20 de diciembre de 2015

Christmas tree macarons

Los macarons o "ombligo de monje" son unas galletas archiconocidas con origen italiano en la Edad Media, pero alcanzó su fama en Francia cuando la reina Catalina de Médici ordeno ofrecerlos en la boda del duque de Joyeuse en París, por el año 1581. Éste habría llevado la receta hasta allí, y a partir de éste momento empezaría a elaborarse más a menudo. 
Aunque esto es una de las tantas historias del origen de éstas galletas, puesto que algunos dicen que se idearon en  el Siglo VIII en un convento cerca de Cormery.
Fuera como fuese, su origen sigue siendo un misterio y es algo que nunca sabremos.
Elaboradas con almendra molida, clara de huevo, azúcar glacé y azúcar, éstas galletas crujientes por fuera, y blandas por dentro, al principio de sus tiempos se servia únicamente con una cara. 
Tiempo más tarde ya se servían de dos en dos, tal y como los conocemos ahora, con un relleno de mermeladas, licores o especias.
Su forma azucarada y sabrosa ha alcanzado tal fama que los macarons franceses se exportan y se encuentran desde Nueva York, hasta Tokio o Londres, entre otros muchos.  
¡Espero que os guste!

Con los macarons hago mi novena participación en el reto:

Tras varias pistas, que si sabias como buscarlas, acertabas seguro, la mayoría de lso integrantes de éste loco grupo adivinamos el reto que nos iba a tocar éste mes.
Y entonces, se desató la locura.
¡Macarons! Madre mía, con la humedad que había esos días en León (en mi casa rondaba el 80%), yo no daba un duro por ellos... 
La verdad, yo los he hecho unas cuantas veces, la primera en la escuela de cocina, que no valían para nada, y después en varios cursos de repostería, en los que les fui cogiendo el tranquillo. Por lo tanto, de primeras el reto no me asustó, pero cuando me puse a hacerlos...
¡Ay! Qué disgusto más grande. No quedaron bien. Mi teoría es que mi horno no tenía la temperatura correcta, ya que el paso a paso lo hice como las otras veces en las que me habían salido.
Además el asunto está en que yo odio estas galletas, y mi chico también, así que de la bandeja fueron directamente a la basura. Y claro, no puedo permitirme el lujo de hacer tandadas para tirarlas.
Dividí la receta inicial en dos partes, una para ésta entrada, y otros (que quedaron mejor) para la tarta de cumpleaños de mi padre, que pronto estará en el blog.
En definitiva, si alguna vez me animo (que lo dudo) a repetir, cambiaré las fotos, por que me dan un poco de vergüenza, pero, no estaba dispuesta a fallar un desafío.
Cuando entramos a todos nos dicen que las boss más duras (con peor fama) son las hermanas Camilni... Con ésto lo han acabado de confirmar, jaja. Pero... Sin rencores, eh?
Animaros a ver conmigo los desafíos de los demás compañeros de reto en el blog Desafío en la cocina (Macarons).
El próximo mes, tocará desafío salado ¡Por fin!





(1 Bandeja)
INGREDIENTES:


-Los macarons:

- 55 g de almendra en polvo
- 62.5 g de clara de huevo
- 112.5 g de azúcar glass
- 25 g de azúcar blanquilla
- C/s colorante verde kiwi


-El relleno:

- 75 g de fondant de chocolate blanco
- 65 g de nata líquida
- 1 Hoja de cola de pescado (Gelatina)


-La decoración:

- Perlas blancas comestibles
- C/s azúcar glass





PREPARACIÓN:


Para los macarons:

La noche antes de proceder con la receta, separamos los huevos y reservamos las claras, teniendo sumo cuidado en que no se rompa y caiga ni la mínima porción de yema, ya que nos aportará grasa.
Dejamos las claras envejeciendo, a temperatura ambiente, hasta que nos pongamos a hacer los macarons.

En cualquier comercio podemos encontrar almendra molida envasada.
Yo lo he conseguido en una tienda de chucherías, en la que ya es "extrafina" y además se consigue al peso, por lo tanto sale más barato, y puedes coger lo justo y necesario para la receta.
Aunque como os digo, ya viene picada "extrafina", pero es recomendable triturarla un poco más, junto con el azúcar glass. Disponemos en el vaso batidora los dos ingredientes.
Lo que sí que jamás se puede hacer para los macarons es hacer la almendra, y el azúcar glass casero. Es decir, triturando almendras y azúcar normal, ya que el primero quedaría con mucha grasa, y el segundo guardaría excesiva humedad que no nos vendría bien para ésas galletas.

Trituramos.

Hasta que tengamos un polvo muy fino. Con 30 segundos a velocidad máxima bastará.

Tamizamos la mezcla, mientras la pesamos, para agregar más en el caso de que no se filtre mucha cantidad de ella.
Si lo ves necesario, tamiza un par de veces, yo lo he hecho en tres ocasiones.

Disponemos las claras que habíamos dejado envejeciendo en el bol del robot de cocina, y con las varillas de montar a mínima potencia, mezclamos durante un par de minutos.

Pasado éste tiempo, subimos la potencia al máximo hasta que las claras estén cerca de estar montadas.Casi al final del proceso, añadimos el azúcar granillo.
Cuando estén casi montadas del todo, añadimos el colorante.

