20 de octubre de 2018

Frittata di cipolle

No imagináis la de tiempo que llevaba queriendo hacer una receta de frittata, pero como el desastre que soy y me caracteriza, no he tenido una sartén apta para el horno... ¡Hasta ahora!
Y eso que ya han pasado cuatro años desde nuestra mudanza al piso y, cada otoño en la época de la vendimia, cuando mi despensa se llena de manzanas recuerdo las ganas que tengo de probar a hacer una tatín. Y ahora ya puedo ponerme al lío y desquitarme, jeje.

Para quién no lo sepa, la frittata es una especie de tortilla al uso que se suele rellenar con distintos ingredientes.
Pero lo que la hace distinta a todo lo demás es el modo de su preparación, nada similar a las tortillas que nosotros tenemos en nuestros recetarios, ya que en vez de enrollarla o darle la vuelta, ésta se presenta abierta, con los acompañamientos en la parte superior, como si de una pizza se tratase.

Yo he  decidido empezar por el principio, y traer la frittata más difundida, la que se puede encontrar en prácticamente cualquier carta de restaurante de Italia: La tradicional Frittata di cipolle, que está compuesta de cebolla blanca frita en AOVE, huevos, sal y queso gratinado.
Nada más y nada menos, cocina mediterránea en su más pura esencia.

¡Espero que os guste!


Ésta es mi aportación a:

Un nuevo desafío en la cocina, y esta vez ha sido Carolina del blog Tomillo laurel y otras cosas de comer la encargada de transportarnos a Italia, por que en ésta ocasión vamos a elaborar un montón de recetas de frittatas, que podéis ver en Desafío en la cocina: Frittata.





(2 pax)
INGREDIENTES:

- 6 Huevos
- 400 g de cebolla
- AOVE
- Pimienta
- Sal
- C/s de albahaca
- C/s de queso curado



PREPARACIÓN:

Comenzamos troceando la cebolla, en juliana fina.

En una sartén de hierro fundido, apta para todos los fuegos y para el horno, que para esta receta es lo que más nos interesa, disponemos un chorro de AOVE.
Calentamos a fuego máximo.

Agregamos la cebolla en la sartén, bajamos el fuego a media potencia y pochamos unos minutos hasta que comience a transparentar.

En un bol aparte, cascamos los huevos.
Llegados a este punto, ponemos a calentar el horno a 190ºC con calor arriba.

Con ayuda de unas varillas de cocina, batimos.

Agregamos la albahaca, o en su caso la mejorana.

Entonces nuestra cebolla estará tierna.
Subimos el fuego y dejamos que tome un poquito de color.

Entonces, agregamos los huevos a la sartén haciendo hincapié en que cubran toda la cebolla posible.

Tapamos la sartén y dejamos que se haga durante un par de minutos, de ésta manera formará una costra en la parte de abajo y los laterales, que indicarán que la forma de nuestra tortilla estará formada.

Apartamos del fuego, y rápidamente si lo deseamos, rallamos un poquito de queso sobre la parte sin cuajar de la tortilla.

Metemos en el horno a un nivel medio.
Dejamos cocinar durante 10 minutos.

Pasado el tiempo, éste es el aspecto de nuestra frittata, perfectamente cuajada y con el quesito de perfectamente derretido.

Llevamos inmediatamente a la mesa, acordándonos de que la sartén está muy caliente, teniendo cuidado en no quemarnos.

Éste es el resultado final de nuestra frittata di cipolle.

Riquísima, muy ligera.
¡Qué aproveche!



Si te gusta ésta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto  mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para poder ver lo bien que te ha quedado 😊.
Seguir con la receta

17 de octubre de 2018

Salchichas en salsa

Y con Octubre llega el gran dilema, ¿Cenamos frío o caliente?
Realmente a mi se me hace muy pesado el tema de las ensaladas, durante todo el año, para ser realmente sinceros... Pero especialmente cuando llega el frío, a mi el cuerpo me pide algo caliente antes de relajarme enredada en una manta del sofá, preparándome para ir a dormir.
Una cremita, una sopa casera... No me importa con tal de que esté humeante. 
Y aunque sé que la mejor opción para mi sería un bol con lechuga, no cambio de opinión y cuando llega esta época siempre me encuentro con la eterna duda.

Y más con recetas como ésta, tan reconfortante, tan de batallón, de las que se hacen sin problemas y en un momento te solucionan todo.
La salsa de cebolla para mi es una de las más jugosas y suaves, y combinan prácticamente con todo, pero lo que hace con las salchichas de carnicería es pura magia.
Dan como resultado un plato de sabor único y exquisito con una salsa súper aromática gracias al vino blanco que más que untar pan, te dan ganas de comerla a cucharadas.

