25 de mayo de 2017

Trucha con salsa de pimientos del piquillo

Las truchas son un pescado imprescindible que ayuda a mantener una dieta saludable.
Baja en calorías, aporta proteínas de calidad, calcio y ácidos grasos insaturados.
Presente durante todo el año en las pescaderias y listas para coger en más de los 3.000km de ríos trucheros que hay en nuestra provincia desde Abril hasta Agosto.
A precios muy asequibles, ésta se puede preparar de mil maneras diferentes, desde la tradicional receta con jamón, como las Sopas de trucha al estilo del Órbigo o Escabechadas, hasta platos más elaborados pero sencillos de hacer como éste que traigo hoy.
Puede que parezca que no son sabores que no combinan, pero nada más lejos de la realidad, éste plato es una auténtica delicia.
¡Espero que os guste!






(2 pax)
INGREDIENTES:

- 2 Truchas asalmonadas
- 250 g de pimientos del piquillo en conserva
- 100 ml de caldo de pescado
- C/s de tomillo
- 2 Dientes de ajo
- AOVE
- Sal



PREPARACIÓN:

Derretimos el caldo de pescado. Como ya sabéis yo hago caldos y fumets y los congelo en cubitos para así utilizarlos cuando me convenga.

Disponemos el caldo en el vaso batidor junto con las 3/4 partes de la cantidad de pimientos del piquillo.

Trituramos hasta que quede una salsa uniforme y ligera.
Entonces pasamos a un cazo y a temperatura media, calentamos hasta que hierva.
Le pedimos a nuestro pescadero de confianza que nos limpie y nos saque los dos lomos de cada trucha. Si os manejáis bien, podéis hacerlo en casa.

Hacemos un majado en el mortero con los ajos y el tomillo, agregamos AOVE y marcamos en una sartén por ambos lados a fuego fuerte para que sellen.

Entonces, disponemos en una bandeja de horno con papel sulfurizado y horneamos a 150ºC durante aproximadamente 25 minutos.
De esta manera al estar sellados los filetes, los jugos permanecerán dentro de ellos durante su cocción y quedarán muy jugosos.

Pasado el tiempo, sacamos los filetes del horno.
Servimos un poco de la salsa de piquillos en el fondo del plato.

 Disponemos un par de pimientos del piquillo como cama para la trucha.

Y por último disponemos los filetes de trucha uno sobre otro, encima de los pimientos.

 Por último añadimos como decoración un poco de tomillo sobre la salsa.
Éste es el resultado final de nuestras truchas.

¡Qué aproveche!



Si te gusta ésta o cualquiera de mis recetas, y la preparas, sube una foto a las redes sociales para poder ver lo bien que te ha quedado.
Etiquétame en Facebook, Twitter, Google + , Pinterest, o Instagram, bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo.
Seguir con la receta

22 de mayo de 2017

Revuelto de espárragos, setas y gambas

Hace unos años, el hermano de un vecino vino a veranear al pueblo. En uno de los tantísimos paseos que daban acompañados de mi madre con la abuela, él le indico unas plantas entre las malashierbas del camino que eran espárragos trigueros, y prácticamente cada dos días se formaban una nueva tandada de ellos.
Desde entonces, en cada paseo mi madre se encargaba de coger los nuevos tallos y esparcir la grana de los que ya estaban salidos. Hoy en día tenemos 6 esparragueras y prácticamente espárragos para toda la familia durante unos meses.
Y esta es la receta que mas se prepara en casa con ellos, ya sea en forma de tortilla o con champiñones como hace mi padre, o tal que así, el resultado es genial.
¡Espero que os guste!


Ésta es mi aportación al reto:

En el reto Color y sabor de temporada Pilar Monge es la encargada de seleccionar una fruta y una verdura de temporada, que es la qué está en su época de recolección y es su mejor época de consumo ya que se aprovechan al 100% sus cualidades organolépticas. Además es cuando más fáciles son de encontrar los productos, y salen más económicos.
Entonces, todos los participantes elegimos entre una de ellas, y hacemos una nueva receta dulce o salada.
Éste mes se nos dió a elegir:
- Fruta: Jengibre
- Verdura: Espárragos

Aunque me gusta el jengibre, en esta ocasión me he decantado por los espárragos, ya que tengo cosecha propia y en ésta época abundan.





