27 de marzo de 2020

Espinacas a la crema

Ya es el décimo cuarto día de cuarentena, y parece que dentro de todo este desorden, vamos encontrando tranquilidad, y haciendo pequeñas rutinas en nuestra vida sin poder salir de casa.

Yo me estoy organizando de manera que salgo máximo dos veces por semana, a hacer compras al supermercado y recados a la farmacia. En cierto modo, no me está costando en exceso porque ya de por sí, soy muy casera, pero ya sabéis cómo es esto... Y basta que te lo prohiban para agobiarte por momentos, así que salgo a mi balcón, cojo aire y me meto para adentro de nuevo.

Pero en definitiva, lo llevo bien.
Entre semana intento levantarme pronto. Aprovechar al máximo para seguir con unas pautas de limpieza en casa, saco tiempo para hacer un rato de deporte en mi esterilla y estoy aprovechando un montón para cocinar para el blog y mantener al hilo todas las recetas que quiero publicar en las siguientes semanas, cosa que me entretiene muchísimo y me alegra bastante. Intento hacer recetas sanas como la que os traigo hoy, pero he de confesar que también peco, más de lo que debiera de hacer dulces y comida basura. Y además, me estoy  dando cuenta de la cantidad de veces que voy a abrir la nevera al cabo del día... ¿A vosotros también os pasa?
Veo la tv lo menos posible, y cuando lo hago, casi siempre me pongo series, ya bastante informada estoy de todo el tema al meterme en las redes sociales. Nos estamos aficionando a pasar el rato con juegos de mesa, y a la hora de ir a dormir, estoy retomando la maravillosa costumbre de leer.
¡Ojalá mantenga en el tiempo muchas de estas cosas!


¡Espero que os guste!



Con ésta receta participo en:

En el reto tus recetas, dónde hacemos un plato usando como norma principal, un ingrediente elegido a votación que haya pasado por un proceso de elaboración y envasado, como es el almidón de maíz, más popularmente conocido como maizena.
Para ver todas las recetas que hemos preparado con ella, podéis hacerlo en: Reto tus recetas: Almidón de maíz.





(2 pax)
INGREDIENTES:

  • 250 g de espinacas congeladas
  • 25 g de maizena
  • 15 g de mantequilla
  • 1 Diente de ajo
  • 250 ml de leche
  • C/s de queso tierno
  • Sal y pimienta
  • AOVE



PREPARACIÓN:

En una sartén disponemos el AOVE con la mantequilla, a fuego medio hasta que ésta se funda.


Entonces, agregamos el ajo molido y dejamos que tome un poco de color.

Entonces, agregamos las espinacas, en mi caso congeladas.
Podemos usar tanto frescas como ultracongeladas, aunque yo suelo comprarlas así porque me resulta más sencillo de almacenar en casa. Entonces, las descongelamos y antes de agregar a la sartén, las escurrimos bien y las secamos en papel absorbente.
Salteamos durante unos minutos.

Y agregamos la maizena.
También se puede hacer con harina común, pero de ésta manera la receta es apta para celiacos.
Tostamos un poquito el conjunto.

Entonces, agregamos la leche.

A fuego medio, vamos removiendo hasta que comience a espesar.

Salpimentamos.

Servimos en un recipiente apto para horno.
A mi me gusta hacerlo en platos de barro individuales.

Rallamos queso por encima.

Y metemos al horno, previamente calentado a 180ºC, con la función de gratinado.
Dejamos unos minutos, hasta que el queso se funda.

Llevamos a la mesa, mientras sigue en ebullición.

Éste es el resultado final de nuestras espinacas a la crema.

Listas para comer.

¡Qué aproveche!



Si te gusta esta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para así poder ver lo bien que te ha quedado 😊
Seguir con la receta

22 de marzo de 2020

Albóndigas a la jardinera

Desde luego, la situación actual no puede ser más preocupante, pones la televisión y sólo ves cifras desorbitadas que te hunden cuando piensas que se tratan de vidas perdidas. Un montón de medidas tomadas en su mayoría a destiempo con las que sientes rabia e impotencia, angustia de no saber que pasará tanto en la evolución de la propia enfermedad, como a nivel laboral con nuestros trabajos, indignación cuando te asomas al balcón y ves a algún vecino rondando por las calles, tristeza al no poder dar un abrazo a los tuyos...
Se vienen semanas duras, y lo que vendrá después.

Pero lo mejor es evadirse, ya que vamos a pasar tanto tiempo encerrados, hay que buscar la mejor forma de entretenerse. Yo estoy haciéndome una rutina en la cual intento hacer ejercicio, leo, veo alguna serie o película mientras tricoto, y cocino.

Tenía antojo de albóndigas desde hace un par de días, y ahora que toca tirar de congelador, me apetecía probar con la versión más verdulera.

¡Espero que os guste!



Con ésta receta participo en:

En el reto Color y Sabor de Temporada seleccionamos mediante votación una fruta o fruto seco y una verdura, o semilla, de temporada, que está en su época de recolección y es el mejor momento para consumirlas, ya que se aprovechan al 100% sus cualidades organolépticas.
Además es cuando más fáciles son de encontrar los productos y salen mas económicos. 
Entonces todos los participantes elegimos entre una de ellas, y hacemos una receta dulce o salada.

