2 de enero de 2019

Chocolate con churros

¡Feliz año nuevo a todos!

Para celebrar la llegada del 2019, no se me ocurre nada mejor que una rica y tradicional merienda.
Y si hablamos de costumbre, hablamos de chocolate con churros.

Cuando era pequeña, cada vez que venía a la ciudad con mi madre, lo primero que hacíamos nada más salir del tren, era ir a desayunar un chocolate con churros.
No había nada mejor en el mundo, que entrar en ese pequeño local en el que era lo único que se servía. Un espacio súper pequeño, con una barra plagada de churros y una larga repisa que iba de un lado al otro, en la que tenías que buscarte tu pequeño espacio entre la gente para poder mojar bien y sin peligro los churros en el chocolate caliente.
Ahora, muchos años después del cierre del bar, paso por el bar cada día y la nostalgia de esos momentos, y más en estas fechas, me hacen traer hoy esta receta al blog.

¡Espero que os guste!






(2 pax)
INGREDIENTES:


Para los churros:
  • 220 ml de agua
  • 40 g de mantequilla o manteca de cerdo
  • 150 g de harina
  • 1/2 cdita de sal
  • Aceite de girasol
  • C/s de azúcar

Para el chocolate a la taza:

  • 250 ml de agua
  • 250 ml de leche entera
  • 50 g de azúcar
  • 150 g de chocolate para rayar
  • 50 g de cacao puro




PREPARACIÓN:


Para los churros:

Disponemos en un cazo al fuego el agua junto con la mantequilla o la manteca de cerdo, que se irá derritiendo a medida que vaya cogiendo temperatura.

Una vez que ésta mezcla comience a hervir, agregamos de golpe la harina.

Bajamos el fuego, y con ayuda de una cuchara de madera, vamos mezclando hasta formar una masa homogénea y sin grumos.
Una vez que podamos formar una bola con la masa y apenas quede pegada a las paredes de la cazuela, estará lista.

Vertemos la masa obtenida a una manga pastelera con boquilla rizada del nº 12, para que nos salgan unos churros gruesos.
Dejamos templar un poquito para poder formarlos sin quemarnos.

Entonces, comenzamos a tirar, sobre un paño limpio y seco, nuestros churros, dándole la forma deseada. Yo en mi caso he hecho unas herraduras y varios churros largos.

Dejamos secar los churros mientras vamos preparando el chocolate.
Este es un paso importante para que nuestros churros queden perfectos. Yo he probado muchas formas y esta es la que mejor me funciona, haciendo que el aceite no se sobresalga y que los churros no revienten durante su fritura, si no que quedan uniformes.


Para el chocolate:

Disponemos en un cazo el agua junto con la leche.

Echamos un poquito de azúcar que le aportará un poquito de dulzor.

Éste es el chocolate que yo voy a usar, típico de mi tierra, el que toda la vida desayunó mi bisabuelo y que a mi me trae tantísimos y tan buenos recuerdos.
En Astorga hay chocolates de buenísima calidad como éste, y que además tiene muchísimos tipos.

Rallamos el chocolate con ayuda de un cuchillo.

En un cazo disponemos la leche y el agua junto con el cacao puro, con unas varillas mezclamos hasta que éste se disuelva.
Calentamos al fuego hasta que esté a punto de ebullición.

Disponemos el chocolate rallado en un recipiente, vertemos la mezcla del cazo.

Con ayuda de una lengua de cocina, revolvemos hasta que el chocolate se derrita gracias al calor de la mezcla.

Regresamos de nuevo al cazo a fuego suave, revolviendo sin parar con ayuda de una lengua de cocina, hasta que vuelva a la ebullición.

Cubrimos el fondo de una sartén con una buena cantidad de aceite de girasol, la suficiente como para que los churros queden sumergidos en él a la hora de la fritura.
Cuando el aceite esté bien caliente, echamos los churros.

Una vez que la ebullición del aceite sea más relajada y constante, le damos la vuelta a los churros, que ya estarán dorados por esa cara. Dejamos que cojan color también por el otro lado.

Entonces, sacamos los churros y los dejamos sobre un papel absorbente para que coja todo el exceso de grasa de los churros.

Echamos un poco de azúcar sobre los churros.

Una vez que el chocolate ya esté bien espeso, retiramos del fuego.

Vertemos un poco de chocolate en un vaso, y disponemos los churros en un plato

Ya estamos listos para disfrutar de un buen chocolate con churros casero.

Pocas cosas hay tan ricas como un chocolate recién hecho.
Éste es el resultado final de nuestro chocolate con churros.

¡Qué aproveche!



Si te gusta esta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para así poder ver lo bien que te ha quedado😊

0 comentarios:

Publicar un comentario

¿Quieres preguntarme algo o dejarme algún comentario? ¡Éste es el lugar!
¿Tienes alguna duda, consulta o sugerencia? Puedes hacerlo en cualquiera de mis redes sociales: google+, facebook y twitter.
Me encantará leerte, y te responderé lo antes posible.

Muchas gracias por visitarme! :)

© Andreíta come de todo

Diseñado por: Patricia Becerra -Las Cosas de mi Cocina-