30 de diciembre de 2018

Vol au vent de pescado, mejillones y gambón

A estas alturas toca pensar que si, y que no, hacer un pequeño balance de lo bueno y lo malo y pensar en cómo y de que manera podremos encarararlas de cara al nuevo año.
Del 2018 me quedo con todas las sonrisas y las lágrimas de alegría. Con cada rato en el que la vida me decia "tenías razón", pero también con cada caída, que de los errores se aprende.
Me quedo con todas esas cosas que siempre pensé que no sería capaz de hacer y que voy superando día a día enfrentándome a ellas.
Me quedo con la forma en la que encaro las cosas, aprendiendo a identificar lo que se merece mi tiempo y esmero, y lo que no... Pa prao.
Priorizando.
Me quedo con todo el que me ha acompañado para lo bueno y para lo malo, haciéndome notar que para estar solo hace falta ser.
Con cada estallido de corazón cada vez que mis sobrinos me dedican una risotada. Con cada te quiero, con cada beso, con cada abrazo de alivio.
Así que estoy lista para todo lo que tenga que venir en este nuevo año.

Aunque a modo de despedida, no se me ocurre una mejor manera posible: con un plato de esos que con su presencia visten una mesa entera. Y que  al darles un bocado la cosa no hace más que mejorar.

¡Espero que os guste!


Ésta es mi aportación para el reto:

El Reto #Asaltablogs es una divertida manera de conocer blogs ajenos, y tras urgar  por todas sus recetas, cocinar una de ellas dándole nuestra propia versión.
Cuantísimo me ha costado decidirme por una sola de las maravillosas recetas que tiene mi asaltado invisible!
Encarnita del blog El paraíso de los golosos solo tiene cosas ricas!!!! Y aunque al principio me tiraba mucho por las recetas de su tierra, al final me he decidido por éstos Canapés de pescado, mejillones y gambón muy apropiados para las próximas fiestas y que nos han encantado.





(6 Uds)
INGREDIENTES:

- 6 Vol au vent de hojadre tamaño grande
- 200 g de merluza
- 100 g de champiñones
- 1/2 Cebolla
- 6 Gambones
- 300 g de mejillones al natural
- 200 ml de bechamel
- AOVE
- Sal



PREPARACIÓN:

En una sartén pochamos la cebolla y los champiñones en láminas.
Retiramos la carne de unas rodajas de merluza que he utilizado junto con las cáscaras y cabezas de los gambones para hacer un fumet, desmigamos y agregamos a la sartén, asegurándonos de que no cae ninguna espina.

Doramos un poquito y agregamos los mejillones, previamente picados con un tenedor.

Una vez que hayamos cocinado todo hasta que esté bien unido, agregamos la bechamel, hecha de igual manera que en la receta de lasaña bolognesa.
Mezclamos todo y rectificamos de sal si fuera necesario.

Vertemos la preparación en los vol au vent.
Colocamos un mejillón limpio sobre cada uno de ellos.

Sellamos los gambones durante un minuto por cada lado en la sartén, y disponemos sobre los vol au vent, de manera aleatoria como decoración.

Llevamos de inmediato a la mesa, para comer calientes.
Éste es el resultado final de nuestros canapés navideños de pescado, mejillones y marisco.

Absolutamente irresistibles.
¡Qué aproveche!



Si te gusta esta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para así poder ver lo bien que te ha quedado😊

Seguir con la receta

26 de diciembre de 2018

Centollo a la donostiarra

Éste es el único plato de la cocina vasca que no tiene un origen popular, si no que, al revés que la Merluza a la koxkera, o en salsa verde, o las kokotxas, este plato manifiesta la cocina vasca proveniente de la alta cocina.
Creado a principios del siglo XX por Félix Ibarguren, el primer cocinero que abrió una academia de cocina en España, este plato supuso un soplo de aire fresco en la rígida cocina francesa, sustituyendo por el centollo, un marisco poco conocido en aquel entonces; la intocable langosta americana del plato con el mismo nombre

Con el estilo de cocinas que hay hoy en día, puede que este plato se pueda ver un tanto anticuado, pero a pesar de eso, como siempre suele pasar con este tipo de recetas, hay muy poca gente a la que no le guste, ya que el sabor siempre gana a la presentación.

Es un plato delicioso, con un potente sabor a marisco y con el aprovecho para desearos unas felices fiestas.

¡Espero que os guste!







(2 pax)

- 2 Centollas
- 60 g de mantequilla
- 1 Cebolla dulce
- 1/2 Puerro
- 1 Tomate
- 75 ml de brandy
- C/s perejil
- C/s de pan rallado
- AOVE
- Sal
- Pimienta



PREPARACIÓN:

Conseguimos unos centollos, preferiblemente hembras, ya que su carne aunque suele tener menos cantidad de carne que los machos, es más sabrosa y pueden venir con los llamados corales.

