25 de septiembre de 2020

Caldo invernal con garbanzos

 Una vez que llegan los fríos días de otoño e invierno, apetecen mucho más los platos de cuchara.

Potajes, estofados, guisos, purés y sopas hacen las delicias de todo el que lo prueba mientras entran en calor. Además resultan ser platos únicos que hidratan, sacian y lo más importante de todo: Nos hacen comer variado mientras nos reconfortan por dentro.


Esta sopa era uno de los platos que nos hacía llegar en gigantes paquetes una tía desde Barcelona, recuerdo que a mis hermanos y (sobre todo) a mi, que ya apuntaba maneras desde bien pequeña, nos encantaba. Y mi madre feliz de la vida porque eran tres cenas que se quitaba de encima sin más esfuerzo que el de calentarlas al microondas.

Yo he querido hacerla en casa y comprobar como aún con el paso de los años hay platos que marcan tu infancia y tu vida.


¡Espero que os guste!





Con esta receta participo en:

En el reto tus recetas, dónde hacemos un plato usando como norma principal, un ingrediente elegido a votación que haya pasado por un proceso de elaboración y envasado, tal y como es son loas legumbres en conserva, y más específicamente, los garbanzos de bote que son el ingrediente de este mes.
Un ingredientes muy versátil que sirve para hacer un montón de elaboraciones.
Podéis ver todas las recetas que hemos realizado en Reto tus recetas: Garbanzos cocidos de bote.





(2 pax)
INGREDIENTES:
  • 150 g de garbanzos cocidos envasados
  • 80 g de tiburones
  • 300 ml de caldo de pollo casero
  • 200 ml de agua
  • 1 Diente de ajo
  • 1/2 Cebolla
  • AOVE
  • Sal y pimienta



PREPARACIÓN:

En una olla disponemos el AOVE y calentamos. Agregamos el ajo machacado y dejamos dorar.

Una vez haya cogido color, agregamos la cebolla picada en brunoise. Pochamos durante 5 minutos.

Incorporamos entonces, los garbanzos cocidos previamente escurridos.

Añadimos entonces el caldo de pollo casero, el mío hecho con zanahoria, apio, puerro y carcasa de pollo al que le añadí un poquito de colorante y perejil.

Agregamos también el agua.

Dejamos que rompa a hervir, y cocinamos a fuego bajo durante 20 minutos.

Pasado el tiempo, agregamos la pasta y dejamos que se cocine hasta que esté al punto.

10 minutos después, este es el aspecto de nuestro caldo.

Servimos en un bol, y llevamos a la mesa de inmediato.

Éste es el resultado final de nuestro caldo invernal.

¡Qué aproveche!




Una ligera y reconfortante cena para los días fríos de invierno. Si te gusta esta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para así poder ver lo bien que te ha quedado 😊

6 comentarios:

  1. mmmmm, este caldo que no falte. Llega el frio y se agradece este caldito. Me llevo la receta que me encantan estas cosas sencillas pero sabrosas.
    Felicidades por el reto.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Elvira!!! Un caldo de mi niñez que no me puede traer más y mejores recuerdos. Un beso

      Eliminar
  2. Que reconfortante se ve este caldo que en cuanto haga frio es lo que nos apetece, por aquí aun mucho calor. Buena receta , muchas gracias por participar. Besitos.

    ResponderEliminar
  3. Un caldo maravilloso para esta época del año en la que entramos .Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!!! Yo es que soy muy fan de este tipo de cenas en invierno, besos

      Eliminar

¿Quieres preguntarme algo o dejarme algún comentario? ¡Éste es el lugar!
¿Tienes alguna duda, consulta o sugerencia? Puedes hacerlo en cualquiera de mis redes sociales: google+, facebook y twitter.
Me encantará leerte, y te responderé lo antes posible.

Muchas gracias por visitarme! :)

© Andreíta come de todo