INGREDIENTES:

- 325 g de espárragos trigueros
- 1 Diente de ajo
- 200 g de setas de cardo
- 80 g de gambas congeladas
- 5 Huevos
- Sal y pimienta
- AOVE



PREPARACIÓN:

En éste caso utilizaremos espárragos trigueros, y setas de cardo.
Limpiamos los espárragos quitándoles un trocito de la parte de abajo del tallo y pasándolos por agua.

En un wok, disponemos un chorro de AOVE y añadimos el diente de ajo previamente picado.

Entonces agregamos los espárragos trigueros que habremos cortado en pequeñas rodajas.
Cocinamos durante un par de minutos, hasta que comiencen a dorarse.

Agregamos las setas que habremos cortado en tiras.

Cuando éstas hayan cogido algo de color agregamos las gambas.

Cocinamos todo junto hasta que las gambas estén a medio hacer.

Entonces agregamos los huevos con la sal previamente batidos.

Y nos vamos ayudando de una cuchara de madera mientras hacemos movimientos envolventes con el wok para que se cuaje todo el huevo que antes quedaba por encima del que se estaba cuajando ya.

Cuando el huevo esté hecho pero aun tenga un poco de melosidad, servimos.
El truco de un buen revuelto es no pasar innecesariamente el huevo ya que si no queda muy hecho y no está tan bueno.
Rectificamos de sal si fuera necesario y añadimos un poquito de pimienta molida.

Éste es el resultado final de nuestro revuelto.

Una sencilla y exquisita cena de verano.
¡Qué aproveche!



Si te gusta ésta o cualquiera de mis recetas, y la preparas, sube una foto a las redes sociales para poder ver lo bien que te ha quedado.
Etiquétame en Facebook, Twitter, Google + , Pinterest, o Instagram, bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo.
Seguir con la receta

20 de mayo de 2017

Flotatina de mojito

Al descubrir ésta tarta de la que no había oído hablar jamás (O yo hacía oídos suecos, como buena detractora de la gelatina que soy) sentí miedo.
Y no miedo por su complicación, que a juzgar por los resultados de muchas de mis compañeras, y el mío propio ya que mi flotatina no es ni mucho menos perfecta, tiene; Si no miedo por que sabía que no nos iba a gustar. 
En ésta casa no somos precisamente admiradores de la textura de la gelatina, por lo que el fracaso estaba casi asegurado, así que quise apostar por el sabor, y me decidí por dárselo de mojito que nos encanta. 
Llevaba tiempo queriendo hacer la versión postre del cóctel y que mejor ocasión que ésta, así la tarta tendría "una de cal y otra de arena", es decir, el mojito que nos agrada hecho gelatina que no nos gusta. Y la verdad, para sorpresa nuestra, la parte interior tenía una textura mousse que nos gustó y finalmente el sabor de la tarta hizo mucho por ella! Aunque no pudimos acabarla le echamos bien el diante.
Para los amantes de la gelatina, os encantará.
¡Espero que os guste!


Ésta es mi aportación al 5º aniversario del reto:

5º Cumpleaños del desafío, el tercero en el que yo participo y encima con mes dulce!
Han tocado las tan vistosas tartas flotatinas y para no perderos ni una, como yo, sólo tenéis que visitar la nueva entrada del Desafío en la cocina. Flotatina. 





INGREDIENTES:


Relleno:

- 1 Sobre de gelatina neutra
- 300 g de queso crema
- Zumo y ralladura de 1 y 1/2 limas
- 100 g de azúcar moreno
- 1/2 Vaso de ron
- 1 Vaso de agua
- 1 Manojo de hierbabuena


Cubierta:

- 1 Sobre de gelatina de limón
- 1/2 L de agua



PREPARACIÓN:


Para el relleno:

En un cazo disponemos el ron, que en mi caso ya es precisamente el de mojito.
Le agregamos el agua.

