14 de febrero de 2016

Crema de whisky

Oh, mon amour! Un año más ha llegado el día de los enamorados.
En anteriores ocasiones, os he contado que nosotros no somos seguidores de éste día. No nos regalamos nada, por que obviamente, no nos aporta nada. Hay que quererse todos los días, no solo en 14 de Febrero por que esté marcado en rojo en el calendario.
Pero desde que tengo el blog, he de estar atenta a esta serie de días, ya que son una buena ocasión para publicar recetas e ideas!
Dicho ésto... 
Éste año os traigo una receta, de un licor que gusta tanto a hombres como a mujeres, y que en mi casa triunfa.
Fué lo que dejaron los Reyes Magos en mi casa para mis familiares este año, y me ha parecido una estupenda idea compartirla con vosotros en éste día, ya que he tenido que hacer una nueva tandada por que se nos ha agotado rápidamente.
Cómo véis, si os curráis la presentación puede quedar un detalle muy muy bonito, y que os agradecerán desde lo más profundo de su corazón, jeje.
Lo que si es importante que sepáis, es que al ser un licor casero, que contiene huevo, tiene una "fecha de caducidad" muy corta, de un mes. Aunque tranquilos, está tan bueno que seguro que no os llega a caducar! jejeje
A disfrutar de vuestros amores!
¡Espero que os guste!






(4 Botellitas)
INGREDIENTES:

- 150 ml de whisky
- 400 g de leche condensada
- 200 ml de nata para montar
- 2 Yemas de huevo
- 1 Cdita de cacao en polvo
- 1 Cda de café soluble



PREPARACIÓN:

En el vaso de varillas del robot de cocina, vertemos la leche condensada.

Agregamos el whisky.
Como pasa en la mayoría (por no decir en todas) de las recetas, si utilizamos ingredientes de calidad, mejor será el resultado, así que os aconsejo agregar un buen whisky, mejor si es escocés.

Agregamos la nata para montar.

Incorporamos también el café.

Y también el cacao, que servirá para darle el toque de color a la mezcla.
Podéis variar la cantidad de él, en cuestión del tono que queráis darle a vuestra crema de whisky.

Echamos las yemas de huevo, con cuidado de que no caiga ninguna traza de cáscara.

Tapamos la batidora de vaso, y mezclamos durante unos minutos a velocidad mínima.
Cuando la leche condensada se haya diluido con los demás ingredientes, y no esté pegada a las paredes del vaso, subimos la velocidad al máximo y dejamos durante 30 segundos.

Como van a ser unos detallitos, yo he comprado unas botellas de cristal, y una tela adhesiva para pegar a los tapones de corcho, y a las etiquetas.

Pasamos la crema a otro cazo, pasándolo previamente por un colador, para evitar que caiga ningún grumo o desecho.

Con ayuda de un colador, llenamos las botellas, previamente hervidas para esterilizarlas.

Preparamos las etiquetas de las botellas, haciéndoles un pequeño agujero, para pasarle una cuerda bramante.

Atamos la cuerda sobre el cuello de la botella.
Tapamos las botellas apretando los corchos para que no se derrame nada del líquido.
Éste es el resultado final de nuestra crema de licor de whisky.

Servimos en unos vasos de chupito fríos, y degustamos.
¡Que aproveche!



0 comentarios:

Publicar un comentario

¿Quieres preguntarme algo o dejarme algún comentario? ¡Éste es el lugar!
¿Tienes alguna duda, consulta o sugerencia? Puedes hacerlo en cualquiera de mis redes sociales: google+, facebook y twitter.
Me encantará leerte, y te responderé lo antes posible.

Muchas gracias por visitarme! :)

© Andreíta come de todo

Diseñado por: Patricia Becerra -Las Cosas de mi Cocina-