11 de enero de 2017

Tiramisú

Ayer fué mi cumpleaños.
Por primera vez en mi vida, desde las 00:00 sólo sentía una poderosa necesidad de recostarme, taparme la cara con una manta y dejar que el día pasara hasta que llegara a su fin.
Pero no me lo podía permitir... Y a pesar de que las ganas eran pocas, con mi corazón roto me levanté entre felicitaciones, fui por mi autoregalo, dos preciosos y coloridos ramos de flores, exactamente iguales, uno para mi madre, y otro para mí. Me fui al pueblo a comer con mi padre, volví a la ciudad, hice la buena acción del día donando sangre y me dispuse a preparar las pizzas con las que cenaría con mis amigos.
Una cena entre risas y regalos, con la que dí por celebradas mis 24 primaveras.
La tarta estaba buenísima, pero éste año sobró prácticamente la mitad... Aunque tampoco puedo pedir mucho más, después de las 4 familiares que nos zampamos.
Una tarta de tiramisú, el original, el cremosón. Ya que al llevar huevo no queda como en la receta de éste Mini charlota de tiramisú sin huevo.
Un cumpleaños agridulce, en el que principalmente me faltaba ella, y no dejé de sentir su ausencia en todo el día. Vienen a la cabeza momentos, historias y anécdotas de cumpleaños pasados, que nunca volverán a repetirse.
Poco a poco la vida continuará, y cuando cumpla los 25 seguro que esos recuerdos me sacarán una sonrisa en los labios, en vez de empaparme los ojos de lágrimas, estoy segura.
Soplé las velas de mi tarta pidiendo un único deseo, el mismo que le pedí a este nuevo año hace unos días: Salud para mí y los míos. Espero que se cumpla.
¡Espero que os guste!






(15 raciones aprox)
INGREDIENTES:

- 500 g de queso mascarpone
- 4 Yemas de huevo
- 2 Claras de huevo
- 150 g de azúcar
- 1 Paquete de bizcochos de soletilla
- C/S de agua
- 2 Sobres de Nescafé vitalissimo
- 2 Onzas de chocolate 75% de cacao
- C/S de cacao en polvo



PREPARACIÓN:

En un bol disponemos el agua, metemos en el microondas unos 30" aproximadamente, hasta que temple.
Al salir, vertemos sobre ella 2 sobres de nescafé vitalissimo natural, que ayuda a reducir el cansancio y la fatiga. Éstos venían en la Testabox del mes de Diciembre.
Removemos y dejamos enfríar.

Con ayuda de un separador, ponemos apartamos las yemas de las claras.

En un bol normal, las yemas, y en el del robot de cocina las claras, a las que le pondremos una pizca de sal, y con la varilla de montar, primero a velocidad baja y después a alta, montaremos a punto de nieve.

Agregamos el azúcar sobre las yemas.

Batimos con movimientos envolventes, para meter aire en la mezcla, hasta que las yemas hayan triplicado su volumen.

Entonces agregamos el queso mascarpone.

Mezclamos hasta obtener una masa cremosa y sin grumos.

Mientras hemos estado haciendo la mezcla de las yemas, las claras estarán perfectamente montadas.

Las agregamos a la mezcla, y con ayuda de una lengua de cocina, con movimientos envolventes, de arriba a abajo para que no se bajen las claras, mezclamos.

Una vez que la masa tenga éste aspecto, estará lista.

Ahora, que el café ya estará frío, procedemos a montar las capas.
En un plato liso por el fondo, colocamos una pequeña cantidad de café.

Vamos empapando los bizcochos en él, intentando que chupe el mayor líquido posible sin que se nos rompa.

Colocamos los bizcochos empapados en la base del molde que vayamos a usar para hacer la tarta.
Una vez estén colocados, al ser redondos, quedarán agujeros entre unos y otros. Con pedazos de bizcochos empapados, vamos tapándolos.

Cubrimos los bizcochos con una capa de la mezcla de los huevos con el mascarpone.

Repetimos la operación de los bizcochos haciendo otra capa sobre la masa del queso.

Vertemos el resto de la mezcla del queso en una manga pastelera, con boquilla lisa del número 10.

Vamos haciendo pequeños montículos en todo el borde del molde y en la fila siguiente, extendiéndolos desde el pico hasta el centro de la tarta.

Con ayuda de un colador, espolvoreamos cacao en polvo por toda la superficie.

Y, en el centro de la tarta, rallamos el chocolate 75% de cacao.

Hasta que la tarta finalmente se vea así.
Ésta es la que lleve para el cumpleaños de mi padre hace poco más de un mes, en el que mis padres, mis hermanos, mi chico y yo nos pusimos las botas.

Éste es el resultado final de nuestra tarta de tiramisú.

Siguiendo la misma receta pero dándole otro aspecto, ayer la hice para mi cumpleaños.
La capa de crema de queso de arriba, también la alisé con ayuda de una paleta.

Coloqué ésta plantilla que me regalaron para un amigo invisible el año pasado y aún no había utilizado.
Espolvoreamos el cacao sobre las zonas que queramos marcar.

Al levantar hay que tener especial cuidado al levantar la plantilla para no despegar demasiada crema, y en que no se doble para que no se nos caiga cacao sobre el dibujo.
También quedaba muy bonita.
¡Qué aproveche!



