25 de mayo de 2016

Alfajores argentinos

Hace unos meses, por Navidad, el día de Nochevieja, cenamos como cada año con nuestras familias, y después nos fuimos con mis primos a celebrar la llegada del 2016.
Nunca habíamos celebrado el año nuevo con ellos, y lo pasamos fenomenal. Aparte de los abrazos y los brindis propios de ésta noche, hicimos el popular juego del "amigo invisible".
A mi me regaló mi prima, algo apropiado para mi, una fondue de chocolate... Y a mí me tocó regalar a un amigo. Como lo hicimos a sorteo, y nosotros no nos conocemos tanto entre nosotros, tuve que darle un poco más al coco para intentar acertar con él. Pero, al ser él de Argentina, tuve claro que uno de los regalos sería una preparación típica de allí, ya que seguramente, y más en esas fechas le haría ilusión.
Cuando llegó la hora de desenvolver los regalos, uno a uno fue sacándolos todos, y al ver los alfajores, los demás quedaron en un segundo plano.
¡Como mola ver que se acierta de pleno con un regalo! Y mucho más cuando está hecho en casa.
Desde entonces tenía ésta receta en borradores, esperando al momento adecuado para subirla.
Hoy en Argentina se celebra el día de la Patria, así que como homenaje aquí van éstos riquísimos alfajores argentinos, que yo no había probado nunca y me parecieron una delicia.
¡Espero que os guste!






(15 Uds)
INGREDIENTES:


Para las tapas:

- 1 Huevo L
- 350 g de harina de trigo
- 150 g de maizena
- 1 Sobre de levadura química (15g)
- 150 g de azúcar
- 160 g de mantequilla a temperatura ambiente
- 1 cdita de extracto de vainilla
- 1 cda de crema de cacao
- 60 ml de agua


Para el relleno y la decoración:

- C/s Dulce de leche
- Cobertura de chocolate negro



PREPARACIÓN:


Para las tapas:

En el bol del robot de cocina, ponemos la cantidad de mantequilla y dejamos reposar a temperatura ambiente, hasta que sea maleable.

Incorporamos el azúcar.

Con ayuda del aplique de mezclar, trabajamos hasta que la mantequilla y el azúcar se unan formando pequeños grumos.
Agregamos el huevo.

Agregamos la cucharada de crema de cacao, y el extracto de vainilla.

A velocidad media batimos, agregando el agua poco a poco.

Mientras tanto pesamos la harina, junto con la maizena y la levadura.

Una vez que la mezcla del bol del robot de cocina esté homogénea, agregamos tamizando la harina, la maizena y la levadura previamente mezcladas.

Amasamos.

No es necesario amasar mucho, lo justo para que todo se integre.

 Sacamos del bol, y lo pasamos a un papel film, dándole forma cilíndrica.
Dejamos reposar en el frigorífico durante 15 minutos.

Precalentamos el horno a 180ºC.
Pasado el tiempo, con ayuda de un rodillo en una superficie enharinada, estiramos la masa hasta dejarla con 4mm de grosor.

Con ayuda de un cortapastas redondo de unos 6 o 7 cm de diámetro, les damos forma.
Levantamos cada porción de masa con ayuda de una espátula de cocina.

Lo trasladamos a una bandeja de horno con papel sulfurizado.

Metemos en el horno y cocemos durante no más de 6 minutos en la parte central del horno.
No dejar más tiempo, ya que si no las tapas se cocinarán en exceso, dejándolas crujientes, cuando lo que buscamos es que queden medio crudas.

Sacamos las tapas del horno y dejamos enfriar en una rejilla.


Para el relleno y la decoración:

 Cuando las galletas estén frías, las agrupamos en parejas.

Para el relleno conseguiremos un dulce de leche espeso.
Además necesitaremos una rejilla para la decoración.

Con ayuda de una cuchara de postre, añadimos la cantidad suficiente de dulce de leche en una de las tapas de cada par.

Cuando hayamos vertido en el medio de la tapa de abajo, cubrimos con la tapa de arriba.

Presionamos un poquito, hasta que el dulce se leche quede justo en el borde de la galleta.

Derretimos la cobertura de chocolate en una fuente al baño Mª.

Colocamos las galletas sobre la rejilla y volcamos sobre ellas la cobertura de chocolate.

Cuando la cobertura desborde, pintando los bordes de las galletas, retiramos el exceso dándole textura a la cobertura con ayuda de un pincel de cocina.
Dejamos enfriar hasta que el chocolate esté completamente sólido.

Como mis alfajores eran de regalo para un argentino, los presenté en una bolsa con un lazo con los colores de la bandera de Argentina.
Éste es el resultado final de nuestros alfajores argentinos.

Así se ven al morder.
Como yo no había probado nunca un alfajor, estaba algo nerviosa al entregárselos a mi amigo, y que me diera el resultado. Dijo que eran muy parecidos a los de allí, y que estaban buenísimos! Todo un halago.
¡Qué aproveche!



Si te gusta ésta o cualquiera de mis recetas, y la preparas, sube una foto a las redes sociales para poder ver lo bien que te ha quedado.
Etiquétame en Facebook, Twitter, Google + , Pinterest, o Instagram, bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo.

4 comentarios:

  1. Mmmm que buenos alfajores, me encantan, desde luego me comía uno detrás de otro para merendar jejej
    Por cierto estoy de concurso en mi blog hasta finales de mayo, anímate a participar que regalo muchos premios. Un besito,
    http://elbauldelasdelicias.blogspot.com.es/2016/03/3-concurso-el-baul-de-las-delicias-con.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo nunca los había probado hasta que los hice para éste amigo, pero madre mía... ¡Qué delicia!

      Eliminar
  2. Qué rico!! Por aquí me quedo, te sigo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias guapa! Un besito, y bienvenida!

      Eliminar

¿Quieres preguntarme algo o dejarme algún comentario? ¡Éste es el lugar!
¿Tienes alguna duda, consulta o sugerencia? Puedes hacerlo en cualquiera de mis redes sociales: google+, facebook y twitter.
Me encantará leerte, y te responderé lo antes posible.

Muchas gracias por visitarme! :)

© Andreíta come de todo

Diseñado por: Patricia Becerra -Las Cosas de mi Cocina-