1 de abril de 2016

Pastel mousse de chocolate

Llevaba mucho tiempo con ganas de compartir con vosotros la receta de la mousse de chocolate, y el otro día, que no tenía yo el mejor de mis días, pues me inventé éste postre superchocolateado, con el que se suben los ánimos cucharada a cucharada.
La verdad es que yo la mousse, suelo hacerla con polvos de compra.
Un poco de leche, los polvos, batidora, y listo.
¡Qué loca!, pensaréis algunos... Pues nada más fuera de la realidad... Hay muchos productos que prefiero comprarlos a hacerlos en casa, su relación calidad-precio sin duda merece la pena. 
Entre ellos están los picatostes para las ensaladas y las cremas, los botes de arreglo para las menestras de verduras, los sobres para flanes y natillas...
Por lo que me ha costado mucho decidirme para hacer una mousse casera 100%, todas las que veía por la web me daban la impresión de que no iban a quedar consistentes, así que terminé haciendo una receta de mi recetario de la escuela de cocina, y aunque la consistencia no ha sido la misma, al final ha cumplido las expectativas.
Con un bizcocho esponjoso, la deliciosa mousse, y el precioso y riquisimo brillo espejo de chocolate, este postre será las delicias de todos los comensales.
¡Espero que os guste!






(4 uds)
INGREDIENTES:


Bizcocho de cacao:

- 2 Huevos
- 50 g de harina de trigo
- 50 g de azúcar
- c/s Cacao en polvo


Mousse de chocolate:

- 90 g de chocolate 72% cacao
- 30 g de mantequilla
- 2 Huevos M
- 30 g de azúcar
- 30 ml de nata


Glaseado espejo de chocolate:

- 50 g de cacao en polvo
- 80 ml de nata
- 125 g de azúcar
- 50 ml de agua
- 12 g de gelatina neutra en polvo (2 Hojas de cola de pescado)



PREPARACIÓN:


Para el bizcocho:

En el bol del robot de cocina, disponemos los huevos.
Agregamos el azúcar y batir a máxima potencia durante unos minutos, hasta que doble su volumen.

 Cuando esté a punto de adquirir el volumen que queremos, agregamos de una cucharada el cacao en polvo, que le aportará color y sabor, sobre todo.

Una vez el cacao esté bien incorporado, ya fuera del robot de cocina, agregamos de golpe la harina y con ayuda de una lengua de cocina mezclamos, haciendo movimientos envolventes para no bajar los huevos.

Cuando esté incorporada, sobre una bandeja de horno con papel sulfurizado, vertemos la masa del bizcocho.

Extendemos hasta dejar toda la masa con el mismo grosor.

Metemos en el horno, previamente calentado a 180º C.
Cocemos durante unos 15 minutos, aproximadamente, hasta que los bordes estén dorados.
Entonces, sacamos del horno y dejamos templar.


Para el glaseado espejo de chocolate:

En un cazo, ponemos el agua, y sobre ésta agregamos la nata.
 

Incorporamos el azúcar.
Ponemos el cazo al fuego, y dejamos que se caliente pero sin que llegue a hervir (No puede sobrepasar los 90ºC), hasta que el azúcar se haya disuelto.

Mientras se calienta la nata, el agua y el azúcar, mezclamos en un bol el cacao en polvo con la gelatina neutra.

Cuando el azúcar se haya disuelto por completo, retiramos del fuego y vertemos de golpe el cacao con la gelatina neutra.

Revolvemos con ayuda de unas varillas de cocina enérgicamente...

Durante un par de minutos, hasta que la gelatina y el cacao estén bien disueltos y completamente integrados.
Este paso es indispensable, por batir que no sea, si no os quedará una cobertura grumosa, aunque si os pasáis de batido, puede que queden burbujas en la cobertura (como a mi). La cosa está en pillarle el truco exacto, ¡Y ésto sólo se consigue a medida que se practica!
Una vez hecha, dejamos reposar hasta que tenga una temperatura de 40ºC aproximadamente, que es la ideal para su uso.


Para la mousse de chocolate:

Antes que nada, separamos las yemas de las claras de huevo.
Disponemos en un bol la mantequilla junto con la cobertura de chocolate, y lo derretimos en un cazo al baño Mª.

En un bol en el robot de cocina, montamos la nata.
 

En otro bol aparte, montamos las claras a punto de nieve.

Una vez que la cobertura y la mantequilla esté bien disueltas e integradas, dejamos que templen unos minutos.

 Entonces agregamos las yemas de huevo (De haberlo hecho antes, se hubieran cuajado con el calor del chocolate) y con ayuda de unas varillas de cocina, mezclamos hasta que suban un poquito el volumen.

Mezclamos la nata montada junto con las claras de huevo, con movimientos envolvente para no bajar ninguna de las dos elaboraciones.
Agregamos también el chocolate con las yemas de huevo.

Con una lengua de cocina, y con movimientos envolventes, mezclamos hasta que todo esté bien integrado.


Para el montaje de los pasteles:

Con ayuda de unos moldes de acero, cortamos el bizcocho hasta formar la base de los pasteles.

Dejamos los bizcochos cortados dentro de los respectivos moldes de acero.

Agregamos la mousse de chocolate, dejando al menos medio cm de espacio sin cubrir.

Metemos en el frigorífico durante unas horas, hasta que la mousse adquiera una consistencia más fuerte (Yo las he dejado durante 3 horas).

Pasado el tiempo, con ayuda de un cuchillo, repasamos los bordes.

Desmoldamos sobre una rejilla para postres.

Cubrimos la mousse con el brillo, a la temperatura adecuada.
(Si se cuaja, se puede volver a calentar y varillar hasta tener de nuevo la cobertura perfecta)

Bañamos desde el centro hasta los laterales, haciendo que cubra toda la superficie.
Dejamos que gotee, y después quitamos los excesos con ayuda de un cuchillo afilado.

Ponemos los pasteles en una blonda de presentación.
Consumimos inmediatamente.

 Como veis la cobertura de chocolate espejo, tiene un brillo precioso.
Éste es el resultado final de nuestros pasteles.

Así se ven al realizar el corte.

Una cobertura chocolateada, una mousse suave y delicada, y un bizcocho jugoso.
Todo un pecado.
¡Qué aproveche!

2 comentarios:

  1. Ay tiene que estar de lujo!! A ver si consigo ligar el chocolate con nata sin lactosa en condiciones (soy intolerante), que la última que intente hacer con la trufa se separaba...algo tienen que no cuajan al montarlas con cualquier cosa :S

    besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues en eso no puedo ayudarte, ya que no tengo ninguna experiencia con productos sin lactosa. Supongo que templando la nata y derritiendo el chocolate consigas una textura más cremosa, y que con ayuda de unas varillas, se mezclen bien.
      Muchas gracias! Muack

      Eliminar

¿Quieres preguntarme algo o dejarme algún comentario? ¡Éste es el lugar!
¿Tienes alguna duda, consulta o sugerencia? Puedes hacerlo en cualquiera de mis redes sociales: google+, facebook y twitter.
Me encantará leerte, y te responderé lo antes posible.

Muchas gracias por visitarme! :)

© Andreíta come de todo

Diseñado por: Patricia Becerra -Las Cosas de mi Cocina-