7 de marzo de 2019

Rabas

Ya sabéis que las tapas es algo que los leoneses llevamos arraigado muy adentro.
Ya sean unas patatas alioli, un salmorejo a la leonesa, o unos mejillones en salsa picante,  nosotros sabemos bien como disfrutar de una vuelta por nuestros bares.

Pero no somos la única ciudad que tiene esas pequeñas grandes costumbres.
En Santander, por ejemplo, es muy típico salir al mediodía a tomar el vermut y disfrutar de uno de los platos más representativos de la cocina cántabra y el auténtico rey del aperitivo: Las rabas.

Como pasa en casi todos los platos de ésta índole, cada maestrillo tiene su librillo, y ningún chef sigue las mismas pautas para hacerlas.
Hay a quién le gusta más hacerlas en aceite de girasol que en aceite de oliva, para que no afecte al sabor del producto, presentarlas en anillas en vez de en tiras o darles el grosor que más nos apetezca.

Sobre gustos no hay quien mande, pero estoy segura que estas rabas os van a transportar frente al Cantábrico.

¡Espero que os guste!






(2 pax)
INGREDIENTES:

  • 500 g de rabas de calamar
  • 100 g de pan rallado
  • 200 g de harina
  • 1/2 Limón
  • C/s de ajo picado
  • C/s de perejil
  • 50 ml de leche
  • Sal
  • Aceite de girasol para la fritura



PREPARACIÓN:

Conseguimos rabas de calamar. Le decimos a nuestro pescadero de confianza que nos las parta en tiras con un grosor de 1 cm y de 10 cm de largo aproximadamente.

En un bol disponemos las rabas junto con la leche.
Salamos, agregamos el perejil y el ajo en polvo.
Volteamos para que todo el pescado coja las especies y se ablande con la leche.
Dejamos reposar durante 1 hora aproximadamente.

En un plato ponemos la mezcla del rebozado: la harina y el pan rallado.
Mezclamos.

Pasamos la harina por la mezcla.

Cubrimos el fondo de una sartén con aceite de girasol.
Una vez que el aceite esté muy caliente, agregamos las rabas.

Doramos por ambos lados.

Y pasamos a un plato con papel absorbente para que chupe el exceso de grasa.

 Una vez estén listas, las pasamos a un plato de presentación y ponemos encima la mitad de un limón,  que sirve más de decoración que de condimento, aunque a mi parecer el toque ácido les va de lujo.

Éste es el resultado final de nuestras rabas.

 Un auténtico disfrute.
¡Qué aproveche!



Si te gusta esta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para así poder ver lo bien que te ha quedado 😊

0 comentarios:

Publicar un comentario

¿Quieres preguntarme algo o dejarme algún comentario? ¡Éste es el lugar!
¿Tienes alguna duda, consulta o sugerencia? Puedes hacerlo en cualquiera de mis redes sociales: google+, facebook y twitter.
Me encantará leerte, y te responderé lo antes posible.

Muchas gracias por visitarme! :)

© Andreíta come de todo