22 de septiembre de 2018

Crema de cacao sana

Si sois de poca fuerza de voluntad, como yo, es mejor que obvieis ésta receta.
Aunque, todo sea dicho de paso, mejor pecar con esta crema de cacao casera que con cualquiera de las que encontramos en el supermercado.
Pero si te fias, acabas preparándote mínimo un par de tostaditas, para el desayuno, y otras tantas para la merienda, jejeje.

He seguido la receta de Tania healthy  Y como os podéis imaginar es la versión ultra sana de la crema de cacao envasada.
No lleva ningún tipo de azúcar, y el porcentaje de fruto seco es amplísimo en comparacion.

Además su elaboración es súper sencilla ¡Y rápida! En 10 minutos estará lista para consumir. Lo único que se necesita es un buen y potente robot de cocina y haberte acordado de pasar por la panadería.

¡Espero que os guste!


Ésta es mi participación para:

En el reto Color y sabor de temporada Pilar Monge es la encargada de seleccionar una fruta y una verdura de temporada, que es la qué está en su época de recolección y es su mejor época de consumo ya que se aprovechan al 100% sus cualidades organolépticas. Además es cuando más fáciles son de encontrar los productos, y salen más económicos.
Entonces, todos los participantes elegimos entre una de ellas, y hacemos una nueva receta dulce o salada.
Éste mes se nos dió a elegir:
- Fruta/Fruto seco: Anacardos
- Verdura/Especia/Legumbres: Boniato





INGREDIENTES:

- 70 g de anacardos crudos
- 30 g de avellanas crudas
- 30 g de datiles deshuesados
- 30 g de cacao puro en polvo
- 70 ml de leche 



PREPARACIÓN:

En el vaso triturador, disponemos las avellanas y los anacardos.
Normalmente la crema de cacao se hace únicamente con avellanas, pero debido a las propiedades nutricionales tan buenas qué tienen, son perfectos para hacer una crema de cacao sana.

Deshuesamos los dátiles y los agregamos al vaso triturador, junto con el cacao en polvo.

Echamos la leche y trituramos a la menor de las potencias durante 10 minutos, hasta formar una crema untuosa.
Si vemos que es nece

Vertemos en un tarro de cristal.

Cortamos un pedacito de pan y ya lo tendríamos todo para disfrutar.

Untamos el pan y podemos agregar por encima unos trocitos de fruta, como platano, o manzana...

Este es el resultado final de nuestra crema de cacao sana.

¡Qué aproveche!




Si te gusta ésta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto  mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para poder ver lo bien que te ha quedado 😊.

Seguir con la receta

20 de septiembre de 2018

Barritas energéticas caseras

No me hago responsable si os hacéis adictos a éstas barritas energéticas caseras.
De verdad, están excesivamente buenas. Y como todo lo que hacemos de manera casera con nuestras manos, está 100% adaptada a nuestros gustos, así que no hay lugar para el fallo.

Os traigo la "receta madre", con las cantidades exactas de los ingredientes generales, y que vosotros podréis variar como más os convenga o apetezca.
Y es que podemos hacer tantas versiones como nos apetezcan.
Para la cantidad de frutos secos yo he usado a partes iguales anacardos y nueces, pero podemos usar almendras, avellanas, pipas de todo tipo, pistachos, piñones...
En cuanto a los cereales, también es muy común hacer las barritas energéticas con todo tipo de semillas como pueden ser las de sésamo, lino o chía.
Las frutas deshidratadas puede ser desde coco hasta orejones, pasando por las pasas, los dátiles o las frutas texturizadas que se pueden encontrar en cualquier tienda de gominolas, como el mango, la piña, el kiwi...

Sean de lo que sean nos harán subir nuestro nivel de energía a tope.

¡Espero que os guste!


Éstas son mis barritas energéticas para:

Volvemos de nuevo a la carga con los desafíos mensuales.
Y para no desvanecer en el intento, unas barritas energéticas. Podéis ver la cantidad de variantes que hemos preparado todos los desafiados en Desafío en la cocina: Barritas energéticas caseras.





(16 uds)
INGREDIENTES:

- 100g de frutos secos (50 g de anacardos, 50g de nueces peladas)
- 100 g de cereales (Copos de avena)
- 150 g de fruta deshidratada (Arándanos)
- C/s de aceite de girasol
- 1 Cda de miel
- 75 g de chocolate negro
- Sal



PREPARACIÓN:

Ponemos los frutos secos en el vaso triturador.
En este caso vamos a usar anacardos y nueces a igual proporción.

Trituramos a velocidad media y en tres o cuatro toques.

De manera que pulvericemos los frutos secos dejando algunos trocitos más grandes.
Reservamos en un bol amplio dónde poder mezclar todos los ingredientes.

Ponemos en el mismo vaso triturador las frutas deshidratadas.

Y trituramos durante unos minutos hasta que casi se haga una pasta.

Vertemos en el bol junto con los frutos secos.

Agregamos la avena.

 Comenzamos a mezclar los ingredientes.

Agregamos la miel, que aportará dulzor y la consistencia para poder mezclar.

Removemos los ingredientes y mezclamos con la mano hasta que apenas se pegue.

Una vez tengamos la masa de nuestras barritas listas, embadurnamos un molde con aceite de girasol.

