15 de noviembre de 2018

Magdalenas valencianas

Dicen las malas lenguas, que lo único que diferencia éstas magdalenas, de las tradicionales de toda la vida es la cápsula en la que se presentan.
Yo no lo veo así, no sólo la forma es distinta, también el sabor, la textura y la receta.

Pero bueno, si así fuera, un punto a favor para los valencianos, por fin una magdalena ideal para mojar en la taza del café, jeje. ¡La estábamos pidiendo a gritos!

Y bueno, tal como lo digo, podría parecer que ésta receta es una novedad... Ni mucho menos. Pero bien es cierto que no están tan masificadas.
A mi me encantan, pero la verdad estaba cansada de si las quería, tener que consumir las industriales, por que como todos sabemos, no es lo mismo. Y fuera de los supermercados, es prácticamente imposible encontrarlas, al menos por mi zona.
Así que una vez todos los ingredientes en casa, solo queda pasar un buen ratito en la cocina, y lo mejor: ¡En la mesa!

¡Espero que os guste!






(15 Uds)
INGREDIENTES:

- 3 Huevos
- 140 g de azúcar
- 1 Cdita de azúcar vainillado
- 1 Paquete de acidulante y gasificante 
- 240 g de harina
- 150 ml de aceite de girasol
- C/s de azúcar



PREPARACIÓN:

En el bol del robot disponemos los huevos.
Ponemos la tapa y la varilla de batir en el robot. Comenzamos a esponjar los huevos de una manera progresiva, de menor a mayor velocidad.

En un bol mezclamos el azúcar granillo con el azúcar vainillado que le aportará un toque de sabor.

En otro bol aparte, agregamos la harina y el contenido de los dos sobres.
Éstos sobres ayudan a que la bollería se mantenga durante más tiempo blanda, le aporta otra humedad, otro color al finalizar el horneado, y ayuda a que las masas leven mucho más rápido.

Una vez que los huevos hayan subido, agregamos el aceite de girasol.

Echamos la mezcla de los azúcares, mezclamos hasta que éstas se disuelvan.

Entonces, paramos el robot y agregamos la harina junto con el gasificante, tamizándolos.

Con ayuda de una lengua de cocina, vamos mezclando.

Hasta obtener una masa fina y homogénea.
Tapamos con un poco de film, y llevamos a la nevera durante 1 hora mínimo para que el gasificante haga efecto.

Pasado el tiempo, así se ve la masa.

Vertemos sobre los moldes.
Las magdalenas valencianas son características por hacerse en cápsulas alargadas.

Llenamos 3/4 partes de éstas, colocándolas bien pegaditas entre ellas en la bandeja del horno para evitar que se abran en exceso.

Trazamos una línea de azúcar sobre la masa en cada cápsula.

Metemos en el horno precalentado a 180ºC durante 20 minutos.

Sacamos y dejamos enfríar.

Servimos, despegándolas unas de otras, ya que ese es el inconveniente de cocerlas tan pegadas unas a otras.

Y acompañándolas de un café con leche, ideales.
Éste es el resultado final de nuestras magdalenas valencianas.

Listas para mojar.

¡Qué aproveche!



Si te gusta ésta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto  mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para poder ver lo bien que te ha quedado 😊.

0 comentarios:

Publicar un comentario

¿Quieres preguntarme algo o dejarme algún comentario? ¡Éste es el lugar!
¿Tienes alguna duda, consulta o sugerencia? Puedes hacerlo en cualquiera de mis redes sociales: google+, facebook y twitter.
Me encantará leerte, y te responderé lo antes posible.

Muchas gracias por visitarme! :)

© Andreíta come de todo