La textura debe de ser como la de la espuma de afeitar.

Procedemos con el macaronage.
Añadimos de golpe toda la mezcla de la almendra y el azúcar glass previamente tamizados.

Con ayuda de una lengua de cocina, mezclamos con movimientos circulares y envolventes, cogiendo de vez en cuando lo del centro del fondo del bol. Incrementamos el ritmo hasta que se vea homogéneo.
Es preferible que seas escaso y quede una mezcla más granulada, antes de que sea líquida.

Preparamos una manga pastelera desechable con boquilla lisa de número 6.
Llena la manga pastelera.

Formamos los macarons poniendo la manga pastelera vertical.
Yo lo haré sobre un papel sulfurizado, con los circulos del tamaño deseado dibujados en la parte de abajo del papel, por que para la decoración que tenía pensada necesitaría unos macarons de distinto tamaño cada uno.
Aunque hay unas plantillas para macarons de silpat o silicona, que van muy bien.
Golpeamos contra una superficie dura la bandeja un par de veces, para que asienten los macarons.

Dejamos secar en un sitio sin humedades ni corrientes de aire nuestros macarons, durante un par de horas, hasta que se forme una pequeña película o corteza en los macarons que al tocarlos no se nos peguen en los dedos.

Antes de que finalice el anterior proceso, precalentamos el horno a 150ºC, calor abajo y arriba, sin aire.
Cuando esté listo, metemos la bandeja del horno con los macarons, y bajamos la temperatura a 130ºC. Cocemos durante 13 minutos.
A mi es en éste momento en el que se me fastidiaron, en unos había pie, en otros no, pero todos estaban rajados. En la otra parte de la masa para los macarons de la tarta de cumpleaños de mi padre, quedaron mucho mejor.
Una vez pasado el tiempo, sacamos el papel con los macarons de la bandeja y dejamos secar. Hasta pasada una hora más o menos, no despegar del papel de cocina.


Para el relleno:

En un cazo disponemos la nata líquida.

Cuando esté a punto de comenzar a hervir, agregamos el chocolate blanco.

Con ayuda de unas varillas mezclamos durante unos minutos.
Cuando el chocolate se haya derretido por completo, agregamos la gelatina previamente hidratada.
Movemos y reservamos hasta que atempere, y si es necesario, en nevera durante unas horas.


Para la decoración:

Colocando los macarons sucesivamente apilados de grande (en la base) a pequeño (en la cima), los rellenamos con una pequeña porción de la crema de chocolate blanco.
Colocamos pegadas a la crema algunas perlas blancas de azúcar, y espolvoreamos azúcar glass, a modo de nieve. Así formamos nuestro Christmas tree macarons.
Éste es el resultado final de nuestro arbolito navideño de macarons.

No es muy bonito, pero estaban ricos, con cuerpo tal y como son los macarons, pero sin su pie bien formado, y agrietados.
No estoy nada contenta con el resultado, espero en un futuro poder repetirlo, y que me salgan mejor.
¡Qué aproveche!

15 comentarios:

  1. Andrea era un reto complicado incluso para los que habéis estudiado cocina. Te ha quedado por lo menos original. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay Leila, pero que rabia, de verdad... Si con eso es con lo que me quedo. Cuando tenga oportunidad lo repetiré! Muchas gracias
      Besos

      Eliminar
  2. Queda muy original! Y ese relleno seguro que está muy bueno

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estar estaban buenisimos, todo era perfecto menos su presentación!!
      Gracias Alicia, besos

      Eliminar
  3. te pongo un sobresaliente por valiente y original , felicices fiestas , besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje muchas gracias!!!!! Felices fiestas para ti también! Besos

      Eliminar
  4. Woww que árbol tan delicioso, desde luego me comía hasta las ramas jajajaj me encanta.Un besito,
    http://elbauldelasdelicias.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  5. Creo que es el primero que veo hasta el momendo, que original y que bonito queda y si me lo rellenas de chocolate blanco es para hacerte la ola durante un mes y medio :)

    Besines guapa y Feliz Navidad

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estaban deliciosos, pero fallaban únicamente en su presentación, que no era demasiado apetecible...
      Muchas gracias guapa!!!!! Besos

      Eliminar
  6. Queda un arbolito muy simpático y colorido!! a mi me ha gustado!! Bs.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jeje muchas gracias Julia, me quedo con eso ;)
      Besos

      Eliminar
  7. Una forma muy original de presentación y rico tenia que estar muy rico!!!
    Un besito preciosa y disfruta de la Fiestas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Alejandra! Estaban buenisimos, es lo que lleve por delante, jejeje
      Felices fiestas para ti y los tuyos también. Un besazo

      Eliminar
  8. Andreaaaaa no nos odie, pero bueno y los nervios que te hemos metido en el cuerpo y lo bien que te lo has pasado ¿eh?
    Feliz año preciosa

    ResponderEliminar

¿Quieres preguntarme algo o dejarme algún comentario? ¡Éste es el lugar!
¿Tienes alguna duda, consulta o sugerencia? Puedes hacerlo en cualquiera de mis redes sociales: google+, facebook y twitter.
Me encantará leerte, y te responderé lo antes posible.

Muchas gracias por visitarme! :)

© Andreíta come de todo

Diseñado por: Patricia Becerra -Las Cosas de mi Cocina-