10 de diciembre de 2017

Cóctel de cava

Recuerdo muy bien cada reunión navideña en compañía de mi familia, ya fuera el día de Navidad, Nochevieja o Reyes, aunque siendo realmente sincera los mejores y más bonitos recuerdos los tengo de éste día.
En mi casa S.S.M.M. los Reyes Magos de Oriente, llegaban mucho antes que al resto de casas, y es que a las 00:00, nos picaban al timbre y podíamos empezar a disfrutar de los regalitos, y en algunos casos, a comernos el carbón que nos habíamos ganado poco a poco durante todo el año... jajaja

A partir de que los niños estábamos entretenidos, los mayores se reunían en la cocina con un montón de amigos, dulces y alcohol, y disfrutaban jugando a algún juego de mesa sabiendo que nosotros estábamos entretenidos.

Aunque ya sabéis como es la curiosidad de un niño... A mi me gustaba mucho ir a cotillear y meterme bajo la mesa para, de vez en cuando, al mínimo despiste, pegarle un traguito a alguna de las copas que había, aunque no era precisamente de mi agrado, pero eso ya es otro asunto.

Lo que sí tengo claro es que con éste afrutado cóctel de cava, es que hubiera sido completamente distinto, y no me hubieran podido despegar de la compañía de los mayores.
Con el sabor de la fruta y la mezcla anaranjada del Cointreau, resulta un delicioso y achispado zumito.
Os recomiendo que lo probéis durante éstas fechas.

¡Espero que os guste!



Ésta es mi aportación al reto:
En el reto de la Cocina Typical Spanish, el blog anfitrión nos dará un requisito ya sea un ingrediente, un plato, o una forma de preparación que tenemos que hacer.
En ésta ocasión, un divertido juego entre los componentes del grupo, un amigo invisible entre todos los compañeros de manera que mi receta está adaptada a la de Cocktail o copa de cava publicada hace ya algún tiempo por Estela de La cocina de Estela.
Vamos a ver que recetas han escogido mis compañeros en La cocina TS. #NavideñizateTS.
¡Deseando saber por cuál de mi blog se han decidido!





INGREDIENTES:

- 400 ml de Cava muy frío
- 30 ml de Cointreau
- 60 g de azúcar glass
- 50 g de caqui
- 2 Physalis



PREPARACIÓN:

Primeramente, cortamos el caqui, le retiramos la piel y lo cortamos en trocitos pequeños.

En una amplia jarra para mezclar el cóctel, disponemos el azúcar glass.

Añadimos entonces los trocitos de caqui.
Éste puede estar fresco o congelado.
Estela en su receta, uso melón congelado, pero yo, como ya no es un producto de temporada y está complicado encontrarlo, he optado por esta fruta que también le aporta un dulzor especial.

Agregamos el cava.

También agregamos el chorrito de cointreau.

Mezclamos agitando hasta que el azúcar se diluya.

Cortamos los physalis a la mitad, para disponer en las copas como adorno.

Ponemos la frutilla en el borde de la copa.

Y llenamos la copa haciendo que el caqui caiga en ella.

Éste es el resultado final de nuestro cóctel.

¡Salud!
¡Qué aproveche!



Si te gusta ésta o cualquiera de mis recetas, y la preparas, sube una foto a las redes sociales para poder ver lo bien que te ha quedado.
Etiquétame en Facebook, Twitter, Google + , Pinterest, o Instagram, bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo.
Seguir con la receta

5 de diciembre de 2017

Arroz a banda

En 1972 en Jarandilla de la Vera, territorio cuna del pimentón español, Quique Dacosta nace, para años más tarde, irse a su tierra de adopción, Valencia.

A los 14 años empieza a desarrollar su carrera profesional como cocinero, indagando en libros de cocineros franceses con líneas culinarias muy distintas a las que él trabajaba hasta el momento, crea una inquietud por la comida más allá de la mera alimentación.

A los 16 comienza a trabajar en el que hoy día es su restaurante (Quique Dacosta Restaurante), El Poblet ofreciendo cocina catellana que poco a poco va pasando a dar una amplia oferta marinera local mezclada con la fascinación por el tradicional producto de la huerta mediterránea.