Agregamos el azúcar y calentamos al fuego, sin que llegue a hervir, hasta que ésta se disuelva.

Exprimimos el zumo de las limas.
A mi que me encanta la acidez, le he echado el zumo de las tres limas, pero con la mitad de zumo, quizás sea más que suficiente, a mi chico se le ponía "cara de risa" al probarlo, jeje.

En el zumo que hayamos obtenido añadimos un poco de la ralladura de la lima y el manojo de hierbabuena.

Lo agregamos al cazo con el ron y lo tenemos en constante ebullición a fuego suave durante 20 minutos.
Pasado el tiempo, retiramos del fuego y dejamos que se enfríe.

Una vez que la preparación esté fría, la colamos para quitarle la hierbabuena, la ralladura y los trozos de pulpa que estaban en el zumo de lima.
Recalentamos la mezcla sin que llegue a hervir.

En un bol disponemos la gelatina neutra en polvo.
Para esta preparación también se podría usar cola de pez o gelatina en láminas, pero con ésta te aseguras que cuaje al 100%.

Disolvemos con un poco del líquido y lo agregamos al sobrante mientras calentamos.

En el bol del robot amasador con la varilla de mezclar, disponemos el queso crema y lo trabajamos hasta que esté con ésta textura.

Entonces agregamos la mezcla del cazo que estará caliente pero no exageradamente, sólo para que la gelatina se diluya bien.

Mezclamos.

Disponemos nuestra mezcla en el molde que vayamos a usar, sobre una superficie plana como puede ser una bandeja.

Y después llevamos todo ello al frigorífico, durante 8 horas como mínimo.
Yo he llenado 3/4 partes del molde con el relleno, ya que es una mezcla muy suave y ligera, pero si le vas a agregar un bizcocho o algo así, es mejor no llenarla mucho.

Pasado el tiempo, la gelatina habrá hecho su efecto.
Con cuidado vamos desmoldando nuestro relleno, despegándolo con sumo cuidado de las paredes del molde. Ayudará que éste sea de silicona (Aunque también se puede hacer en rígido) por que así se podrá manejar el molde e ir haciendo movimientos para asegurarnos que despegue por todos los lados, y sobre todo por abajo.


Para la cubierta de gelatina

Disolvemos la gelatina de limón en un bol con 250 ml de agua.

Con ayuda de una lengua de cocina, removemos para que no quede pegada en el fondo, y damos vueltas hasta que todo esté disuelto.

Vertemos sobre los otros 250 ml de agua que estarán en un cazo al fuego, hirviendo.
Removemos constantemente hasta que se disuelva.

Entonces, llega el momento de esperar a que temple.
Yo como veis en la foto vertí un poquito de la gelatina caliente, y el relleno comenzó a deshacerse... Menos mal que fue una cantidad mínima y finalmente la tarta no sufrió mayor daño
Dejamos que la gelatina enfríe, y vertemos sobre el relleno, ayudando a éste con un palo de madera a subir para que finalmente acabe flotando.

Echamos la gelatina hasta finalizar con ella, e intentamos centrar nuestro relleno, aunque será complicado al flotar.
Refrigeramos durante 8 horas como mínimo.

Pasado el tiempo, y del mismo modo que con el relleno, desmoldamos nuestra flotatina.

Y en ésta ocasión la vela es para pedir el deseo de que haya muchos más Desafíos en la Cocina!
Éste es el resultado final de nuestra flotatina de mojito.

Y aquí el corte, donde se ve que verdaderamente flotó.

¡Qué aproveche!



Si te gusta ésta o cualquiera de mis recetas, y la preparas, sube una foto a las redes sociales para poder ver lo bien que te ha quedado.
Etiquétame en Facebook, Twitter, Google + , Pinterest, o Instagram, bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo.
Seguir con la receta

© Andreíta come de todo

Diseñado por: Patricia Becerra -Las Cosas de mi Cocina-