Vertemos en el molde y aplanamos apretando, de manera que quede la masa completamente nivelada.
Dejamos reposar la mezcla en el molde durante 1 hora aproximadamente.

Desmoldamos invirtiendo de un golpe el molde sobre una tabla de cortar.

Cortamos las barritas a nuestro gusto.
Yo lo he hecho a la mitad horizontalmente y después cada una de esas dos partes en 8 barritas, de 2'5 x 7cm aproximadamente.

Derretimos el chocolate en términos de 30 en 30 segundos.

Pintamos las barritas con el chocolate y dejamos que este se solidifique.

Y ya las tenemos listas.

Este es el resultado de nuestras barritas energéticas.

Perfectas para la media mañana.

¡Que aproveche!




Si te gusta ésta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto  mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para poder ver lo bien que te ha quedado 😊.

Seguir con la receta

10 de septiembre de 2018

Bollo preñao

Es inevitable pensar en Asturias y que no chispeen los ojos. 
Para mí pensar en la "tierrina", es pensar en el paraíso, en enormes colinas verdes con una naturaleza sobrecogedora, en preciosas playas con las aguas embravecidas, en su magnífica cocina... Y como no, en la gente tan campechana y amable, en la familia y amigos que allí tengo.

En 2 horas, y tras cruzar en negrón nos podemos permitir el lujo de disfrutar un día en Asturias, y tras visitar el Cantábrico fartucarnos con cualquiera de sus platos, qué son muchos, muy variados y forman parte de la cocina tradicional que a mí me gusta. 

Un claro ejemplo de ello son los bollos preñaos, que son ni más ni menos unos bollitos de pan rellenos de chorizo, y qué son uno de mis puntos débiles a los que mi cuñado me tiene muy malacostumbrada, jeje.
Por costumbre se hacían rellenándolos con un chorizo previamente cocido a la sidra, aunque también, para que el bollo esté impregnado de todos los jugos del chorizo, éste se mete al natural. 
La sidra la dejamos cómo acompañamiento, de manera que te puedas tomar unos cuantos culines con el estómago lleno y resulte menos traidora.
Esta es mi receta y espero que la pongáis a prueba ya que es muy fácil y os encantarán.

¡Espero que os guste!


Ésta es mi aportación para:



En el reto de la Cocina Typical Spanish, se nos dará un requisito ya sea un ingrediente, un plato o una forma de preparación que tenemos que hacer, y todos nos meteremos de lleno en la cocina, para obtener un plato #TypicalSpanish.
Muchas son las comunidades que comparten éste mes para homenajear su tierra, yo de entre todas ellas, me quedo con la provincia vecina y su gastronomía en La cocina TS #AsturiasTS





(2 uds)
INGREDIENTES:

- 1 Chorizo tierno
- 250 g de harina de fuerza
- 90 ml de leche entera
- 25 g de levadura de panadero
- 2 Yemas de huevo
- 40 g de mantequilla
- 1 Huevo para pintar
- C/s de sal



PREPARACIÓN:

Calentamos la leche en el microondas, hasta que esté tibia, durante 30 segundos.
Desleímos la levadura de panadero en ella.

En el bol del robot amasador, disponemos la harina.

Agregamos las yemas de huevo y la mantequilla que estará a temperatura ambiente.

Con el gancho amasador del robot de cocina en marcha, vamos integrando los ingredientes a velocidad lenta, mientras agregamos la leche con la levadura.

Agregamos la sal, y amasamos durante 15 minutos aproximadamente hasta conseguir una masa homogénea y firme que no resulte pegajosa al tocar.

Tapamos la masa con un paño y dejamos reposar en un lugar cálido y sin corrientes hasta que ésta doble su volumen, aproximadamente 90 minutos.

Entonces, extendemos la masa sobre una superficie enharinada y cortamos circulos de 15 cm de diámetro aprox.
Disponemos el chorizo en el centro de la masa.
En éste caso yo he usado un chorizo tierno al que le he retirado la tripa de nuestra propia matanza, que no ha sido pasado durante más de 48 horas por el proceso de secado al humo, de manera que tiene ese sabor pero no está seco.

Comenzamos a girar sobre si misma la masa de manera que unamos una parte con la otra.

Sellamos todos los pliegues cerrándolos bien y dejándolos en la parte de abajo del bollo, formando una bola.
Le damos un poco de forma y le hacemos unos cuantos cortes decorativos en la parte de arriba del bollo.
Pasamos los bollos a la bandeja del horno con papel vegetal y cubrimos con un paño, reservamos de nuevo en un lugar cálido y sin corrientes para que vuelva a levar.

Una vez que los bollos hayan aumentado su volumen, los pintamos con huevo batido.

Metemos a media altura en el horno precalentado a 180º durante unos 15-20 minutos.

Pasado el tiempo estarán listos, con un color dorado.

Los sacamos del horno y dejamos reposar hasta que templen en una rejilla.

Entonces ya estarán listos para disfrutar.
Éste es el resultado final de nuestros bollos preñados.

No olvidéis de sacar una botella de sidra para disfrutarlos en todo su esplendor.

Así se ven al corte.
¡Qué aproveche!




Si te gusta ésta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto  mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para poder ver lo bien que te ha quedado 😊.


Seguir con la receta

© Andreíta come de todo

Diseñado por: Patricia Becerra -Las Cosas de mi Cocina-