10 de mayo de 2018

Migas del pastor

No imagináis la de buenos recuerdos que me trae un buen plato de migas.
Bien es cierto que aunque existe la versión leonesa de este plato, aquí no es muy común poder degustarlas. 

La primera vez que yo probé un plato de migas estábamos en el sur, rozando los 40 grados de temperatura. Estábamos como cada año de vacaciones con mis primos en esta ocasión en el local que había bajo los apartamentos teníamos una gran panadería que no paraba de hornear durante todo el dia. Por lo que veníamos de la playa, y cogíamos una barra. A la hora de comer más de lo mismo. Para merendar de nuevo, y a la hora de la cena nos volvíamos locos.
Imaginaréis que al quinto día empezó a sobrar pan y a quedarse acumulado en la cocina, por lo que a mi tía se le ocurrió hacer unas buenas migas para aprovecharlo, y hacer un plato fresco y equilibrado en las vacaciones, jajaja.
Ahorrandoos gran parte de la historia, os diré que es muy difícil encontrar este tipo de carnes en un sitio tan turístico, aunque después de muchas vueltas, conseguimos encontrarlas. Y a la hora de prepararlas en la minicocina del apartamento, casi proclamamos un incendio. Y es que hacer 3kg de migas en una cocina de gas no es tarea facil.
¡Menudo desmadre! Imaginaréis a nuestras madres sacándonos del piso a voz en grito, los niños primero, los niños primero, jajaja.
De verdad que desde entonces pienso en migas y no puedo contenerme la risa.

Desde entonces, cada vez que bajamos al sur, ya que casi siempre coincide el ir por tierras manchegas paramos y degustamos un rico plato de migas, sin importarnos el calor abrasador. Aquí os traigo mi versión:

¡Espero que os guste!


Ésta es mi aportación para:
En el reto de la Cocina Typical Spanish, se nos dará un requisito ya sea un ingrediente, un plato o una forma de preparación que tenemos que hacer, y todos nos meteremos de lleno en la cocina, para obtener un plato #TypicalSpanish.
Seguimos con los homenajes a las distintas tierras españolas en sus días. En éste mes se conmemoran los días de las comunidades de Madrid, Castilla la Mancha, y Gran Canaria, y yo he decidido participar con La cocina TS. #EnUnLugarDeLaMancha.





(2 pax)
INGREDIENTES:

- 400 g de pan duro
- 100 ml de AOVE
- 6 Dientes de ajo
- 2 Chorizos tiernos pequeños
- 120 g de panceta
- 1 Vaso de agua



PREPARACIÓN:

Una vez tengamos el pan, lo dejamos que se ponga duro durante un par de días.

Cortamos el pan pequeño y lo ponemos en un bol.
En mi caso, he optado por cortar trozos e irlos pasando por la batidora hasta desmigarlo, pero dejándolo con trozos, no totalmente pulverizado.

Vamos agregando poco a poco el agua sobre el pan, mientras con ayuda de las manos lo vamos manoseándolo para que lo humedezca todo.

No estamos buscando que quede una masa, pero tampoco queremos que el pan quede suelto.

Deberíamos conseguir una textura de arena de mar, húmeda pero no mojada.
Reservamos hasta su uso.

Machacamos los ajos sin pelar.

Disponemos en una sartén amplia (en mi caso en una tartera parissien) el AOVE y doramos el ajo.

Una vez que hayan cogido color, retiramos y reservamos, dejándo el AOVE en la cazuela.

Cortamos la panceta en dados.

Agregamos la panceta a la cazuela con el aceite.

Doramos.

Cortamos el chorizo fresco en rodajas.

Añadimos a la cazuela con la panceta y dejamos que se hagan durante un minuto.

Entonces, con ayuda de una espumadera, retiramos la carne ya que si la dejamos dentro durante toda la cocción acabarían por desmenuzarse.

Y retiramos el aceite a un recipiente.

Vertemos el pan a la cazuela y bajamos el fuego para que se haga lentamente.