Esta vez, tocó decidirnos entre dos ingredientes tan comunes como queridos: Las fresas o los guisantes.
Yo tenía gula de albóndigas, así que la excusa no pudo ser mejor para quedarme con la segunda opción.





(2 pax)
INGREDIENTES:

  • 500 g de carne picada de cerdo
  • 80 g de pan rallado
  • 1 Huevo
  • 50 ml de leche
  • 2 Dientes de ajo
  • 150 g de zanahorias baby congeladas
  • 100 g de cebolla dulce
  • 80 g de guisantes congelados
  • Pan rallado para el rebozado
  • AOVE
  • Sal
  • Especias y hierbas aromáticas: C/s de ajo en polvo, pimienta molida, perejil fresco al gusto.



PREPARACIÓN:

En un bol, disponemos la carne picada junto con el pan rallado, el huevo, sal y pimienta.


Mezclamos todo muy bien, agregando la leche a chorro.

Aplanamos y dejamos reposar refrigerando en la nevera durante un par de horas.

Pasado el tiempo, disponemos en un cazo la cebolla en brunoise, las zanahorias baby y los guisantes.
Agregamos agua hasta cubrir y dejamos que se cocine durante 15 minutos.

Mientras tanto, vamos preparando las albóndigas de unos 40 g cada una, dándole forma boleándolas con las manos.

Pasamos nuestras albóndigas por pan rallado.

Y las freímos en abundante aceite caliente, por ambas partes hasta que estén bien doradas.

Mientras tanto, disponemos en una cazuela amplia un chorro de AOVE. Doramos los dientes de ajo picados, y agregamos el perejil.

Inmediatamente, agregamos las albóndigas.

Y para entonces, se habrá acabado el tiempo de cocción, y agregamos nuestras verduras.

Damos un par de meneos para que se integren todos los ingredientes. Subimos la temperatura y dejamos que se cocinen en conjunto durante 5 minutos más, hasta que las albóndigas queden perfectamente cocinadas en su interior.

Llevamos a la mesa, y servimos.
Éste es el resultado final de nuestras albóndigas a la jardinera.

La combinación perfecta de las albóndigas a la  jardinera.

¡Qué aproveche!



Si te gusta esta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para así poder ver lo bien que te ha quedado 😊
Seguir con la receta

10 de marzo de 2020

Ensalada templada de habitas y bacalao

Por estas épocas el sol ya vuelve a brillar más fuerte, y va apeteciendo dejar la cuchara de lado para comenzar la temporada de ensaladas.

Pero mientras hacemos el tránsito, podemos jugar con las temperaturas en la ensalada, a mí me encanta mezclar ingredientes frescos y fríos, con otros calientes para que hagan contraste.
En éste caso, unas fugaces habitas baby, que son tan ricas que bien merecen un viaje para conseguirlas. En este caso, directas de Tudela.
Al combinarlas con unas lascas de bacalao al limón, pasadas por los fogones,a hacen una mezcla espectacular, y super fresca con el toque cítrico final.


¡Espero que os guste!



Una receta para el reto:


En el reto de la Cocina Typical Spanish, se nos dará un requisito ya sea un ingrediente, un plato o una forma de preparación que tenemos que hacer, y todos nos meteremos de lleno en la cocina, para obtener un plato #TypicalSpanish.
Y ésta vez los requisitos es que fuera un plato primaveral, con ingredientes típicos de ésta temporada.
Podéis ver todas las recetas en #LaSangreAlteraTS.





(2 pax)
INGREDIENTES:
  • 200g de habitas baby frescas
  • 200 g de bacalao fresco
  • 59g de cebolla
  • C/s de ralladura de limón
  • C/s de zumo de limón
  • AOVE
  • Vinagre de manzana
  • Sal
  • Especias o hierbas aromáticas: Ajo granulado, pimienta negra, perejil fresco



PREPARACIÓN:

En una cazuela disponemos las habitas y cubrimos con agua hasta que floten.

Una vez comiencen a hervir, cocemos durante 15 minutos, hasta que las habitas queden perfectamente hechas.

Mientras tanto, en una sartén con un chorro de AOVE, cocinamos el bacalao primeramente por la parte de la piel, bajamos el fuego, tapamos y dejamos que se hagan al vapor.

Entonces, procedemos a hacer el aliño: En un bol disponer el AOVE.

Agregamos el vinagre.

Y también el zumo de limón.

Agregamos las especias.

Y la cebolla cortada en brunoise y fresca, lo que le aportará el toque crujiente al plato.
Podéis usar cebolla morada si es de vuestro gusto, quedará muy vistosa.
Mezclamos.

Pasado el tiempo, escurrimos las habitas y le cortamos la cocción sumergiéndolas en agua fría.
Escurrimos de nuevo.

Disponemos en el plato de presentación. Añadimos el aliño preparado por encima.

