20 de abril de 2015

Conejo confitado

El conejo es un mamífero muy usual en nuestras vidas. De hecho hay tantos tipos de conejos que están incluidos en la lista de las 100 especies invasoras más dañinas del mundo.
Éstos se crían dependiendo de su uso: para la industria peletera, como animal de compañía o para la industria cárnica; aunque su uso más usual es para su consumo, para lo cual se usan unas cuantas especies.
La carne de conejo de mayor calidad se da cuando los conejos no superan los 4kg. Ésta carne blanca es muy sana por que apenas tiene grasa, además de ser jugosa y tierna y aportar un gran valor nutritivo, así que esta totalmente recomendado en una dieta equilibrada.
En cuanto al sabor, varía mucho de ser un conejo "doméstico", a ser salvaje. Dicen que el primero es muy semejante a la gallina, y el segundo tiene más similitud con la liebre. Además su carne también cambia mucho visualmente en lo que al color se refiere, el conejo salvaje es muy oscuro.
A mí, no me gusta el conejo. De hecho hacía que no lo cocinaba desde que estaba en la Escuela de Cocina y Gastronomía. Y que no lo comía... 5 ó 6 años, pero todo sea por el desafío.
Como comprenderéis no tenía muy claro como hacerlo, se me pasaron un montón de recetas por la cabeza, pero me decanté por ésta en la que se trata el producto con sumo cuidado y al usar una cantidad considerable de romero el sabor es especiado y le mata el gusto fuerte de la carne de conejo, que yo no soporto. Así que...Me comí una patita delantera, y he de decir que me gustó, aunque me he saciado por otros tantos años, jejeje.


El conejo confitado es mi tercera aportación al reto:

Si queréis ver las buenísimas recetas hechas con conejo que han hecho mis compañer@s de desafío no dudéis en visitar la entrada del blog Desafío en la cocina (Conejo).
Por fin ha tocado un desafío "normalito", y es que en éste caso hemos podido descansar de tanto viaje al extranjero y nos han dejado al libre albedrío con el conejo.
Después de temernos lo peor con las tramas que nos ponían éstas chicas, sentí un gran alivio al saber que era conejo, y eso que no me gusta. Pero es preferible a cualquier cosa de las que nos temiamos que fuera... Lamprea, anguilas, ancas o incluso insectos! Argggg
Hay que ver lo que es la fama... me temía lo peor y al final ha resultado que se han portado maravillosamente! jejeje
En este caso el único requisito era cocinar conejo, daba igual el modo, guisado, asado, en arroz... o el acompañamiento.
Muchas gracias a Nina y Mila de La cocina de Camilni por que gracias a vosotras, he vuelto a cocinar éste pequeño animalito. 
Ahora a esperar que nos depara el mes de Mayo y el aniversario del Desafío!



(4 pax)
INGREDIENTES:

- 1 Conejo limpio
- 1/4 Litro de aceite de oliva
- 300 ml de vino manzanilla
- 10 Dientes de ajo
- Romero
- Harina
- Sal
- Pimienta
- Aceite para freír



PREPARACIÓN:

Conseguimos un conejo de tamaño medio, ya limpio.
Dicen que lo mejor para degustar el conejo, es dejarlo reposar durante 48 horas en nevera tras su muerte (Pero no más de una semana), para que la carne se reblandezca.

Cortamos el conejo en trozos.
Yo lo he hecho siguiendo las extremidades de éste, en mitades, cabeza, pescuezo, paletillas delanteras, costillas, lomo, muslos traseros y cola.

Salpimentamos por ambos lados los trozos del conejo.

Los pasamos por harina y le damos unas pequeñas sacudidas para quitar el exceso.

En una sartén con abundante aceite caliente, freímos la carne.

Una vez que se dore por un lado, y forme una pequeña costra, les damos la vuelta y dejamos que dore de igual manera por el otro lado.

Una vez frita la carne, la pasamos a una cazuela parisien.

Cuando esté toda la carne, ponemos la cazuela al fuego y vertemos el aceite de oliva.

Agregamos también el vino encima de la carne.

