24 de noviembre de 2019

Doowaps

¿Qué mejor para llenar tu día de energía que unos deliciosos doowaps?

Ésta es la réplica mejorada de los bollitos comerciales con pepitas de chocolate y sin grasas trans no beneficiosas.
En serio, quedan buenísimos, no es que se parezcan a los que están en los lineales de los supermercados, es que los superan con creces. Y esto suele pasar con la mayoría (si no son todas) las versiones caseras de nuestros dulces de compra favoritos.

Son unos bollos de miga esponjosa pero muy desarrollada y firme, chocolateados a cada mordisco por las pepitas que se incrustan en la masa; que en mi niñez marcaron un antes y un después en mis desayunos. Me encantaba irlos comiendo mientras los empapaba en la leche.

¡Espero que os guste!


Mi receta para el reto:

El Reto #Asaltablogs es una divertida manera de conocer blogs ajenos, y tras hurgar  por todas sus recetas, cocinar una de ellas dándole nuestra propia versión.
Últimamente, lo de elegir recetas es como un flashazo para mi, no me extraña, con los índices tan apetecibles que tienen los blogs asaltados, como el de Guille de No me comes nada, del que he traído una golosa receta de Doowaps caseros.





(6 unidades)
INGREDIENTES:
  • 250 g de harina de fuerza
  • 4 g de levadura de panadería en polvo
  • 40 g de azúcar
  • 110 ml de leche templada
  • 30 ml de AOVE suave
  • C/s de esencia de vainilla
  • 1 Huevo
  • C/s de pepitas de chocolate
  • 1 Pizca de sal



PREPARACIÓN:


Disponemos todos los ingredientes secos en el bol del robot de cocina: La harina, la levadura, el azúcar y la pizca de sal.
Mezclamos.

Mientras tanto en un vaso, disponemos la leche. Templamos al microondas.

Agregamos el AOVE suave, y la esencia de vainilla que aportará sabor y aroma.

Separamos la yema de la clara del huevo. Reservamos la clara.
En el bol del robot de cocina, agregamos la yema junto con el vaso de la leche, el AOVE y la vainilla.

Mezclamos nuestros ingredientes hasta que estén bien integrados.

Amasamos con las manos en una superficie enharinada.

Presionando y doblando la masa sobre si misma tantas veces como sea necesario, hasta obtener una masa manejable y que no se pegue.

Formamos una bola.

Y disponemos en una fuente engrasada.
Reposamos durante 2 horas en un lugar cálido, seco y sin humedad.
Pasado el tiempo, la bola habrá doblado su volumen.

Bajamos la masa y agregamos las pepitas de chocolate.

Amasamos hasta esparcir bien las pepitas de chocolate por toda la masa.

Dividimos la masa en bolas de 60 g aproximadamente.

Disponemos separados entre sí, en una bandeja de horno con papel sulfurizado y colocamos pepitas en su exterior de manera estratégica para que queden llamativas a la vista.

Con ayuda de un pincel de cocina, pintamos cada uno de nuestros bollos con la clara de huevo reservada.

Metemos en el horno precalentado a 180ºC.

Pasados 20 minutos, nuestros doowaps estarán perfectamente hechos.

Dejamos templar sobre una rejilla.

Disponemos en un plato de presentación.
Éste es el resultado final de nuestros doowaps.

Y así de tiernos se ven en su interior.

¡Qué aproveche!



Si te gusta esta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para así poder ver lo bien que te ha quedado 😊

Seguir con la receta

22 de noviembre de 2019

Empanada de pollo y setas

Hoy os traigo otra empanada que se suma a la colección.
Y es que bajo mi punto de vista, no hay nada más socorrido que una empanada, para una cena rápida e improvisada, un picoteo entre amigos o como entrante en cualquier celebración.

Y si encima es de hojaldre, como en éste caso, la cosa se simplifica más (salvo si queréis hacer la masa de hojaldre casera), y es que "sólo" tendremos que currarnos un buen relleno.

En éste caso, setas y pollo.
Una combinación exquisita que queda super jugosa al estar regada por una buena bechamel.
De un tiempo a esta parte, esta mezcla de ingredientes ha conseguido un montón de fieles seguidores, ya que es una de las empanadas comerciales más populares de un conocido supermercado.
Aquí os muestro como hacerla vosotros mismos en casa.

¡Espero que os guste!



Mi aportación un mes más para:

En el reto Color y Sabor de Temporada seleccionamos mediante votación una fruta o fruto seco y una verdura, o semilla, de temporada, que está en su época de recolección y es el mejor momento para consumirlas, ya que se aprovechan al 100% sus cualidades organolépticas.
Además es cuando más fáciles son de encontrar los productos y salen mas económicos. 
Entonces todos los participantes elegimos entre una de ellas, y hacemos una receta dulce o salada.

Este mes, nos teníamos que decidir entre las setas y las mandarinas, y yo, que suelo tirar más por lo salado, no lo dudé mucho.





INGREDIENTES:

  • 2 Placas de hojaldre
  • 500 g de setas de cardo
  • 1 Pechuga de pollo
  • C/s de Salsa bechamel
  • 1 Huevo
  • Sal
  • AOVE



PREPARACIÓN:

Conseguimos setas de cardo, y las limpiamos de toda suciedad con ayuda de un papel de cocina.


En una sartén con AOVE, hacemos el pollo hasta que dore por todos sus lados.
Reservamos y dejamos que templen.

En esa misma sartén cocinamos las setas, partidas en pequeñas tiras.

Mientras tanto, hacemos una salsa bechamel de igual manera que hicimos en la receta de Lasaña boloñesa.

