29 de agosto de 2016

Chicharro en escabeche

Una de las maneras más comunes de tomar el chicharro en verano es en escabeche.
Por mi zona suele haber unas cuantas ferias del ajo por el verano, y tenemos como costumbre ir allí para ver los puestos y por supuesto coger un poco de chicharro escabechado de Tino.
Te lo sacan de un barril grande de madera con un olor súper fuerte y avinagrado y te lo sirven en unos cuenquitos para llevar. 
Ésto es ya una especie de ritual. De ahí a casa a por una cebolleta tierna y ya está la cena hecha.
Y aparte de éstas ferias hay unas cuantas ferias más que lo tienen, y la verbena gira en torno a él. Es algo muy típico de la cocina leonesa.
Obviamente, como casi todo, resulta mucho más barato hacerlo en casa, ya que un par de piezas del escabeche de Tino rondan los 20€, y el precio final hecho en casa, de un pez entero es de practicamente la mitad. 
Además, en el escabechado puedes agregar las verduras que más te gusten, como son las cebollas, las zanahorias, pimientos, rábanos... Dándole el toque justo de cocción para que el pescado quede bien hecho y las verduras al dente, es una delicia.
¡Espero que os guste!






(1 Ud)
INGREDIENTES:

- 1 Pieza de chicharro
- 2 Dientes de ajo
- 1 Cebolla
- 1 Hoja de laurel
- C/s de harina
- Aceite
- 150 ml de vino blanco
- 200 ml de vinagre
- 1 Rama de tomillo
- Sal
- Pimienta recién molida



PREPARACIÓN:

Conseguimos una pieza de chicharro. Le pedimos al pescadero que nos lo limpie y desescame.

Partimos el pescado en varios trozos de tamaño intermedio.
Salpimentamos al gusto.

Pasamos por harina, dándole unos pequeños golpes para quitar el exceso.

En una sartén con una generosa cantidad de aceite de oliva, sofreímos el pescado.

Una vez que se haya creado una costra dorada por la harina en el pescado, sacamos de la sartén y reservamos.

Colamos el aceite que hemos usado sobre una tartera, y lo calentamos de nuevo.

Pelamos y cortamos los dientes de ajo en rodajas, y la cebolla en juliana fina.

Disponemos en el aceite los ajos y la cebolla que hemos cortado.

A fuego medio, vamos cocinándolos.
Cuando la cebolla empiece a enternecer, agregamos el laurel y el tomillo.

Subimos el fuego, y rompemos el hervor con  vino blanco.

Tras un minuto, cuando el alcohol se haya evaporado, agregamos el vinagre.

Una vez que llegue a ebullición, metemos de nuevo el pescado en la cazuela.

A fuego medio, cocinamos el chicharro durante 20 minutos aproximadamente con la tapa puesta, para que no se evaporen los líquidos.

Pasado el tiempo, éste será el aspecto del chicharro en escabeche.

Pasamos todo a una fuente con cierre hermético y dejamos templar al aire libre.

 Después, lo metemos en el frigorífico para que coja una buena temperatura,

Éste es el resultado final de nuestro chicharro  en escabeche.

El chicharro en escabeche puede consumirse de muchas maneras, nosotros de la forma que más lo comemos es en ensalada con una cebolleta tierna recién cogida del huerto. También en tortilla, o simplemente sin nada más que pan. En ésta ocasión yo he aprovechado el chicharro y las verduras del escabeche para una ensalada.
En una fuente disponemos unas hojas de lechuga tierna, y con los dedos vamos desmigajando el chicharro, teniendo especial cuidado en quitar todas las espinas,

El chicharro se puede agregar con la piel, al haberlo descamado queda muy buena.
Agregamos todo el que queramos.

Echamos también unos trozos de cebolla del escabeche y unas rodajitas muy finas de zanahoria, que en este caso son crudas pero se pueden incluir al escabeche sin problema, al igual que unos trocitos de pimiento, por ejemplo.

Aderezamos con aceite de oliva y sal, y regamos con un poquito del moje del escabeche, y ya está lista nuestra ensalada.



Si te gusta ésta o cualquiera de mis recetas, y la preparas, sube una foto a las redes sociales para poder ver lo bien que te ha quedado. 
Etiquétame en Facebook, Twitter, Google + , Pinterest, o Instagram, bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo.
Seguir con la receta

25 de agosto de 2016

Bizcochitos de ciruela Claudia al chocolate blanco

Las ciruelas son una de esas frutas veraniegas que tanto me gustan y tan poco me atrevo a comer.
En alguna ocasión ya he comentado, que mi familia tiene un amplio huerto con muchos frutales, y entre ellos hay algún que otro ciruelo.
Ese aroma que desprende éste árbol cuando tiene sus frutos maduros es de lo mejorcito que hay. 
En serio, dar un paseo en una tarde calurosa por allí es pecar, seguro. 
Y eso que yo no me atrevo demasiado por que al igual que las cerezas y casi cualquier otra fruta de verano, me sientan mal al estómago.
La ciruela claudia es de color verde intenso, con una pulpa muy aromática. Como fruta fresca es buenísima, pero cuando ya se utiliza para compotas, mermeladas, conservas, confituras o cualquier otro tipo de preparación es inigualable.
Como en éste caso, dentro de una masa para dar sabor, aporta una gran jugosidad y un sabor increíble. Pude darle a probar a mi abuela, amante de ésta fruta, y le encantó.
He utilizado como fuente para éstos bizcochitos el blog Rico sin azúcar, aunque yo los he adaptado de una manera completamente distinta. 
No dudaré en repetirlos, estaban riquísimos!
¡Espero que os guste!






