el almíbar TPT:

Ponemos en el cazo ambos ingredientes y dejamos que forme un líquido homogéneo, mojando los bordes de la cazuela con agua, con ayuda de un pincel de cocina.


Para el relleno:

En el bowl del robot de cocina, ponemos toda la nata para montar.

Con las varillas, montamos hasta que tenga la consistencia perfecta.
Justo cuando la nata esté a punto de montarse, agregamos el azúcar.
 

Limpiamos las fresas, quitándoles el rabo, pasándolas por agua y cortándolas en pedacitos pequeños.

Éstos trocitos los ponemos en un vaso y con la batidora, los trituramos.

 Lo trituramos hasta formar un puré en el que aún se puedan distinguir los pedacitos de fresas.

Dividimos la nata montada en dos partes, y ponemos una de ellas en un bowl.

Y a ésta, le añadimos las fresas trituradas.
Con ayuda de una lengua de cocina, y haciendo movimientos envolventes, para mezclar las fresas con la nata sin que ésta se desmonte.

 Cuando el bizcocho esté frío, lo cortamos en tres rebanadas iguales.

Disponemos la primera placa en el plato de presentación, y con ayuda de un pincel, emborrachamos el bizcocho con el almíbar TPT.

Disponemos la nata con fresas sobre el bizcocho.

Con ayuda de una espátula repostera, extendemos la mezcla.

 Colocamos sobre el relleno de nata con fresas la segunda placa de bizcocho.

Lo emborrachamos con el almíbar.

Echamos sobre él la nata montada que habíamos reservado.

Con la espátula repostera, extendemos la nata sobre el bizcocho.

Colocamos la última placa de bizcocho sobre la nata.
Remarcamos los bordes de los rellenos.

Pintamos la última placa de bizcocho con el almíbar, y después extendemos un poco de nata sobre ella.

Rallamos el chocolate con leche sobre la nata de la última placa de bizcocho.

Un poco de manualidad... hacemos una especie de tendal de banderines y la personalizamos.


Hincamos el tendal de banderines sobre la tarta, de manera que quede en pie.

Éste es el resultado final de nuestra naked cake.
Cortamos un par de fresas en forma de rosa y colocamos un par sobre la tarta.

Las rosas de fresas al detalle. Quedan super bonitas ¿A que sí?

¡Qué aproveche!



Si te gusta esta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para así poder ver lo bien que te ha quedado😊

Seguir con la receta

© Andreíta come de todo