Mezclando estilos, empiezan a construir una nueva cocina alicantina, valenciana y española innovadora, que a partir del principio de los 90, estaba ya bajo la dirección de Quique.

Su meta: una cocina actualizada con nuevas técnicas, aligerando la cocina rectificando los puntos de cocción de los productos y elaboraciones. Desde los productos locales con una ventana abierta al mundo y a las culturas de otros países enriqueciendo sus conocimientos y propuestas de su carta.

Hoy en día el restaurante cuenta con 3 Estrellas Michelín, y la cocina de Quique Dacosta posicionada en el nº 62 de the world´s 50 best restaurants, una auténtica maravilla, en busca de nuevas fronteras poniendo los arroces y sus técnicas por montera.

¡Espero que os guste!


Ésta es mi aportación al reto:

En éste reto se nos dice un chef conocido, ya sea internacional o nacional, y los participantes subimos una receta de él, o simplemente basada en él.
Como no podía ser de otra manera, para el genio de los arroces un buen arroz.
Vamos a ver las recetas que han hecho mis compañeros en Cooking the chef. Quique Dacosta.





(2 Pax)
INGREDIENTES:

- 160 g de arroz tipo bomba
- 750 ml de caldo de pescado
- 1/4 Cdita de pimentón
- 1 Cda de tomate triturado
- 90 g de rape
- 50 g de calamares
- 4 Gambones
- C/s de AOVE con ajo y perejil



PREPARACIÓN

Empezamos limpiando los gambones.
Les retiramos la cáscara y la cabeza y reservamos las dos cosas.
En una cazuela disponemos un poquito de AOVE y marcamos las cabezas de los gambones, después añadimos 750 ml de agua si quieres y cocemos durante 20 minutos hasta obtener un caldo de pescado.

Disponemos los calamares y el rape en el vaso de la batidora trituradora, le damos unos cuantos toques para desmenuzarlo.

En una sartén al fuego, ponemos un buen chorro de AOVE con ajo y perejil.
También  podemos rehogar un par de ajos para que coja su sabor, después los retiraríamos.

En el aceite disponemos el calamar, cocinamos un par de minutos y agregamos el rape.

Pasados un par de minutos, una vez que el pescado esté cocinado añadimos el pimentón.

Rápidamente agregamos el tomate pelado y troceado muy pequeño.

Agregamos el tomate frito y el colorante alimentario.


Cariño que lo volveré a hacer

Mezclamos con ayuda de una espátula.

Una vez que el sonido del arroz cambie en la paellera, agregamos el caldo de pescado.

Al fuego dejamos que rompa a hervir.

Y a partir de ese momento cocinamos a fuego medio durante 15 minutos.

Pasado este tiempo colocamos los gambones sobre el arroz.

Agregamos un chorrito de AOVE.

Subimos el fuego y cocinamos durante 2 minutos, de esta manera se formará el socarrat.

Una vez que se acabó el tiempo tapamos la paellera con un trapo limpio, y reposamos durante 5 minutos.

Este es el resultado de nuestro arroz a banda.

En su punto justo, con un ligero socarrat que le daun gran sabor.
¡Que aproveche!



Si te gusta ésta o cualquiera de mis recetas, y la preparas, sube una foto a las redes sociales para poder ver lo bien que te ha quedado.
Etiquétame en Facebook, Twitter, Google + , Pinterest, o Instagram, bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo.
Seguir con la receta

4 de diciembre de 2017

Manitas de cerdo rellenas de marisco

Hace unos meses ya, que subimos al paraíso para visitar a nuestros grandes amigos Mar y Marcos.
Nosotros que somos

¡Espero que os guste!






(2 Pax)

- 2 Manitas de cerdo
- 750 ml aprox de caldo de pescado concentrado
- 100 g de gambas
- 80 g de carne de pinzas de buey de mar cocido
- 200 g de cola de rape
- 1/2 Sobre de crema de bogavante 
- 1 Cda de maizena
- C/s de colorante alimentario
- AOVE con ajo y perejil
- C/s de harina
- 1 Huevo
- 1 Hoja de laurel
- Sal



PREPARACIÓN:

Le pedimos a nuestro carnicero que nos abra las manitas de cerdo a la mitad.
Quemamos los pelos que puedan tener.
Limpiamos las manitas sumergiéndolas en agua con un poco de vinagre durante 2horas, aproximadamente.