(6 uds)
INGREDIENTES:

- 150 g de harina
- 1/2 Sobre de levadura química
- 100 g de azúcar
- 100 g de mantequilla
- 1 Huevo xl
- Ralladura de 1/2 limón
- Ralladura de 1/2 naranja
- 3 Ciruelas Claudias maduras
- 100 g de cobertura de chocolate blanca



PREPARACIÓN:

En un bol, disponemos la mantequilla, previamente derretida.

Agregamos el azúcar.

Sobre esta, agregamos las ralladuras cítricas, de la naranja y el limón.

 Agregamos la harina y la levadura química.

Incorporamos el huevo.

Con ayuda de unas varillas de cocina, mezclamos hasta que forme una masa homogénea.

Éstas son las ciruelas Claudia, una variedad de las más dulces y exquisitas.
Cortamos a la mitad, le quitamos el hueso y pelamos 2 piezas de la fruta.

Las cortamos muy finamente, y agregamos a la masa.

Mezclamos hasta que la ciruela quede bien dispersada por toda la masa.

Con ayuda de una cuchara medidora, agregamos la misma cantidad de masa en las cápsulas de magdalenas.
Para que queden bien, rellenaremos 2/3 partes de las cápsulas.

Disponemos en una bandeja de horno, y cocinamos a 180ºC durante 15 minutos aproximadamente, hasta que tengan un tono dorado, y al pincharlas con un palillo, éste salga limpio.
Reservamos hasta que enfríen.

En un bol al baño Mª derretimos el chocolate blanco.

Agregamos una cucharadita sobre cada bizcocho.

Entonces, dejamos que solidifique un poquito.

Pelamos la ciruela que habíamos reservado, y cortamos unos pequeños gajitos, que colocaremos sobre el chocolate.

Dejamos enfríar del todo.
Éste es el resultado final de nuestros bizcochitos de ciruelas.

Tan ricos como parecen.

 Así se ven en el interior.
¡Qué aproveche!



Si te gusta ésta o cualquiera de mis recetas, y la preparas, sube una foto a las redes sociales para poder ver lo bien que te ha quedado.
Etiquétame en Facebook, Twitter, Google + , Pinterest, o Instagram, bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo.
Gracias
Seguir con la receta

23 de agosto de 2016

Salpicón de marisco

Ya estamos por aquí al 100%, y es que se acabaron las vacaciones hasta el año que viene.
Han sido días de mucho disfrute haciendo planes con la familia y los amigos, pero como siempre llegan al fin con la vuelta a la rutina! Y yo lo agradezco, ¿eh?
Contando estoy los días que faltan para que llegue el otoño y con él se vayan estos calores infernales.
Durante éstos días nos ha dado tiempo a celebrar muchas cosas pendientes, otras que estaban por llegar y algunas que se han presentado de improvisto.
Y ya sabéis que no hay mayor celebración que una mesa rodeada de la gente a la que quieres, así que como viene siendo costumbre, tras varias horas en la cocina, y cargada con varias preparaciones, me reuní con ellos para brindar por la vida!
Conseguí unos días antes unas patas de rejo, así que se me antojó hacer un rico y refrescante salpicón de marisco.
Que os voy a decir, en nuestra casa nos encanta. Va bien para cualquier comida de fiesta, y a quien le guste el marisco, se le hará la boca agua.
¡Espero que os guste!






(4 pax)
INGREDIENTES:

- 1/2 Cebolla
- 1/4 Pimiento rojo
- 1/4 Pimiento verde
- 3 Barritas de surimi
- 200 g de gambas peladas
- 1 Cola de rape
- 4 Patas de rejo cocidas
- 1 Lata de mejillones al natural
- Sal
- AOVE



PREPARACIÓN:

En una cazuela al fuego con agua, cocemos las gambas durante dos minutos aproximadamente, desde que empieza a hervir.
Pasado el tiempo, con un escurridor sacamos las gambas y dejamos templar.

Cortamos en mirepoix la cebolla y los pimientos, previamente limpios.
Los disponemos en la fuente donde vayamos a servir el salpicón.

Cortamos en rodajas las barritas de surimi.

Cocemos la cola de rape durante 8 minutos, sacamos y dejamos templar.

Cortamos las patas de rejo previamente cocidas como hicimos con el pulpo.
Las dejamos en rodajas finas.

En la fuente donde están las verduras, colocamos las patas de rejo y las gambas.

Picamos en trozos del tamaño de un bocado la cola de rape.

Lo agregamos a la fuente, junto con los mejillones.

Con un par de tenedores, mezclamos.
Salamos al gusto.
Mantenemos en la nevera hasta que vayamos a degustarlo.

Echamos un chorro de aceite de oliva virgen extra.
A la hora de servir, si se desea, se puede añadir el zumo de medio limón, que le aportará un toque cítrico muy rico.

Éste es el resultado de nuestro salpicón de marisco.

Un plato de fiesta, muy apetitoso.
¡Qué aproveche!



Si te gusta ésta o cualquiera de mis recetas, y la preparas, sube una foto a las redes sociales para poder ver lo bien que te ha quedado.
Etiquétame en Facebook, Twitter, Google + , Pinterest, o Instagram, bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo.
Seguir con la receta

© Andreíta come de todo

Diseñado por: Patricia Becerra -Las Cosas de mi Cocina-