22 de septiembre de 2019

Ensalada de burrata con higos y vinagreta de fresas

Quién tiene pueblo, tiene un tesoro.
Y eso que yo no soy la más indicada para decirlo, pues me he hecho a la ciudad y prefiero quedarme por aquí. Aunque no salgo de las calles que me vieron crecer ya que es donde está mi familia, mi hogar y mis recuerdos, y aunque a veces vaya a regañadientes, siempre que estoy de vuelta, vengo con ese mismo pensamiento en mi cabeza, y es que tener un pueblo es una fortuna.

Respirar aire puro, disfrutar de la naturaleza e ir por la calle parando cada tres minutos para saludar a los vecinos, poder recoger tus propias frutas y verduras... Son cosas impagables que sólo suceden si tienes pueblo.

El último día que estuve allí, recogí pimientos, tomates y uvas, además de éstos deliciosos higos.
Esa fruta que hasta hace apenas unos años no probaba y que, como me decía mi padre cuando era niña, la edad ha hecho que me gusten
Con ellos he hecho ésta exquisita ensalada.

¡Espero que os guste!


Mi aportación para un nuevo:

En el reto Color y Sabor de Temporada seleccionamos mediante votación una fruta o fruto seco y una verdura, o semilla, de temporada, que está en su época de recolección y es el mejor momento para consumirlas, ya que se aprovechan al 100% sus cualidades organolépticas.
Además es cuando más fáciles son de encontrar los productos y salen mas económicos. 
Entonces todos los participantes elegimos entre una de ellas, y hacemos una receta dulce o salada.

Esta vez, la decisión estaba entre los higos o los pimientos, y yo, he decidido apostar por esa fruta que hasta hace apenas unos años ni siquiera probaba.





(2 pax)
INGREDIENTES:
  • 100 g de brotes de rúcula
  • 1 Burrata
  • 4 Higos maduros
  • C/s de nueces peladas
  • 1 Cda de mermelada de fresa
  • 2 Cdas de AOVE
  • 1 Cda de vinagre
  • Sal



PREPARACIÓN:

Comenzaremos preparando la vinagreta de fresas.
Podemos hacerlo de manera artesanal cociendo las fresas en vinagre durante 15 minutos hasta que éstas estén bien tiernas, entonces, las machacamos con un tenedor y colamos, y volvemos a llevar al fuego hasta que reduzca.
En mi caso, como no es época de fresas, he tenido que adaptarme con mermelada.
Disponemos una cucharada en un bol.

Agregamos a hilo el aceite, mientras vamos emulsionando con ayuda de una cuchara.

Hacemos de igual manera con el vinagre.

Mezclamos bien, rectificamos de sal si fuera necesario , y reservamos hasta su uso.

Para nuestra ensalada, disponemos la rúcula en la base.
Sobre ella la burrata, que es una queso fresco de leche de vaca de pasta hilada, creada de misma manera que la mozzarella, estirando la cuajada sobre si misma en repetidas ocasiones, de manera que adquiera una consistencia suave pero firme en su exterior y cremosa en su interior debido a su poca maduración, además de su color blanco brillante.

Alrededor de ésta, disponemos los higos cortados en medias lunas, y las nueces peladas.

Aderezamos con nuestra vinagreta de fresas.

Llevamos a la mesa, y abrimos nuestra burrata.

Así de cremosa se ve por dentro.

Éste es el resultado final de nuestra ensalada de burrata con higos y vinagreta de fresas.

¡Qué aproveche!



Si te gusta esta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para así poder ver lo bien que te ha quedado 😊

Seguir con la receta

20 de septiembre de 2019

Cebollas rellenas de bonito

Las vacaciones de éste año, fueron como se suele decir: Breves pero intensas.

Disponíamos de varios días intermitentes por lo que no podíamos irnos excesivamente lejos, y nos fuimos a tiro fijo a Asturias.
Aunque ésta vez tocó irnos al este, ya que ésta zona es la que menos conocemos. Disfrutamos de Llanes, de Villaviciosa y de Gijón.
De su gente, de sus paisajes, de sus días de sol y de su gastronomía.

Después de éstos días, puedo decir que en Llanes caté la mejor mariscada hasta ahora probada, en Villaviciosa descubrí lo exquisitos que pueden llegar a ser unos simples calamares fritos y en Gijón disfruté del helado más rico que he comido en mi vida, y de una compañía fantástica!

Pero también disfruté de las cebollas rellenas de bonito, que son una auténtica pasada.
Hoy os traigo la receta del famoso club de guisanderas de Asturias. Con ella el éxito está asegurado.


¡Espero que os guste!



Ésta es mi receta para empezar la nuevo  el reto:temporada en

Empezamos de nuevo la aventura. Se nos vienen diez meses llenos de recetas conocidas o distintas, capitaneadas por nuestras queridas bosses. 
Qué ganas tenía de que llegara este momento: Para el primer desafío del curso, hemos preparado un plato tan socorrido como las verduras rellenas.
Echarle un vistazo al recopilatorio y coger ideas!





(2 pax)
INGREDIENTES:

  • 2 Cebollas medianas de tamaño y altura similar
  • 150 g de bonito
  • 100 g de tomates triturados
  • 1 Huevo duro
  • 50 g de pimientos del piquillo
  • 25 ml de AOVE
  • 2 Dientes de ajo
  • 50 g de pimiento verde
  • 1 Cdita de harina
  • 50 ml de vino blanco
  • Perejil al gusto
  • 150 ml de agua
  • Cayena al gusto



PREPARACIÓN:

Conseguimos en nuestra pescadería de confianza una buena rodaja de bonito.
Obtenemos de la parte baja de la rodaja los 150 g que usaremos para el relleno.
Mientras tanto, ponemos a cocer en un cazo con agua, vinagre y sal, el huevo.