Cocemos las centollas, con una proporción de 45 g de sal por cada litro de agua necesario.
Partiendo de agua fría, sumergimos los crustáceos en el agua. Una vez comience a hervir, contamos 1 minuto por cada 100 g de producto, lo que en mi caso han venido a ser 12 minutos cada uno.

Pasado el tiempo de cocción, lo sacamos del agua y lo dejamos enfríar.
Una vez que podamos manejarlo, retiramos las patas y lo abrimos, teniendo especial cuidado en no perder los jugos de su interior. Retiramos las branquias y las desechamos. Con ayuda de un martillo y un alicate rompemos las patas y vamos reservando la carne.

Con ayuda de una cucharilla sacamos la carne del interior del caparazón, y los corales si los hubiera.
Reservamos junto con la carne de las patas.

Limpiamos muy bien el caparazón que nos servirá como recipiente para el emplatado.

Procedemos a hacer el relleno.
En una sartén derretimos la mantequilla con especial cuidado de que no humee.

Agregamos la cebolla y el puerro picado en brunoise. Pochamos lentamente.

Añadimos el tomate previamente pelado cortado muy fino, y el perejil fresco.

Rehogamos durante unos minutos para que se mezclen los sabores.

Agregamos el brandy, retiramos del fuego y flambeamos.

Vertemos la mezcla de las verduras sobre la carne que hemos sacado de nuestras centollas.

Mezclamos muy bien, dando unas vueltas con ayuda de una lengua de cocina  de manera que se impregnen todos los sabores rápidamente.

Con esta mezcla, rellenamos el caparazón que habíamos reservado.

Disponemos en una bandeja de horno ya que se acabará en él.
Precalentamos a 180º calor arriba.

Cubrimos el relleno con un poco de pan rallado.

Ponemos unos daditos de mantequilla sobre el pan rallado. 

Metemos en el horno para finalizar nuestro plato, y gratinamos durante 10 minutos aproximadamente, hasta que la superficie se dore.

Sacamos del horno y disponemos en un plato para su presentación.

Éste es el resultado final de nuestro txangurro.

Un plato delicioso que podemos preparar con antelación para que solo esté pendiente del horno antes de la cena, y así poder disfrutar con los nuestros.

Preparados para disfrutar.
¡Qué aproveche!



Si te gusta esta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para así poder ver lo bien que te ha quedado😊

Seguir con la receta

22 de diciembre de 2018

Pollo al curry

Éste es uno de mis platos favoritos de toda la historia. Siempre os he dicho que me gustan los sabores fuertes, especiados, agridulces... Y los guisos de curry tienen todas estas características.
Además, pese a lo que pueda parecer leyendo el listado de ingredientes, es un plato muy fácil de preparar, y si además lo culminas al horno, como yo teno por costumbre, es un quehacer menos.

Éste plato es de origen asiático, pero tiene una técnica adaptada a nuestras cocinas y paladares, de manera que nos resulte apetitosa sin dejar de lado ese toque exótico.

Podríamos hacer este plato desde cero, mezclando nosotros mismos las especias para crear un curry  nuestro gusto, o usando un buen curry, que venden preparado en cualquier mercado de productos hindúes, ya que el de los supermercados no se asemeja en nada a cualquiera de éstos dos.
En cuanto a toque de cremosidad, se adquiere agregando yogur o leche de coco, y el que usar es una decisión que te corresponde a ti.
La leche de coco le aportará un sabor afrutado, refrescante y dulce. El yogur le dará un toque más agrio, incluso ácido. La cantidad es la misma dependiendo de lo que vayas a usar, así que solo tienes que dejar volar la imaginación, y esta es una buenísima excusa para prepararlo otra vez y ver la otra versión.

¡Espero que os guste!



Ésta es mi aportación para:

En el reto Color y sabor de temporada Pilar Monge es la encargada de seleccionar una fruta y una verdura de temporada, que es la qué está en su época de recolección y es su mejor época de consumo ya que se aprovechan al 100% sus cualidades organolépticas. Además es cuando más fáciles son de encontrar los productos, y salen más económicos.
Entonces, todos los participantes elegimos entre una de ellas, y hacemos una nueva receta dulce o salada.
Éste mes se nos dio a elegir entre remolacha o piña.





(2 pax)
INGREDIENTES:

- 2 Pechugas de pollo
- 2 Dientes de ajo
- 1 Cebolla
- 1 Trocito de jengibre
- 1 Tomate maduro
- 170 ml de leche de coco
- 150 ml de agua
- 1 Cda de curry en polvo
- 1/2 cdita de comino en grano
- 1/2 cdita de cúrcuma
- 1 Cayena
- 1 Lata pequeña de piña en su jugo
- Sal
- Pimienta
- Aceite de girasol



PREPARACIÓN:

Primero de todo, cortamos el pollo en cubos medianos, de tamaño bocado.
Salpimentamos y reservamos hasta su uso.

Machacamos el ajo pelado, y doramos al fuego en una tartera parissien, apta para horno con un chorro de aceite de girasol.
Cuando tenga el tono que buscamos, agregamos la cebolla picada en brunoise.