Añadimos los dientes de ajo, y espolvoreamos el romero.
A este tipo de carne le va muy bien cualquier tipo de hierba aromática. Yo he usado romero pero el orégano o tomillo le van igualmente bien.

Cuando la carne comience a hervir, mantenemos el punto de ebullición y dejamos confitar a fuego lento y con la cazuela parcialmente tapada, durante 2 ó 2 horas y media.
La técnica del confitado trata de introducir el género en un tipo de grasa y cocinarlo a baja temperatura 60-90ºC hasta que esté cocinado. De esta manera se consigue que las grasas se fundan y los jugos que no son liposolubles se queden sellados dentro de la pieza haciendo que el alimento quede más jugoso y tierno.

Una vez pasado el tiempo, dependiendo de lo tierna que esté la carne, apartamos del fuego y dejamos reposar unos minutos antes de servir.

Éste es el resultado final de nuestro conejo confitado.

Primer plano para que veáis lo apetitoso que resultaba.


Servimos y salseamos
¡Qué aproveche!

18 comentarios:

  1. Ay, con lo bueno que está!! mira que no gustarte el conejo...pues yo probaré tu receta, a mi si que me gusta mucho. Bs.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, Julia... Pues yo, no soy capaz. Mira que en mi casa siempre se criaron.... Pero yo creo que eso sólo empeoró las cosas. La verdad es que de esta manera esta bueno, el sabor se disimula muchísimo.
      Un besote

      Eliminar
  2. Te ha quedado fenomenal y, seguro que comiéndolo tan espaciado, te sabe más rico.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, para mi mejor, por que si no no hubiera podido ni probarlo!
      Un beso

      Eliminar
  3. tienes razon esta de lo mas apetitoso!! que ganas de probarlo! bicos

    ResponderEliminar
  4. En casa lo consumismo mucho, guisado, en barbacoa, al horno, en paella.....precisamente ayer mi suegra me mató uno . Otra receta a la cazuela

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mi casa también se criaban y se mataban. Yo creo que a mi eso también me echo mucho para atrás con el conejo!!! Yo en paella lo voy llevando, y a la barbacoa seguro que esta bueno también. Pero esa textura que tiene tan fibrosa, y el sabor.... Ufffff
      Muchas gracias guapa

      Eliminar
  5. Pues sí que tiene buena pinta este conejo... Yo ya le tuve más manía, la he ido superando con el tiempo, aunque reconozco que muy a menudo no lo preparo. Me llevo tu receta, guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Montse!!!!
      Ayy yo es que no puedo con él, de verdad. En arroz más o menos, pero guisado o al horno... se reconoce el sabor, y no puedo. Yo hacia que no lo comia desde la escuela de cocina, la ultima vez que lo hice fue deshuesado y relleno...
      Un beso y muchas gracias preciosa!

      Eliminar
  6. buena pinta si que tiene .... seguro que esta muy rico
    bss

    ResponderEliminar
  7. No tengo duda de que seguro que estaba delicioso!!!! Que rico!!!

    Un besito,
    Sandra von Cake

    ResponderEliminar
  8. Unmm te ha quedado de lo más rico...y con esa salsita tiene que estar para chuparse los dedos
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!!! Yo no lo sé apreciar, con lo poco que me gusta el conejo...
      Besotes guapa

      Eliminar
    2. Muchas gracias!!! Yo no lo sé apreciar, con lo poco que me gusta el conejo...
      Besotes guapa

      Eliminar
  9. Ainsss nuestra niña que se comió hasta una patita y todo, mira otro logro hija mía, y que sepas que te quedó estupendo y ese sabor a hierbas seguro que le dejó una buena firma de sabor

    ResponderEliminar

¿Quieres preguntarme algo o dejarme algún comentario? ¡Éste es el lugar!
¿Tienes alguna duda, consulta o sugerencia? Puedes hacerlo en cualquiera de mis redes sociales: google+, facebook y twitter.
Me encantará leerte, y te responderé lo antes posible.

Muchas gracias por visitarme! :)

© Andreíta come de todo

Diseñado por: Patricia Becerra -Las Cosas de mi Cocina-