Y vamos mojando con el aceite que hemos retirado a pocos.

Con ayuda de una cuchara vamos soltando el pan, removiendo sin parar durante 30 minutos, aproximadamente

Agregamos el aceite a medida que el pan lo vaya pidiendo.

Pasado el tiempo, obtendremos unas migas sueltas, impregnadas pero crujientes y con un ligero color tostado.

Agregamos los tropezones de carne que habíamos retirado, y los integraremos en el plato.

Salamos al gusto, teniendo en cuenta la salazón que ya llevan las carnes.
Colocamos en el medio uno de los ajos que doramos previamente para obtener el sabor en el aceite.

Éste es el resultado de nuestras migas del pastor.

Un plato contundente y delicioso. Exquisito para tomar una vez al año... jeje

¡Qué aproveche!



Si te gusta ésta o cualquiera de mis recetas y la preparas, sube una foto  mencionándome en cualquiera de mis redes sociales o bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo para poder ver lo bien que te ha quedado 😊.

12 comentarios:

  1. Yo también soy una loca de las migas pero de las de Almería que, a diferencia de las manchegas, se hacen con sémola y no con pan. Las tuyas se ven deliciosas y como no las he probado nunca, a la que haya un pelin menos de temperatura me pongo jejejeje. Muy buena aportacion!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que este plato tiene un montón de variantes,a cada cual más buena!
      Pero si, es tan tan contundente que mejor que el tiempo sea un poco más fresco, tomarlas en pleno verano es una locura que yo he cometido varias veces... Y menudos retortijones!!!
      Un besote

      Eliminar
  2. Nunca he hecho migas, pero me están dando muchas ganas de hacerlas !! Enhorabuena!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una vez llegue el frío, por que un plato con estos calores es brutal, jaja
      Un beso

      Eliminar
  3. He comido alguna vez este plato y es una pasada... no es para comerlo todos los días por la cantidad de calorias y grasas pero es una delicia para el paladar. Además tiene la gracias de comer todo el mundo en la sartén. Un plato que hace disfrutar de la buena compañia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego que no, yo cuando las como siempre digo que una al año no hace daño. Este ya he cumplido haciéndolas en casa jaja
      Si, se suelen comer así donde hay mucha tradición con ellas, aquí no es algo tan común. Un beso

      Eliminar
  4. Las migas son siempre una gran opción, nunca las he preparado, ya que de ello se encarga mi padre, pero vaya, es una comida de 10. Saludo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro! Teniendo la suerte de que las prepare tu padre... Además, por mucho que lo intentaras seguro que no te sabrán igual de buenas que las suyas, ay! Qué tendrá la cocina de nuestros padres, eh?
      Un beso enorme

      Eliminar
  5. Se parecen mucho a las migas que hacemos en Málaga, ricas y con fundamento jajaja. Un beso!

    ResponderEliminar
  6. Que ricas las migas, yo las que hago las de mi tierra, las extremeñas, siempre ya sabes que algo diferentes dependiendo de la zona, nosotros le ponemos pimientos rojos y cuando mojamos el pan le ponemos pimenton de la vera mmm AH y hay un dicho, cuando comes migas no bebas agua que estaras todo la tarde bebiendo, ya sabes mejor beber cerveza o vino jejejej Me ha encantado tu aportación, besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja No son listos ni nada, los que empezaron con ese dicho!
      Muchas gracias guapa, yo las extremeñas jamás las he probado, pero seguro que no tardaré.
      Un besazo enorme.

      Eliminar

¿Quieres preguntarme algo o dejarme algún comentario? ¡Éste es el lugar!
¿Tienes alguna duda, consulta o sugerencia? Puedes hacerlo en cualquiera de mis redes sociales: google+, facebook y twitter.
Me encantará leerte, y te responderé lo antes posible.

Muchas gracias por visitarme! :)

© Andreíta come de todo

Diseñado por: Patricia Becerra -Las Cosas de mi Cocina-