9 de enero de 2014

Marmitako

El marmitako es un guiso típico y muy apreciado de las costas vascas.
Su nombre proviene de la cazuela en la que se hace, una olla de metal con tapa, la marmita.
La verdad, aunque lo hago menos de lo que debería, a mí me encanta este plato, demuestra el buen hacer de la cocina vasca, es simple pero sorprendente, exquisito.
Para el que piense que es un simple guiso como pueden ser unas patatas con bacalao, se equivoca. No sé si es por el pimiento choricero, por la variedad del pescado o por el mismo guiso, pero este plato te cautiva con la primera cucharada.




(2 pax)
INGREDIENTES:

- Aceite de Oliva Virgen Extra (AOVE)
- 1 Cebolla
- 1 Pimiento
- 3 Patatas
- 1 Cucharadita de pimentón dulce
- 2 Cucharadas de tomate frito casero
- 1 Chorro de brandy
- 1 Pimiento choricero
- Caldo de pescado
- 200 g de bonito fresco o en su defecto, melva



PREPARACIÓN

En una cazuela, calentamos el caldo de pescado hasta que hierva.

Ponemos el pimiento choricero a remojo.
Éste pimiento es una variedad que se utiliza una vez seco, se aprovecha únicamente la pulpa (No confundir con las ñoras) y da un sabor muy bueno a los guisos, además de aportarle color.

Limpiamos y cortamos en dados pequeños la cebolla.

Pochamos la cebolla hasta que se dore.

Después agregamos el pimiento rojo, cortado en cuadrados medianos y dejamos pochar unos minutos.

Lavamos y troceamos las patatas en gajos, escachándolas, triscándolas, cascándolas, es decir; metiendo la punta del cuchillo y partiendo la patata a la vez que giramos, haciendo un pequeño crujido.
Ésto ayudará a engordar el caldo ya que soltará más fácilmente la fécula.

Añadimos de golpe las patatas a la cazuela y mezclamos todo durante un par de minutos.

Agregamos el pimentón.

Removemos para que todas las patatas se impregnen y tomen color, y dejamos cocinar dando vueltas durante dos minutos para que el pimentón no se queme, ya que si no dará un sabor amargo muy malo a todo el guiso.

Echamos el tomate frito casero.

Mezclamos y dejamos otros dos minutos para que tome el sabor.

Echamos un chorrito de brandy, subimos el fuego y dejamos que se evapore el alcohol durante unos minutos.

Lavamos y despepitamos el pimiento choricero y lo introducimos.

Cubrimos todo con el caldo de pescado caliente.

Tapamos la cazuela y la dejamos que hierva durante una hora a fuego suave, removiendo de vez en cuando.

Limpiamos la melva.
Yo utilizo este pescado ya que en estas fechas es más fácil de encontrar que el bonito.
Éste pescado es de la familia de los túnidos, tiene una textura compacta, con un aroma y un sabor muy potente al igual que los atunes.

Le quitamos la piel y las espinas y desgarramos la carne que vamos a utilizar.

Sacamos los pimientos choriceros del guiso, y con la ayuda del tenedor le quitamos la pulpa.

Cuando la patata esté lista,  apartamos la cazuela del fuego, añadimos la pulpa y la carne de la melva al guiso.

Esperamos unos tres minutos y servimos inmediatamente para que el pescado esté bien jugoso.

Éste es el resultado final de nuestro plato, riquísimo.

¡Qué aproveche!

0 comentarios:

Publicar un comentario

¿Quieres preguntarme algo o dejarme algún comentario? ¡Éste es el lugar!
¿Tienes alguna duda, consulta o sugerencia? Puedes hacerlo en cualquiera de mis redes sociales: google+, facebook y twitter.
Me encantará leerte, y te responderé lo antes posible.

Muchas gracias por visitarme! :)

© Andreíta come de todo

Diseñado por: Patricia Becerra -Las Cosas de mi Cocina-