8 de octubre de 2014

Costilla de ternera asada

Como sabéis, este año hicimos una gran matanza en invierno, ya que aparte del cerdo y sus chorizos, conseguimos también un cuarto de ternera.
Por más recetas que he hecho aún tenemos un montón de carne, se ha notado un montón en el aprovisionamiento de este año los meses de trabajo que no he comido en casa! 
Así pues, el otro día revisando el congelador vi una bolsa con costillas y me apetecieron un montón.
Yo soy fiel seguidora de la carne al horno, me parece que le aporta un toque especial, todo al horno me resulta súper apetitoso, y la verdad que estas costillas  se han llevado la palma, el resultado mucho mejor que las de cerdo.... 
Aunque para creerme, tendréis que animaros a seguir mi receta!
¡Espero que os guste!




(2 pax)
INGREDIENTES:

- 1 Kg de costillas de ternera
- 1/2 Kg de patatas
- 3 Dientes de ajo
- 1/2 Limón
- Perejil picado
- Vino blanco
- Aceite de oliva
- Sal



PREPARACIÓN:

La costilla de ternera es una de las piezas considerada de "calidad menor" por ello la encontramos a precios más asequibles que la carne de otras zonas de la ternera.
Como vamos a hacerla al horno, hay que escoger piezas de tamaño grande, y de formas regulares para que el plato quede bien presentado.

Limpiamos cada una de las piezas de costilla, desechando la máxima cantidad posible de sebo, para que no quede un plato excesivamente graso.


Pelamos y picamos los dientes de ajo en el mortero.

Agregamos el perejil picado y majamos hasta conseguir una pasta.

Exprimimos medio limón, y echamos el zumo en el majado de ajo y perejil.

Salpimentamos la carne por ambos lados.

Calentamos aceite de oliva (Aproximadamente 4 cdas) en una sartén hasta que humee.
Yo he usado el aceite de oliva en el que sofreí unos pimientos que voy a utilizar como acompañante. Ésto le dará muy buen sabor.

Una vez que el aceite esté bien caliente, le vertemos el aceite por los dos lados, esto hará que forme una capa de sellado que hace que la carne guarde dentro todos sus jugos.

Untamos por toda la carne el majado.

Metemos la carne en el horno previamente precalentado a 180ºC.
Dejamos que se cocine durante una hora.

Pelamos y cortamos en gajos las patatas.

Una vez pasada esa hora, sacamos la carne y le damos la vuelta para que se dore por el otro lado también.


Echamos las patatas en la fuente, intentando colocarlas de  manera que toquen el caldo del jugo de la carne y el aceite, para que queden tiernas y doraditas a la vez.

Regamos las patatas con vino blanco. Yo he usado un verdejo afrutado considerado de los mejores vinos de menor coste.

Tras ese tiempo, lo volvemos a meter en el horno, pero le subimos la temperatura a 200ºC.
Dejamos en el horno durante al menos una hora y media más, hasta que consigamos que la carne se despegue con facilidad del hueso.

Sólo nos queda sacar del horno y disfrutar de una carne tostadita pero con brillo, crujiente pero jugosa por dentro.

Éste es el resultado final de nuestra costilla asada.

Perfecto acompañarlo con una ensaladita y unos pimientos fritos.

Y así queda al corte. Ummmh!!!!
¡Qué aproveche!

0 comentarios:

Publicar un comentario

¿Quieres preguntarme algo o dejarme algún comentario? ¡Éste es el lugar!
¿Tienes alguna duda, consulta o sugerencia? Puedes hacerlo en cualquiera de mis redes sociales: google+, facebook y twitter.
Me encantará leerte, y te responderé lo antes posible.

Muchas gracias por visitarme! :)

© Andreíta come de todo

Diseñado por: Patricia Becerra -Las Cosas de mi Cocina-