¡Espero que os guste!






(2 pax)
INGREDIENTES:

- 500 g de salchicha blanca de carnniceria
- 2 Cebollas dulces
- Sal
- Pimienta
- 30 g de mantequilla
- 150 ml de vino blanco



PREPARACIÓN:

Conseguimos en nuestra carnicería de confianza unas salchichas blancas.

Cortamos las cebollas en juliana.

Derretimos en una sartén la mantequilla, agregamos la cebolla y dejamos que se haga hasta que empiece a transparentar.
Entonces salpimentamos y dejamos que se siga haciendo un poquito más.

En una sartén aparte doramos a fuego fuerte las salchichas.
No es necesario que la sartén tenga AOVE, ya que con la grasa que tiene la propia carne de las salchichas será suficiente.

Hasta que empiecen a coger color por todos los lados.

Entonces, la cebolla ya habrá cogido color.

 Vertemos la cebolla sobre la sartén con las salchichas a fuego fuerte.

E inmediatamente agregamos el vino blanco, aunque también podemos agregar cerveza, al gusto.

Bajamos un  poquito el fuego hasta que el alcohol se evapore.

Entonces tapamos y dejamos cocinar durante 10 minutos todo en conjunto, hasta que las salchichas estén hechas.

Pasado el tiempo, así se verán.

Servimos inmediatamente, y acompañamos con un buen pedazo de pan.

¡Qué aproveche!



Si te gusta ésta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto  mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para poder ver lo bien que te ha quedado 😊.

Seguir con la receta

10 de octubre de 2018

Arroz con costra

O en Valenciano arròs amb costra.
De algunas localidades alicantinas destacando Orihuela y Elche es típico éste arroz, que resulta contundente, exquisito, y sorprendente para todo el que como yo, no habíamos probado la famosa costra en el arroz nunca.

Ambas ciudades disputan por el origen de esta receta, siendo en las dos especialistas en su preparación.
Por lo visto esta receta se genera en la Edad Media, siendo de esta manera la receta de arroz más antigua de la historia de España.
Y no sería de extrañar, debido al importante aporte energético que tiene un solo plato de este arroz, para tener fuerza para todo el día.

Traficionalmente se preparaba en costreras, un tipo de cazuela de metal con asas, muy semejante a la parisién en la que yo la he hecho, aunque de manera habitual se presenta en cazuelas bajas de barro, de manera que queda una presentación rústica.

¡Espero que os guste!


Ésta es mi aportación para:

En el reto de la Cocina Typical Spanish, se nos dará un requisito ya sea un ingrediente, un plato o una forma de preparación que tenemos que hacer, y todos nos meteremos de lleno en la cocina, para obtener un plato #TypicalSpanish.
Como ayer se celebró el día de la comunidad Valenciana, traemos una recopilación de sus más mejores platos, que podréis ver en La cocina TS: #ValenciaTS





(2 pax)
INGREDIENTES:

- 3 Longanizas blancas
- 3 Longanizas rojas
- 1/2 Pechuga de pollo
- 1 Morcilla curada
- 1 Huevo
- 1 Tomate triturado
- 1 Medida de arroz bomba
- 2´5 Medidas de caldo de carne
- 1/2 Cebolla
- 1 Diente de ajo
- AOVE
- Sal



PREPARACIÓN:

Preparamos la carne cortando la morcilla y las longanizas en rodajas, y el pollo en pequeños trozos.
Es costumbre hacer este arroz en cazuela de barro, pero yo que no tengo me he tenido que conformar usando la parissien; Lo importante es que sea un recipiente apto para fuego y horno.
Salteamos en la cazuela con unas gotas de AOVE las longanizas.

Una vez que estas hayan comenzado a dorar, agregamos la morcilla y el pollo. Salteamos hasta que se hagan un poquito.

Entonces, retiramos la carne a un plato.

En la misma cazuela, donde habrá quedado la grasa de la carne, agregamos los ajos en láminas y la cebolla en mirepoix.

Una vez hayan pochado, agregamos el tomate triturado.
Sofreímos un poco para que reduzca.
Salamos al gusto.

Seguidamente incorporamos el arroz.
Integramos todo.

Vertemos el caldo.
Al fuego medio, cocinamos durante 10 minutos el arroz.
Vamos precalentando el horno a 190ºC.

