2 de abril de 2020

Donuts caseros

Sin duda, creo que los donuts se han convertido en los dulces del momento.
Y es que, debido a la reclusión de la cuarentena, todos tenemos mucho más tiempo para meternos en la cocina y dar rienda suelta a la imaginación, y a la gula!
Y a mi, me alegra mucho ver como gracias a esto, nos vamos dando cuenta de que con un poco de mimo y esfuerzo, podemos hacer en casa cualquier receta de esas que tanto nos gustan.

Pero en fin, a lo que íbamos. Creo que soy de las últimas en traer a mi blog, la receta que suelo seguir para hacer los donuts en casa. En mi caso una mezcla de varias recetas, con la que he llegado a la mía propia, y ¡En casa nos encantan! Aunque he de decir, que no los hacemos todo lo que se nos antojan...
Están demasiado buenos como para conformarte con un par de mordiscos.

Ésta es la versión más tradicional, con el efecto glacé comercial. A partir de aquí, sólo hay que dejar volar la imaginación y jugar con las distintas coberturas a nuestro gusto.


¡Espero que os guste!







(6 Uds)
INGREDIENTES:


Para la masa:

  • 150 g de harina de fuerza
  • 100 g de harina
  • 35 g de azúcar
  • C/s de ralladura de naranja
  • C/s de ralladura de limón
  • C/s de esencia de vainilla
  • 10 g de levadura fresca de panadería
  • 1 Huevo M
  • 100 ml de agua
  • 25 g de mantequilla
  • Hierbas aromáticas y especias: C/s de nuez moscada
  • Sal
  • Aceite para fritura

Para el glaseado:
  • 90 g de azúcar glass
  • 20 g de agua
  • 30 g de mantequilla derretida



PREPARACIÓN:

Primeramente, templamos el agua y diluimos en ella la levadura fresca de panadería.
Disponemos en el robot de cocina las ralladuras de cítricos y el azúcar.


Las trituramos a máxima potencia hasta que se pulvericen.

Agregamos los dos tipos de harinas.

Echamos la sal, la esencia de vainilla y la nuez moscada.

Agregamos el huevo y el agua con la levadura diluida.
Podemos, si queremos, utilizar levadura de panadería en polvo, que también resulta muy bien, agregándola en éste momento sin necesidad de haberla mezclado previamente con el azúcar.

Mezclamos durante un par de minutos, y entonces, añadimos la mantequilla.
Volvemos a mezclar a velocidad media durante 8 minutos.
Por supuesto, podremos hacer todo esto a mano sin necesidad de un robot de cocina.

Pasado el tiempo, la masa se verá así de elástica.
Retiramos la mayor cantidad posible de las cuchillas, y dejamos levar la masa durante 1 hora y media aproximadamente.

Pasado el tiempo, la masa habrá doblado su volumen y se verá tal que así:

Boleamos de nuevo la masa, y la trabajamos en una superficie enharinada, estirando hasta dejarle unos 8mm de grosor.

Entonces, con ayuda de dos cortadores circulares, le damos forma de donuts.
Primero hacemos el circulo grande.

Y después, el pequeño, en el medio justo del circulo.
Retiramos la masa sobrante de los recortes y los círculos interiores, amasamos de nuevo y seguimos formando donuts hasta acabar la masa.

 Disponemos la masa de los donuts en la bandeja del horno con papel sulfurizado y dejamos reposar en un sitio sin corrientes, con un paño por encima.

Dejamos levar durante 1 hora aproximadamente, de nuevo, hasta que doblen su volumen.

Entonces, disponemos suficiente aceite de girasol para freír nuestra masa, de manera que ésta flote.
Una vez que el aceite esté bien caliente, añadimos la masa, que comenzará a esponjarse aún más.
Doramos por un lado.

Y después por el otro.
Como véis, de esta manera los donuts crecen haciendo esa típica raya de separación en el centro ya que ahí no llega el aceite.

Pero por supuesto, si queréis podéis forzar la masa para que se dore bien por todos los lados.

Entonces, pasamos los donuts a un papel absorbente para retirar la mayor parte de grasa sobrante, mientras se templan.

Hacemos entonces el glaseado especial de nuestros donuts. Derretimos la mantequilla, agregamos el azúcar glass, y mezclamos. Entonces, vamos agregando el agua poco a poco hasta que tenga la consistencia que deseemos.
Lo normal es hacerlo únicamente con agua, pero de esta manera quedará más cremoso, y además se formarán pequeños cristales de azúcar tan típicos de los comerciales.

Entonces, vertemos los donuts por un lado para que queden glaseados solo por la parte de arriba.

Llevamos de nuevo al plato con papel absorbente, y dejamos que la glasa se endurezca un poquito.

Cuando el glaseado haya endurecido, los pasamos a una bandeja de presentación.

Así es como se ven de ricos.

Al tacto son super suaves.

Y su interior es súper esponjoso.

¡La merienda perfecta!
¡Qué aproveche!



Si te gusta esta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para así poder ver lo bien que te ha quedado 😊

0 comentarios:

Publicar un comentario

¿Quieres preguntarme algo o dejarme algún comentario? ¡Éste es el lugar!
¿Tienes alguna duda, consulta o sugerencia? Puedes hacerlo en cualquiera de mis redes sociales: google+, facebook y twitter.
Me encantará leerte, y te responderé lo antes posible.

Muchas gracias por visitarme! :)

© Andreíta come de todo