20 de julio de 2021

Tarta de frutas con chantilly

Tras unas semanas de parón me apetecía retomar la actividad en el blog con una receta dulzona, fresca y sobre todo rica como lo es esta tarta de frutas. 

Y es que el trabajo me ha mantenido tan ocupada como los descansos, por lo que no encontraba el momento ni la receta con la que volver de nuevo a las andadas, pero ha llegado un punto en el que he recapacitado y me he prometido perseguir, y en este caso continuar con lo que me hace feliz así que aquí estoy de nuevo.


Esta tarta os va a encantar, estoy segura de ello porque en casa nos enloqueció. Puede ser por lo que hacía que no me ponía "en serio" a trastear en la cocina, o por lo buenísima que estaba jeje. Una elección de lo más acertada en ésta época en la que sólo apetecen heladitos y fruta fresca para combatir el calor (31ºC tenemos hoy en León y esto es sofocante 🥵).


¡Espero que os guste!




Con esta receta participo en:

En el reto Desafío en la cocina, se nos da un ingrediente o una receta y nosotros tenemos que hacer nuestra propia versión intercalando platos dulces y salados.
En esta ocasión participo en la recuperación veraniega, y es que durante estos meses tenemos la oportunidad de hacer dos de los desafíos en los que hayamos fallado.
Yo no quería perderme la cita, aunque fuera tarde, de celebrar el 9º aniversario del reto con el recopilatorio Desafío en la cocina: Tartas de frutas.





INGREDIENTES:


Para la masa:
  • 150 g de harina
  • 10 g de cacao en polvo
  • 75 g de mantequilla
  • 40 g de clara de huevo
  • 1 Huevo S batido
  • 12 g de leche fría
  • 1 Cdita de levadura química
  • C/s de sal


Para el chantilly:
  • 250 ml de nata para montar 35% mg
  • 50 g de azúcar
  • C/s de extracto de vainilla


Para la decoración:



PREPARACIÓN:


Para la masa:

Comenzamos preparando la masa en una fuente amplia.
Disponemos la harina, el cacao, la sal, el azúcar y la mantequilla en cubos.

Añadimos el huevo y la clara, la leche y la levadura química.

Comenzamos a mezclar con las manos, hasta que tengamos una masa de textura arenosa, con todos los ingredientes bien mezclados.

Una vez que la masa sea homogénea, la enfilmamos y refrigeramos durante un cuarto de hora aproximadamente.

Pasado el tiempo, extendemos la masa dándole un grosor de 5 mm aproximadamente entre dos papeles sulfurizados.

Cortamos la masa y extendemos sobre el molde escogido, de manera que cubra la base y los laterales.
Pinchamos con ayuda de un tenedor, y horneamos a 180ºC durante 18 minutos.
Una vez que esté horneada dejamos templar, y desmoldamos.


Para el chantilly:

En el robot de cocina, disponemos la nata bien fría.

Una vez la tengamos semimontada, agregamos el azúcar y el extracto de vainilla.
Terminamos de montar, hasta que tenga el punto justo.


Para la decoración:

Disponemos la masa en el plato de presentación.

Disponemos por encima el chantilly bien frío.

Cortamos las frutas y las colocamos ordenadamente sobre la nata.

Hacemos un brillo de mermelada de melocotón como en la receta de Bizcocho de manzanas.

Pintamos las frutas para que tengan un brillo especial y se conserven mejor.

Llevamos la tarta a la mesa.

Éste es resultado final de nuestra tarta de frutas con chantilly.

¡Qué aproveche!



Una tarta vistosa y muy fresquita para el verano. Si te gusta ésta o cualquiera de mis recetas, y la preparas, sube una foto a las redes sociales para poder ver lo bien que te ha quedado.
Etiquétame en Facebook, Twitter, Pinterest, o Instagram, bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo.

