22 de mayo de 2019

Hummus varios con crudités

Una solución perfecta para una cena de picoteo al minuto son las crudités de verduras.
Son un snack saludable y sabroso debido a  los beneficios de la ingesta de verduras crudas, que son muchos, aportando muchas vitaminas y minerales a nuestro cuerpo.

Además las presentaciones pueden variar tanto... Dependiendo de las crudités que elijas tanto los sabores como los colores pueden ser nuevos cada vez. ¡Hay tantas verduras donde elegir!

Ideales para dippear, cualquier salsa es buena, aunque yo sin duda me quedo con el hummus.
El clásico o en cualquier otra variante, como las que traigo hoy al blog: Hummus de aguacate, de remolacha y de pimientos asados, a cada cuál mejor.
Os animo a que los probéis y juzguéis por vosotros mismos.

¡Qué aproveche!



Un mes más participo en:

En el reto Color y Sabor de Temporada seleccionamos mediante votación una fruta o fruto seco y una verdura, o semilla, de temporada, que está en su época de recolección y es el mejor momento para cosumirlas, ya que se aprovechan al 100% sus cualidades organolépticas.
Además es cuando más fáciles son de encontrar los productos y salen mas económicos. 
Entonces todos los participantes elegimos entre una de ellas, y hacemos una receta dulce o salada.

En ésta ocasión, hemos tenido que elegir entre la remolacha o las frambuesas.
Yo para complicarme un poco, he decidido cocinar con la remolacha y hacer varias versiones de este exquisito plato.





INGREDIENTES:


Para el hummus de remolacha:
  • 400 g de garbanzos cocidos
  • 3 Cdas de tahine
  • 1/2 Remolacha cocida
  • 1/2 Diente de ajo
  • C/s de limón exprimido

Para el hummus de pimiento asado:
  • 400 g de garbanzos cocidos
  • 3 Cdas de tahine
  • 1 Lata de pimientos morrones asados
  • 1/2 Diente de ajo
  • C/s de limón exprimido

Para el hummus de aguacate:
  • 400 g de garbanzos cocidos
  • C/s de cilantro
  • 1 Aguacate maduro
  • 1/2 Diente de ajo
  • C/s de limón exprimido

Para las crudités:
  • 50 g de pimiento rojo
  • 50 g de zanahoria
  • 50 g de pepino
  • 50 g de apio



PREPARACIÓN:

Podemos cocer los garbanzos de la manera habitual, en una olla a presión con agua y una hoja de laurel, o podemos utilizar un bote de garbanzos cocidos industrialmente, aunque también podemos reutilizar los garbanzos sobrantes de un cocido.
Yo he optado por la segunda opción.
Disponemos los garbanzos en un escurridor, y lo pasamos bajo el grifo para limpiarlos.

Comenzaremos por el hummus más claro y menos potente de sabor.
Disponemos en la batidora de vaso los garbanzos cocidos, el cilantro, el diente de ajo y el aguacate.

Agregamos la cantidad que deseemos de zumo de limón,en este caso unos 15 ml aproximadamente para cada hummus.
Trituramos hasta que quede un puré con grumos.


Reservamos en un cuenco.


Repetimos la operación con el hummus de remolacha: Disponemos en la batidora de vaso del robot de cocina los garbanzos cocidos, el diente de ajo, el tahine, la remolacha y el zumo de limón.

Trituramos hasta obtener un puré con grumos. Reservamos en un cuenco.

Por último haremos el hummus de pimiento asado, disponiendo en la batidora de vaso los garbanzos cocidos, el tahine, el diente de ajo, los pimientos asados y el zumo de limón.

Trituramos de igual manera que en los anteriores, reservamos en un cuenco.

Así se ven nuestros hummus.

Hacemos las crudités de verduras, cortándolas en tiras no demasiado gruesas.
Para hacer crudités se pueden escoger entre todas estas verduras: Apio, brócoli,calabacines, champiñones, cogollitos de envidia o de lechuga, coliflor, espárragos verdes, pepinos, pimientos rojo y verde, tomates cherry, tirabeques, rabanitos y zanahoria.
Las verduras como las alcachofas, la berenjena, la calabaza, los espárragos blancos, las judías verdes o el nabo, no son recomendadas para comerlas en crudo, debido a su dureza.

Éste es el resultado de nuestros hummus varios.

A la hora de presentar, disponemos las verduras ordenadamente en un plato, junto a ellas ponemos nuestras salsas para dippear, en éste caso los hummus varios, aunque podemos acompañarla de otras muchas salsas como la de queso, una romescu, mayonesa, salsa tártara... A vuestro gusto.

¡Qué aproveche!



Si te gusta esta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para así poder ver lo bien que te ha quedado 😊

Seguir con la receta

20 de mayo de 2019

Tarta mousse de yogurt con lemon curd

Ésta es, sin ninguna duda, una de las tartas que he hecho que más me han gustado.