Pelamos y limpiamos la cebolla.

Cortamos una tapa de la parte de arriba, y hacemos un pequeño corte en la base, de manera que al dejarlas de pie, éstas se mantengan.
Hacemos un corte en forma de cruz en las capas interiores de la cebolla. Con ayuda de una cuchara, vaciamos la cebolla, dejando de dos a tres capas.
Las metemos al microondas a máxima potencia durante 10 minutos, hasta que se hagan.

Continuamos haciendo la salsa:
En un cazo disponemos el AOVE, doramos a fuego medio los ajos, la cebolla y el perejil picados.
Podemos echar si queremos, un toque de guindilla.

10 minutos después, agregamos la harina e integramos.

Entonces, agregamos el tomate.

Seguimos integrando mientras la harina se cocina.

Rompemos la cocción con vino blanco.

Agregamos entonces el agua, rectificamos de sal si fuera necesario, y dejamos cocinar durante 10 minutos.
Pasado el tiempo, trituramos.

Continuamos haciendo el relleno.
Cortamos los pimientos del piquillo en trozos medianos.

Agregamos también el bonito cortado en dados medianos, de 1 x 1 cm aproximadamente.

Y por último agregamos el huevo duro, previamente pelado y cortado en trozos pequeños.
Mezclamos.

 Con ayuda de una cuchara, rellenamos nuestras cebollas que se habrán hecho a la perfección en su propio jugo en le microondas.
Sumergimos en la salsa hirviendo, bajamos el fuego al mínimo con ebullición constante, y cocinamos durante 20 minutos.

Pasado el tiempo, así se ven nuestras cebollas.

En un plato de presentación, disponemos una base de la salsa, y sobre ella, la cebolla rellena.

Espolvoreamos un poquito de perejil fresco picado.

Servimos inmediatamente.

Éste es el resultado final de nuestras cebollas rellenas de bonito.

Colocamos la tapa de la cebolla para llevarlo a la mesa , y listos para disfrutar de ésta delicia.

¡Qué aproveche!



Si te gusta esta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para así poder ver lo bien que te ha quedado 😊

Seguir con la receta

17 de septiembre de 2019

Empanadillas de atún

Hay veces que no queda más remedio que preparar una cena de picoteo con todo lo que tengas en la despensa: embutidos, empanadas, diferentes latas de conserva, algún que otro snack... 
E incluso tirar de congelador y hacer algún aperitivo ultracongelado. Sí, no es la mejor opción pero todos lo hemos hecho en más de una ocasión y aunque no queramos admitirlo ,con mucho gusto.

De hecho, yo estoy tan acostumbrada al sabor de las empanadillas de compra, que al principio me resultaba extraño el sabor de las elaboradas por mi en casa.
Pero, desde que comencé a hacer la receta de este relleno, la cosa ha cambiado. 

Ahora preparo mis propias empanadillas ultracongeladas para tirar en caso de apuro.
Preparo cantidad de sobra para un par de días, y una vez rellenas y dadas la forma, las congelo.
Así solo es freírlas y disfrutar.

¡Espero que os guste!






(8 uds)
INGREDIENTES:

  • 8 Obleas para empanadillas
  • 50 g de cebolla
  • 2 Pimientos de piquillo
  • 2 Huevos duros
  • 100 g de atún en conserva
  • 2 Cdas de tomate frito casero
  • Aceite para freír



PREPARACIÓN:

Pochamos la cebolla en una sartén con un poquito de aceite, durante 10 minutos, hasta que comience a transparentarse.
Disponemos en el vaso del robot de cocina, junto con los pimientos del piquillo.


 Damos unos pequeños toques para picar la cebolla y el pimiento.
Agregamos los huevos duros, pelados y cortados en cuartos.

De nuevo damos unos pequeños toques.
Agregamos el atún en conserva.

Mezclamos y agregamos por último el tomate frito

Mezclamos y rectificamos de sal si fuera necesario.

Éstas son las obleas para empanadillas. Una masa elaborada con harina, vino blanco, huevo y aceite, que quedan muy crujientes y ligeras. Se pueden elaborar en casa, o se pueden, como en mi caso, comprar para agilizar el proceso.

 Agregamos una cucharada del relleno que hemos hecho, colocandola de la mitad a una parte sin que llegue al borde.

Cerramos la empanadilla, plegando la masa sobre si misma hasta juntar un borde con el otro.

Presionamos sobre los bordes, humedeciendolos en su interior con agua para que queden completamente pegados.

Y por último damos el característico toque del cerrado de las empanadillas con las puas de un tenedor.

En una sartén, calentamos abundante aceite y freímos las empanadillas.

Primero por un lado, mientras observamos como se hincha la masa.

Y una vez que se doren, le damos la vuelta para que se hagan por el otro lado.

Entonces, sacamos a un plato con papel absorbente para que  se quede con todo el aceite sobrante.

Pasamos a un plato de presentación.
Éste es el resultado final de nuestras empanadillas.

Servimos en la mesa antes de que se enfríen.

Y disfrutamos de unas buenísimas empanadillas caseras.
¡Qué aproveche!



Si te gusta esta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para así poder ver lo bien que te ha quedado 😊

Seguir con la receta

© Andreíta come de todo