11 de noviembre de 2017

Pollo en salsa de vino blanco

Muchas veces nos preguntamos por recetas variadas para no aburrirnos y no tener la sensación de comer siempre lo mismo.

Esta es una receta de toda la vida, el pollo en salsa de vino blanco, que se puede aplicar a cualquier tipo de carne que querramos hacer, solo hay que cambiar el caldo a usar y adaptarlo a nuestros gustos. 
Por ello cuando el ingrediente a cocinar es pollo o pavo es mejor usar un caldo de ave, y cuando haces cerdo lo mejor es usar un buen fondo de carne.

Por lo demás siempre de la misma manera, una salsa bastante simple que seguro se convertirá en una de tus favoritas ya que queda muy delicada y exquisita.

A mí me gusta acompañar este tipo de recetas de carne pero a la vez muy ligeras, con una buena cantidad de guarnición, ya sean verduras, un puré de patatas, o como en este caso un arroz blanco, o basmati especiado, todo depende de vuestros gustos, como siempre.

¡Espero que os guste!






(2 pax)
INGREDIENTES:

- 25 g de mantequilla
- 40 g de harina
- 120 ml de caldo de pollo
- 80 ml de vino blanco ámbar
- 20 ml de nata líquida
- 450 g de pollo troceado
- 150 g de champiñones
- AOVE
- Sal
- Pimienta
- C/s de perejil



PREPARACIÓN:

Empezaremos haciendo la salsa.
Disponemos la mantequilla a temperatura baja para que no humee y adquiera un sabor a quemado, y dejamos que se derrita.

Entonces, subimos el fuego y agregamos la mantequilla.
Revolvemos haciendo un roux.

Rompemos la cocción del roux agregándole la mitad del caldo de pollo.

Removemos hasta deshacer todos los grumos que pudieran quedar.

Agregamos el vino blanco ámbar.
En mi caso, un albariño de las rias baixas.

Removemos y agregamos la nata, y el resto del caldo de pollo.

Bajamos el fuego y removemos.

Hasta formar una salsa homogénea.

Una vez llegue a ebullición, salpimentamos al gusto y retiramos del fuego.

Ahora, vamos con el pollo.
En una sartén con un chorrito de AOVE, doramos nuestro pollo a fuego fuerte.

Primero por un lado, y luego por el otro.
De ésta manera estaremos sellando la carne haciendo que sus jugos queden en el interior para que tras la cocción resulte muy jugoso.

Una vez que tenga el color deseado, agregamos los champiñones, cortados en cuartos dejamos cocinar 5 minutos.

Entonces, movemos el pollo y los champiñones a la sartén donde hemos hecho la salsa.

Subimos el fuego y cocinamos todo junto durante 20 minutos, a fuego suave pero en ebullición constante.

Teniendo la precaución de remover y dar la vuelta al pollo cada poco, para que no se pegue.

Servimos el pollo con un poquito de salsa y champiñones.
Lo acompañamos, en éste caso, de arroz blanco.
Éste es el resultado final de nuestro pollo en salsa de vino blanco.

¡Qué aproveche!



 Si te gusta ésta o cualquiera de mis recetas, y la preparas, sube una foto a las redes sociales para poder ver lo bien que te ha quedado.
Etiquétame en Facebook, Twitter, Google + , Pinterest, o Instagram, bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo.

0 comentarios:

Publicar un comentario

¿Quieres preguntarme algo o dejarme algún comentario? ¡Éste es el lugar!
¿Tienes alguna duda, consulta o sugerencia? Puedes hacerlo en cualquiera de mis redes sociales: google+, facebook y twitter.
Me encantará leerte, y te responderé lo antes posible.

Muchas gracias por visitarme! :)

© Andreíta come de todo

Diseñado por: Patricia Becerra -Las Cosas de mi Cocina-