17 de febrero de 2018

Arroz con pollo

No hace tanto que los congeladores y el arcón de mi casa estaban repletos de carne.
Ya sabéis cómo es la vida de los pueblos, matanza del cerdo y chorizos, ternera guardada por piezas, pollos de corral, liebres, jabalí y alguna que otra cosa más de caza... Como hombres primitivos, guardando para tener siempre algo que llevarse a la boca aún en tiempos de hibernación, jeje.

Era aproximarse el verano, y empezar a organizar el arcón para la jornada para matar los pollos, y de esta manera tener sitio para congelarlos.

Pues en una de esas nos encontrábamos en verano de 2016, cuando le mandé un WhatsApp a mi madre para que me pasará está receta que tantísimas veces de las que tenía pollo fresco en casa nos había hecho, y desde entonces ha estado en stand by esperando a ver la luz.

Para mi este arroz en un pedacito de mi mamá hecho receta, significa hogar. Mi madre organizando el arcón, troceando el pollo en el tablón de la cocina con la macheta, comidas con tertulia familiar todos juntos en la mesa... ¡Momentos que añoro tanto!

¡Espero que os guste!






INGREDIENTES:

- 1 Diente de ajo
- 1/2 Cebolla
- 1 Carcasa de pollo y algún trozo del esqueleto con carne.
- 2 Cayenas pequeñas
- 2 Hojas de laurel
- 50 ml de vino blanco
- 1 Cda de pimentón
- 1 Medida de arroz
- 3 Medidas de agua
- Perejil al gusto
- AOVE


(3 pax)
PREPARACIÓN:

En una cazuela disponemos un chorro de AOVE.
Cuando esté bien caliente, agregamos el diente de ajo laminado.

Una vez que el ajo comience a dorarse, agregamos la cebolla en brunoise.
Podremos agregar en éste momento unas rodajitas de pimiento verde italiano, si gustáis. Yo en éste caso, no.
(Si queréis saber los distintos tipos de cortes que uso en mi cocina podéis verlo en Técnicas de corte)

Dejamos que se poche todo el conjunto durante unos minutos.
Una vez que la cebolla comience a transparentarse, agregamos la cayena machacada. Podéis obviar éste paso si no os gusta el picante o hay niños para comer.

Troceamos el pollo, con ayuda de una macheta para cortar los huesos.

Y lo agregamos al conjunto de la cazuela.

Dejamos que el pollo se dore un poquito, y agregamos el pimentón.

Revolvemos, e inmediatamente para evitar que se nos queme y dé un toque amargo a la preparación, agregamos un chorrito de vino blanco.

Y enseguida, el agua, que habremos calculado siguiendo la "fórmula" para arroces caldosos: Una medida de arroz x 3 medidas de agua.

Revolvemos y subimos el fuego.

Una vez que rompa a hervir, echamos el arroz.

Cocemos durante 20 minutos aproximadamente, a temperatura media, con ebullición constante.

Pasado el tiempo, éste así se ve nuestro arrocito.

Servimos inmediatamente en un plato.

Y espolvoreamos perejil al gusto, que le aportará color.
Éste es el resultado final.

Un arroz delicioso que me traslada a mi hogar, en compañía de mi madre.
¡Qué aproveche!



Si te gusta ésta o cualquiera de mis recetas, y la preparas, sube una foto a las redes sociales para poder ver lo bien que te ha quedado.
Etiquétame en Facebook, Twitter, Google + , Pinterest, o Instagram, bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo.

0 comentarios:

Publicar un comentario

¿Quieres preguntarme algo o dejarme algún comentario? ¡Éste es el lugar!
¿Tienes alguna duda, consulta o sugerencia? Puedes hacerlo en cualquiera de mis redes sociales: google+, facebook y twitter.
Me encantará leerte, y te responderé lo antes posible.

Muchas gracias por visitarme! :)

© Andreíta come de todo

Diseñado por: Patricia Becerra -Las Cosas de mi Cocina-