Si te gusta ésta o cualquiera de mis recetas, y la preparas, sube una foto a las redes sociales para poder ver lo bien que te ha quedado.
Etiquétame en Facebook, Twitter, Google + , Pinterest, o Instagram, bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo.
Seguir con la receta

4 de enero de 2017

Roscón de Reyes de chocolate

Mañana es día 5 de Enero, por lo que los Reyes Magos de Oriente, a éstas alturas ya deben de tener los camellos a tope de regalitos.
¿Os habéis portado bien? Yo tengo la sensación de que mejor no he podido comportarme, jaja.
Y es que tras lo que hemos pasado éstos últimos meses...
El 2016 nos ha dejado un regusto amargo en la boca, y el 2017 empieza apuntando maneras, de nuevo en los pasillos de un hospital. Esperemos que la suerte esté de nuestra parte y pronto podamos olvidarnos de esto, que quede en una anécdota.
Mientras tanto, para endulzarnos un poco, vamos con éste riquísimo roscón de Reyes.
Éste fué el desayuno del día de Reyes de hace dos años ya (De ahí que aparezca mi antiguo robot de cocina, que ahora lo veo y me parece una reliquia), aquel día nos despertamos súper pronto, dado que la noche anterior habíamos estado de juerga (en mi casa los regalos de S.S.M.M. llegan a las 00:00 h de la noche del 6), llamamos a mi padre para que subiera a desayunar, y con mi madre y mis hermanos y cuñados en la mesa, practicamente nos comimos la mitad de una sentada.
Hay que ver como esos pequeños momentos ahora recobran sentido y se hacen tan importantes.
¡Espero que os guste!







(16 raciones aprox.)
INGREDIENTES:


Para la masa del roscón de chocolate:

- 1/2 kg de harina de fuerza
- 25 g de levadura fresca
- 3 Huevos M
- 100 g de azúcar
- 40 g de mantequilla
- 125 ml de leche
- 40 g de cacao en polvo
- 1 Chorro de agua de azahar
- 1 Pizca de sal
- C/s de canela molida
- 1 Huevo batido


Para la cobertura de chocolate:

- 75 g de cobertura de chocolate
- 75 g de nata líquida
- 30 g de mantequilla


Para el relleno y la decoración:

- 500 ml de nata para montar
- C/s de azúcar glass
- Fideos de chocolate



PREPARACIÓN:


La masa del roscón:

Templamos la leche y la disponemos en el bol del robot de cocina.
Agregamos la levadura fresca desmigada y movemos un poco hasta que ésta se diluya.

 Sobre la mezcla, añadimos los huevos y la mantequilla que debe estar a temperatura ambiente cortada en trocitos.
 

Echamos también el chorro de agua de azahar, la cantidad suficiente para dar el gusto, pero sin pasarnos.

 Por último, agregamos el azúcar.

Batimos todo a velocidad media hasta que forme una masa homogénea.

En un bol aparte, disponemos la harina con la sal.

 Agregamos el cacao en polvo, y la canela.

Mezclamos todo con una cuchara.

Agregamos todo de golpe en el bol del robot de cocina, donde se encuentran los líquidos de la masa.

 A velocidad media, mezclamos todo.

Hasta que forme una masa fina, elástica y ligera.

Untamos un bol con mantequilla y ponemos la masa en él.
Tapamos el bol con film transparente y lo dejamos reposar durante 12 h como mínimo a temperatura ambiente, en un lugar sin humedad ni corrientes.

Pasado el tiempo, el resultado es éste. Prácticamente ha triplicado su volumen.

Al día siguiente, amasamos un poco la masa para sacarle el aire.
Le vamos dando forma, yo he optado por hacer un rosco grande. Lo disponemos en la bandeja del horno con un papel sulfurizado.
Como la masa queda muy pegajosa, lo mejor es poner un vaso engrasado en el medio para forzar el agujero central, ya que si no lo ponemos, en el último reposo la masa se expandirá y se formará una bola.

Cubrimos con un paño, y dejamos levar en un sitio templado y sin corrientes, durante 2 ó 3 horas, hasta que doble su volumen.

Pasado el tiempo, el roscón se verá así.

Pintamos la superficie del roscón con el huevo batido.

Metemos en el horno precalentado a 180ºC.
Horneamos con calor arriba y abajo durante aproximadamente 30 minutos.

Pasado el tiempo, sacamos del horno y dejamos templar.
El roscón se verá así.

Retiramos con mucho cuidado el vaso central, abrimos el roscón con ayuda de una lira.
Como se ve, el bizcocho ha quedado súper esponjoso.


 Para el relleno:

Disponemos la nata fría en el bol del robot de cocina.
Con las varillas de montar, subimos la nata.

Una vez que se empiecen a marcar las espirales de las varillas, agregamos el azúcar glass.
Seguimos montando hasta que quede dura.

Disponemos la nata en una manga pastelera con boquilla rizada del 12.
Vamos rellenando el roscón.

Una vez que acabemos con la nata, disponemos la tapa sobre ella.


Para la cobertura:

Disponemos el chocolate en una cazuela, y a temperatura baja, dejamos que se derrita.
Una vez que esté todo el chocolate sin ningún grumo, apartamos del fuego y vertemos la nata, removemos. Por último añadimos la mantequilla y removemos hasta formar una cobertura brillante.

 Vertemos un poco de la cobertura sobre la tapa del roscón.

Terminamos echando unos fideos de chocolate sobre la cobertura que aún estará líquida, de ésta manera se pegarán.

Éste es el resultado final de nuestro roscón de reyes de chocolate, riquísimo.

Nosotros, como tradición familiar, lo tomamos para el desayuno del día 6 de Enero, acompañando un chocolate caliente mientras disfrutamos los regalos que nos han dejado sus majestades los Reyes Magos de Oriente de madrugada.
¡Qué aproveche!



Si te gusta ésta o cualquiera de mis recetas, y la preparas, sube una foto a las redes sociales para poder ver lo bien que te ha quedado.
Etiquétame en Facebook, Twitter, Google + , Pinterest, o Instagram, bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo.
Seguir con la receta

© Andreíta come de todo

Diseñado por: Patricia Becerra -Las Cosas de mi Cocina-