16 de julio de 2014

Ensaladilla rusa

Como su nombre indica, la ensaladilla rusa es un plato típico de ese país, aunque aquí es el único sitio dónde se la llama así, en el resto del mundo es la ensalada Olivier.


Los ingredientes principales son una base de patata cocida, huevos cocidos, atún en conserva y diferentes verduras cocidas, como son la zanahoria, guisantes y las judías verdes. Por supuesto ésta receta tiene un montón de variedades, y es que vayas donde vayas la sirven de una manera distinta. Puede admitir desde espárragos, pimientos en conserva o aceitunas hasta gambas, palitos de surimi o incluso pepinillos en vinagre.

Desde luego, mi receta es bastante más suave. Lleva los ingredientes justos y necesarios para hacer una receta deliciosa. Puedo decir que he triunfado con ella, la hice para dar de tapa en las fiestas de mi pueblo, más de 20 kg de ensaladilla y la gente no paraba de decir que estaba buenísima, se pusieron las botas!

¡Espero que os guste!






(4 pax)
INGREDIENTES:
  • 1 Kg de patatas
  • 2 Zanahorias
  • 3 Huevos
  • 150 g de guisantes
  • 1 Hoja de laurel
  • 1 Lata de atún en conserva
  • Sal
  • Vinagre
  • AOVE
  • C/s de mayonesa




PREPARACIÓN:

Bajo el agua, lavamos las patatas muy bien, si es necesario con la ayuda de un cepillo manual para evitar que quede tierra.

Ponemos las patatas lavadas junto con las zanahorias lavadas y sin el rabo en la olla a presion.

Llenamos de agua hasta cubrir las patatas, y agregamos sal y una hoja de laurel para que le aporte sabor.
Cerramos la olla y dejamos que se cuezan durante el tiempo indicado en el manual de instrucciones de vuestra olla, en mi caso a presión alta, cinco minutos.

Mientras tanto en una cazuela aparte ponemos a cocer los tres huevos con una pizca de sal y un chorrito de vinagre.
El vinagre en el agua de la cocción de los huevos evita que si la cáscara se rompe por algún golpe o por la ebullición en sí el contenido del huevo sobresalga de éste. Yo siempre lo hago.
Tras doce minutos, cuando los huevos estén cocidos, reservamos.

Si se tienen guisantes tiernos, de la huerta, mejor que mejor. Yo uso guisantes congelados, a poder ser de tamaño grande para que tengan más sabor.

En una cazuela con agua, ponemos los guisantes. Cuando rompa a hervir, dejamos que se hagan durante 6 minutos. Después reservamos.

Mientras los huevos y los guisantes se cuecen, abrimos la olla y vaciamos el agua. Dejamos que se templen para no escaldarnos las manos.

Pelamos las zanahorias con la ayuda del filo del cuchillo, raspando.

Con la ayuda de un rallador, vamos pasando las zanahorias por las cuchillas gruesas y lo echamos en la fuente donde vamos a mezclar la ensaladilla.

Después pelamos las patatas tirando de la pielecilla, y le quitamos si tiene alguna zona negra.

En la misma fuente, rallamos las patatas.

Agregamos el atún desmigado previamente pasado por un colador para desgrasarlo y evitar as´´i, que la ensaladilla nos quede muy aceitosa.

Agregamos los guisantes que ya estarán frios.

Por último, agregamos los huevos cocidos, también rallándolos.

Como veis, mi ensaladilla es un poco distinta, va todo rallado. Esta receta es la que hacia en el restaurante de prácticas, y va así por si se quiere hacer la tan conocida tapa "paloma de ensaladilla", que es la ensaladilla colocada sobre una corteza de cerdo.
Después, arreglamos la ensaladilla, primero echamos el vinagre.

Después un buen chorro de Aceite de oliva.

Agregamos la sal, y mezclamos todo con sumo cuidado para no desmenuzar los ingredientes y evitar que nos quede una papilla.

Éste es el resultado final de nuestra ensaladilla.
Como veis con unos ingredientes básicos y os aseguro que un excelente resultado, aunque como siempre, podéis agregarle lo que queráis, eso ya es a gusto de cada uno. Y le va genial acompañarla con una cucharadita de mayonesa, si es casera, mejor que mejor.

¡Qué aproveche!



Si te gusta esta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para así poder ver lo bien que te ha quedado😊


Seguir con la receta

10 de julio de 2014

Berenjenas rellenas de atún

Parece que poquito a poco va llegando el verano, los días son soleados y con temperaturas propias de ésta época. Es por ello que ahora es cuando más apetecen unos platos menos pesados, en verano es más fácil cuidarse!
Las berenjenas rellenas existen en multitud de versiones, rellena de carne, de pollo, de verduras... Y admite también un montón de acabados, con bechamel, queso...
En esta ocasión yo me declino por las rellenas de atún, que aunque son menos conocidas están buenísimas. Un plato muy sano, por la combinación de muchas verduras con un pescado tan rico como el atún.

¡Espero que os gusten!