Separamos las lascas de los lomos del bacalao, con cuidado de no quemarnos y las disponemos sobre las habitas.
Espolvoreamos perejil picado.

Y por último, para darle el toque agridulce, echamos una poca de ralladura de limón.

Éste es el resultado de nuestra ensalada templada de habitas y bacalao.

Un plato muy nutritivo y apetecible.

¡Qué aproveche!



Si te gusta esta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para así poder ver lo bien que te ha quedado 😊
Seguir con la receta

5 de marzo de 2020

Chuletas de cerdo fritas

Anthony Bourdain nació en New York en el año 1956. Desciende de Francia por parte de padre, y es de ahí de dónde viene su pasión por la cocina, y es que aunque de pequeño soñaba con ser caricaturista, en uno de sus veranos en el país del amor, probó una ostra en un barco pesquero. Aquella sensación, su sabor le hechizó, y ya no abandonó la gastronomía.

Entró en la universidad liberal Vassar College, pero abandonó a los dos años, para formarse en el Culinary Institute of América.
Atesoró más de 30 años en el mundo de la restauración, llegando a ser jefe de cocina del restaurante Brasserie les Halles en los años 90.
Su popularidad creció cuando en el año 2000 consiguió entrar en la lista de libros más vendidos con "Confesiones de un chef". Entonces se retiró de los fogones para llevar el arte culinario a los libros y a la televisión, dónde es reconocido sobre todo por sus programas de viajes dónde hacía ver la sociedad y cultura de los sitios que visitaba a través de su cocina, aunque también hizo un montón de programas de recetas y debutó en Top Chef y Bravo´s entre otros.

Su carrera ha sido reconocida con un premio Peabody en 2014 y seis Primetime Emmy. Pese a todo, en uno de sus viajes laborales a Francia, su acompañante de grabación descubrió su cadáver ahorcado en la habitación del hotel, probablemente a causa de una depresión.


¡Espero que os guste!


 Una receta para el tiempo de recuperación de chefs en:

En éste reto se nos dice un chef conocido, ya sea internacional o nacional, y los participantes subimos una receta de él, o simplemente basada en él.
Ahora estamos en un tiempo de transición en el que podemos elegir entre todos los chefs escogidos hasta ahora, y deleitarnos con sus recetas. 
En su momento me quedé con muchas ganas de probar la cocina de este chef, hoy le he puesto remedio con estas chuletas de cerdo increíblemente sabrosas, crujientes y picantes como el infierno.
Podéis ver todas las recetas que hemos hecho los participantes del reto en Cooking the chef: Anthony Bourdain.





(2 pax)
INGREDIENTES
  • 4 Chuletas de lomo de cerdo con hueso
  • 30 ml de salsa de soja
  • 300 ml de vinagre de arroz
  • 30 ml de vinagre de módena
  • 1 Cda de aceite de sésamo
  • Especias y hierbas aromáticas: C/s de ajo molido, c/s de pimienta negra recién molida, c/s de jengibre, c/s de canela, c/s de hinojo, c/s de cayena, c/s de clavos de olor molidos
  • 1 Huevo XL
  • C/s de harina
  • C/s de pan rallado
  • Aceite para fritura
  • Salsa sriracha



PREPARACIÓN:

En un bol, vamos disponiendo por el siguiente orden los ingredientes para hacer el marinado de las chuletas.
Primeramente disponemos la salsa de soja.

Agregamos el vinagre de arroz.

También el vinagre balsámico de Módena.

La cucharada de aceite de sésamo.

Ahora procedemos a echar las especias y hierbas aromáticas, que son una mezcla de cinco especias chinas en las que se quiere dar importancia con cada una de ellas, a los distintos gustos que podemos percibir con la lengua.
Primero añadimos el jengibre.

La canela.

La cayena y la pimienta negra.

Y el hinojo y los clavos de olor molidos.

También echamos los ajos molidos y mezclamos.

Disponemos los filetes en un bol.
Podemos escogerlos sin hueso, y espalmarlos hasta dejarlos muy finos, aunque yo lo prefiero así.

Agregamos la salsa que hemos preparado, sobre cada una de las chuletas para que las impregne por todos los lados, y después vertemos toda la salsa hasta que las cubra.
Dejamos marinando durante al menos 6 horas, para que las chuletas se ablanden y cojan todos los sabores.

Pasado el tiempo, escurrimos las chuletas, las pasamos por papel absorbente para quitar la cantidad sobrante de líquidos.
Pasamos por harina.

Después pasamos por huevo batido.

Y por último por pan rallado crunch.

Freímos en abundante aceite de girasol caliente, por ambos lados hasta que dore y la carne se haga.

Pasamos a un papel absorbente para que empape toda la grasa sobrante.

Servimos en una fuente.

Y agregamos unas gotas de salsa sriracha.
Éste es el resultado final de nuestras chuletas de cerdo fritas.

Tan crujientes, tan ricas, tan sabrosas...

Así se ven en su interior.
¡Qué aproveche!



Si te gusta esta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para así poder ver lo bien que te ha quedado 😊
Seguir con la receta

© Andreíta come de todo