31 de octubre de 2014

Bizcocho de calabaza

o Tumba de Zombie!
Éste fin de semana es Halloween! Ya sabéis, la noche de las brujas, en la que mejor es que  te quedes en casa si tienes miedo, ya que andan sueltos un montón de fantasmas, zombies, vampiros y todo tipo de muertos vivientes! Uhhhhh!!!
A mí me gusta un montón esta fecha del año, por que desde hace un par de años unos primos y nosotros hemos convertido en tradición ir a ver un espectáculo de terror a un pueblo del Bierzo. Y es que ambientan una parte del pueblo (casas y calles) creando escenas de lo más terroríficas! Lo pasamos genial!
También me gusta por lo que conlleva gastronómicamente, buñuelos de viento, huesos de santo, y todo tipo de recetas muy vistosas como puede ser esta tumba! ¿Truco o trato? jijiji
Un espléndido bizcocho de hecho con calabaza, ya que ahora es la temporada y quedará delicioso!

¡Espero que os guste!

                                   




(1 u.)
INGREDIENTES:

  • 150 g de calabaza
  • 3 Huevos
  • 150 g de azúcar granillo
  • 150 g de harina
  • 10 ml de AOVE
  • 1 Cda de levadura química
  • C/s de canela molida




PREPARACIÓN:

Con la ayuda de una cuchara mojada, limpiamos la calabaza y la dejamos sin pepitas.

Cortamos la calabaza en cachitos más manejables y los pelamos.

Pasamos la calabaza por los ojales más gruesos del rallador, y reservamos.

En un bol, echamos los huevos.

Incorporamos el azúcar.

Batimos durante unos minutos con fuerza hasta que queden perfectamente batidos, formando una gran cantidad de espuma, para que le aporte más esponjosidad al bizcocho.

Agregamos la sal que ayudará aún más a que los huevos suban.

Agregamos el aceite.

Incorporamos también la canela, al gusto. A mí que me encanta le hecho sobre una cucharada

Agregamos la harina.

Batimos un poco para disolver rápidamente los grumos de la harina que pueda haber y agregamos la levadura.

Mezclamos todo hasta obtener una masa lisa y fina.

Agregamos la calabaza y la mezclamos.

Volcamos la masa en un molde.
Yo en este caso he usado un molde de aluminio desechable, ya que este tipo de bizcochos al no tener mucha cantidad de levadura quedan más apelmazado, y así evitamos que a la hora del desmoldado se nos resquebraje.


Metemos la masa al horno previamente precalentado a 160ºC, y dejamos que se haga durante 1 hora.
Es una pena que por aquí no os pueda llegar el olor de la cocción del bizcocho, que es una auténtica maravilla!

Transcurrido el tiempo, dejamos templar el bizcocho.

Lo desmoldamos.

Lo ponemos en un plato, y decoramos con la temática del día más terrorífico del año.

Una tela de araña y la araña merodeando, las siglas RIP y un murciélago.
Todo ello hecho con cobertura de chocolate.

Éste es el resultado final de nuestro bizcocho de calabaza.

Y ésta es la pinta que tiene al corte.
¡Qué aproveche!



Si te gusta esta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para así poder ver lo bien que te ha quedado😊

Seguir con la receta

20 de octubre de 2014

Dorada al horno con patata panadera

Como sabéis en esta casita somos mucho de pescado, y últimamente nos hemos propuesto cuidarnos un poquito más, así que a partir de ahora, haremos recetas más sanas.
Éste pescado es uno de los más apreciados, por su variabilidad de formas de hacer ya que el resultado siempre será bueno. Se puede encontrar en cualquier época del año gracias a la cría en piscifactorias, aunque su mejor época es ahora, en otoño.
Ésta receta es un manera muy sencilla de hacer este rico pescado, las doradas. Combinadas con ingredientes de andar por casa.

¡Espero que os guste!






(2 pax)
INGREDIENTES:
  • 2 Doradas de ración
  • 2 Patatas medianas
  • 1/2 Cebolla
  • C/s de vino blanco
  • 2 Dientes de ajo
  • Perejil al gusto




PREPARACIÓN:

Pelamos y cortamos en rodajas de aproximadamente medio cm de grosor las patatas.
Las freímos en abundante aceite caliente.

Dejamos que las patatas tomen un color dorado superficial, sin que lleguen a hacerse por el interior.
A medida que se vayan haciendo las vamos reservando.

En la misma sartén sofreímos la cebolla hasta que quede transparente, después la reservamos.

Hacemos un majado con los ajos y el perejil, y agregamos un buen chorro de vino blanco.

Pasamos la dorada por una la sartén con un poquito del aceite en el que hemos hecho la cebolla.
Vuelta y vuelta por cada lado de manera que la piel se tueste un poquito, pero quede cruda por dentro.