Pasado el tiempo, agregamos la carne y la colocamos en la superficie del arroz, de manera ordenada, para que quede vistoso.

Batimos el huevo en un recipiente aparte y lo agregamos por toda la superficie del arroz, haciendo movimientos circulares con la  cazuela de manera que hagamos que cubra todo.
Metemos en el horno precalentado y cocinamos 6 minutos.

Entonces, subimos la cazuela hacia el grill, para que se haga más en la parte de arriba y cree la costra, cocinándola durante 4 minutos más.

Entonces, se habrá formado esa cpstra y habrá cogido un ligero tono dorado.

Sacamos del horno y servimos en la mesa inmediatamente.

Éste es el resultado final de nuestra arroz con costra, todo un espectáculo para los sentidos.

Con ayuda de una espátula, y partiendo el arroz como si de una tarta se tratáse, marcando la ración y rascando desde la parte baja de la cazuela, repartimos el arroz.

Como véis, se diferencia muy bien en la cazuela cada parte del arroz.

Y así se vería en un primer plano el arroz servido.
¡Qué aproveche!



Si te gusta ésta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto  mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para poder ver lo bien que te ha quedado 😊.

Seguir con la receta

5 de octubre de 2018

Escabeche de caballa con encurtidos

Nacida en Elche en el año 1956, Susana Díaz nace en Elche, dónde es, desdehace 30 años, propietaria y chef de su restaurante La Finca.
Sin haber pisado una escuela de cocina, se enorgullece de ser autodidacta y de haber aprendido todo lo que sabe a base de esfuerzo y méritos propios, consiguiendo además un gran prestigio profesional y el reconocimiento de los entendidos en gastronomía.

Colabora desde hace más de diez años en programas de distintos medios de comunicación, en el que destaca su paso como jurado del talent show Top Chef, donde se hizo más mediática su cocina, al lado de Ángel León y Alberto Chicote.

Tiene en su poder muchos premios, siendo su estrella Michelín el más importante de ellos.
La carta de su restaurante se caracteriza por cítricos, hierbas aromáticas y flores cultivada en su jardín con los que acompaña pescados y mariscos de su tierra.

¡Espero que os guste!


Ésta es mi aportación a:

En éste reto se nos dice un chef conocido, ya sea internacional o nacional, y los participantes subimos una receta de él, o simplemente basada en él.
Vamos a ver las recetas que han hecho mis compañeros en: Cooking the chef: Susy Díaz.





(2 uds)
INGREDIENTES:

- 2 Caballas medianas
- 3 Dientes de ajo
- 1 Hoja de laurel
- 4 Bolas de pimienta negra
- 2 Clavos de olor
- 25 ml de vinagre de jerez
- 200 ml de agua
- 1/4 de Cebolleta
- C/s de minizanahorias
- Encurtidos varios: Cebolletas, pepinillos y alcaparras
- AOVE
- Sal



PREPARACIÓN:

En una sartén antiadherente con aceite bien caliente freímos los ajos hasta dorarlos.
De ésta manera conseguiremos que el aceite se aromatice y que no se cocinen más de la cuenta.

En el mismo aceite freímos los filetes de caballa, previamente limpias. Primero por la parte de la piel, para conseguir un efecto crujiente en ésta. 
Rápidamente le damos la vuelta y freímos las caballas durante dos segundos por el otro lado. Retiramos.

En la misma sartén echamos la cebolleta cortada en mirepoix.

Una vez que haya adquirido un tono dorado, agregamos las zanahorias.

Le agregamos la hoja de laurel, los clavos de olor y la pimienta.

Agregamos el vinagre y dejamos que se evapore.

Entonces, rompemos el hervor agregándole el agua.
Metemos las caballas de nuevo en la sartén y esperamos a que llegue a ebullición.

Entonces, bajamos el fuego y al mínimo manteniendo el hervor, cocinamos durante 30 minutos.
Entonces, apartamos del fuego, dejamos reposar hasta que enfríe y refrigeramos durante 24 horas.

Pasado el tiempo, colamos el escabeche.
Servimos un filete de caballa y acompañamos con los encurtidos elegidos cortados y dispuestos de manera ordenada en el plato.

Éste es el resultado final de nuestro escabeche con encurtidos.

¡Qué aproveche!




Si te gusta ésta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto  mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para poder ver lo bien que te ha quedado 😊.

Seguir con la receta

© Andreíta come de todo

Diseñado por: Patricia Becerra -Las Cosas de mi Cocina-