13 de noviembre de 2018

Gambas al ajillo

He aquí una de las recetas más famosas de la gastronomía española.
Y no lo digo yo, lo dicen las cartas de los locales de hostelería de todas las ciudades de nuestro país, ya que en muy poquitos sitios no tienen su hueco en ellas.

Las gambas al ajillo son uno de esos platos sencillos y riquísimos de nuestras cocinas, que a todo el mundo gustan y valen tanto para tomar de aperitivo como de plato principal; Nos gustan igualmente en la barra de un bar a modo de ración, que como acompañamiento para un montón de recetas como la de los Spaguetti de calabacín.

Lo rico que esté dependerá en gran parte de la calidad de los ingredientes que utilicéis.
Lo ideal sería hacerlo con unas gambas de calidad, pero lo más probable es que no estéis dispuestos a gastar un dineral para ello. A mi también me pasa.
Por ello, con unas gambas congeladas de calidad conseguiremos un gran resultado igualmente.
Veréis que no queda ni una en la cazuela.

¡Espero que os guste!






(2 pax)
INGREDIENTES:

- 360 g de gambas peladas
- 2 Dientes de ajo
- C/s de perejil
- 2 cayenas pequeñas
- Sal al gusto
- AOVE
- 1 Cayena grande para la presentación



PREPARACIÓN:

En una cazuela de barro, que es la forma más cotidiana de hacer las gambas al ajillo, disponemos un buen chorro de AOVE de calidad, cubriendo todo el fondo de la cazuela.
Subimos el fuego de manera gradual, ya que el cambio brusco de temperatura podría hacer que nuestra cazuela se rajara y rompiera.

Una vez que el aceite está a buena temperatura, agregamos los ajos previamente laminados.

Una vez que hayan comenzado a tomar color, agregamos las cayenas machacadas por el medio.

Echamos las gambas y dejamos que se vayan haciendo.
Yo he utilizado unas gambas medianas ultracongeladas.

Poco a poco, se irán haciendo, perdiendo volumen y soltando sus propios jugos, en los que se cocerán.

Subimos la temperatura y dejamos que rompa a hervir.

En un minuto el aceite cambia de color, debido a la emulsión del jugo de las propias gambas con éste.

 Salamos y agregamos un poquito de perejil, que le dará un toque de color a la receta.

Servimos inmediatamente, calentitas.
Añadimos una guindilla grande para decorar.

Éste es el resultado de nuestras gambas al ajillo.

¡Qué aproveche!



Si te gusta ésta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto  mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para poder ver lo bien que te ha quedado 😊.

0 comentarios:

Publicar un comentario

¿Quieres preguntarme algo o dejarme algún comentario? ¡Éste es el lugar!
¿Tienes alguna duda, consulta o sugerencia? Puedes hacerlo en cualquiera de mis redes sociales: google+, facebook y twitter.
Me encantará leerte, y te responderé lo antes posible.

Muchas gracias por visitarme! :)

© Andreíta come de todo