En una bandeja de horno, colocamos las patatas y encima la cebolla.
Después colocamos las doradas.

Salamos las doradas con sal gorda.

Regamos las doradas con el majado con el vino.

Y dejamos el ajo y perejil encima del pescado para que tome más sabor.

Metemos al horno precalentado a 180º, durante 25 minutos aproximadamente, hasta que se hagan las doradas.

A medida que el pescado se va haciendo, con la ayuda de una cuchara, vamos regándolo con sus propios jugos.

Pasado el tiempo, sacamos del horno.
Éste es el resultado final de nuestras doraditas.

Muy jugosas y con mucho sabor.
¡Qué aproveche!



Si te gusta esta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para así poder ver lo bien que te ha quedado😊

Seguir con la receta

15 de octubre de 2014

Sopa de marisco

Parece que el otoño ya se ha instalado, y para quedarse.
Éste fin de semana estuvimos en Galicia, en la feria del Marisco de O´Grove, y parece que después de pasar allí unos días, aún me quedé con ganas de pescadito!jeje
Así que aquí vengo, con una rica sopita de marisco, un plato muy bueno para una dieta blanda, aunque contundente y sabroso como para servir en cenas de ocasiones especiales, como pueden ser festividades de Navidad.
Está exquisita, y si además te tomas la molestia de hacer un rico fumet de pescado, el resultado será aún mejor.
No tiene complejidad ninguna y se puede complementar con todo el pescado y marisco que os guste, yo he utilizado el justo y necesario para aportar un gran sabor en cada cucharada.

¡Espero que os guste!






(4 pax)
INGREDIENTES:
  • 1 Litro de agua
  • 1 Zanahoria
  • 1 Puerro
  • 1 Tomate grande
  • 2 Dientes de ajo
  • 200 g de almejas
  • 300 g de gambas peladas
  • 2 Patas de pulpo cocidas 
  • La espina neutral de una merluza
  • C/s de colorante alimenticio
  • Sal
  • Hierbas aromáticas al gusto: Comino y perejil
  • AOVE




PREPARACIÓN:

En la olla expréss, hacemos un fumet de pescado, agregando un litro de agua, una zanahoria previamente limpia y pelada, medio puerro y la espina de una merluza entera.
Dejamos cocer unos minutos, los suficientes para que el pescado se haga pero sin pasarse.

Una vez cocido, dejamos que la espina temple para poder manejarla.
Cuando estemos en la pescadería, hemos de decirle al pescadero que al sacar los lomos de la merluza no nos deje la espina completamente limpia, ya que así desmigaremos la espina para reservar la carne que tenga.

Cortamos el medio puerro sobrante en brunoise.

Lo agregamos a una sartén con un poquito de aceite y dejamos que tome un poquito de color.

Después agregamos a la sartén el tomate previamente escalfado y pelado, cortado en trocitos para que sea más fácil su cocción.

Cuando el sofrito esté a medio hacer, agregamos media zanahoria de la usada para el fumet de pescado, cortada en brunoise.

Agregamos también unos granos de comino y un poco de colorante alimentario, al gusto para darle un tono de color.
Los granos de comino le aportarán a la sopa un sabor buenísimo en cada cucharada.

En la cazuela con el fumet de pescado caliente, agregamos el sofrito y dejamos que llegue a ebullición.

 Una vez aquí, al gusto, se puede triturar todo o dejarlo tal cual está, para que las verduras se noten en el caldo.
Yo he preferido triturarlo para que tome más cuerpo y la sopa espese más.

Colocamos en un plato para que descongelen (en mi caso) las gambas y las almejas. Si teneis el pescadito fresco, mejor que mejor.

Hacemos un majado con los dientes de ajo y perejil.

Cuando comience a hervir, agregamos el majado.

Tras de él, agregamos las almejas.

Después agregamos el cereal que vayamos a emplear, en mi caso yo para las sopas de pescado me gusta usar sémola de trigo, aunque con fideo o arroz también queda muy buena.
La proporción de la sémola es 2 cucharadas colmadas por cada litro de líquido.

Dejamos cocer durante 20 minutos, que es el tiempo necesario para que la sémola quede perfecta.

En los últimos cinco minutos de cocción, añadimos las gambas.

Apagamos el fuego para que la sopa repose y espese, y cuando aún gorgoriteé agregamos las patas de pulpo cortadas.

También agregamos la merluza desmigada.

Y éste es el resultado de nuestra sopa de marisco, espesita y llena de sabor.

¡Qué aproveche!



Si te gusta esta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para así poder ver lo bien que te ha quedado😊

Seguir con la receta

© Andreíta come de todo