Tras unos minutos, rallamos el tomate previamente pelado y agregamos a la cazuela.

Hacemos lo mismo con el jengibre.

Agregamos todas las especias: el curry, el comino en grano, la cúrcuma, la cayena y unos granos de pimienta negra.

Mezclamos con ayuda de una pala de madera y bajamos el fuego a la mitad.

Echamos el pollo que teníamos reservado y dejamos que se vaya dorando por todos los lados.

Una vez esté sellado, agregamos el agua, mezclamos y dejamos cocinar durante 15 minutos, removiendo de vez en cuando.

Agregamos la leche de coco.

Mezclamos, agregamos la piña en su jugo cortada en trocitos y cocinamos 10 minutos más.
Rectificamos de sal si fuera necesario.

Metemos en el horno precalentado a 170ºC, y dejamos que se haga durante 50 minutos.

Pasado el tiempo, el caldo se habrá consumido prácticamente todo.

Sacamos del horno y mezclamos todo de nuevo, espolvoreamos un poco de perejil picado por encima.

Servimos de inmediato en la mesa.

Éste es el resultado final de nuestro pollo al curry.

Dejamos que cada cuál se sirva en su plato, cogiendo un poco de cada, y bien de esa riquísima salsa.
¡Qué aproveche!



Si te gusta esta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para así poder ver lo bien que te ha quedado😊

Seguir con la receta

20 de diciembre de 2018

Tartaletas de salmón

Uno de los ingredientes estrella de estas fechas es el salmón ahumado, que admite muchas formas distintas de incorporación en los distintos entrantes festivos.
Y es que ésta, es la única época del año (Salvo ocasiones especiales) que nos esforzamos por mostrar una mesa decorada y repleta de cosas ricas, elaboradas con mimo y paciencia.

Pero no esta reñida la sencillez con lo apetitoso, y para muestra, éstas tartaletas de salmón.

A mi en especial el salmón ahumado me encanta, adoro el sabor que tiene y si fuera por mi lo metería hasta en las lentejas, jajaja. Pero en casa son un poco más reticentes, y les resulta un sabor muy pesado, además de que el precio que tiene es un tanto alto y no suele formar parte de nuestra lista de la compra.
Pero con estas tartaletas pasa algo especial, y es que al estar rebajado con el queso crema, formando una mousse, quedó tan suave y delicado que incluso ellos no pudieron decirle que no.
Si estáis pensando en hacer unos cuantos canapés para presentar en las mesas navideñas, apuntad ésta receta.

¡Espero que os guste!



Ésta es mi aportación navideña para:


Desafío especial Navidad, en el que todas las bosses nos han retado a hacer unos aperitivos típicos de estas fechas, presentados en vasitos, cucharitas o masas.
Ya véis que yo me he decidido por éstas últimas, pero seguro que hay un montón de ideas gracias a mis compañeras. Podéis verlas en Desafío en la cocina: Aperitivos navideños.





(6 uds)
INGREDIENTES:

- 6 Tartaletas de masa quebrada pequeñas
- 100 g de salmón ahumado
- 80 g de queso crema
- 20 ml de leche entera
- C/s de zumo de limón
- C/s de sucedáneo de caviar negro
- Eneldo al gusto 
- Sal



PREPARACIÓN:

Disponemos en el vaso del robot de cocina el queso crema.

Incorporamos también sobre éste el salmón ahumado.

Por último añadimos mitad la leche.
Es preferiblemente agregarsela a poquitos de manera que podamos rectificar la espesura.

Trituramos ascendiendo la velocidad poco a poco, hasta obtener una emulsión homogénea, prácticamente montada como si fuera una mousse.
Refrigeramos hasta su uso.

Disponemos nuestras tartaletas en el plato de presentación.
En este caso han sido compradas, debido a que no tengo moldes tan pequeños para hacerlas, pero en el caso de querer hacerlas a mano, podemos hacer la masa quebrada salada, tal y como hicimos en la receta de la quiche de panceta y queso, colocarlas en los moldes y cocerlas en el horno hasta que estén doradas y después dejarlas enfríar por completo hasta su utilización.

Rellenamos las tartaletas con la mousse de salmón que hemos puesto en una manga pastelera con boquilla rizada del 12.

 Dándole forma de rosetón, repetimos el proceso hasta finalizar con todas las tartaletas.

Ahora abrimos el sucedáneo de caviar.
En el mercado hay un montón de variedades, escoger la que más os guste. Yo me he decidido por ésta tan oscura que resaltará muchísimo en la decoración.

Disponemos un poco del sucedáneo en el punto más alto de la mousse de salmón.

Echamos un pellizquito de eneldo en un lateral.

Servimos inmediatamente.
En el caso de hacerlos con antelación, reservar en el frigorífico.

Éste es el resultado de nuestras tartaletas de salmón.

Unos aperitivos navideños estupendos.
¡Qué aproveche!



Si te gusta esta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para así poder ver lo bien que te ha quedado😊

Seguir con la receta

© Andreíta come de todo