17 de enero de 2014

Tallarines al estilo de mi abuelina

Hace un mes hicimos la matanza, y como es costumbre guardamos unos pocos de piscos (chichas, picadillo..) e hicimos pasta fresca para hacer un platazo y quedar como unos marqueses. Un producto de diez con un producto de diez y medio sólo puede dar un magnífico resultado.
Fue la primera vez que mi chico hacía pasta y a partir de ese día hemos decidido hacerla y congelarla para comer siempre de la casera. Además de divertirse un montón amasando y probando la máquina, ha visto que el sabor y la textura no es comparable.
Creo que no haya casa en la que no se hace así la pasta, y es normal por que ¡Están deliciosos!
Para mí, sin duda mi plato preferido es éste.. siempre y cuando estén hechos por mi abuelita Angelines! Uhmmmm no hay mejor cosa que sus macarrones, y eso que la he visto hacerlos millones de veces, y yo los hago al pie de la letra, pero no, ¡Nunca quedarán igual! ¡Ese toque de mi abuelina no soy capaz de conseguirlo por mucho que los haga! 
¡Espero que os guste!




(2 pax)
INGREDIENTES:


Para la pasta fresca:

- 200 g de harina de trigo (Aparte de la que usaremos para espolvorear y que no se pegue)
- 2 Huevos
- 1 Cucharadita de sal
- 1 Chorrin de aceite de oliva

Para la salsa:

- 1 Cebolla pequeña
- 1 Diente de ajo
- 150 g picadillo casero
- 1 Bote de tomate frito casero


- 1 Hoja de laurel
- Agua
- Aceite de oliva
- Queso rallado
- Hierbas aromáticas al gusto



PREPARACIÓN:


La pasta fresca:

La hacemos de igual manera que en la receta de Lasaña bolognesa casera.
En el momento en que la masa no se pegue en las manos, estará lista. La enfilmamos y la dejamos reposar en la nevera durante un par de horas.

Pasadas las horas, extendemos la masa haciendo pequeñas bolas por los rodillos lisos, cambiándole el grosor de más a menos a medida que se vaya extendiendo.

Cuando tengamos una placa larga y uniforme, la disponemos en los rodillos de los tallarines y la extendemos.
Lo propio sería que este paso se hiciera entre dos personas (Yo lo hice con mi intrépido ayudante); uno que estire la masa, y el otro que coja cuidadosamente los tallarines a medida que van saliendo, ya que la placa no queda uniforme y los tallarines de los extremos saldrán antes.

Cuando se cojan los tallarines se cuelgan en una superficie donde se puedan secar.
Yo no tengo secador de pasta, así que (ingenio al poder) lo hicimos en una percha de ropa, aprovechándola al máximo, colocamos los tallarines con mucho cuidado procurando despegarlos a medida que los íbamos poniendo.
Los dejamos secar mientras hacemos el resto de la receta.
Es importante saber que la pasta fresca ha de consumirse en el día o como mucho al día siguiente, a no ser que la sequemos mucho, que es cuando la podemos guardar en un recipiente hermético donde se pueda mantener unas semanas, y también se puede congelar.


La salsa:


Cortamos la cebolla en tiras pequeñas.

En una sartén con aceite (Mi aceite está rojo por que había hecho el día anterior un poquito de picadillo para cenar, y así aporta más sabor) ponemos a dorar el ajo cortado fino.

Cuando el ajo haya dorado, agregamos la cebolla y dejamos al fuego hasta que se ablande.

Agregamos el picadillo y con la ayuda de unas paletas de madera vamos separando los trozos de carne para que no queden aglomerados.

Lo bueno de esta carne es que es totalmente casera.
En nuestra casa aún se sigue con la tradición de la matanza. Cuando llega el frío matamos el cerdo y adobamos la carne a nuestro gusto, con la proporción que nos gusta de sal, de pimentón, de orégano...
Así que de entre todos los tipos de pasta nosotros nos quedamos con estos, ¡Qué saben a gloria!

Cuando la carne esté separadita y se haya hecho durante unos minutos, agregamos un bote de tomate casero.


Para la cocción de la pasta:

En una cazuela ponemos el agua, la sal, el chorrin de aceite y una hoja de laurel para aromatizar.

Dejamos hervir.

Cuando el agua empiece a hervir, agregamos los tallarines  en pequeñas dosis para controlar que no se peguen entre ellos.

Dejamos hervir durante cuatro minutos. (La cocción aquí tarda menos que si la pasta fuera industrial ya que no se ha sometido a un proceso de secado largo).

A medida que los tallarines se cuezan, los escurrimos.

Procedemos a repetir el paso.
Metemos los tallarines sobrantes a cocer y vamos calentando la salsa.


Los tallarines:

Cuando la salsa comience a hervir, agregamos los tallarines ya escurridos.

Los mantenemos en el fuego y revolvemos para que cada tallarin se impregne con la salsa.

Servimos los tallarines con un poco de queso rallado por encima, y si se desea se le añaden hierbas aromáticas.

Éste es el resultado final de nuestros tallarines. Ummmmh

¡Qué aproveche!

12 comentarios:

  1. ¡Qué chulo hacer tu propia pasta! ¡¡Y con máquina y todo!! Me encanta... Es una súper receta!

    http://micocinitadejuguete.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que sí, lo de hacer la pasta casera es un súper privilegio! Queda genial y es sabor es más potente, si tienes oportunidad, hazla! Muchas gracias! Un besito, Andrea.

      Eliminar
  2. Que trabajo mas bonito, y seguro que estaban divinos esos tallarines caserito, un beso artista

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te lo aseguro, quedaron espectaculares. Muchas gracias!!! Un besito, Andrea.

      Eliminar
  3. Hola guapa, a mi también me encanta hacer pasta en casa, me lo paso bomba y luego disfruto comiendola. Desde luego el toque de tu abuela no lo vas a conseguir porque son únicas pero a ti te ha quedado de lujazo.
    Un besooo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jijiji Te pasa lo mismo que a mí! No hay nada mejor que hacer toooodo el plato con tus propias manos, se disfruta el triple. Es que las abuelinas... :) Muchas gracias!!! Un besito, Andrea.

      Eliminar
  4. Hola guapa, nada como unos buenos tallarines caseros, se salen de la pantalla, toda una delicia!
    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te gusten, la verdad es que fueron un lujazo, y a la hora de comerlos más aún!!! Muchas gracias!!! Un besito, Andrea.

      Eliminar
  5. Genial como siempre,y con carne de esa tierra por demás,doy fe !!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que los productos de León son pura delicia! Muchas gracias!!! Un besito, Andrea.

      Eliminar
  6. Ohhh esa pasta fresca que tanto me gusta, es un lujo tu receta.

    Besitosss

    ResponderEliminar

¿Quieres preguntarme algo o dejarme algún comentario? ¡Éste es el lugar!
¿Tienes alguna duda, consulta o sugerencia? Puedes hacerlo en cualquiera de mis redes sociales: google+, facebook y twitter.
Me encantará leerte, y te responderé lo antes posible.

Muchas gracias por visitarme! :)

© Andreíta come de todo

Diseñado por: Patricia Becerra -Las Cosas de mi Cocina-