Una vez que el pollo esté templadito, empezamos a desmenuzarlo tirando de las propias hebras de la carne.

Vertemos el pollo en la bechamel, y mezclamos.

Agregamos también las setas, que ya estarán doraditas.

Y mezclamos hasta que la bechamel se integre con los demás ingredientes.
Agregamos sal si fuera necesario.

En una bandeja del horno, con papel sulfurizado, estiramos la primera placa de hojaldre, que será la base.
Con ayuda de un tenedor, la pinchamos para evitar que ésta crezca si no que quede una masa fina y crujiente.
Echamos sobre ella el relleno que hemos preparado, de manera que quede recogido en el centro.

Tapamos con la otra placa de hojaldre, uniremos las dos masas con agua, que actuará a modo de pegamento.
Cerramos las uniones con ayuda de las púas de un tenedor, como se hace con las empanadillas.
Pintamos la placa de hojaldre con el huevo batido, y metemos la empanada al horno precalentado a 180ºC durante 25 minutos.

Una vez pasado el tiempo, sacamos del horno y dejamos templar en una rejilla.

Éste es el resultado de nuestra empanada de pollo y setas.
Pasamos a la mesa.

Y con ayuda de un cuchillo, cortamos.

Así de jugoso se ve su interior.

¡Qué aproveche!



Si te gusta esta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para así poder ver lo bien que te ha quedado 😊

Seguir con la receta

20 de noviembre de 2019

Runzas

Muchas veces nos ponemos trabas nosotros mismos, a mi me suele pasar en el ámbito de la repostería y las masas en mi cocina.
"No es para mi, no me va a quedar bien"... Lo pienso siempre que tengo los ingredientes listos para empezar a cocinar, y es por ello que cuando logro que finalmente algo me quede más o menos bien, lo celebro por todo lo alto.

Eso me ha pasado con esta receta, que para colmo, en un principio no me llamaba nada la atención.
Y me encanta equivocarme de una manera tan rotunda.

Es una receta de origen estadounidense, más en concreto de Nebraska, donde es normal consumirlo en los estadios mientras se juega un gran partido de fútbol americano, como las porciones de pizza o los perritos calientes.
Y entiendo bien el porqué, una masa muy fina y esponjosa, con un relleno muy variable pero en todas sus versiones exquisitos.

¡Espero que os guste!


Con esta receta participo en el reto:


Para la receta de este mes, Carol nos hace viajar unos cuantos miles de kilómetros hasta Nebraska.
Veamos las distintas versiones de una misma receta en Desafío en la cocina: Runzas.





(6 unidades)
INGREDIENTES:


Para la masa:
  • 280 g de harina
  • 15 g de azúcar
  • 4 g de levadura de panadería seca
  • 47 ml de leche
  • 30 ml de agua
  • 30 g de mantequilla
  • 1 Huevo

Para el relleno:
  • 400 g de carne picada mixta
  • 1/2 Cebolla
  • 400 g de repollo
  • C/s de queso cheddar rallado
  • AOVE
  • Sal y pimienta



PREPARACIÓN:

En el robot de cocina, disponemos los ingredientes secos: La mitad de la cantidad de la harina, el azúcar, la sal y la levadura.

Mientras tanto, en un vaso disponemos el agua, la leche y la mantequilla. Derretimos en el microondas a potencia media.

Agregamos esta mezcla a los ingredientes secos.

Mezclamos los ingredientes y una vez que estén integrados, agregamos el huevo y lo integramos en la masa.

Agregamos el resto de la harina,e integramos todos los ingredientes de nuevo, hasta formar una masa homogénea, lisa y elástica.

Boleamos y reservamos en un molde previamente engrasado, tapado con un paño durante 1 hora en un lugar cálido y sin corrientes.

Mientras tanto, haremos el relleno.
En una sartén con un chorro de AOVE, cocinamos a fuego medio la cebolla previamente cortada en mirepoix, hasta que transparente.

Entonces, agregamos la carne picada.

Revolvemos con ayuda de una lengua de cocina para separarla mientras se va cocinando, hasta que se dore.

Entonces, agregamos el repollo picado en juliana.

Salpimentamos al gusto, y dejamos que se cocine durante 10 minutos aproximadamente, hasta que el repollo esté tierno.
Entonces, reservamos del fuego y dejamos templar.

Pasado el tiempo, la masa estará tal que así.

Deshinchamos la masa y estirar con ayuda de un rodillo sobre la superficie enharinada.

Dividimos en 6 partes de igual peso.

Y estiramos cada uno de ellos, hasta darles un grosor de 3mm aproximadamente.

Rellenamos cada porción de masa estirada con una pequeña parte del relleno de la carne picada y el repollo.
Sobre éste, agregamos un poquito de queso.
Envolvemos el relleno con la masa, girándola sobre si misma y haciendo un pliegue en las juntas.

Reposamos de nuevo la masa rellena, en una bandeja de horno con papel sulfurizado, con los pliegues en su parte de abajo, hasta que aumente su volumen.

Horneamos a 180ºC durante 20 minutos aproximadamente.

Pasado el tiempo, así se verán nuestras masas.

Éste es el resultado final de nuestras runzas, con un ligero tono dorado y una masa bien subida estarán perfectamente hechas.

Con ayuda de un cuchillo de sierra, cortamos nuestros aperitivos.

Así se ven en su interior, con un relleno muy jugoso.

¡Qué aproveche!



Si te gusta esta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para así poder ver lo bien que te ha quedado 😊
Seguir con la receta

© Andreíta come de todo