Seguir con la receta

30 de mayo de 2021

Tortiglionni al pesto rosso

  Y así sin darme cuenta el blog estaba adquiriendo una tónica dulce, pero tranquilos que esto era sólo momentáneo y ya mismo vuelvo a la carga con una receta salada como estos tortiglionni al pesto rosso que son un PLATAZO en mayúsculas.


Adoro la pasta en cualquiera de sus versiones, tradicional o rellena, en forma de lasaña o canelones, no me importa, es uno de los ingredientes que más disfruto cuando los preparo.

Y la verdad, tenía muchas ganas de probar esta salsa que hasta ahora sólo había probado en la versión comercializada. Adoro el pesto de albahaca, pero la versión siciliana hecha a base de tomates secos, hace que tenga un sabor intenso y profundo que te encantará tanto como a mi, y que prepararás en muchas ocasiones ya que tendrás lista la salsa antes de que se cueza la pasta.



¡Espero que os guste!





Con esta receta participo en:

El Reto #Asaltablogs es una divertida manera de conocer blogs ajenos, y tras hurgar  por todas sus recetas, cocinar una de ellas dándole nuestra propia versión.
Ni un solo dia tardé en decidirme entre todas las recetas del blog de Recetitas con Ro y es que me apetecía mucho probar algún plato nuevo de pasta en casa, así que en cuanto ví su Pesto rosso no lo dudé ni un minuto.





INGREDIENTES:
  • 120 g de tortiglionni
  • 5 Tomates secos
  • 20 g de piñones
  • 20 g de queso parmesano
  • 100 ml de AOVE
  • C/s de albahaca



PREPARACIÓN:

En el procesador de alimentos disponemos el aceite, los tomates y los piñones.

Trituramos poco a poco hasta que la salsa se emulsione.

Cocemos la pasta al dente, la escurrimos y en la cazuela con el calor residual de la cocción, agregamos el queso y dejamos que se funda poco a poco mientras le damos vueltas con ayuda de una espátula.

Servimos la pasta en un plato y agregamos la salsa por encima.

Espolvoreamos un poco de albahaca por encima.

Éste es el resultado final de nuestros tortiglionni al pesto rosso.

Una salsa divina que hace un plato de pasta ideal.

¡Qué aproveche!



Un plato que nos traslada directamente a Génova. Si te gusta esta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para así poder ver lo bien que te ha quedado 😊

Seguir con la receta

28 de mayo de 2021

Rosas de manzana

No sé si a vosotros os pasa, pero muchos días me da el bajonazo después de comer y necesito meter para el cuerpo dulce como sea. Son los daños colaterales de trabajar haciendo dulces...

Casi siempre intento controlarme, otras veces lo sacio con chocolate puro, (pero me resulta demasiado amargo) y de vez en cuando preparo algún postre que principalmente lleve fruta para quitar la gusa.


Estas rosas de manzana son un buen método para esos días, además ¿Habéis visto lo bonitas que quedan?


Normalmente éstas se suelen hacer con masa de hojaldre, aunque ya puestos a eso, yo prefiero la masa quebrada y hacer unas tartaletas como Dios manda. Para desquitarnos la pasta philo viene muy bien, ya que resulta más ligera y horneada queda super crujiente, contrastando así con la manzana asada.



¡Espero que os guste!




Con esta receta participo en el reto:

En el reto tus recetas, dónde hacemos un plato usando como norma principal, un ingrediente elegido a votación que haya pasado por un proceso de elaboración y envasado, y este mes el resultado de la encuesta popular fué la pasta philo. No es un ingrediente que me llame especialmente la atención pero de vez en cuando...
Si queréis ver la recopilación de recetas que hemos hecho podéis en Reto tus recetas: Pasta filo o papel de arroz.





INGREDIENTES:
  • 2 Hojas de pasta philo
  • 2 Manzanas reineta
  • 2 Cdas de mermelada de melocotón
  • C/s de azúcar glass



PREPARACIÓN:

Colocamos las hojas en una superficie lisa y las plegamos sobre si mismas de forma horizontal.

Embadurnamos el lado de arriba con mermelada de melocotón.