Yo soy muy golosa, siempre queda hueco para el postre.
Pero aún con eso me suelo tirar más a los dulces y tartas que tienen un punto ácido con el que contrarrestar, busco que no me resulten excesivamente empalagosas.

Y ésta tarta es el más claro ejemplo: Hecha con una base dulce y crujiente de galletas, una delicada mousse de yogurt griego y para acabar una lemon curd que le da ese toque fresco que la hace perfecta para finalizar cualquier comida.
¡Y más ahora cara el verano!

Además es súper sencilla de preparar, y admite muchísimas decoraciones, tan floridas como la mía o más.

¡Espero que os guste!




Ésta es mi aportación al séptimo aniversario del reto:

Éste mes todas las bosses se han unido para retarnos con una receta dulce. ¡Y menuda receta!
Si queréis ver todas las aportaciones del resto de compañeros podéis hacerlo en Desafío en la cocina: Tartas mousse.




(8 raciones)
INGREDIENTES:


Para la tarta:
  • 75 g de galletas maría doradas
  • 30 g de mantequilla
  • 50 g de queso mascarpone
  • 50 g de queso crema
  • 120 ml de yogurt griego
  • 175 ml de nata líquida
  • 8 g de gelatina neutra en polvo
  • 30 ml de agua fría
  • 35 g de azúcar


Para el lemon curd:
  • 125 g de azúcar blanquilla
  • 2 Huevos
  • Ralladura de 1 limón
  • 90 ml de zumo de limón
  • Una pizca de sal
  • 60 g de mantequilla


Para la decoración:
  • Ralladura de limón
  • C/s de pistachos



PREPARACIÓN:


Para la tarta mousse:

Disponemos las galletas en la batidora de vaso.


Dándole pequeños toques para triturarlas sin dejarlas polvo.
Agregamos la mantequilla derretida por encima, mezclamos.

Llenamos el fondo del molde desmontable en el que vamos a preparar nuestra tarta, que habremos forrado previamente con papel de horno, para que podamos pasarla con facilidad al plato de presentación final.

Hidratamos la gelatina con el agua.

En el bol del robot de cocina, disponemos la nata.

Agregamos los dos tipos de queso.
Mezclamos con las varillas de batir primero a velocidad baja y después a velocidad alta.

 Una vez que el volumen aumente, agregamos el azúcar poco a poco mientras seguimos batiendo.

 Una vez que las varillas se empiecen a marcar, agregamos el yogurt griego.

E incorporamos también la gelatina. continuamos batiendo hasta que se monte por completo.

Entonces, vertemos nuestra mousse en el molde.
La cantidad justa para dejar un espacio en el que poner la lemon curd por encima.

Aplanamos lo máximo posible.
Enfilmamos y refrigeramos durante 8 horas mínimo.


Para el lemon curd:

En un bol disponemos los huevos con el azúcar.

Con ayuda de unas varillas de cocina, batimos hasta que espumen.

Agregamos el zumo de limón previamente colado.

Y también la ralladura del mismo.

Pasamos el bol sobre un cazo con agua hirviendo, de manera que podamos cocinar la crema de limón al baño Mª.

Sin parar de remover con las varillas, cocinamos hasta que la crema espese.

Entonces, agregamos la mantequilla.

 Y removemos durante cinco minutos más.

Pasado el tiempo de refrigeración, retiramos el papel film y podemos apreciar ya como se ha formado la mousse.

Es momento de verter nuestro lemon curd sobre la tarta mousse.

Echamos a chorro en un punto fijo, hasta que la crema llegue a las paredes del molde por su propio peso.
Refrigeramos de nuevo durante 8 horas.

Pasado el tiempo, sacamos de la nevera, desmoldamos y pasamos al plato de presentación.

A continuación decoramos la tarta con unas cuantas tiras de ralladura de limón, o zestes.
También espolvoreamos un poquito de la galleta de la base que se ha quedado en el fondo del molde.
Para hacerla un poquito más primaveral, yo he bajado al campo por unas cuantas margaritas, que le quedan preciosas, con los mismos colores.

Para darle un toque más de color, agregamos también unos cuantos pistachos machacados.

Éste es el resultado final de nuestra tarta mousse de yogurt con lemon curd.

Listos para cortar el primer trocito...

¡Qué no será el último! Sin duda una tarta deliciosa y refrescante.
¡Qué aproveche!



Si te gusta esta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para así poder ver lo bien que te ha quedado 😊

Seguir con la receta

15 de mayo de 2019

Hamburguesa M30

No sé si pasará lo mismo en vuestras ciudades, pero aquí, cuando abre un nuevo local, nos volvemos locos y lo llenamos a cualquier hora del día.
No importa si es una cafetería con especialidad en dulces, si es un nuevo bar de copas o un restaurante. Agotamos las mesas rápidamente, nos invaden las ganas de ir a conocerlo.
Una vez pasado ese boom de la apertura, la suerte está echada.

