28 de mayo de 2015

Pan de olivas negras

Y tras unos cuantos días, aquí estoy de nuevo a la carga! 
Estas semanas son un no parar y no es por que se acerque el verano y cada vez haya más planes y menos ganas de ponerse una delante del ordenador, que también... Es que éste fin de semana son las fiestas de mi pueblo.
Yo junto con unos colegas organizamos diferentes actividades para disfrutar éstos días de fiesta, y son tantas las cosas que hay que hacer que tengo la cabeza aturullada! Ni me paseo por instagram, apenas paso por facebook.... Algo súper raro en mi! jajajaja  
El otro día pille un huequito y me puse a navegar por internet... Compartí una publicación para entrar en un sorteo, y cuál es mi sorpresa al ver que he sido la ganadora! No puedo estar más contenta.
El premio era un lote de pasta + salsa, así que vamos, genial.
Ya lo tenía todo... sólo me faltaba un pequeño toque! Llevaba tiempo queriendo volver a hacer éste pan, lo hice en la Escuela de Cocina y Gastronomía y me encantó, así que ni lo dudé.
Ya sabéis que yo no como pan... Llevo 3 años sin comprarlo (aunque después voy los fines de semana al pueblo, y mi madre compra la barra rústica de leña, y claro pasa lo que pasa, que las manos van al pan ¡Nunca mejor dicho!) pero de vez en cuando cuando me apetece, horneo.
El pan de olivas negras es una auténtica delicia. A mi novio no le daba buena espina por que pensaba que iba a saber una barbaridad... y también le gustó.
Con la pasta va magníficamente, y es que al empujar la salsa de tomate con  éste pan sabe a pizza, en serio. Queda muy crujientito por fuera pero con una miga super tierna y jugosa!
¡Espero que os guste!






(1 unidad)
INGREDIENTES:

- 225 g de harina de fuerza
- 130 ml de agua
- 1 cda de orégano
- 1 cda de aceite de oliva
- 5 g de levadura de panadero
- 1 Lata de olivas negras (125 g)
- 1 cdita de sal



PREPARACIÓN:

En un bol, disponemos la harina de fuerza.
Para este tipo de panes es necesario usar harina de fuerza, que contiene más cantidad de gluten que la harina floja (normal), y por lo tanto permite que la masa gasifique sin problemas y ésta crezca más.

Echamos la sal y el agua, que debe estar templada.

Echamos las cucharadas de aceite de oliva.

Después incorporamos el óregano, al gusto.

Agregamos la levadura de panadero.

Entonces, comenzamos a amasar hasta conseguir una mezcla húmeda y muy suave que se despega de las manos.

Cogemos las olivas negras escurriéndolas lo máximo posible.
Para éste pan lo usual es usar éstas aceitunas negras, o una mezcla de las verdes y éstas.

Con ayuda de un cuchillo, cortamos las aceitunas en pequeñas rodajas y las disponemos sobre un plato con papel absorvente para intentar secarlas lo máximo posible.

Añadimos las aceitunas a la masa del pan.
Si no hemos secado lo suficiente las aceitunas, la masa se humedecerá por lo tanto hay que volverle a espolvorear harina para evitar que se vuelva pegajosa.

Mezclamos de nuevo, damos forma de bola y dejamos leudar la masa durante 1 hora tapada con papel film en un sitio sin corrientes.

Tras esa hora desgasificamos la masa boleándola, damos forma y le hacemos unos pequeños cortes transversales por arriba. Dejamos reposar tapada con film durante 30 minutos más.

Pasado este tiempo, disponemos el pan sobre la bandeja del horno con papel sulfurizado, y metemos en el horno previamente calentado a 180ºC, y dejamos cocer durante 40 minutos.

Pasado el tiempo dejamos que el pan se enfríe.

Éste es el resultado final de nuestro pan de olivas.

Y así es como se ve su corte.

 Perfectos para empujar los medaglioni de spinaci e riccota con salsa de tomate y carne que me toco en el sorteo pasta fresca + salsa de La Piccola, un pequeño negocio de pasta fresca y gourmet artesanal ubicada en el centro de León, que lleva una chica majísima! No dudéis en visitrala si tenéis ocasión.

Combinan a la perfección con ésta salsita tan rica de tomate y carne... Aunque en realidad poquitas cosas hay con las que no combine.
¡Qué aproveche!

11 comentarios:

  1. Madre mía que rico tiene que estar ese pan!!
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está excesivamente bueno!!! jejeje
      Besos

      Eliminar
  2. Vaya pintaza la hogazaaaa. jejjejejje :)

    ResponderEliminar
  3. ¡Menuda pinta buena tiene este pan! ¡y además amasado a mano! Yo ahora estoy muy involucrada con el tema de los panes desde que me compré la amasadora y he probado el de aceitunas negras, como el que nos traes ¡y es una delicia!

    Disfruta mucho de las fiestas de tu pueblo

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tengo máquina de amasar, pero la verdad cuando se trata de pan, me encanta hacerlo a mano. Que es más trafao, pues sí. Pero a mi me relaja muchísimo.
      ¿A que sí? Es un pan delicioso, no importa de que lo acompañes, merece la pena comerlo solo! jejeje
      Muchas gracias preciosa, así lo hice, besos

      Eliminar
  4. Debe estar bueno incluso comiendo lo sin nada, tal cual!! Que envidia!! Bs.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siiiiiiii! Terriblemente bueno Julia!
      Besos

      Eliminar
  5. Que bien te ha quedado ese pan de olivas!!!! Yo también coincido en que solo debe de estar delicioso y acompañado ya no te cuento.

    Un besito,
    Sandra von Cake

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acompañado una delicia, y solo o con un chorrito de aceite... terrible!
      Gracias guapetona.
      Besos

      Eliminar
  6. Acabo de descubrir tu blog y me encanta, soy muy panadera, hace màs de 30 años que hago el pan de la casa , y todo lo que sea pan, galletas y demás me encanta, conozco el pan y està riquísimo, lo que me asombra es que dices que no comes pan, yo sin pan y vino, no hago camino, ni nà de nà, imprescindibles vamos. Un saludo.

    ResponderEliminar

¿Quieres preguntarme algo o dejarme algún comentario? ¡Éste es el lugar!
¿Tienes alguna duda, consulta o sugerencia? Puedes hacerlo en cualquiera de mis redes sociales: google+, facebook y twitter.
Me encantará leerte, y te responderé lo antes posible.

Muchas gracias por visitarme! :)

© Andreíta come de todo

Diseñado por: Patricia Becerra -Las Cosas de mi Cocina-