Plegamos de nuevo sobre si mismas de manera que tengamos dos dobleces en la misma masa.

Limpiamos y descorazonamos la manzana. Sin pelarla, cortamos láminas.

Colocamos de manera superpuesta, con la parte de la piel hacia fuera en la pasta philo untada con mermelada de melocotón.

Hay que tener en cuenta que cuanta más manzana tenga, mejor será a la hora de degustarlo, pero peor se doblará a la hora de hacer la presentación del plato. Yo he gastado una manzana por cada hoja de pasta philo.
Doblamos la hoja sobre si misma, de manera que la manzana quede envuelta por ambos lados.

Comenzamos a enrollar la masa sobre si misma para formar una espiral.
Si como en mi caso te cuesta que mantenga la forma, una vez hecha la espiral, disponla en un bol de cerámica o cualquier molde apto para horno en el que te pueda mantener la forma tras la cocción.

Horneamos durante 40 minutos a 180ºC.
Pasado el tiempo, reposamos diez minutos, desmoldamos y colocamos en el plato de presentación.

Espolvoreamos con azúcar glass a modo de decoración y llevamos a la mesa.

Éste es el resultado final de nuestras rosas de manzana.

Una buena idea para presentarlo es acompañarlas con una bola de helado de leche merengada. El toque de la canela le va fantástico.

¡Qué aproveche!




Una merienda deliciosa con la cremosidad de la manzana asada y el crujiente de la pasta philo. Si te gusta esta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para así poder ver lo bien que te ha quedado 😊

Seguir con la receta

22 de mayo de 2021

Mousse de limón

Si hay una cosa que me llamaba la atención cuando era pequeña, era que yo en mi casa, tenía "que conformarme" con la fruta para después de las comidas y para las meriendas, y sólo se preparaban dulces en ocasiones especiales como cumpleaños o celebraciones similares, mientras que a mis amigas de la infancia sus madres les preparaban postres a diario. 

Hablo de natillas, arroz con leche, flanes, gelatinas, o mousses. Todos los días para finalizar las comidas. Es que aún a día de hoy me sigue sorprendiendo.


Ese tipo de postres mi madre sólo lo preparaba en fiestas de guardar, jeje. Puede ser que por su poco dominio en la cocina, o por pereza máxima, cosa que ni juzgo, ni pongo en duda...

Y yo, inevitablemente no puedo dejar de ver estos postres para muy de vez en cuando, pero esta vez la ocasión lo merecía y me he resarcido con una clásica mousse de limón para celebrar mi visita a los abuelos después de varios meses sin verlos.




¡Espero que os guste!




Con esta receta participo en el:

En el reto Color y Sabor de Temporada seleccionamos mediante votación una fruta o fruto seco y una verdura, o semilla, de temporada, que está en su época de recolección y es el mejor momento para consumirlas, ya que se aprovechan al 100% sus cualidades organolépticas.
Además es cuando más fáciles son de encontrar los productos y salen mas económicos. 
Entonces todos los participantes elegimos entre una de ellas, y hacemos una receta dulce o salada.
Y en esta ocasión la decisión estaba entre la remolacha y el limón, y yo no tuve ninguna duda ya que este cítrico me apasiona.





INGREDIENTES:
  • 150 ml de nata para montar (35% mg)
  • 100 ml de leche condensada
  • 1 Limón
  • C/s de hierbabuena



PREPARACIÓN:

En el robot de cocina, montamos la nata que debe estar bien fría.

Cuando la nata esté prácticamente montada, agregamos la leche condensada a chorro.

Exprimimos el limón para sacarle el zumo.

Y agregamos el zumo en el robot de cocina.
Acabamos de montar todos los ingredientes.

Disponemos en vasos individuales, y agregamos a modo de decoración unas hojas de hierbabuena.

Éste es el resultado final de nuestra mousse de limón.

¡Qué aproveche!



Si te gusta esta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para así poder ver lo bien que te ha quedado 😊

Seguir con la receta

© Andreíta come de todo