El caso es que hace unos meses que ha llegado una conocida franquicia de hamburguesas a León.
Nosotros fuimos al poco de que abriera y disfrutamos de sus nachos y su variedad de hamburguesas, a cada cual más rica... ¡Y calórica! Incluso tienen una en la que los panes de la hamburguesa son un par de donuts. La idea me fascina y me aterra a la vez, jajaja.

Ésta fué la hamburguesa que yo pedí en su momento, y que he querido traer al blog porque es deliciosa.
Aunque como siempre, hecha en casa gana más! (Aún)

¡Espero que os guste!








(2 pax)
INGREDIENTES:


Para el pan de hamburguesa americano:

  • 60 g de harina normal
  • 100 ml de leche
  • 5 g de levadura de panadería en polvo
  • 1 Huevo
  • 15 g de azúcar
  • 60 ml de leche
  • 200 g de harina
  • 5 g de sal
  • 20 g de mantequilla
  • 1 Yema
  • C/s de agua
  • C/s de semillas de sésamo


Para el relleno:
  • 300 g de cebolla dulce
  • 1/4 de cdita de bicarbonato de sodio
  • 4 Carnes de hamburguesa de ternera
  • 2 Rodajas de queso de cabra
  • C/s de queso rallado
  • Sal
  • AOVE



PREPARACIÓN:


Para el pan americano:

Poner en el bol del robot amasador las primeras cantidades de harina, leche y levadura de panadería en polvo.


Con el gancho de amasar del robot de cocina, mezclamos hasta obtener una masa homogénea.

Entonces, tapamos con un paño de cocina húmedo en un lugar sin corrientes.
Dejamos levar durante 30 minutos.

Pasado el tiempo, agregamos el azúcar y el huevo, mezclamos.

Echamos a la masa la leche.

También la harina junto con la sal.
Comenzamos a mezclar.

Una vez que la masa sea firme y se despegue de las paredes, agregamos la mantequilla.
Mezclamos durante cinco minutos, hasta que la masa sea fina, elástica y no se pegue al tocar.

 En un bol previamente engrasado con AOVE, disponemos nuestra masa hecha una bola.
Reposamos durante dos horas tapada con un paño y en un lugar sin corrientes.

 Pasado el tiempo, la masa habrá crecido hasta doblar su volumen.

 Amasamos de nuevo nuestra masa.

Dividimos nuestra masa en bolas de 90 g aproximadamente, lo que viene a dar cuatro partes iguales.
Boleamos, y ponemos sobre una bandeja de horno con papel sulfurizado, con los pliegues en la parte de abajo de la bola.
Reposamos durante  hora en un lugar sin corrientes con un paño sobre ellas.

Mezclamos la yema de huevo junto con un poquito de agua. con ayuda de un pincel de cocina, pintamos la superficie de nuestros panes.
Espolvoreamos semillas de sésamo sobre cada uno de los panes.
Metemos en el horno precalentado a 180ºC y horneamos durante 20 minutos.

Hasta que adquieran un tono dorado


Para el relleno:

Comenzaremos haciendo la cebolla caramelizada.
Cortamos la cebolla en juliana fina, disponemos en un cazo con un buen chorro de AOVE, y un pellizco de sal.

Removemos muy bien para que cada cachito de cebolla se impregne de aceite.
Al fuego mínimo, la cebolla empezará a transparentarse a los cinco minutos aproximadamente.

Como truco, el bicarbonato de sodio hace una acción brutal, acelerando el proceso de la caramelización sin ningún tipo de azúcar o vinagre.

Tras un par de minutos, se hace una reacción en la que la cebolla suelta sus propios jugos y comienza a nadar en un líquido amarillento.

Reducimos la cebolla a fuego mínimo, removiendo de vez en cuando, hasta que comience a oscurecerse y mermar tanto la cebolla como el líquido, debido a la transformación de los azúcares en caramelo.

30 minutos más tarde, la cebolla estará perfectamente caramelizada y lista para su uso.

Disponemos la carne en una sartén, y las hacemos al gusto.
En el grill, disponemos las rodajas de rulo de cabra, que deberán ser de como mínimo 1 cm de grosor.

 Cerramos el grill y dejamos que dore.

Cortamos nuestros panes de hamburguesa horizontalmente, de manera que tengamos dos partes.
En la parte de abajo, echamos una cucharada de cebolla caramelizada. Como véis, queda prácticamente como una confitura.

Sobre la cebolla caramelizada, disponemos las carnes, entre las que hemos intercalado un poco de queso rallado.
Colocamos sobre ésta el rulo de queso de cabra y tapamos con la parte de arriba del pan.

Llevamos a la mesa junto con el kétchup, la mayones y la salsa sriracha.

Éste es el resultado final de nuestra hamburguesa M30.

Mordisco a mordisco....


 ¡Qué aproveche!



Si te gusta esta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para así poder ver lo bien que te ha quedado 😊


Seguir con la receta

© Andreíta come de todo