5 de septiembre de 2016

Cazón en adobo

Ya en la escuela de cocina los había probado, pero fué en las vacaciones que pasamos visitando algunas provincias de Andalucía dónde quedé encandilada del cazón en adobo, o bienmesabe.
Habíamos estado toda la mañana pateándonos Cádiz. Y cuando al fin nos sentamos en una terraza dispuestos a comer vimos un cartelito en el local de enfrente que ponía: "El mejor bienmesabe de to Cádiz". 
Así que rápidamente nos movimos de terraza, y pudimos degustarlo.
Yo no sé si es que estábamos hambrientos después de la kilometrada que nos habíamos metido, o si es que de vacaciones todo sabe mucho más rico, pero terminamos la ración enseguida, y nos quedamos con ganas de más, pero teníamos que reservarnos para un arroz marinero que también estaba de rechupete.
El caso es que, quizás ni fuera el mejor cazón en adobo de Cádiz, pero desde luego, a nosotros nos supo como tal. Tan crujientes y sin embargo tan jugosos y tiernos por dentro, con ese sabor tan rico...
He querido plasmar tal cuál la receta que tomamos ese día, pero la verdad, me hace falta escuchar de fondo la bahía para que me sepa igual de bueno.
Por otra parte, seguro que si hubiera usado vinagre de Jerez, la cosa hubiera cambiado, pero no disponía de él en casa.
¡Espero que os guste!






(2 pax)
INGREDIENTES:

- 4 rodajas de cazón pequeñas pero gruesas
- 3 Dientes de ajo
- 2 Hojas de laurel
- 1 Cda de pimentón dulce
- 1 Cda orégano fresco
- 1/2 Cdita de comino molido
- 1 Vaso de vinagre blanco
- 1 Vaso de agua
- Sal al gusto
- C/s de harina de fritura



PREPARACIÓN

Conseguimos las rodajas de cazón, que deben tener aproximadamente 1.5 cm de grosor. Yo he cogido las de la parte de la cola del pez, que son más pequeñitas.
Las cortamos en pequeños trozos del tamaño de un bocado, aproximadamente.
Disponemos el pescado en un bol, y agregamos los aromáticos, los ajos, el vinagre y el agua.
Mezclamos bien para que todo se impregne. 
Tapamos con papel film, y dejamos reposar durante 8 horas en la nevera como mínimo.
Cuanto más tiempo lo tengamos, más fuerte será el sabor del pescado.
Pasado el tiempo, el cazón habrá cogido todos los sabores y aromas, y se habrá impregnado del color del pimentón.

Lo sacamos del mejunje y ponemos los trozos del pescado sobre un papel absorbente para quitarle todos los restos de líquido de su superficie, aunque por dentro estarán bien húmedos.

Rebozamos en harina especial para frituras.

Metemos en la sartén con abundante aceite de oliva caliente.
Freímos por ambos lados hasta que estén bien dorados.

De ésta manera, quedará dorados y crujientes por fuera, pero jugosos por dentro.
Pasamos de nuevo por un papel absorbente para quitar el exceso de grasa.

 Servimos en un plato.
Éste es el resultado final de nuestro cazón en adobo.

Como veis, súper jugosos por dentro.

¡Qué aproveche!



Si te gusta ésta o cualquiera de mis recetas, y la preparas, sube una foto a las redes sociales para poder ver lo bien que te ha quedado.
Etiquétame en Facebook, Twitter, Google + , Pinterest, o Instagram, bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo.

2 comentarios:

  1. Que ricooo, para empezar a comer y no parar hasta no dejar ni un trocito,besos

    ResponderEliminar

¿Quieres preguntarme algo o dejarme algún comentario? ¡Éste es el lugar!
¿Tienes alguna duda, consulta o sugerencia? Puedes hacerlo en cualquiera de mis redes sociales: google+, facebook y twitter.
Me encantará leerte, y te responderé lo antes posible.

Muchas gracias por visitarme! :)

© Andreíta come de todo

Diseñado por: Patricia Becerra -Las Cosas de mi Cocina-