1 de octubre de 2015

Patatas a la riojana

La historia de este guiso se remonta al siglo XIX, tras el descubrimiento de América y la introducción en España de las patatas. En un pueblecito de La rioja, las patatas se empleaban para darles de comer a los jornaleros que trabajaban en el campo haciendo las labores de trilla.
Debido a el hambre y la penuria que se pasaban por aquellos años, un día se mezclaron las patatas con el chorizo riojano en orzas que se conservaban en todas las casas.
Desde el momento en que vieron el resultado del sabor  y consistencia de esa mezcla éste plato no ha dejado de ser cocinado, hasta tal punto de ser un plato conocido y hecho en muchas de las casas de toda España.
Aquí las temperaturas ya son bajas y apetecen éste tipo de platos, además ahora que las patatas son nuevas, recién sacadas de la tierra, es el mejor momento para disfrutarlo.
Ésta es una receta del gran Martín Berasategui, de la cuál se pueden encontrar muchísimas versiones en la red. Yo me he quedado con ésta que he racionado para tres personas.
¡Espero que os guste!







(3 pax)
INGREDIENTES:

- 1 Cebolla
- 1/2 Pimiento rojo
- 1 Pimiento verde
- 2 Dientes de ajo
- 3 Patatas grandes
- 2 Chorizos frescos
- 2 Pimientos choriceros 
- 1 Cayena
- 1 Hoja de laurel
- Aceite de oliva
- Sal
- Agua



PREPARACIÓN:

Antes que nada, ponemos los pimientos choriceros en un bol con agua a remojo.

Cortamos la cebolla, el pimiento rojo y verde en corte jardinera, es decir en un brunoise más grande.
En una cazuela parisien con un buen chorro de aceite de oliva, ponemos las verduras en ese mismo orden a rehogar y añadimos también la cayena.

Mientras tanto, lavamos, pelamos y escarchamos las patatas en unos trozos medianos.
Las patatas deben ir chasqueadas para que en la cocción suelte la fécula y de ésta manera engorde la salsa.

Cortamos el chorizo en rodajas de 1 cm aproximadamente de grosor.

Cuando las verduras cojan un poco de color, agregamos el chorizo.

 Echamos también los dientes de ajo.

Añadimos las patatas dejando que caigan por toda la superficie de la tartera parissien.
También echamos los pimientos choriceros, el agua de su remojo que tendrá sustancia, y más agua o caldo de verduras hasta cubrir las patatas.

 Dejamos cocer a fuego suave durante 40 minutos.
Como veis, el caldo ya tiene bastante color gracias al pimentón de los chorizos.

Cinco minutos antes de que el tiempo de cocción acabe, rescatamos los pimientos choriceros y dejamos que templen para poder manejarlos con facilidad.

Con ayuda de una puntilla, sacamos la pulpa de los pimientos choriceros, teniendo cuidado de no coger por error ningún trozo de piel de los pimientos.

Agregamos ésta pulpa al caldo.

Dejamos que el caldo chupe toda la pulpa.
Apartamos del fuego.

 Servimos.

Éste es el resultado de nuestras patatas a la riojana.

Un plato lleno de sustancia.
¡Que aproveche!

4 comentarios:

  1. Uno de los mayores placeres que conlleva el otoño es poder volver a degustar estos platos de cuchara sin morir en el intento ¡me encantan estas patatas!

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi también, y cuando le das un toque picante para entrar rápidamente en calor es la bomba! :P
      Besazos

      Eliminar
  2. A mi me encantan y una vez que se meten los fríos son uno de los mejores platos de cuchara para sacarlo.
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo contigo!
      Muchas gracias, un besote!

      Eliminar

¿Quieres preguntarme algo o dejarme algún comentario? ¡Éste es el lugar!
¿Tienes alguna duda, consulta o sugerencia? Puedes hacerlo en cualquiera de mis redes sociales: google+, facebook y twitter.
Me encantará leerte, y te responderé lo antes posible.

Muchas gracias por visitarme! :)

© Andreíta come de todo

Diseñado por: Patricia Becerra -Las Cosas de mi Cocina-