Lavamos las manitas de cerdo bajo el grifo.
Las disponemos en la olla, con un par de hojas de laurel y sal.

Vertemos el caldo de pescado hasta que cubra las manitas.
Llevamos al fuego, hasta que empiece a hervir.

Una vez llegada la ebullición, tapamos la olla a presión y cocinamos durante 25 minutos.
Después, dejamos que baje la presión y abrimos la tapa.

"Pescamos" nuestras manitas de cerdo a un recipiente.
Colamos el caldo obtenido tras la cocción de las manitas.

Con paciencia, deshuesamos las manitas, teniendo sumo cuidado en no romper ningún trozo de carne y manteniendolas enteras.

Preparamos el que va a ser el relleno de nuestras manitas de cerdo.

En el caldo de pescado en el que cocimos nuestras manitas, hervimos la cola de rape y las gambas.
Entonces, lo sacamos todo, retiramos las espinas de la cola del rape, y con ayuda de un casca nueces partimos la cáscara de las pinzas del buey de mar hasta obtener su carne.

En el vaso triturador, disponemos el rape, las gambas y la carne del buey de mar.

Le damos unos cuantos toques, hasta obtener algo así.

En una cazuela agregamos un chorro de AOVE con ajo y perejil.

Vertemos nuestra mezcla de pescados y salteamos un par de minutos.

Agregamos entonces, la crema de bogavante diluida en un poquito de agua.
Yo he añadido ésta mezcla por que siempre suelo tenerla en casa para darle una chispa de color y sabor a algunas sopas de pescado o arroces, además de que es espesante, pero no es un ingrediente absolutamente necesario.

Agregamos también un poco del caldo de la cocción de las manitas.

Con ayuda de unas varillas, trabajamos nuestra farsa.
Dejamos enfriar.

En el vaso triturador , agregamos la maizena o almidón, junto con un poco de colorante alimentario para hacer más llamativa la salsa.
Agregamos un poco del caldo u trituramos.

Lo vertemos con el resto del caldo de pescado y trabajamos hasta obtener una salsa fina.

En un trozo de papel film, disponemos las dos mitades de una de las manitas de cerdo, como si fuéramos a formarla.

Agregamos la mitad del relleno en el medio de las manitas.

Enrollamos la manita rellena en el papel film.

Cogemos por los dos extremos del film, y enrollamos sobre si mismo, para formar un rulo perfecto muy apretado.
Metemos en el congelador durante 12 h aproximadamente.

Pasado el tiempo, sacamos del congelador.
Cortamos y retiramos el papel film.

Enharinamos.

Pasamos por huevo barido.

En una sartén con un poco de aceite caliente, freímos por todos los lados de las manitas.

Una vez se hayan dorado por toda su superficie, las pasamos a un papel absorvente para retirar la mayor cantidad posible de grasa sobrante.

Recuperamos la salsa y a fuego fuerte sin dejar de remover dejamos reducir durante 10 minutos aproximadamente.
Le añadimos un poquito de perejil.

Vertemos un poco de la salsa en el fondo del plato.

Y colocamos sobre ella una manita rellena, que como véis, se ha desinflado como si se tratara de una croqueta.

Espolvoreamos un poquito de perejil sobre ella.

Éste es el resultado final de nuestras manitas de cerdo rellenas de marisco.
Rompemos con un cuchillo y un tenedor, y comemos acompañado de la salsa.

Aquí se aprecia mejor el relleno.
¡Qué aproveche!



Si te gusta ésta o cualquiera de mis recetas, y la preparas, sube una foto a las redes sociales para poder ver lo bien que te ha quedado.
Etiquétame en Facebook, Twitter, Google + , Pinterest, o Instagram, bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo.
Seguir con la receta

© Andreíta come de todo

Diseñado por: Patricia Becerra -Las Cosas de mi Cocina-