(2 pax)
INGREDIENTES:
  • 2 Berenjenas
  • 1 Cebolla
  • 1 Puerro
  • 2 Dientes de ajo
  • 1 Pimiento rojo
  • 2 Latas de atún en conserva
  • Hierbas aromáticas al gusto: Comino, orégano.
  • C/s de queso rallado para gratinar
  • Sal
  • AOVE




PREPARACIÓN:

La berenjena es un fruto comestible anual, tiene una forma cilíndrica y alargada que puede ir desde los 5 hasta los 30 cm de longitud. Tiene una piel lisa y brillante con colores diversos, aunque la más común es la berenjena morada. 
Aporta muy poco valor energético y nutritivo, por lo que es indispensable en una buena dieta. Es rica en vitamina A y potasio, y tiene un gran valor medicinal, previene entre otras enfermedades el cáncer.

Lavamos la berenjena y la cortamos a la mitad, para hacerla rellena.
Éste fruto ha de consumirse siempre cocinado, no en crudo. Asada o salteada tiene un sabor agradable, algo que no pasa si únicamente se cuece.
Es muy apreciada por diferentes culturas, donde destaca la griega.

 La pulpa de la berenjena es de color blanco, consistente con una textura esponjosa y un regusto amargo.
Con el filo de un cuchillo hacemos unas marcas en forma de rejilla. Esto hará que la berenjena se cocine más rápido sin quemar la superficie.

Salamos la berenjena y agregamos un chorrito de aceite de oliva.
Las disponemos en una placa de horno con papel vegetal, y las horneamos a 200ºC durante 30-35 minutos.

En una sartén al fuego, agregamos la cebolla cortada en brunoise, en daditos lo más pequeño posible.

Agregamos el puerro y los dientes de ajo picados fino.

Cuando haya tomado un poco de color, agregamos los pimientos en dados, y dejamos rehogar.

Mientras tanto, separamos el atún que vayamos a utilizar, escurriéndolo del aceite para que al meterlo en la sartén no forme una farsa muy aceitosa.

Agregamos el atún a la sartén y dejamos que todo se impregne mezclando y cocinándolo a fuego suave.

Pasado el tiempo, sacamos las berenjenas del horno.

Con ayuda de una cuchara, sacamos la carne de las berenjenas, con sumo cuidado intentando que no se rompa la piel.

Agregamos la carne de las berenjenas a la sartén.

Rectificamos el relleno de sal y agregamos el comino y las hierbas aromáticas; en mi caso he utilizado tomillo, romero, ajedrea y una pizquita de albahaca.

Con ayuda de una cuchara vamos rellenando las berenjenas encima de la placa de horno con papel vegetal, intentando dejarlo lo más igualitario posible.

Rallamos encima un poco de queso.
En la variedad está el gusto, yo he usado un queso cremoso enmohecido de leche de cabra cruda y un poco de queso de oveja curado.
Las metemos unos minutos en el horno.

Al sacarlas el queso habrá gratinado.

Éste es el resultado final de nuestras berenjenas rellenas de atún, buenísimas.

Y así queda al corte.
¡Qué aproveche!



Si te gusta esta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para así poder ver lo bien que te ha quedado😊

Seguir con la receta

3 de julio de 2014

Medallones de merluza en salsa con gambas

3 de Julio y tormentas con mucha agua en León... Si es que hay que ver las ganas de verano que tenemos, y aunque el  tiempo se nos resiste nosotros apuramos las horas de sol como podemos!
Aquí va otro plato de pescado, ya sabéis que me gustan un montón.
Además los medallones de merluza que he usado hoy, son congelados que ya vienen desespinados y por lo tanto no se tarda nada en hacer, así que mejor que mejor para un día de carreras.

¡Espero que os guste!





(2 pax)
INGREDIENTES:
  • 1/2 Cebolla pequeña
  • 2 Dientes de ajo
  • 1 Pimiento verde
  • 4 Medallones de merluza
  • 8 Gambas
  • 1 Cda de pimentón dulce
  • 1 Vaso de vino blanco
  • 200 ml de caldo de pescado casero
  • Sal
  • AOVE




PREPARACIÓN:

En una cazuela con aceite de oliva caliente, agregamos la cebolla cortada en juliana.

Tras unos minutos, cuando la cebolla haya dorado, agregamos los dientes de ajo cortados en láminas finas, dejamos que dore.

Espolvoreamos un poco de pimentón y cocinamos unos segundos.

Inmediatamente después, para que no se queme el pimentón y le de un regusto amargo al plato, agregamos el vino blanco.

Dejamos que la mezcla hierva para que se evapore el alcohol del vino.

Agregamos el caldo de pescado casero.
Yo lo he hecho con unas cabezas de gambas y huesos de rape, para que tenga mucho sabor.

Agregamos los medallones, y dejamos que se hagan unos minutos, sacudiendo la cazuela para que se coloquen en todo el fondo.

Agregamos las gambas y dejamos al fuego mínimo durante unos 10 minutos con la cazuela tapada.

Agregamos el pimiento verde cortado en tiras y dejamos que se haga unos dos minutos. Después tapamos la cazuela y dejamos reposar.

Éste es el resultado final de nuestros medallones.
Como veis lo he acompañado de unas gulas.

¡Qué aproveche!



Si te gusta esta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para así poder ver lo bien que te ha quedado😊

Seguir con la receta

© Andreíta come de todo